" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 abril 2012 3 11 /04 /abril /2012 02:09

En Tordesillas, un hombre se acercó a la estatua de la reina de Castilla, Juana la Loca, como llevado por un ánima en medio de la noche,  sin fuerzas en los pies para llegar más allá del monumento, frente a los muros de casa del Tratado, y al lado del Castillo donde la habían alojado por más de cuarenta años, acusada por su familia de estar demente. El  hombre se quedó mirando fijamente los ojos de la estatua de bronce, liberando prejuicios, permitiendo que apareciese lo que debía aparecer, habló con ella, le dijo que sería su fiel servidor, que sería un caballero y que desde luego no permitiría las vejaciones y los abusos que sobre ella habían cometido su padre, hijos y apoderados. Se sentó luego en un banco de hierro al costado de la estatua, y le reveló que ya nada significaba algo para él, había perdido el trabajo, la casa, el matrimonio había hecho aguas. Luego se levantó nuevamente para despedirse de la estatua como corresponde a un caballero y tomar el camino del río, y ahí de pie frente a ella, con la luz de un farol detrás de la Reina, ella bajó la vista y le dirigió una mirada firme y  tierna a la vez, alzó una ceja y luego la luz de la farola le ilumino la cara, él pudo ver su rostro plagado de la más eterna de las corduras el estigma del dolor y la traición. El hombre  sintió un escozor por todo el cuerpo, un cimbronazo recorrerle la espina dorsal, y se dirigió como era su destino a contemplar el río Duero desde el majestuoso puente medieval de la ciudad, pero ya no con la  idea de tintes trágicos que llevaba en un principio.

 

Por las calles de Madrid, Barcelona o cualquier ciudad española más o menos importante se puede apreciar un sensible cambio en los usos y costumbres marcados por los años del híper consumo.  

Años que no se vieron precedidos de un relajado tiempo de reflexión sobre la desmedida proporción de crecimiento con relación a la productividad, sino que como respuesta a centurias en que la población común y corriente no conoció otra inversión de las pinches ganancias que se obtuvieron en los diferentes momentos históricos en que España ostentó poder en la colonias que el enriquecimiento indecoroso de la aristocracia y el clero. El español pobre  había sido muy miserable y nunca contó con más ahorros que un montón de dichos del refranero popular, hermosas canciones llenas de sabiduría y gracia y un inmenso hastío y hartazgo del clero y del señorío.

Y poco más.

Por primera vez en los últimos cuarenta años, la población pasó de tener un renta  per cápita de cuatro mil a veinte y ocho mil dólares cuando dejó la presidencia Felipe González.  Luego subió seis mil dólares más hasta situarse en los treinta y cuatro mil entre las dos legislaturas de J maría Aznar y la primera de José Luis Rodríguez Zapatero, punto máxime al que llegó la renta per cápita española.

Era una gran fiesta, a los acostumbrados feriados nacionales, se le agregaron puentes, festejos de cada  pueblo de cada comarca, de cada comunidad, parecía nunca comenzar la jornada laboral,  con la excepción de la construcción, la bolsa y los bancos donde se fraguaba el milagro español. Las familias contaban tres automóviles en sus garages ( y en sus hipotecas), ya no eran pocas las que contaban con dos viviendas o más,  El español de a pie comenzó a codearse en los sitios de descanso estival con turistas alemanes y británicos, siempre con un área especial para los ibéricos no por su menor poder adquisitivo, sino por sus predilecciones acústicas a la hora de la diversión. Se fraguaba el ideario romano, la lujuria y el hedonismo al poder, cada ciudadano cual romano se convirtió en un sibarita de la buena mesa y los mejores caldos. Es cierto que el repentino acceso a tanto poder adquisitivo no había dado lugar a limar asperezas y educar a la plebe brindandole acceso real a la cultura y enseñarles que incluso la adquisición de bienes artísticos constituye un negocio, quedando relegados  más bien al clásico inversor en ladrillo y colesterol.

Se llenaron las calles de tiendas de chinos, no demasiado apegados a las virtudes del charme, barrios enteros fueron apropiados por diferentes nacionalidades de inmigrantes, quedando un mosaico cosmopolita que poco se diferenciaba de las grandes urbes donde todo transcurre, donde el progreso  no está de visita vacacional sino que tiene dirección fijada. Había incluso, una sensación mucho más alegre en el gasto que   el clásico deme dos argentino de las épocas de las vacas gordas, porque el español común no tenía tradición de manejo de un capital superior al que permite ir al almacén cada día a por enseres de primera necesidad, de repente se vio desbordado y su carácter festivo lo condujo al despilfarro, no obstante no haberse percibido simpatía hacia el foráneo sí que hubo solidaridad, muchos ganaron dinero, los grandes capitales del mundo más avezados en hallar gangas y exprimirles el máximo, en primera instancia, pero también los más pobres, los menos preparados tenían acceso a un crédito con el que podían hacer realidad un sueño oneroso, aunque de espíritu carente de grandes exigencias al mundo onírico. El que más y el que menos participó de ese baile vistoso con música estridente, con disfraces de brillos que refulgían. Nos lucramos.

Hoy , a un soplo en términos cronológicos, el panorama ha cambiado sensiblemente,  se han quedado en España solo los chinos que poseen grandes cadenas de tiendas o restaurantes, su actitud ahora es altiva, la sonrisa inicial de cara al púbico ha dejado paso a una mueca hosca, que viene a significar , si le gusta tómelo o si no déjelo. Ya no se ven rumanos por las calles, desde luego ya no hay casi polacos , búlgaros, eslovenos, eslovacos, que aunque en todos esos países los vectores indicadores del nivel de vida tarden en alcanzar los niveles que aún se pueden dar en España, sin embargo los que indican el crecimiento, el optimismo y las expectativas son infinitamente mayores.

Los rusos siguen viniendo a tropel pero ahora a comprar propiedades y productos de alto standing.

Para colmo la política se ha convertido en un nicho de personas sospechosas de todo menos de saber conducir los destinos de la Nación, de trabajar concienzudamente a favor del votante. El último presidente del país da la sensación de no existir,  por dos razones, una porque deja todo en manos de sus asesores que no tienen mucha idea tampoco de cómo desenvolverse para anunciar una tras otra, noticias pésimas para la población.  La segunda es porque cada decisión  parece venir precedida de un vacío total de ideas, de la academia del voluntarismo y la improvisación. El país está minado de vectores que lo identifican con naciones del mal llamado Tercer Mundo, ya que aquel concluyó una vez que naufragó el Segundo mundo; hay policías excediéndose en su celo contra estudiantes, muchos presos comunes por delitos menores , muchos exonerados por grandes delitos económicos, impunidad estructural para la corrupción, jueces depuestos e sus cargos por perseguir el fraude. A la espera de los recortes en dos pilares de la España social a saber: educación y salud.

La semana pasada se suicidó un ex preso disidente cubano de los que había sido liberado por una gestión del gobierno anterior, por negarse a atravesar la humillación de la indigencia y la mendicidad y es tal el abandono en el que se encuentra actualmente ese colectivo, luego de las promesas del actual ejecutivo de profundizar en su atención, que están desesperados. 

La última ley perdonando el noventa por ciento a los evasores de ingentes cantidades de dinero en impuestos, es mal percibida por la población, que sufre de condiciones leoninas para los contrayentes de  hipotecas que no pueden sufragar, con desalojo y permanencia de la deuda de por vida, caso en que se encuentran unas trescientas mil familias. Hasta Sarkozy , que no pasa por sospechoso de ser socialista, graba a los ricos sin que le tiemble el pulso en una Francia alejada de la Égalité.

No contentos con este estado de las cosas, la coqueta Barcelona y la atildada villa de Madrid se disputan públicamente sin pruritos la instalación de una ciudad émulo de Las vegas, concediendo la liquidación de todo ordenamiento legal al millonario que así lo exige para traer su panacea de ludopatía. Superando la imaginación de Berlanga  en la película Bienvenido Mister Marshall de un pueblito como el imaginario Villar del Río, para cristalizarse en la pelea pública e impúdica entre dos ciudades, las más desarrolladas del país.

La única buena notica es la reflexión acerca  de este gran fiasco de la patria rica, del café para todos, y de los Audis en la puerta, la gente ha abandonado el cinismo y la abulia  que los caracterizaba y empiezan a sentir que por sus venas corre sangre europea, que significa algo más que estar situado a un lado u otro del estrecho, del Mediterráneo, de los Pirineos o de los Urales. Constituir un ser cultivado y cívico.  

Siempre quedará la duda de si la lágrima de Juana la Loca, era por lo perdido o por lo encontrado en esta España, la misma de su hijo Carlos quien la condenó a morir cautiva y cuerda. Pero el hombre en lugar de entregarse al Duero, decidió vivir y luchar como un caballero, por todos los usurpados, desde la madre del Emperador , hasta el hijo del enigmático Inspector de hacienda.

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto