" />
Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
4 enero 2019 5 04 /01 /enero /2019 22:35

Cuando era muy joven hace muchos abriles, Fefa, una gorda graciosa que cursaba dos grados más arriba que yo, se me encarnó de repente cuando pegue el estirón. hasta ese instante había sido un alfeñique no demasiado agraciado, pero tras el esparcimiento de huesos músculos y tendones, sobre un manojo de tendones y venas, me convertí en un joven que podría calificarse de... aceptable plus; pero cuando sacaba a pasear unas no demasiado experimentadas, pero sí atrevidas artes seductoras ¡ah! ahí pasaba al selecto estrato de los elegidos, aunque sólo fuese lo que duraba el alarde.

Hete aquí que mozas, guainas, zagalas, muchachas bellas y zopencas, en algún momento del día me echaban aquella mirada tan distinta de las de sólo un año atrás. Pero ello no significaba que todo era lo que parecía, algunos amigos creían que tenía varias novias y lo cierto es que a veces tenía dos a la vez, pero la cosa no pasaba de besos más o menos torpes, algún apretón de teta, ohh esos masajes de tetas que hasta después de la muerte nos mantendrán vivos, y pantalón enjabonado, aunque no había amigo al que no le hubiese dicho que ya había mojado tanto la habichuela que hasta había aprendido a nadar.

Ningún pecado, todos hacían lo mismo.

Un día que me quedé fuera de clases para fumar y se me acercó la gorda Fefa a picar un cigarro, yo los escondía en las medias, pero mi abuela me había cosido los bajos del pantalón tan arriba que cuando me sentaba se veía casi toda la cajetilla. Además todos usaban el mismo escondite.

Le di un cigarro y la verdad que la gorda me cayó bien de entrada, empezamos a reinos y no parábamos de hablar, como si nos conociésemos desde hacía tiempo, pero ella era mayor que yo, incluso podía ser que más de dos años mayor porque había repetido un grado. La gorda tenía tremendo culo y unas tetas enormes, hablando con ella me puse a pensar lo que sería todo aquello sin sujeción.

Empezamos a vernos en recreos y turnos saltados para fumar y comer mierda, me preguntaba por las chicas con que salía o que quería salir, o que ella pensaba que querían salir conmigo, y los que salían con ella, hoy creo que esas charlas nos fascinaban porque aún sin darnos cuenta estábamos de alguna manera franeleando con la ficción y la terminología picante de las fantasías.

Mi casa estaba cerca de la escuela y un día que nos escapamos un turno que sería seguido del receso o sea que teníamos una hora entera y cinco minutos para vagar le dije si quería podíamos ir a casa y ahí fumábamos y comíamos algo. caminando pro aquel pasillo sin alumnos parecíamos un número diez, yo tan flaco y ella tan redondita. En casa me preguntó si mis padres no tenían algo de beber que tuviese alcohol, le dije que vivía solo con mi madre pero buscaría, encontré una botella de licor de plátano, le serví un vaso, le puse hielo y yo cogí un café.
Mientras fumábamos la gorda abrió las piernas dejándome un impresionante filo, aunque no tenía aquella separación de muslos de pie, sin embargo sentada era otra cosa, de repente empecé a atosigarme con el humo y a calentarme como una cafetera, la gorda se fue acercando a mi y me plantó un beso en la boca, el beso se hizo interminable, sentía sus dedos por todo mi cuerpo, los míos empezaron recorrerla, a amasijar tetas, a sacarlas afuera, a chuparlas, a meterlos en la entrepierna y al poco rato de que me echó una mano a la bragueta sentí la erupción de un volcán de placer con la herramienta en sus dedos, entre el calzoncillo y el vientre, me asistió un repentino ataque de pudor por haberme ido tan rápido, ella me miró me dio unos besos más fue al baño a lavarse la mano y cuando yo entré a lavarme para salir nuevamente extasiado en que por fin metería el rabo en una cueva mullida, y vaya que mullida, escuché la llave en la puerta.
Mi madre.
Eran varias cosas que debía explicar, que hacía en hora de clases en casa, el humo del cigarro, Fefa con la blusa desabotonada y el vaso de licor de plátano. Salí del baño y mi madre entró a su habitación haciendome una seña para que fuese, me dijo: Ahora te vas inmediatamente de aquí al colegio, te llevas a tu amiga y cuando vuelvas vamos a hablar seriamente.

Tenía una mezcla de la más que obvia situación engorrosa por ambos lados en que me acababa de ver envuelto, con una alegría de la vida manifestada en esa respiración diáfana que ocupaba todos los pulmones y me llegaba hasta la base del mismo rabo para empujarlo con insistencia hacia la elevación celestial. Salimos de casa, la gorda le restó importancia riéndose, yo no sabía como decirle que quería singar, saltarnos el turno tras el receso y buscar un lugar, cualquiera, en un matorral, me daba igual, lo único que quería era seguir explorando aquellas masas perfumadas y ardientes, mientras caminábamos al colegio no se me ocurría nada y tampoco Fefa me ayudó con alguna sugerencia, con alguna señal, cualquiera que hubiese emitido y yo habría encontrado el mejor pent house para entetarme y embollarme todo y salir de allí hecho un rey.

Llegamos justo al recreo y ya había grupos de amigas de ella a los que se apresuró a aproximarse despidiéndome con un "nos vemos" y yo seguí recto, sabía que al terminar las clases debería demorarme en cualquier lugar, ir a la playa, a pasear al Vedado, a casa de amigos, pero en ese momento no sabía que hacer, me llamó el Nene, me pidió un cigarro y cuando fui a sacarlo vi que me había dejado la cajetilla en casa, otra explicación para mamá, de donde sacaba la plata, le diría que eran de la gorda Fefa, ¿pero de todo lo demás que le iba a decir?

-No tengo cigarros Nene, vamos a picarle a Peter- y pasamos el resto de los minutos del receso contando chistes y mentiras, me callé la historia suculenta que llevaba fresca en la recámara, es curioso como un escarceo sin mayor fulgor, en el núcleo de aquellos bravos alardosos era estirado por todos los costados hasta que triplicaba su tamaño y en cambio, ni la tortura del torniquete o la gota china me habrían hecho confesar el espléndido encuentro con Fefa la gorda; del mismo modos que seguro Fefa, sin ser la elegida para pasear de la mano por la Rampa, templaba diez veces más que la más linda del colegio, trofeo de campeones, sonó el timbre agudo de fin de descanso y la profesora Genoveva nos esperó como cada día al borde de la escalera, dando palmadas para que apurásemos el paso. Arriba, adentro.

Fin del recreo.

 

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria. Presentes Argentina, Cuba y España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario de diferentes experiencias y significantes correlativos.
  • Contacto