" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 agosto 2012 4 16 /08 /agosto /2012 13:29

 

 

Desde el borde de un acantilado conocido aquí como fiordo, mientras el viento y el salitre del norte entran en contacto con el bronceado andaluz de la pasada semana, me siento a rumiar el remanente de la conversación que tuve la ocasión de mantener con un parroquiano en el bar donde decidimos que desayunaríamos cada día de los nueve que permaneceremos en esta idílica zona del planeta, en la población de Beitostolen, Noruega a unos doscientos cincuenta kilómetros al noroeste de Oslo.

Tras dejar absolutamente limpio el plato de restos de la nutriente yema de huevo extraído según la dueña de las gallinas de su corral y de la ya no tan inmaculada salchicha de marras, cuando la troupe compuesta de mi hijo y mi mujer nos disponíamos a regresar a la cabaña, a por el pequeño descanso post desayuno que me tomo en las vacaciones antes de un día de excursión, se me ocurrió tomar un tazón más del desabrido y sin embargo acogedor café de las estepas vikingas: - Vayan, que un par de minutos los alcanzo- fue lo que les expliqué para tomarme ese indispensable momento del día en que uno está solo y con posibilidad de colectar su pequeña anécdota personal , privada e intransferible, o bien el halo de misterio que permita recrear alguna en la imaginación y no tener necesariamente que esperar al regreso del viaje para compartir las historias pudiendo hacerlo cada noche con más o menos sazón entre los acompañantes de turno antes del chapuzón en la almohada. Mi esposa aceptó la invitación sonriente, pocas cosas al cabo de un café, huevos y salchichas, son menos reconfortantes que compartir mi mal humor matutino.

Cuando llevaba la taza por la mitad se sentó a mi lado un hombre que aparentaba tener mi edad y menos malas pulgas a esa hora ya que me saludó sonriente con el God morgen de casi todos aquellos rubios habitantes de tierras rodeadas de arenques y salmones de Alemania hacia arriba. Le contesté en mi rudimentario inglés, y me hallé naturalmente comunicativo teniendo en cuenta que la parla se daba antes de mi segundo café.  Al cabo de un rato nos habíamos contado de donde éramos , que hacíamos allí y lo agradable que aquella zona nos parecía, aunque dudo que cualquiera de los dos persiguiese otra cosa que relajarse un poco soltar la lengua  y ejercitar el arte perdido de que alguien nos prestase una pizca de atención. Pero entonces salió el tema de la crisis española, aún cuando le había dicho que soy argentino pero vivo en España, se ve que o bien lo dije de manera que únicamente lo entendiese yo, o bien que Argentina le sonaba menos que el sánscrito, entonces admití la charla sobre mi patria de acogida, ya que en efecto allí radico, mi estómago se alimenta de sus víveres mis pulmones de su aire y mi escaso entusiasmo de su actual realidad socio económica.

El noble conversador noruego se manifestó intrigado e incrédulo acerca de las noticias que muestran en los noticieros de su país como en el sur rendido, la política nacional se centra en beneficiar y proteger cualquier posible malestar que puedan tener los grandes bancos y la gran patronal en general, propiciando todo tipo de leyes y reglamentaciones que faciliten el despido y la explotación  de los trabajadores a los empresarios menos escrupulosos o más vetustos, de lo cual en España existe un nutridísimo catálogo capaz de provocar el aburrimiento del más interesado de los analistas.  El capítulo de la larga lista de injusticias que se están fraguando en el oculto programa del partido gobernante, que  encontraba particularmente más difícil de creer, era el de los desahucios. Per, quien así se llamaba según me confesó, decía que en su país era impensable que se protegiese los intereses de unos delincuentes como habían sido algunos bancos en la actual crisis, hasta el punto de dejar en la calle a una familia, y decía que él pensaba que  la televisión Noruega, persiguiendo directrices del poder político del norte  que procuraban ahorrar en los gastos de rescates a países europeos en problemas, exageraba la situación al punto de decir que los desahucios  se producían incluso cuando había niños y ancianos, que no importaba siquiera que estuviesen enfermos y que hubiese bebés, que los mandaban a la calle sin más, y que encima se estaba persiguiendo aprobar la supresión de toda ayuda a quienes fuesen indigentes o parados de larga duración, o sea a los que peor estaban mientras se aprobaban multimillonarias ayudas a las entidades financieras  más caras,  corruptas deficientes y que más dinero habían distraído en beneficio propio, o sea, a los que mejor estaban.

Fue entonces que experimenté por primera vez el sentimiento de ser en parte español desde un ángulo desde el cual nunca lo había vivido, tuve vergüenza de admitir la verdad.  Aún cuando soy un opositor frontal a la política de deterioro de los derechos y la modernidad que está llevando a cabo el actual gobierno, no pude en este caso asentir con el mismo vigor que lo hago en el resto de mi cotidianeidad, me dio una profunda vergüenza, como si en la observación más examinar a España me estuviese desaprobando a mi, como si se cuestionase de algún modo mi propia aptitud junto con la capacidad de esta España para formar parte del proyecto humanista que debe significar Europa en diferencia al resto de capitalismos. Fue un sentimiento repentino, ya que casi en el acto me repuse y con todos los bríos le dije _ Sí, soy parte de esa sociedad, pero ni les he votado ni les apoyo. Y continuamos hablando de aspectos más gentiles de la mañana, de la generosidad de los paisajes en aquellos pagos y del apego de los noruegos por marcar cada producto con el precio más alto del mercado. Aunque luego, según el el sueldo medio que me comentó ganan los trabajadores por allí, el país llegó a parecerme incluso barato.

Una vez en el acantilado, mientras me preguntaba como podían llegar las gotas de aquellas olas hasta allí arriba, vi a mi mujer y a mi hijo en la misma posición que yo, acuclillados de frente al océano, y les iba a comentar mi particular anécdota de la conversación con el noruego de unas horas antes, pero el sonido del viento y el mar me habrían obligado a castigar el edema de mis cuerdas vocales, podría contárselo en algún momento menos idilico, cuando ya estuviésemos en casa, esperando otra vez a que fuese viernes para que Rajoy anunciase un nuevo recorte a los españolitos de a pie, los que no tuvieron otra parte en esta crisis que su abulia y el excesivo énfasis puesto en el baile al son de la macabra música marcada por los beneficiarios de ayer y de hoy. 

 

Per no me había tomado un examen a mi, solo estaba compartiendo una charla de café con un desconocido, pero ofició como un llamado  del ánima del poeta perdido, de la España con el alma en pena: _ Si te sientes de esta tierra, ayúdanos tú también a cerrar el ciclo-

No sé que figura estaría yo ocupando en la cosmogonía del lugareño, probablemente la misma dada la infructuosidad de separar a los actores de una escena, el último suspiro del poeta maldito y entre ambos una deidad intermedia, Babalú Ayé.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto