" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 febrero 2015 2 24 /02 /febrero /2015 01:55

Tenía un conocido al cual quería bastante, pero ello no me impide decir que parecía el tipo mas bobo del mundo.

Durante unos años, cuando era niño no le cabía duda alguna de que era un boludo, se lo decían sus padres en chistes y broncas, y lo sabía por el rabo del ojo. Las cosas que se ven con el rabo del ojo, en cantidad son menor que las que se ven de frente, pero siempre son más importantes.

Con los años por una razón de supervivencia pasó a destruir la belleza que habitaba en su interior solitario y triste para reconvertirse en un jodedor, sin que su madera fuese realmente esa, y con el tiempo, la verdad es que tampoco le fue demasiado mal.

Aunque impuesto, el carácter "fiestero" terminó por no disgustarle del todo, y aprendió que encerraba modos de comunicación a los cuales su timidez jamás tendría acceso.
Luego una cosa llevó a la otra, un vaso al de más allá, una mujer a la de al lado y la bola rodó hasta el borde mismo del abismo. Pero nunca cayó.
¿Saben por qué? porque mi amigo tenía un ángel de la guarda.

Tremendo cabrón ese ángel, siempre andaba de parranda de tal manera borracho que se caía, riéndose desde la mañana a la noche. No obstante, cuando de verdad, cuando en serio lo precisaba, ahí estaba él para auxiliarlo. 
No le había tocado el mejor ángel de todos atendiendo a los cánones angelicales de la eficiencia y la seriedad, pero en el de la gracia y la improvisación, la verdad que tuvo pocas quejas.  
El mismo ángel se encargó siempre de encontrarle los mejores amigos. Mi amigo no tenía una maravillosa relación familiar - No es culpa de nadie- le solía decir el ángel - ¡c'est la vie!

Así pasaron años uno cerca del otro pero en lo cuales no necesitaron comunicarse de una forma obvia y expeditiva, aunque a la sombra el beodo milagrero se encargase de los detalles del decorado de la vida de mi amigo, que luego de formar familia adquirió una carácter social más que aceptable y hasta de cierto éxito personal.


Un día de repente el ángel se fue y él se dio cuenta cuando más lo necesitaba. A raíz de una decepción sorpresiva como toda decepción, se quedó con el pecho oprimido, el alma hundida y la mente perdida, y no paraba de llamar a su ángel.


Empezó a desvariar por los cafés de las ciudades buscando al pícaro bebedor, y así mi amigo volvió al trago, a las mujeres, a los colegas de la noche, hasta que nuevamente llegó al borde del mismo abismo en el cual había estado hacía un largo tiempo atrás asomando su napia.

Cuando vio la altura sintió la atracción del vacío, buscó desesperado a su alrededor al ángel que nunca lo había abandonado en los momentos más difíciles para que lo asistiese sobre que hacer, pero no estaba allí.  

Llegado ese momento él tenía la certeza de que su destino era saltar, sabía que lo había retrasado un tiempo para darse el gusto de representar un rol que le habían negado y durante una temporada le salió bien, pero ya había llegado la hora.

Dejó el reloj en una roca, una foto, y se quitó los zapatos marrones de suela de caucho.

Se lanzó al vacío sin mirar atrás, fue dándose algunos golpes contra las rocas y antes del tortazo final, un abrazo fuerte lo sostuvo, ahí estaba presto, con aliento a whisky barato su ángel, que con una sonrisa le iluminó el alma y le susurró al oído:

-No te preocupes viejo bribón, jamás te abandonaría. Ahora nos vamos juntos al salón contiguo, que acá ya se terminó la fiesta.

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto