" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 noviembre 2011 4 24 /11 /noviembre /2011 15:40

 

 

 

 

Nos desayunamos ahora de que los reyes, príncipes, y otros nobles aristócratas, tienen una estrecha relación con el dinero y la obtención de la máxima cantidad posible del mismo.

Y no precisamente por el poco eficaz método del trabajo y el sacrificio personal.

Ahora en la actualidad española estalla lo que pasa por ser un escándalo nacional. El Duque de Palma de Mallorca, marido  Cristina de Borbón, hija del Rey Juan Carlos, se ve envuelto en un escándalo a causa del manejo indebido del vil metal. El motivo es la aparición de unos ya inocultables papeles y evidencias de negocios fuera de la legalidad, que presentan irregularidades en todo su desarrollo.

No me cabe la menor duda de que hay que poner medios para que eso quede debidamente castigado, caiga quien caiga, porque ante todo le incumbe y mucho a la Corona, y fundamentalmente al monarca español, quien al margen de posiciones frente a esa anacrónica y poco útil institución, no se tiene ni de lejos merecido tal final de película, ya que está en la recta final de su vida. Y que deben ponerse los medios para que esto ni ocurra ni pueda ocurrir nuevamente.

La corona debe ser auditada, convendría por el propio bien de la institución que el dinero público destinado a la Casa Real , fuese controlado milimétricamente, y los integrantes de la familia real, no harían mal en demostrar cierta gratitud al pueblo que les permite seguir viviendo del erario público, expresandolo en la demsotración pública y púdica de una mayor austeridad.

Porque si en España, atendiendo a su Historia , alguien tiene que agradecer, es Juan Carlos a  permitir que su pueblo lo acepte. como rey.  Y no al revés.

Pero dicho esto, el peor momento para intentar desestabilizar una institución tremendamente útil, que en honor a la verdad, no sé si  habrá equilibrado todo el daño hecho en siglos, pero en los tiempos actuales de democracia ha significado nada menos, que ser el garante de la paz, del equilibrio entre las dos Españas , aquellas a las que algún distraído podría haber considerado agua pasada, pero que si bien no están enfrentadas como en otros tiempos, siguen constituidas de la misma materia indisoluble, e incapaz de mezclarse.

El papel de la Corona en estos años, y no sólo durante el intento de golpe de Estado, donde el rey jugó un rol importantísimo en la defensa de la legalidad democrática, sino a lo largo de todos estos años, ha sido feliz aportando cordura y una figura suprapartidista, y a pesar de la más que lógica tendencia a los principios de la derecha,  muchas veces una figura tan templada, que favorecía las tesis del progresismo español frente las más retrógradas de los conservadores.

A lo largo de estos años, aún cuando todos sabenmos que un monarca sólo puede ser conservador, lo cierto es que la monarquía logró enfadar en muchas más ocasiones a los partidos de derechas, que a los de izquierdas, al no condenar, o simpatizar abiertamente con medidas y leyes de aggiornamiento de la sociedad, más que de contenido ideológico.

La democracia española no es moderna, en tanto no existe la osmosis que permite el trasvase de votos de la derecha a la izquierda, y viceversa, porque aunque estos últimos, en las recientes elecciones,  hayan dejado de votar en masa al partido mayoritario de la progresía, y se hayan derivado hacia otras opciones, conviene recordar que siempre dentro del  mismo espectro. La intervencion del aparato digestivo, el corazón y la testosterona  en la politica española, es pues de mayor calado que el deseable.

No está de más que durante los períodos de mayorías absolutas, de polarización total del país a favor de un sentimiento, más que una ideología, exista esa figura neutral, que amalgama al final de la discusión e incluso de la pelea,  a ambas partes. Una mamma italiana. 

No en vano Juan Carlos nació en Roma. 

 Los negocios que hoy se relacionan al yerno del rey, tienen la apariencia de ser  lo suficiente repugnantes y delictivos como para permitir a la justicia actuar en consecuencia.

La duda que me asalta sin embargo, es solo soluble dentro de los límites domésticos, con rudimentos caseros. ¿ es que existió alguna vez la duda de que a los monarcas de todas la épocas y nacionalidades,  algo les gustase más que la acumulación ingente de bienes?. ¿ Alguna Casa Real del este planeta, logró consolidarse como reinado, con lo que ello implica, a través del trabajo?.

¿ Constituye esto alguna especie de novedad?.

Estando claro, que el acceso a una jefatura de Estado, con la única condición de la fecundación en la cópula, es un método anacrónico, y cuando menos, muy poco presentable como democrático; no obstante pienso:

¿ Quienes ganarían y quienes perderían , del resultante del daño de la imagen de los futuros jefes de Estado, Felipe y Letizia, a través de un escándalo de corrupción que no les corresponde, aqunue les toque de cerca, en lugar de darse a través de la disquisición, de un serio debate sobre la utilidad de dicha institución en el siglo XXI?.

La polémica de monarquía o república es un capítulo pendiente de la sociedad española, que aguarda a la mayoría de edad de la población en términos de convivencia. Saldarlo a través del calor de la rección que provocan hechos tan reprobables, no parece ser el mejor de los caminos.

Es curioso que mientras Simeón de Sajonia, a quien le correspondería ser Zar de Bulgaria por sucesión, para ostentar el poder , debió convertirse en primer Ministro de su país, como un ciudadano más, mientras que el común de las monarquías europeas, están en lo alto como reyes, pero no pueden intervenir en la política de Estado.  

Cabezas coronadas sin mando; frente a un rey con bastón y la calva al viento.

 En la coqueta y bulliciosa Cuba, Fidel habría abreviado mucho sus complejos trámites para atornillarse al sillón de mando hasta más allá del Juicio Final, si hubiese declarado al linaje caribeño de los Castro, como reyes de la Isla.

Aunque en tiempos de sumisión a Brezhnev, habría tenido que aclarar que Rey sí, pero de sangre Roja.

Tiempos en que Borbón no evitaba el vino. Ni los negocios limpios.

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
Comenta este artículo

Comentarios

al berto pensotti 11/25/2011 15:55

Poderoso Caballero es Don Dinero se dijo alguna vez durante el Siglo de Oro y todavia lo canta algun bardo como el gran Paco Ibañez, para recuerdo del mundo.

martinguevara 11/25/2011 17:38



Don Pensotti, quien me introdujo en la importancia de  alejo carpentier, y aún hoy no encuentro, excepto la Fiesta del chivo,algo de Borges Cortázar y Fuentes, nada que lo haya superado ni
de cerca.



Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto