" />
Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
27 febrero 2019 3 27 /02 /febrero /2019 15:48

De repente, los manipuladores de un populismo ahora se acuerdan del hambre en Haití, de la tortura, el esclavismo y el machismo en Arabia Saudita, de la represión en China, de todos los horrores en Corea del Norte donde mueren torturados de a cientos los opositores (ojo, opositor en Corea se considera no detenerse ante la estatua de Kim Il Sun o fotografiarlo de espaldas, o el más leve chiste sobre cualquier dirigente) de hambre, de suicidio, de locura.

Hoy se acuerdan de muchos países y de millones de seres humanos con una vida sensiblemente peor o igual que en Venezuela, a los cuales habitualmente nadie presta atención, ya sea porque los emperadores globales los tienen bajo su sayo, no son díscolos, o porque precisamente son demasiado díscolos y además poderosos como China y Corea, que no caben aspavientos de guapería ni mucho menos amenazas.

Ello comporta doble hipocresía, una es que los de un lado se acuerden de ese sufrimiento sólo para oponer el contraste con la exagerada sobreexposición actual del tema venezolano, y la otra e igualmente triste, es la hipocresía de los populistas del otro extremo, que desean hacer ver que el único problema de este mundo radica en Caracas y una vez resuelto, todos los niños del mundo comerán dulces y compotas, todos tendrán trabajo, casas, no habrá más presos pollitos, torturados, asesinados, exiliados ni sed de justicia sin saciar.

Ambas manipulaciones son deplorables, usan la desgracia de gente que no les importa en lo más mínimo, como arma arromadiza contra el barniz político o ideológico opuesto, nadie se indignó ni se conmovió hasta el llanto desconsolado como ocurre hoy, con el hambre de los venezolanos pobres, mendigos, paupérrimos, antes de Chávez, ni lo harán cuando caiga Maduro, del mismo modos que tampoco a nadie le importaba un pepino el extremo sufrimiento de lo haitianos hambrientos, de las mujeres y periodistas árabes lapidadas y descuartizados, de los chinos y coreanos torturados hasta la muerte por desear una democracia, antes de que hubiese estallado la situación límite en Venezuela. Porque si los trae sin cuidado la pobreza o la miseria del país, y lo que les inquieta es el signo politico del gobierno, es mucho más digno plantear los verdaderos motivos abiertamente, porque usar las tragedias humanas para sus bajos fines, además de indecoroso éticamente, tiene las patas muy cortas.

Ambos manipuladores son la misma cosa, más de lo mismo para que el mundo no cambie ni un ápice. A quienes les preocupan los desfavorecidos de la Tierra, les interesan al margen del  cariz ideológico del gobierno de turno.

Las soluciones se hallan en la concordia, en la cultura, en la paz, el amor, en el gozo, el placer de vivir y la compasión hacia los demás y hacia uno mismo, todos y cada uno de los días de nuestras vidas.

Todo lo demás es prescindible, y una buena parte es tóxico.

 

 

 

 

 

Haití y Venezuela. Ambas importan.

Haití y Venezuela. Ambas importan.

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria. Presentes Argentina, Cuba y España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario de diferentes experiencias y significantes correlativos.
  • Contacto