" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
14 septiembre 2011 3 14 /09 /septiembre /2011 22:58

La Habana, década del 70. La cola de la guagua en coopelia, hace calor, el aroma del salitre

esparcido por la ciudad a causa del golpeo de las olas contra el malecón de los enamorados  

que se obsequian caricias y se prometen   todo  para siempre.

Una cola enorme, para comer helados de coopelia.


El canal seis repite un discurso de Fidel que dura tres horas,  no es de los más largos, el canal dos aún tiene la

señal de ajuste, para cuando la gente llegue a sus casas, si tienen la suerte de que la guagua

siga sin pasar o parar un par de horas más,   podrán ver las aventuras,  el noticiero o

una película rusa, o la serie 17 instantes de una primavera,  una película

argentina o mexicana de  los años cincuenta, con Hugo del Carril o Negrete,   o una de piratas

con Erroll Flynn. Si la guagua no demora como es habitual, tragarán discurso. Porque tampoco es racomendable que los vecinos escuchen un silencio sepulcral, mientras el Jefe habla por los dos canales.

 Un taxi por fin,

_Mi socio, dónde tú vas?  _ cojo por línea y llego hasta Marianao,

 Diez pesos encima de lo que marca el taxímetro y paramos en casa de un socio a tomar  un

buchito de café.   ¡Sube!.

 El olor de las plantas alrededor del río Almendares, una vegetación exuberante,

ni un kiosco donde apagar la sed, ni una guarapera en el país de la caña, en

el país de la vegetación ni un mango.  Puestos de venta de ron estatales, bodegas de venta por

la libreta,

Malanga y papa de venta libre, una papa buena cada tres apolismadas. De repente, un hombre sin camisa  atraviesa la avenida y se detiene en la esquina, haciendo la mímica de que conduce

una guagua, hace el gesto de detenerse, ordena a un público imaginario a que suba y se apriete bien  en el fondo, cierra las puertas y sigue su camino, todo eso en medio de la avenida. 

Es el loco de la guagua, también está el loco del duro frío en el mismo barrio.

que va gritando que vende una especie de helado artesanal, 

Y está el que grita ¡ Rebelde, rebelde!,  ese sí

vende de verdad el periódico Juventud Rebelde, a  un níquel,  pero todos los días

discute con el loco que también grita Rebelde y no vende nada.

Locos como en cualquier ciudad infernal,  que cuentan con el beneficio del diagnostico, entre otros cientos de miles de esquizofrénicos que no están medicados.

Pasa tremenda mulata, y unos muchachos detrás piropeándola, ella se ríe y menea con

gracia lo que sabe sacar de paseo bajo la cintura. El discurso durará tres horas, el día anterior

todo el barrio de la Lisa tuvo que ir a la plaza, se pusieron guaguas y camiones, hacía un calor

tremendo, pegajoso y con mosquitos.

Presoscon veinte años de calor y mosquitos  sin mar ni brisa, mosquitos que ya son carne de  cuartel y de prisión.

Por suerte no fue de los discursos largos, no era de los autocríticos que declamaba por

aquellos días, tras los cuales destituía a tres ministros y los castigaba seriamente,

como muestra de un

novedoso sentido de la autocrítica.

Pensar en llegar a casa y que todavía queden dos horas de charla, añorar de manera abstracta  

la demora de la guagua, no hay  nada más en el refrigerador  que agua, café

frío , mantequilla, queso crema y leche condensada, “que ganas de comer un bistec” parecía

decir Robert Plant en las canciones de Led Zeppelin,  por algo lo tendrían prohibido,

También  Grand Funk y Peter Frampton decían en sus canciones que darían una mano por comerse un bistec. Todo ese rollo del LSD o de la hierba y la heroína eran sólo eufemismos para hablar del subversivo tema de la carne.

Ni pensar en hablar de comer jamón. Era la metáfora vehicular del anticomunismo radical, del terrorismo organizado.

Un policía llama a un muchacho peludo en la calle y lo meten en un patrullero, se llevan

también a un afeminado,  por pájaro, por cherna, por pargo, por ganso, así las cosas,

los homosexuales eran detenidos por patrulleros policiales, cuando a juzgar

por los vocablos con que eran denominados, hubiese sido más pertinente que los llevaran a un

acuario, a un corral o a un museo botánico.

Un grupo de estudiantes

cruza la avenida Línea

con la vitalidad y alegría en las venas, en los cuerpos

curtidos por el salitre y  el sol, a pesar de la falta de mango en la bodega,

a pesar de la policía, la fmc, la ujc, los cdr, la ctc, el pcc,

y los interminables discursos del primo de Barrabás, del bloqueo ,  de los

obedientes, de los mítines y  las reuniones, de las colas  y el calor.

 

 Gracias al

cadencioso andar de una mulata que en

estos años, se las arregló para que ningún día en su totalidad,

fuese un mal día.

Para que no fuese sólamente un día de locos, un infierno fabricante de borrachos desafectos y de vagos habituales

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto