" />
Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
23 marzo 2017 4 23 /03 /marzo /2017 13:38

Londres ha vuelto a sangrar. Europa en su perenne solidaridad está conmocionada.

Los atentados terroristas no son producto de los ataques de Occidente al Magreb y los países árabes.

Eso está ahí y es un motivo de movilización para los pacifistas, pero no son las familiares de las miles de víctimas civiles de bombardeos llamados eufemísticamente "daños colaterales" quienes instruyen y materializan los atentados terroristas.

El relato de los atentados árabes de los años sesenta y setenta en Europa tenían relación directa con la represión francesa en Argelia, aunque sólo en el relato, los revolucionarios argelinos no ponían ni aprobaban las bombas en centros comerciales europeos, esos revolucionarios que propagaban la igualdad del hombre y la mujer, la separación de religión y Estado, el imperio de la justicia, fueron también las primeras víctimas del fundamentalismo islámico.

Los ataques del siglo XXI se asientan sobre el relato de la recuperación de la totalidad del Califato, y la destrucción del "corrompido mundo Occidental que mora y medra de espaldas a la virtud".

Al Qaeda consolida su presencia en EEUU y Europa durante el comienzo del siglo XXI a través no sólo de atentados sanguinarios sino de una preocupante llamada casi obsesiva a todos sus efectivos a atentar en suelo apóstata, pagano, "Zindiq". Osama Bin Laden, el jerarca y autor intelectual de la organización terrorista, pertenecía a una familia acaudalada saudí con estrechos lazos comerciales petrolíferos con el mundo occidental.

Al Qaeda no llegó a dominar territorios, no tuvo "patria" o Califato, ello contribuyó a que hiciese hincapié de manera permanente en los ataques en Occidente allí donde se presentase la mínima posibilidad de causar daño. En cambio el Estado Islámico sí llegó a consolidar un territorio donde ha practicado las peores aberraciones con sus habitantes, y los ataques a Occidente en la substancia y la estrategia continuaron siendo igual de importantes que para Al Qaeda, pero en los hechos el llamado a derramar la sangre exclusivamente en Occidente disminuyó al tener que repartirse en los terrenos de su propio califato. Sin embargo nunca han abandonado la vía del terror en Europa y EEUU habiéndose recrudecido la amenaza en los últimos meses.

Por otro lado, con la desaparición de la URSS y el escaso nivel de amenaza que significaba el narcotráfico y los militares díscolos como el panameño Noriega, la industria armamentista necesitaba "como agua de mayo" a un chivo expiatorio lo suficientemente creíble como para producir la cantidad de armamento que sostiene gran parte de la economía occidental. Ello coincidiendo con la gran frustración de las sucesivas guerras en Afganistán, primero contra fuerzas soviéticas y el apoyo norteamericano en armamento a los muyahidines y estudiantes del Talibán, y luego contra las fuerzas norteamericanas y de la OTAN, así como las ingentes matanzas en la segunda campaña bélica en territorio Iraquí, ingredientes que dieron como resultado un cóctel de alta peligrosidad y de gran efecto en ambos extremos para dotar de una explicación presentable, a las bajezas surgidas en el umbrío confín de las mazmorras de lo más ruin del espíritu humano.

Estos actos abominables, el terrorismo en suelo occidental, las acciones bélicas y daños colaterales en tierra "hereje" no se explican por ningún ansia de justicia ni de reparación moral, son movidas por la bajeza de la especie, son pergeñadas en el vertedero de los desperdicios de lo peor de la especie humana.

Los terroristas saben donde dirigen el ataque, como en las Torres gemelas de NY, en el maratón de Boston, en Atocha en Madrid, en París varias veces, en Londres, en Berlín, así como en los numerosos atentados en sus propias tierras en mercados, plazas, congregaciones públicas, dan en la diana de lo que consideran su enemigo a muerte: la gente trabajadora, libre, en paz, a los que su familia espera en casa.

Los anónimos constructores cotidianos de la vida.

Nos toca a nosotros defender con nuestra actitud el corazón de las libertades y la civilización. De ahí lo oportuno de manifestar con rotundidad:

"Este es nuestro modo de vida, es el que todos preferimos, es la esperanza del mundo, seguiremos construyéndolo, no nos llevarán a su redil, viviremos como hemos elegido vivir"

Y a quienes quieran usar nuestro dolor o indignación para sus beneficios, les decimos que cualquier desmedida escalada de locura sólo se sana de una manera: con una gran espiral de cordura.

 

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
Comenta este artículo
18 marzo 2017 6 18 /03 /marzo /2017 13:55

Me llevó una harpía, me ubicó en una cueva, dijo que era un secuestro amable, gentil, que me colmaría de placeres y me dotaría de habilidad y fuerza, Así fue que viví con Shira, mi harpía amante, algunas partes de su cuerpo estaban compuestas de plumas y pezuñas, otras, las nobles, estaban cubiertas de piel tersa de mujer divina, en la penumbra de aquella cueva en lo alto de una colina desde donde se divisaba la miseria y grandeza del monte Olimpo, había noches en que mi alma se hundía en la zozobra, entonces ella colocaba mi cabeza entre sus piernas y me embargaba una sensación de paz infinita cuando los labios de su vulva lamían mis mejillas, mis párpados, los ojos, nos fundíamos en un beso que hacía desaparecer el tiempo y la nostalgia; la vida y la muerte correteaban entre las piernas.

Un día me sorprendí besando sus pezones rodeados de plumas, acariciando sus pezuñas, temí enamorarme sin remedio. Sabía que debía volver a vivir con los peligros del aire y el sol, de la gente, los manjares y la guerra; pero a la vez sabía como si se tratase de una premonición que nunca volvería a sentirme tan protegido, y en cada espasmo se me anunciaba que no volvería a experimentar el arrullo mullido de las circunstancias presentes en aquella cueva de los orgasmos.

Aún así un día aproveché el paso del grifo Afen, uno de los pocos amigos que Shira dejaba entrar a la cueva las noches de fiesta en que bebíamos Úk, para pedirle que me llevase al prado más allá de los montes. Fue a recogerme al día siguiente mientras Shira estaba fuera, nunca quise saber que hacía ella durante sus ausencias de la cueva.

Había intuido que Afen estaba enamorado de Shira y no lamentaría demasiado mi huida. Sentado en su lomo, mientras atravesábamos nubes entre la luz que volvía bañarme, sentí a mis ojos pugnar contra el viento por lograr que brotaran lágrimas. Aquello no era una huida, era una dolorosa partida, un adiós sin despedida.

Afen el grifo, mi amigo por siempre me dejó en un claro donde pastaban bebían y cazaban los Sátiros, así que debía apresurarme en encontrar una manera de continuar mi regreso.

Comencé a galopar convertido en un centauro invadido de bríos y seguridad que me daban el arco y las flechas que sostenían mis manos, hasta que se presentó delante mío el bosque de las Medusas con sus riesgos más que tangibles, entonces los cascos de mis patas se elevaron, mi torso velludo se convirtió en el orgulloso pecho de un caballo, se estiró mi cara y sentí un par de alas extensas moviéndose hacia arriba y hacia abajo mientras me elevaba por mi mismo.

Todavía muy lejos del sitio donde me raptó Shira, atravieso el aire invadido por una energía que doblega el cansancio, dejo de ser un Pegaso, todo mi cuerpo arde y sin embargo, con los restos de fuerzas que me quedan, las influencias del amor de Shira, la compasión de Afen y los restos del efecto del Úk, no paro de volar, me elevo hasta donde las tejas enseñan sus mejores vistas y las brújulas sus secretos más celosamente guardados.

 

 

 

Shira, Afen y yo
Shira, Afen y yo
Shira, Afen y yo

Shira, Afen y yo

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
Comenta este artículo
8 marzo 2017 3 08 /03 /marzo /2017 14:25

Este ocho de Marzo me dirijo a los hombres.

Mi abuela era feminista, mi madre también, mi padre aunque sea hombre también lo era, a mi no me quedó mucho más espacio que serlo y en este caso de muy buena gana.

La mayoría de los hombres no saben que viviendo en la igualdad en la pareja todo lo que les espera son ganancias.

No teman machistas, todo es cosecha.

La novia, esposa, es una compañera, una amiga, el día que estés débil, aterrorizado frente a la vida tendrás el apoyo de quien más te conoce y te quiere, a veces será ella la que esté fuerte, la que salga a poner el pecho como si tuviese el falo y tú te quedes atendiendo el hogar, como si tuvieses el útero.

Imagina el alivio de no tener que simular en cada instante de tu vida ser ese permanente varón temerario, gladiador y viril, aprenderás mucho más de la compañera que elegiste con las premisas de la igualdad, que si hubieses elegido una mujer que convenga en ser tu sirviente y ayudarás a que entre todos erradiquemos el sometimiento de cualquier ser humano. Y en adición aprenderás mucho de ti, conocerás un yo más integral.

El machismo es un grillete evidente para la mujer; pero ojo, para el hombre son unas camufladas esposas bien apretadas que le impiden conocerse en toda su amplitud, dimensión y profundidad.

¿Y sabes qué? No pasa nada, respetar a tu par y respetarte a ti mismo te hace, incluso dentro de tus parámetros, mucho más hombre.

8 de Marzo
Repost 0
Published by martinguevara
Comenta este artículo
7 marzo 2017 2 07 /03 /marzo /2017 18:37

No me gusta Trump pero tampoco me gustan nada esos repentinos amantes y defensores de la subcultura del atraso, de la excusa eterna, del victimismo estructural, del latinoamericanismo unido.

¿A que se refieren con «nuestra América»?

¿A que eran todos indios y por ende una misma cosa?
 Antes de la llegada de los españoles había infinidad de tribus de fenotipos de genotipos de alturas de tipos de cabello de tamaños de brazos de piernas de religiones de indumentaria de idiomas de costumbres gran variedad y diferencia de alimentación entre unas tribus y otras de modo de vida de sociedad de relaciones de producción de caza de pesca de agricultura.

Después de la colonización también. Al Caribe fueron canarios, catalanes y extremeños, a México andaluces y extremeños, a la parte norte de Sud América levantinos, extremeños, andaluces, castellanos. Al sur fueron vascos, cántabros, maragatos, catalanes, astures. Españoles todos, pero tremendamente distintos entre sí, y aún más en aquellos tiempos si cabe imaginarlo.

Existe más parecido entre un guaraní y un irlandés de Mayo que entre un guaraní y un yanomami o entre un tehuelche y un noruego que entre un misquito y un tehuelche. Llamarle a todo el continente «nuestra América» es prueba de un racismo congénito o de una ignorancia supina.

¿A cual peor?

No existe tal unidad excepto para la ex metrópoli y sus vástagos criollos cuándo las tribus del continente fueron colonizadas. Y ni siquiera para ellos era lo mismo Honduras que el Potosí.

Todo lo que sea salir de la General Paz en Buenos Aires o de la Vía Blanca en La Habana me es tan ajeno como el Cuzco o Maracaibo, a las cuales tampoco sabría diferenciar de Burundi ni de Djibouti.

Por ende, intentar dotar de una identidad ficticia a ese rejunte de procedencias, de fenotipos, de idiomas, costumbres, tan diferentes entre sí, no obedece en modo alguno a la solidaridad con el oprimido sino qué es parte del mismo mecanismo racista colonizador conquistador que se pretende rebatir al reivindicar esa Latinoamérica unida.

Por otra parte ¿qué utilidad podría tener amalgamar a un montón de fracasos, complejos y desastres?

No le echen la culpa al bueno de Amerigo Vespucci, él sólo pisó una ínfima parte de su Mundus Novus.

Otra cosa es que digamos que nos sentimos profundamente latinoamericanos toda vez que: salivamos por la ventanilla del automóvil, rara vez usamos el paso de cebra para cruzar la calle, y si nadie está atento...nos quedamos con el vuelto.

El prepucio de Vespucio
Repost 0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
Comenta este artículo
23 febrero 2017 4 23 /02 /febrero /2017 13:30

Iñaki Undargarin, condenado a seis años y tres meses de prisión, es liberado sin condiciones, sin fianza, sin requerírsele el pasaporte, sin la obligación de regresar a España ni presentarse ante comisaría alguna, pudiendo disfrutar de su casa y su vida suntuosa en Suiza.

Precisamente la impunidad que estamos viviendo para los grandes delitos económicos, y las purgas a los pocos fiscales y jueces que atreven a perseguir la corrupción, es la espita que activa los peores sentimientos de la plebe, cuando con total justificación la gente comienza a pedir el derrame de líquidos, comienza la chispa que termina incendiando las calles, o en las sociedades más civilizadas, pudriendo las instituciones.

Incluso los detractores de las prisiones se sorprenden pidiendo cárcel para Undargarin, para la Infanta, para Blesa, para Rato, y sin darse cuenta empiezan a favorecer un discurso extremista, lo peor del populismo, que una otra vez a lo largo de la Historia se alterna con estos períodos de insoportable corrupción institucional, y que no sólo no resuelve nada, sino que es parte de el ciclo que garantiza el poder para los mismos de siempre.

Precisamente porque hoy es cuando más indignados estamos, es cuando más atentos debemos estar de las reacciones que provienen del dolor, de la humillación, de las entrañas, porque cuando hablan las vísceras se calla la razón.

He ahí la responsabilidad de este sistema que en su sensación de contar con total impunidad para desfalcar, mentir, robar, engañar, estafar y salir ileso, no se percata de lo que se está cociendo bajo esa capa de injusticias.

Y de agravios comparativos si tenemos en cuenta que España es el país con mayor población carcelaria de Europa occidental, con el único común denominador de que son insignificantes, pobres o no conectados con ninguna agenda forrada en cuero de caimán. El sistema ha llegado a tal desfachatez que ni siquiera se preocupase activar sus mecanismos habituales para aparentar cierto equilibrio, para protegerse a sí mismo. Ya no es que coma caviar, sino que tira a la basura la mitad del plato delante de la cara del hambriento.

Y esto siempre termina favoreciendo al otro extremo que forma parte de la misma ecuación.

No le deseo la guillotina ni la prisión a Undargarin, ni a Cristina ni a Rato ni a Blesa, pero desde luego, si ellos van a irse de rositas tras robar más que el total de todos los botines de los presos comunes, tras destruir un país entero, cuando deberían dar el ejemplo y su posición social constituir un agravante y no un atenuante como ocurre en España porque son parte o amigos del poder, y si van a estar unos en Ginebra, otros en Baqueira, los de más allá en yates en el Mediterráneo, viviendo la vida loca y utilizando a la policía para que los proteja del vulgo al que robaron con total impunidad, entonces estaremos alimentando un monstruo igual de peligroso, el de la venganza, herramienta prioritaria del sistema para garantizar que nunca salgamos del circulo vicioso de la vigilancia, del daño, del castigo, del odio, de la desconfianza. De la miseria humana. 

Y si van a soltar a todos estos criminales porque estaban enamorados, porque no sabían nada de nada, porque se equivocaron o porque usan mejor perfume que los gitanos, por favor suelten a todos los Jean Valjean, a todos los infelices que están pagando años por la ínfima parte de los delitos de estos impunes.

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
Comenta este artículo
21 febrero 2017 2 21 /02 /febrero /2017 22:14

Cuando pienso en mi generalmente me represento con la imagen de un buen tipo. Sin embargo en el fondo no estoy tan seguro que esa sea la imagen que proyecto con la frecuencia que me gustaría admitir.

Acabo de bajar a comprar un refresco frío, algo de ensalada, pan y algún aperitivo, para ver un partido pertrechado de víveres, una vez en la cola para pagar se paró detrás de mi una cajera de ese supermercado, con la que una vez tuve un desencuentro mientras pagaba, por una actitud que consideré impertinente de su parte, después de aquello cada vez que nos cruzábamos por los pasillos ninguno hacía el mínimo gesto de saludarnos como era habitual con los demás dependientes.

En un momento la sentí tan cerca detrás de mi, me sentí tan equivocado, de repente vinieron a mi todas las personas con que estoy distanciado, con las que me he peleado, con las que no nos hablamos más, por supuesto por algo de lo que "yo no tengo la culpa", las que no volví a ver y las que no conoceré por haberme vuelto un ser tan recluido, tan exigente, tan incluso cascarrabias, cosa que detesto; entonces, a un par de días de mudarme de barrio, decidí girarme y hacer un esfuerzo por ser amigable.

_ Hola- le dije- ¿ya vamos saliendo?

- Sí- me dijo sonriente. ya se acaba el día-

-Pase adelante- le dije, ella amablemente declinó el ofrecimiento, hasta que hice el gesto de quitarme de la cola y no regresar hasta que no pasase delante mío, detrás de ella había otra dependienta con una compra también que la invitó a aceptar mi ofrecimiento y la propia cajera la miró como diciendo, "no lo dejes así" . Entonces pasó adelante, pagó y me sentí en el aire.

Las "gracias" que me dio y el "de nada" que le devolví y el "hasta luego" al salir fueron como poner en marcha una alfombra mágica para atravesar aquella puerta automática enorme, hinchado, aireados los pulmones y el alma, con mis bolsas en la mano y la disolución de aquel percance que se había envenenado por un rencor absurdo, tan antiguo como la huella, tan pesado como los inicios, procedí como mi abuelo y mi abuela me habrían dicho que debe hacer un caballero antes de irse de su barrio.

Entonces camino al apartamento, por un instante, empezaron a venir a mi, tímidas, incipientes, las sonrisas de aquellas personas con las que estoy distanciado, de aquellos con los que me he peleado, y de alguna manera empezaron acercarse todos aquellos a los que jamás voy a conocer.

 

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
Comenta este artículo
12 febrero 2017 7 12 /02 /febrero /2017 13:40
Trovísima

Aunque en líneas generales yo creo que ningún tiempo pasado fue mejor, hay particularidades en las cuales con respecto a la intelectualidad y al valor de la expresión, de la libertad con relación al mercado y a los convencionalismos, me atrevo a suponer que existe la involución social, que nos estamos quedando un poco huérfanos de algo más importante que simplemente creadores, artistas, talentos o genios, creo que también se están yendo las últimas trazas, las últimas briznas de esa hoy caduca cultura de la ética, del pudor, de la grandeza, de la épica.

Hoy, a tres años de la partida de Santiago, recuerdo que ese día Ruchi Feliú estaba que no puede levantarse del golpe de supuso lo de su hermano, como ella misma me dijo: "se me fue media vida"; su hermano Santiago pertenecía a una Pléyades de artistas de un momento cubano que ya está grabada en los fundamentos, en la esencia y en la cosmología de donde maman los cada vez más numerosos artistas libres, desatados de las patas de la cama, de los lineamientos oficiales y de los artificios comerciales.
Una versión de una generación rock con especiales características, la referencia del sistema con respecto de la cual concibieron su actitud contestataria no fue el consumo capitalista, sino la hipocresía, el tedio, la abulia, la doble moral, la obsecuencia, la mentira, la alienación y el alineamiento a las pautas estrictas y obligadas de los organismos culturales estatales. Una sociedad pretendidamente comunitaria, que no proporcionaba un pistón salida para las conciencias individuales por ningún lado.
Un grupo más que una generación de artistas, que desistió del uso de las consignas revolucionarias aún cuando simpatizaran algunos de ellos, como es su legítimo derecho así como antipatizar, con el grueso del proceso en la isla, remarcando la el vector estético en el arte, la libertad del "juglar" y el "bardo", en oposición al servilismo del "bufón de palacio" que es aquello que henchía las salas de grabaciones rígidamente controladas por los gendarmes censores, muchos de los que hoy sin pudor alguno piden asilo en Miami.

Eran otros tiempos en que la cantidad de símiles, metáforas, analogías que había que utilizar para poder articular una idea tibiamente contestaría dentro de un sistema tan controlado, era tal que requería no poca dosis de valor y de una buena cuota de imaginación en el lenguaje general, el de las palabras, las ideas, los hechos y también la indumentaria y la actitud. No era fácil pero ellos lo hicieron, y Santi terminó siendo el Brian Jones, el Jimi Hendrix, la Janis Joplin, el Basquiat o el Pappo de muchos de nosotros aún enganchados eternamente a la juventud de aquellos días.

Es cierto que debajo del barniz de los mitos se puede encontrar cualquier tipo de material, pero también entre ellos siempre hay una arcilla única dentro de un molde irreproducible.

 

Trovísima
Repost 0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
Comenta este artículo
8 febrero 2017 3 08 /02 /febrero /2017 03:03

Podría estar de pie moviéndome como un péndulo invertido y luego sentado en Astorga, en Comillas, en la calle Ancha de León o en el Passeig de Gracia en Barcelona quedándome pasmado con el bojeo a la locura con que Gaudí dibujaba contornos que establecían los límites de la razón. Lo había hecho muchas veces; podría estar enrollándome en mi caparazón, comiendo esas bolas fritas, o esos sándwiches con pan de pita.

Pero le pregunté a un tendero de un quiosco en las Ramblas si tenía una camiseta de Gaudí y una de Messi para mi hijo, me mostró una horrible y una carísima, le dije Meherbani y también Shukría, ese no sonrió como el del día anterior en la noche y al revés que el de la mañana en el supermercado y la tarde en el helado y la pizza del Gótico.

Para no decir meherbani cada tres palabras fui hasta el barrio del Borne y hasta Sant Antoni, no porque no quisiese poner en práctica las dos únicas palabras indias que hablan también los pakistaníes, es que quería comer pan tumaca o pizza pero hechos por catalán o italiano.

Una pierna entraba al agua, una chica que conversa con las olas catalanas en otoño invierno y primavera, en verano se va al mar Báltico, una cadera divina entraba a la sal mojada.

“Todo nos male sal”

Una muchacha con trenzas y poca higiene, descansaba eternamente sentada contra una pared, al lado de una colchoneta , una lata con monedas, un perro blanco, y un cartel que rezaba: “ No tengo trabajo, por favor ayúdenme” mientras leía a Hesse. El perro era para soltárselo a quien osase conseguirle trabajo.

Empezó a llover y entré a una tienda de música con el inquietante nombre de: “Beethoven”. Sin embargo la tienda era exquisita, deliciosa, vendían libros de música, pentagramas, discos, métodos para tocar diversos instrumentos, un hombre y una mujer ancianos estaba en el piano, él sentado tocando y ella de pie cantando. Compré un cuaderno de pentagramas y una cajita musical y cuando fui a pagar el dueño me dijo en tono catalán que el anciano era su padre y la señora una clienta, hablamos de los pequeños y medianos negocios y recién me di cuenta de que hasta ese llegar a garito coqueto, todo aquel a quien me había acercado para preguntar un precio, era paquistaní. Todos. Caso no hay tiendas en las Ramblas que no sean de camisetas de fútbol y de Gaudí de bajísima calidad, o de supermercados de toda la noche, con botellas de refresco a precios de botellas de vino bien envejecido. Antes de irme el dueño me dio la mano y le dije “merci” que es parecido al galo pero en tono catalán. Me sentí extraño no diciendo Meherbani ni Shukría ¿cómo osaba un catalán del barrio de san Antoni resistir con Beethoven a las camisetas onerosas de pésima calidad?

Un mango de dos semana y más adelante un grupo de jóvenes pescando a transeúntes distraídos. Los saltimbanquis, malabaristas, mimos dieron su espacio a vendedores de helicópteros luminosos, cervezas en pack, y pescadores de incautos.

 

La pujanza paquistaní echó del barrio a los comerciantes, primero a los de otras tierras y luego a barceloneses, más tarde limpiaron las calles de mis amigos Mobutu que en toda ciudad del mundo están con sus mantas y sus discos, o con las camisetas de Messi con mucho mejor precio que el pícaro de la tienda no oficial, y una sensible mayor disposición a sonreír y agradecer el dispendio de morlacos.

 

La chica pez metió ambos pies en el agua, prefiere lidiar con el frío de la sal mojada, “todo nos male sal” porque en la ciudad ya no hay gente. Hay plagas de Mac Kebab.

 

Las piernas salen del agua, el perro ladra “meherbani”, el de la tienda detiene un tiro libre a Messi bajo el arco del Liceu. Mobutu toca Heroica, la sinfonía número tres de Beethoven mientras los viejitos cantan:

 

Que Viva la Pepa.

 

 

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
Comenta este artículo
1 febrero 2017 3 01 /02 /febrero /2017 14:29

Recuerdo como bajo este mismo presidente y su gobierno íntegro sin otra modificación más que la que el implacable cronos ha impuesto a los ancianos, se trataba en la escuela a los hijos de los que tenían pedida la salida de Cuba a Estados Unidos, ni siquiera puedo imaginar el poso traumático que a muchos les dejó aquello.

Había niños alegres, compañeros, amigos, que de un día para otro se volvían tristes y reservados, los maestros los trataban con el cuasi epíteto de "hijo de gusano" ¿alguien puede hoy defender eso? no me sirve que me digan que algunas cosas se hicieron mal en más de medio siglo, eso es apoyar el cien por ciento, se hizo mal la inmensa mayoría de las cosas, y con saña, no fueron errores como se los intenta disfrazar hoy, eran crueldades, abusos de poder, mecanismos idénticos a los del fascismo.

A un niño que estudia los gusanos en biología, llamarle "hijo de gusanos" cuando no directamente "gusano" a él mismo, revela tanta bajeza compartida, colectiva y colectivista, que salvando las diferencias por los hechos ulteriores, el mecanismo es el mismo que en la Alemania Nazi y los territorios ocupados, el pueblo odiaba a los judíos y los denunciaba, ayudaron con decisión y entusiasmo a su exterminio, en Cuba el pueblo que hoy intenta olvidar su vergüenza ayudó desde el CDR, la UJC, el PCC; las asambleas de moral comunista, las milicias, etc., a la PNR, al MININT, al G2, a la Seguridad del Estado a hacer su trabajo sucio, ayudó denunciando a vecinos, a amigos a familiares incluso, y peor aún ayudó dando la espalda a los apestados, a los estigmatizados con la simple marca de "querer emigrar" de religiosos o de "pájaros".

A la luz de hoy parece que fuese irreal, pero nada de eso, era más real que el día y la noche, y lo hicieron los que hoy están en el gobierno.

Nunca olvidaré la mirada del testigo de Jehová en 5º grado en la escuela Orlando Pantoja en el Vedado, y como ese niño se fue convirtiendo en una bola de depresión que crecía por días, él ya era apartado porque no saluda la bandera, pero cuando se dijo que la familia se iba, fue demasiado, le hicieron la vida imposible los maestros, la directora, y por supuesto los compañeros, sólo los guapos se atrevían a ser amigos de él, y muchos de esos guapos luego fueron delincuentes, pero debo decir que en más de una ocasión en la vida ordinaria, cuando los conscientes y los bien planchados y educados los vi defecados encima de miedo ante hechos deplorables contra sus semejantes, a esos guapos al margen de las disposiciones escolares cuando niños, y más tarde de la ley, los vi dando un do de pecho noble en defensa en este caso del testigo de Jehová, y en otros casos de los golpeados emigrantes del Mariel en 1980, sin importarles las consecuencias.

También al niño-niña de la escuela Arturo Montori donde los semi internos teníamos el comedor, se causó una lesión muy grave en un intento de suicidio, porque encima de su condición que era muy evidente y ya parecía una niña, sus padres decidieron irse, y en la escuela y en el barrio le hicieron la vida imposible, decían que se iba por maricón porque la revolución era para hombres, le daban "yitis" y cocotazos por ganso. Por esto me molesta particularmente que ahora la "hijísima" Mariela Castro, y no juzgo si por sensibilidad propia u orden del aparato, se adueñe del sufrimiento que le hicieron pasar a toda esa cantidad de gente durante tantos años, intentando y por el momento lográndolo, que todo quede en el olvido.

Así como a la postre Raúl y Guarapo se congraciaron con los grandes empresarios occidentales europeos, canadienses, orientales, o con los Papas y los dirigentes de toda religión para que el mundo olvide el sufrimiento que les ocasionaron a sus feligreses.

Por esto es muy importante recordar que la lucha por el regreso de la democracia a Cuba, de lo que puede y debe prescindir bajo todo punto de vista, es de cualquier discurso intolerante, totalitario, despótico.

Si algo debimos haber aprendido es que el único camino posible es el de la tolerancia, el de la concordia, de la inclusión, la competencia sana y abierta, la convivencia, el camino del desarrollo y la libertad de cada uno de los individuos que componen la sociedad, en todo su espectro.

 

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
Comenta este artículo
27 enero 2017 5 27 /01 /enero /2017 15:13
¿Washington DC o Melbourne?

En el siglo XX y parte del XXI de alguna manera todos quisimos ser norteamericanos, consciente o inconscientemente, tomamos coca cola, comimos hamburguesas, sandwiches, perritos calientes, popcorn, ketchup, jugábamos a cowboys e indios del norte teniendo nuestros propios aborígenes y nuestros europeos y criollos colonizadores, masticábamos chicles, leíamos Batman, Tarzán, Superman, veíamos a los Tres chiflados, al gordo y el flaco, al gato Félix, Betty Boop, Huckleberry Hound, Popeye, el Pato Donald o Mickey Mouse. Por eso escuchábamos rock, blues, jazz, nos vestimos con jeans, camisas sueltas, el pelo al aire, caminamos con desenfado, y escupimos , tomamos whisky y hemos fumado como Phillp Marlowe o cualquier otro detective de la novela negra norteamericana.

Todos los hombres que hoy son viejos quisieron tener el bar de Casablanca con un pianista como Sam.

Pero por primera vez en la vida, y probablemente en la historia, veo que hay gente que siente un genuino alivio de no ser norteamericano y de no vivir en EEUU y muchos estadounidenses conocidos, de los que han construido la democracia de ese país, desde las reivindicaciones de los hippies, los beatniks, los derechos civiles, por primera vez sienten que peligra la médula espinal del sistema compuesta de democracia, libertad e igualdad de oportunidades, y en lugar de mirar esperanzados a Washington DC, vuelven la cabeza hacia Melbourne, Australia, donde siete años después, como para reforzar la ilusión de la continuidad cuando más necesaria parece a nivel planetario, el domingo se disputará un nuevo, un otro, un eterno:

Roger Federer – Rafa Nadal.

¿Washington DC o Melbourne?
Repost 0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto