" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 julio 2016 1 18 /07 /julio /2016 00:42

Reventaron en pedazos cada vida segada en Niza y en Turquía, no es necesario que sean eliminados millones para lamentar la pérdida de millones. Un solo muerto puede generar la reverberancia necesaria para que el retorno nos traiga la mención histórica de los tiempos de horror.

Más allá de que cada vez cobra más fuerza la teoría de que el camionero de origen tunecino que perpetró la masacre de Niza, Mohamed Bouhlel actuaba por motu proprio, ni siquiera asistía a la mezquita, era megalómano, adicto al sexo, bebedor y fumador de hashish, quizás inspirado en el momento de los asesinatos en la vorágine de la Yihad pero sin obedecer ordenes de ninguna cédula islamista, que por otro lado EI o Daesh aún no ha reivindicado como propio y tardó más de lo acostumbrado en festejar, a la vista está que Francia se está convirtiendo en blanco predilecto de quienes instrumentan el recurrente y anquilosado odio entre culturas y religiones, promovido ya sea por los tangibles bombardeos de los ejércitos Occidentales, o por un eventual castigo a los herejes.

 Pero en cualquier caso está claro que las tierras galas son un destino favorito de los odiadores de la paz y la concordia, acaso no tanto por su rol de "culpable" aunque esa sea la excusa, como porque encarna y representa, como Estados Unidos en aspectos diversos, lo más granado y representativo de la filosofía que hemos convenido en adoptar como modo de vida, como manera en que entendemos las relaciones con nuestro entorno, el principio de libertad y tolerancia, de derechos y progreso, de solidaridad y de no injerencia en los asuntos de índole personal.

El intento de golpe de Estado en Turquía, el perfil de los golpistas y del rival de Erdogan, las represalias posteriores y la intensificación del control y el recrudecimiento de las leyes, es paradigmatico ya que históricamente, Estambul, como puerta entre dos religiones monoteístas, entre dos culturas dominantes, ha sido el termómetro histórico de las relaciones populares e institucionales entre Occidente y Oriente, de la colaboración cultural, el progreso, la convivencia e integración, ya sea en su exceso o en su defecto.

Ha llegado el momento en que se impone hacer una reflexión  profunda sobre la banalización en la actualidad europea de la xenofobia, el racismo, la amnesia de la historia contemporánea de las masacres, resumidos en el lenguaje y las consignas tendientes a la prohibición, deportación y en casos extremos hasta del exterminio de los sujetos que practiquen la religión musulmana, que se están empezando a plantear con preocupante desparpajo por parte de representantes de partidos politicos y personalidades públicas no aún de primera línea, por no ya de estamentos marginales, que en boca de Donald Trump asustan mucho menos que en la de cualquier europeo aspirante al poder.

Y extender la reflexión a la comunidad musulmana residente en suelo europeo, a su compomiso, contribución y alineamiento sin fisuras, al conjunto de valores al que han decidido por decisión propia secundar al solicitar refugio, ya fuera por causas politicas o económicas, del que han sido notablemente beneficiados y que los acogió en su seno y les brindó la posibilidad de progreso y sobre todo de libertad de elección. Una reflexión acerca de cuales son las tradiciones que conviene importar hacia este proyecto humanista, de igualdades de oportunidades entre sexos, razas, religiones. Aún hay países que luchan contra sus vestigios de intolerancia de las propias costumbres y religiones en el suelo europeo, por ende sería más que deseable no fomentar el proselitismo de mensajes que promueven la misoginia, el machismo extremo, el odio inter racial e inter religioso.

Quizás el hecho de que tanto el camionero de la masacre de Niza como el guardia que desató la reciente matanza en Orlando, Florida, no sólo no pertenezcan a un cédula del Estado Islámico sino que practiquen actividades que les costaría la pena de muerte instantánea frente a un tribunal extremista islámico, y que sin embargo en el momento de perpetrar los actos terroristas, se autodenominen soldados de Daesh, revista mayor preocupación y necesidad de una pronta y eficaz reflexión sobre este nuevo fenómeno que si fuésemos atacdos por efectivos extremistas provenientes de Siria o Irak, y rechazar de plano reacciones nacidas en el comprensible pero nada recomendable deseo de revancha.

Hablamos de Europa, el continente donde las escaramuzas son poco apreciadas, donde no se empieza un descontrol marcial si no es con la finalidad de dejar trasero para arriba y patas al frente a no menos de un millón de albóndigas humanas.

Turquía es Cartago y Roma, Marruecos y España, es arroz con frijoles negros, es el termómetro que mide el calor de los humos entre musulmanes y cristianos. Erdogan lleva quince años manipulando la educación convirtiéndola en una herramienta de adoctrinamiento del islamismo suní.

Francia es lo que queremos ser, es a donde apuntamos, es el camino  del que conviene no desviarnos sometiéndonos al designio de los instrumentalizadores del descontento y promotores del odio fundamentalista, ni de los aprovechadores de la situación que hay en nuestro propio patio idiomático, cultural y gubernamental, cuya imaginación y creatividad para hacer frente a la amenaza terrorista, jamás se aleja del entorno de los recortes de libertades y derechos, tan poco recomendados por fundamentalistas de toda raza, religión y calaña.

Europa tiene en los europeos la dinamita, lo único que hace el terrorismo desestabilizador externo e interno es buscar la carga; nuestra labor, más que esconder y custodiar la mecha, es lograr  inutilizar la pólvora.

 

 

 

Atentado en Niza y golpe de Estado fallido en Turquía
Atentado en Niza y golpe de Estado fallido en Turquía

Atentado en Niza y golpe de Estado fallido en Turquía

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto