" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
6 enero 2015 2 06 /01 /enero /2015 20:28

Hay que permanecer atentos a la xenofobia, la homofobia, la crueldad en general en nuestro ámbito, y neutralizarla haciendo entrar en razón, la gente entiende si se le habla claro. 

Existe una sensación verdadera y natural de saturación del modelo de "paz" una vez que en apariencia este se "agota", como la saturación de cualquier período agotado, pero la ficción parte de creer que el ciclo natural es destruir todo lo construido, la negación de lo andado. Esas percepciones generalmente son manipuladas por inducciones muy interesadas.

 Cuidado, porque el caos que sobreviene a la calma total es devastador.

No hay tal final de la paz, final del bienestar, final del entendimiento, sólo hay que buscar la vuelta de tuerca, es normal sentirse espeso, sin rumbo, desorientado, tras el objetivo alcanzado, pero la nueva meta no tiene porque  ser lo inverso del camino andado, podemos buscar la profundización en el provecho y progreso en el crecimiento espiritual e intelectual.

Es un desafío que merece la pena.

Desde el quiosco en que se vende el odio, siempre querrán que sucumbamos a la tentación de patear al castillo de arena que tanto nos costó construir, nos dirán que no hay otra, que ese es el próximo paso natural. Basta echarle una mirada a la Historia para apreciar adonde nos lleva ese camino.

Los pueblos son manipulables, influenciables, corruptibles como pocas cosas sobre la faz de la Tierra.

 

Por eso yo no soy marxista , revolucionario, amante del proletariado, ni del campesinado, ni mucho menos del pueblo, ¡Vade retro! Grito cada vez que encuentro un lema de corte nazi comunista llamando a las hordas a la unión.

No puedo menos que sospechar frente al hecho de que sea tan fácil conducir a los pueblos hacia el totalitarismo, hacia la supresión de los individuos atrevidos, de los visionarios, incluso de los impulsos propios de cada componente de esa idealizada  “masa popular” que van en el sentido de la audacia, de la evolución.

 No puedo menos que cuestionar, por qué excepto en contadas ocasiones, “los pueblos” tienden hacia lo más retrógrado.

 La conciencia popular es fácilmente lavable, es más fácil llevar al rebaño a una plaza para el suplicio público de un rebelde, que para derrocar a quienes torturan al rebelde. Desconfié siempre del “pueblo” fuente inagotable de los obsecuentes en cada cuadra, de los delatores, de los efectivos que forman los ejércitos y los cuerpos represores. Descofío del pueblo que aborrece el arte, que llama maricón a un poeta, que encumbra la imbecilidad, que condena el refinamiento, la sofisticación, desconfío de esa categoría tan a menudo idealizada por los bien intencionados utópicos.

Cada vez que alguien, casi siempre desde lo alto, habla en nombre del pueblo, me estremezco, cada vez que el pueblo habla en su propio nombre me estremezco.

El fascismo convierte a la razón en el paria, la estigmatiza, la incrimina, la destierra, y termina asesinándola en nombre del pueblo.

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto