" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 septiembre 2015 2 15 /09 /septiembre /2015 22:30

Hoy detuvieron a los asesinos del cantante y autor chileno Víctor Jara en el Estadio Nacional, a pocos días del golpe de Estado del ejército al gobierno de la Unidad Popular.

Hasta Chile que es intrínsecamente nacionalista y conservador está ya deteniendo a estos sátrapas.

¿Para cuando en España la condena moral y unánime a los asesinos de Federico García Lorca, Miguel Hernández, a los que exiliaron a Antonio Machado, Pablo Picasso, Manuel de Falla, Rafael Alberti, y a los ejecutores de tantos miles de españoles defensores de valores democráticos y universales, decentes, íntegros, ignotos y aún hoy olvidados en las cunetas?

¿Para cuando dentro y fuera de Cuba la condena a los fusilamientos exprés, al encarcelamiento de todo díscolo y disidente de la dictadura y al destierro de tantos valerosos intelectuales y profesionales como Sarduy, Arenas o Cabrera Infante?


Basta ya, esto debe acabar, el franquismo fue uno de los cuatro episodios más criminales de la Historia de Europa, junto a estalinismo, el hitlerismo y el fascismo de Mussolini, y el mayor fratricidio de España en todos los tiempos.

 Y por su parte el castrismo, con 56 años de destrucción de los basamentos de una sociedad civilizada en pos de los intereses personales de sus dirigentes, sólo superado en extensión cronológica por el reinado de 63 años de Isabel II, pero con una salvedad: la icónica “queen” no puede inmiscuirse en la política doméstica, por el contrario los Castro en Cuba, no hay asunto de política en el cual no estén inmiscuidos.

Chile, cuyas voces democráticas fueron brutalmente acalladas desde el trágico 11 de septiembre del 1973, y de allí en más el pinochetismo construyó una ficción exitosa, un modelo provechoso en beneficios económicos para una clase alta y media alta, sobre los cadáveres y el silencio de los parias, está estrechamente emparentado con el fenómeno español y el cubano, toda vez que el dictador consiguió quedarse el tiempo suficiente en el poder como para volcar polvo de olvido sobre la sangre de las victimas, sordinas sobre sus alaridos de dolor, y terror mezclado con estupefacientes en el seno de su memoria, resultando un pueblo víctima de un peculiar Síndrome de Estocolmo a escala colectiva, que en ocasiones hace harto difícil comprender como en los tres países, el pueblo sencillo y llano se confiesa defensor de los logros de franquismo, del castrismo o del pinochetismo.

Hoy podemos festejar que la justicia vaya lenta pero segura, al menos en el caso de Chile.

Víctor Jara

Víctor Jara

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto