" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 julio 2013 5 12 /07 /julio /2013 23:39

 

 

Llevo tres días en el camino, trabajando. 
Ando de un lado hacia otro. Sólo.
Todas las semanas me voy un día y en casa lo encontramos muy bien, representa una válvula de escape, como la vieja cura de la sanguijuela. Pero el segundo día queda desnuda dicha pretensión de libertad y el tercer día me doy cuenta de que ya no me reconozco siendo un hombre solitario. El sex appeal que podía encontrarle en el pasado parece haberse esfumado. 

Aun así a lo largo del día de hoy, el tercero, mientras trabajaba me bañé en cuatro tipos de aguas, el primero fue un jacuzzi en la habitación del hotel donde reservé ayer. Estaba lleno por el efecto verano y gracias a ser cliente habitual me dieron una suite a precio de doble. Pero ya había comenzado el descenso de la libido en la soledad, de la erótica del ego, así que aunque la disfrute, lo cierto es que me hubiese gustado mas compartirla. Después del mediodía, pare en un descenso de un rio, donde las corrientes detenían su furia permitiendo la formación de una poza , en medio de un paisaje maravilloso con calor brillante, y me di un chapuzón, nadé, corrí, miré las montañas y los remeros de kayaks que formaban el paisaje más evidente, estaba sólo así que podía distraerme cuanto quisiese mirando piernas y culos, pero de inmediato me puse a mirar las parejas, las risas, las conversaciones, los roces, las pequeñas complicidades y las ínfimas traiciones, todo ello mientas me secaba al sol de pie junto a la orilla. Más tarde cuando visité el último punto del día, me bañé en el mar, en una playa paradisiaca, con montañas detrás como parapeto paisajístico , con acantilados a los costados , playa de arena blanca y fina, con un rio que desembocaba enfriando el agua recalentada de la orilla, y en ese límite natural de la marea, donde el hombre detiene sus pasos para observar un horizonte inundado, un horizonte que se puede observar con relativa tranquilidad al saber que es imposible rebasarlo sin barca, los márgenes del mundo seco y líquido transitados por viejos, jóvenes, niños, asturianos, cántabros, madrileños, franceses, ingleses, alemanes, y uno de ningún lado, uno que coqueteaba con la soledad, con documento pero sin identidad, o con trozos y muescas de diversas identidades, de numerosas dentelladas y silbidos.

Nadé hacia donde la corriente me quería llevar. No solo me he desacostumbrado a andar por ahí sólo, con ello también perdí el hábito del riesgo , antes nadaba hasta la primera caída del calado, el primer veril, donde se vé de color azul más intenso, donde cada miedo acecha, el de la bestia dentada, el del viaje al fondo del mar como concreción  de la soledad más eterna. Nadé hasta por ahí nomas, cerca de la gente y regresé a la orilla, y luego volví a alejarme sólo un poquito. Deje una gorra, una camiseta, unas sandalias y la llave del coche envuelta y colocada entre unas piedras. En un instante en que estaba entretenido buscando algo bajo el agua, algo que diese sentido a la soledad, un reencuentro con la ilusión algo que le diese razón de ser, brillo, repentinamente levanté la cabeza y no me cupo la menor duda de que la marea estaba subiendo con prisa , entonces pensé que el agua podría haber llegado a la altura del pequeño bulto y que las llaves del coche podrían ser llevadas por el coletazo de una ola. Nadé como un poseso hasta la orilla , subí la piedra con pánico hasta que comprobé que mi ropa estaba todo lo enrollada que yo no lograba estar. Más tarde en el Hotel en que me encuentro ahora, en Cantabria, bajé al Spa. Un generoso espacio que va incluido en el precio de la habitación.

Me pregunté si estar solo sería como masturbarse al borde de las últimas brasas de carbón, o como salir a cazar piezas nuevas, redondas, rotundas, rozagantes, sedientas y solícitas.

Por suerte en el Spa había poca gente, porque en estado sobrio no aguanto a más de dos a la vez, todas eran personas acompañadas por otro o por varios, ya por amigos o parejas. Bueno, las parejas también podrían ser amigos. Especulé con que si yo me vería más interesante por el hecho de parecer más autónomo que ellos, más independiente e integral, la verdad fue distinta, me sentí desproporcionado,  no supe definir si disminuido o  sobredimensionado entre tanta gente en equilibrio,  en fin: me sentí sólo.
Después del Sauna bajé a cenar y cuando me senté con un plato lleno de exquisiteces cántabras, me vi llamando por teléfono a Pat para contarle lo que iba a comer, lo que estaba oliendo, lo que masticaba y baboseaba, la salsa, no sabia ni de que hablaba como cuando comemos juntos, alguna reflexión liviana por aquí, una pelotudez por allá, comentarios de la comida, solo que cuando compartimos mesa fugazmente miro a un costado, o pienso en algo evasivo para eludir por un instante ese perturbador testimonio tan presente que representa la compañía continuada. Sin embargo hoy no miré a ningún sitio mientras tuve el teléfono en mi mano, me había hartado, saturado, hastiado de mi condición de amo del tiempo, del pensamiento y de mi espacio existencial.
Cuando termine de comer, antes de se fuese del todo la claridad salí a dar un paseo en pantalones cortos, me interné en el campo y vi un árbol extraño,  como sacado del mundo del Principito de Saint-Exupéry, tenía aspecto de sabio, de estar realmente solitario y tenía algo de conformidad y autocomplacencia, el único árbol en aquel campo sembrado. Me dirigí hacia él y pasé diez minutos cantando un viejo canto que ejecutaba en las borracheras cuando ya eran intensas. Un canto a Babalú Ayé. Se lo dediqué para agradecerle por como han ido las cosas al final y al cabo. Transcurrió mucho más tiempo dentro de mi canto del que soy capaz de  explicar. Tiempo pluri direccional, desestructurado, anarquico y sin embargo siguiendo un patrón, un orden discursivo. Eso hizo que en mi reloj interno fuese mucho más que diez minutos y al cabo del canto me entrase un escalofrió cuando sentí que el pasado estaba presente, apropiandose de mi simpatía, encontrando en la soledad a un viejo espíritu que en absoluto ha sido relegado en estos años, sino que fue puesto en un altar, pero de ningún modo animado a recobrar vida. 
Terminé de cantarle a Babalú y regresé a la habitación, le había agradecido por todo lo que me ha dado ese viejo amigo, que fue llevado junto a los esclavos al Caribe  para cuidarles la salud, o por lo que quiera que termine siendo esta prestidigitación con toques de magia llamada vida. 
Mañana estaré de regreso con mi gente, mi asma, el sudor compartido y el escasísimo atractivo narrativo que tiene el abrigo de la costumbre, tejido con el sempiterno ovillo de la rutina pero también con la aguja de la confianza.

Y la soledad será como bañarse en cuatro tipos de agua, como el baobad del Principito, mi  árbol sabio y el viejo Babalú. 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto