" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 junio 2017 7 11 /06 /junio /2017 16:03

Me quedé cuidando a mi hijo menor porque su madre debió salir afuera una semana y entre que tengo la sospecha de que las paredes de pladur de mi nuevo apartamento son las causantes del asma persistente y entre que es más cómodo estacionar en el barrio de Eras de renueva que en el casco histórico, decidí que sería mejor quedarme a dormir en el departamento de Pat y mi hijo.

Desde el primer día sentí una especie de alivio, la relajación de unos tendones imperceptibles, supramusculares, ubicados probablemente en nuestro entorno pero en una dimensión diferente, son esas cuerdas que tiran causando molestias cuando el hambre y la sed están saciadas, cuando han sido gozados todos los placeres deseados, cuando no hay urgencia aparente. Esa soga que tira y molesta en algún lugar impreciso, abrió el diámetro de su lazo y se distendió, como si se tomase un receso.

Cuando nos separamos dividimos las monedas pero yo decidí que todo lo material, muebles, cuadros, adornos, piezas con o sin valor se lo quedase mi ex mujer y mi hijo por dos razones, una es que soy criado al viejo estilo caballeresco, y aunque en efecto, no deje de ser un acto machista, me veo mucho mejor dejando en las mejores condiciones a quien le hizo tanto bien a mi vida que andar racaneando mitades de blasones empolvados, pero ojo que los que así actuamos somos los peores, en este tipo de cosas visible no soportaría tener mácula alguna, precisamente para poder arrancarte la piel a tiras en áreas menos obvias. Yotra razón es porque someteríamos a mi hijo a cambios muy bruscos en medio de la pre adolescencia, dejaría un barrio con todos sus amigos por uno desconocido, una casa de tres plantas con jardín por un departamento amplio y luminoso pero departamento al fin y al cabo, y un hogar con una composición familiar mermada, así que deduje que cuanto más pudiesen conservarse la apariencia de las habitaciones, los baños, el salón y la cocina sería mejor.

Ayer además mi hijo se fue a dormir a casa de unos amigos y me quedé leyendo en el sofá, mirando de reojo adornos conocidos, yendo del living a la cocina o al baño entre cuadros familiares. Hoy a la mañana fue la primera vez que me bañé en esa ducha, pero cada neceser cada adorno, las conchas marinas, los canastos, los cuadritos colgados en la pared eran los que me habían acompañado o habíamos ido adquiriendo en los últimos veinte años.

Mientras me secaba sonreí porque me di cuenta que en realidad las cosa son de una manera y de otra al mismo tiempo, al aceptar Pat quedarse con las cosas de volumen, y al haberme pedido que hiciese yo la mudanza de su casa lo cual me permitió colocar cada cosa como había estado, ducharme al cabo de un rodeo más o menos productivo, exitoso, "adrenalinico", mirar alrededor sentir el descanso de ese tendón intangible, una caricia atemporal, un aliento eterno, entoallarme frente al espejo con los reflejos de tantos yo como había habido, me hizo sentir centro de atención de almas en deriva, protegido bajo la sombra del ombú, me di cuenta que el destinatario final del regalo había sido yo, enmarañado, enmascarado, disimulado en la excusa del nosotros. Una esquina ventosa abierta a la avenida, del lado opuesto es un rincón umbrío protector de los recuerdos.

Al salir pisé una chinche que me devolvió al ardor, a la pugna, a la tensión, al alerta y al dispendio en cuentagotas de bondad y misericordia.

Nadie es profeta en su bañera

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto