" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
14 octubre 2012 7 14 /10 /octubre /2012 14:00

 

 

A cincuenta años de lo más cerca que estuvo nuestro planeta de experimentar un cimbronazo a manos Cuba , la URSS y EEUU causando una guerra mundial, la tercera y a juzgar por el arsenal con que se contaba para llevarla a cabo,  probablemente la última, nos aborda el deber de preguntarnos si es conveniente que una y otra vez los gobiernos populistas latinamericanos, revivan de manera interesada el fantasma del enemigo exterior. 

 Si bien es cierto que hoy las posibilidades  de manifestarse en Cuba, de autoproclamarse como disidente, son infinitamente mayores que pocos años atrás, dados los resquicios que hacen imposible evitar un progresivo deterioro de la imagen , de la credibilidad, y del forzoso prestigio de la devaluada revolución, lo es aún más que el sistema ya con parches, herido, cansado, rengueante, continúe enfrascado en el poder central, en el partido único, en la defensa de lo indefendible, de fantasmagóricas conquistas inexistentes, cediendo exclusivamente el espacio que ya no pueden sujetar.

Muchas de las sospechas de falta de transparencia en comicios donde hay victorias de fórmulas populistas, totalitarias en América Latina,  están potenciadas incluso auspiciadas en parte por sectores de las oligarquías que tanto han contribuido para que se aupase al poder el discurso victimista que culmina legitimando por aclamación popular la supresión de derechos y de libertades, pero las causas convendría buscarlas más cercanas al quehacer cotidiano, a la idiosincrasia propia.

¿ Existe algún tipo de maldición , similar a la de Malinche en México que impide a América Latina imaginar un Estado dirigido por un orden jerárquico entendido únicamente por la necesidad o conveniencia organizativa?. El continente, alterna a cada tanto a sus representantes  elegidos en las urnas devenidos en sátrapas, ladrones, corruptos, con golpes de estado bajo diferentes nombres, de derechas y de izquierdas, que no solo se creen en la tarea de llevar el orden a la fuerza, sino que son para ello  llamados por el pueblo, como si de una condena eterna se tratase.

Durante muchos años casi desde que se independizó América Latina de la corona española, estuvo sufriendo una y otra vez en cada rincón de su geografía este tipo de asaltos al poder,  poco decorosos, además de  tan inapropiados para poder construir una identidad, enfocada al progreso, para poder desarrollar cualquier proyecto de Nación, que precisase de continuidad.  En el caso de Cuba, la revolución se inició para derrocar a una dictadura que llevaba seis años, que como Pinochet, arribó al poder por métodos poco ortodoxos, y para enterrar bien a esa dictadura la revolución se tomaba con tranquilidad la idea de permanencia en el poder, para que nadie tuviese edad suficiente para recordar la anterior dictadura. ¡ Comerse a los caníbales!. Vaya manera de acabar con el canibalismo.

Además del idioma, la religión y el nombre del continente, hay una común característica en América Latina, de la que pocos estados han conseguido substraerse, es la necesidad de tener como guía a un Caudillo, a un hombre fuerte que lleve las riendas y los destinos de los pueblos. Dentro de la idiosincrasia que permite y que propicia este fenómeno, es absolutamente impensable que un Estado pueda funcionar sin el influjo de una personalidad importante. Sin la constante influencia de ese personaje. Sin su omnipresencia.

Más allá de su proyecto socio económico, cosa que poco importa, el caudillo debe ser un macho en toda regla, de manera tal de  convencer tanto a las mujeres como a los hombres. El machismo, esa especie de homosexualidad colectiva, o de exceso en el entusiasmo por las dotes masculinas. La misma cosa. Latinoamérica no da demasiada  confianza a que un  presidente elegido en las urnas, ostente una extracción social humilde. Sin embargo le concede ese beneplácito al caudillo dictador, de buena gana.

. Por lo general la mayoría de los caudillos de América latina arribaron al poder por medio de la violencia, no importa si a merced de golpes de Estado o de revoluciones, semántica aparte, apoyándose siempre, en que las cosas estaban muy mal antes del concurso de su desinteresada ayuda.

 Hasta que los españoles y portugueses gobernaban la mayoría de Hispanoamérica, aunque la cosa era dura, era también sencilla de explicar y sin demasiadas vueltas, se solía decir más o menos así: “aquí manda el europeo, el criollo puede tener cierta voz, el aborigen y el procedente del continente  africano deben obedecer y trabajar para engrosar las arcas de los aristócratas, allende los mares, y al que esto no le pareciere procedente, mejor será que se lo tenga bien reservado, ya que no hay intención de ser ni de parecer misericordioso con los disidentes”. Y las cosas, francamente eran así.

Pero después que América paulatinamente rompiese con la metrópolis, se solía decir de este otro modo: “ Somos libres, el hombre podrá construir su vida donde se afinque, cada uno tiene derecho a su casa, a su trabajo, a su dignidad. La ley equipara a todos por igual y no hay nadie por encima de la ley, ya no hay reyes ni aristocracia, sólo hay libertad” Y las cosas, en verdad, estaban muy distantes de parecerse a ese derroche de buenas frases.

Las clases humildes, compuestas por similar porcentaje de personas que en la época de la colonia, y con la nueva aportación de muchos blancos criollos, durante el período de tiempo que duraba una dictadura, pasaban muchas necesidades y penurias para poder sobrevivir, como en tiempo de los virreyes. Yo nací cuando una generación, en todo el continente, consideró que era hora de dar una vuelta de tuerca más, y crear una tercera época, en que ni hubiese reyes que gobernaban con la premisa de que la explotación y el esclavismo eran legales, ni crápulas gobernantes que lo siguiesen practicando mientras proclamaban libertad, sino una sociedad nueva, con un hombre nuevo, que empezaría su andadura bajo un flamante período, llamado de la manera menos esperanzadora que se pudiese tener idea: Dictadura del Proletariado.

Mientras nos recuperamos del asombro de que a la discola isla en cuestión la continúen gobernando los mismos que en aquellos criticos días, decían portar la esperanza de prosperidad y justicia en Cuba y en el resto del continente, a través del necesario trrámite educativo de un manojo de años de dicha dictadura, sin haber logrado mejorías perdurables en ningun terreno, con algunos pírricos logros tan efímeros como necesarios para la publicidad, quizás nos podamos ir preguntando que hemos ganado y que hemos perdido tran un balance general, desprovisto de toda animosidad y animadversión, de toda parcialidad, con el único objetivo de analizar que convendría más, a un continente tan rico como poco hábil para explotar sus posibilidades.

Quizás América Latina esté llegando al momento de probar, ya no solo con la participación en las urnas cada cierto período de tiempo, sino también con la aplicación de conductas democráticas, de inclusión, de tolerancia de la diferencia, de convivencia basada en la fortaleza que otorga la diversidad.

No puedo imaginar misiles de mayor efectividad.

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto