" />
Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
4 mayo 2016 3 04 /05 /mayo /2016 19:10

Mao, Lenin, Trotsky, Kin Il Sun, Ho Chi Min, Tito, incluso Stalin tuvieron el decoro de morir criminales de masa como eran, pero al menos con sus principios, coherentes con su locura mesiánica barnizada de lucha por los proletarios.

Estos sátrapas de Raúl y Fidel Castro, les da igual todo con la condición de que el mundo les deje seguir disfrutando de las ventajas de su Monarquía absolutista.

Al desfile del tres de mayo de Chanel en el Paseo del Prado de La Habana, acudió una hija del Monarca cubano, un hijo y un nieto del Emperador y semi dios devorador “Guarapo”.

 Al pueblo de a pie, que en la vida podría soñar con hacerse con el más barato de los perfumes de la marca francesa, lo mantuvieron a raya a trescientos metros con un fuerte cordón policial.

Aun para mi, que siempre los he percibido como unos descarados simuladores, que jamás fueron comunistas ni nada que tuviese que ver con ideas altruistas o utopías, incluso yo que sé muy bien que lo que a ellos los ha movilizado toda la vida ha sido exclusivamente el poder absoluto, no imaginaba que fuesen tan sinvergüenzas, tan descarados, que llegasen a mostrarse tan desnudos de pudor.

Es intolerable, los mismos que se pasaron la vida reprimiendo ahora festejan un evento que representa todo lo que fue prohibido a cal y canto.

El elitismo, la apología a la diferencia de clases, el alto standing, el consumismo, el derecho a la acumulación de riquezas, la libertad de estilo, el buen gusto capitalista, el excelente gusto burgués, la importancia de poseer más que nuestro semejante, difícilmente encuentren símbolo que los represente mejor que la marca Chanel y su desfile anual.

No me jodan coño!!!

Este desfile de la elite de alta costura en el corazón de La Habana, para disfrute de los “pinchos”, sus familiares,  empresarios, y mundo del jet set, justo en el momento que más vicisitudes está pasando la población, parece una crueldad innecesaria, una burla, una ostentación de poder, sobre todo a tan escasos días de la declaración categórica de nuevo hermetismo y cierre, frente a las ilusiones que se habían despertado en el pueblo de cambios políticos, de progreso económico, de participación como sociedad civil en las decisiones del destino de Cuba, que como jarro de agua fría cayeron sobre la población en la clausura del Congreso del Partido.

Porque tengamos clarísimo que tras estas incursiones del capital medio en Cuba como globos sonda, entrarán los más grandes tiburones y entonces sí, que una vez cerrados los pactos no escritos con las grandes potencias occidentales de no agresión e incluso colaboración mutua, entonces sí que será una caminata tremendamente solitaria y sacrificada de los opositores, los objetores de conciencia, los presos, los inconformes, los desafectos a la Monarquía de los Castromasov, por el desértico páramo de toda solidaridad internacional.

Paradójicamente la gente está empezando a rebelarse, justo en el momento en que el mundo apoya más a la dinastía a merced de las cesiones hechas a la gran patronal universal, en el momento en que las democracias occidentales, harán más la vista gorda con las violaciones a los derechos humanos en Cuba. 

Se corre el riesgo de que pase como ocurrió en Rusia o China , que al entrar la Coca Cola o el Chase Manhattan, como parece lógico, el gran capital dejó de interesarse por los derechos de los opositores.

Ahora, en el momento en que los abusos contra quienes piensan diferente dejen de ser notica para las corporaciones de la información, es cuando más activo hay que permanecer en la denuncia.


 


Martín Guevara

 

 

Desfile Chanel, la aristocracia Castromasov en primera fila, y el pueblo a trescientos metros.
Desfile Chanel, la aristocracia Castromasov en primera fila, y el pueblo a trescientos metros.

Desfile Chanel, la aristocracia Castromasov en primera fila, y el pueblo a trescientos metros.

Repost 0
Published by martinguevara
3 mayo 2016 2 03 /05 /mayo /2016 13:35

Tras amar, correr, morir y resusitar, me encuentrode súbito, en la antesala de una revelación, de pie, cerca del rincón pisando la esquina de la alfombra y bajo la luz de un Vermeer, estoy subido en lo alto de un faro en puntas de pie.
En un intersticio entre el caos y el arrullo del vaivén.

Nada parecido a lo que entendía por felicidad; por la ausencia de promesas, gracias a la brisa gélida de su aliento anunciando la llegada, la constelación a que pertenezco hasta ahora regida por la desesperación, por la zarpa abierta como garra para llevar una bocanada de aire al alma, que no obstante en las inmediaciones de su aroma, detenido en el perímetro de sus encantos, intuyendo su acogida, me tornea y me apacigua. La cama sin tender y la amenaza se pierde tras la esquina.

Los rudimentos que me prometieron luz, descansan en el fondo de la trituradora de pasado.

Hace un rato fui a comer pizzas uruguayas, de provolone y de muzarella, como suficiente festejo de cumpleaños. De camino a casa paré en una tienda de productos argentinos, me homenajeé con un par de caprichos más del cono sur, dos dulzuras, un frasco de dulce de leche y una bananita Dolca.

Y entre chispas y troncos trazas de amor y paz.

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
30 abril 2016 6 30 /04 /abril /2016 10:17

A propósito de la noticia acerca de que un nieto de Fidel Castro va a desfilar como modelo para Chanel próximamente en La Habana, y las criticas y chanzas que surgieron a partir de este no poco llamativo hecho, que no lo sería si su abuelo no hubiese estigmatizado y reprimido tanto y durante tanto tiempo las manifestaciones de esa índole, las bromas del cubano siempre dispuesto a una buena risa, de que el modelo debería ser nieto de Raúl por las inclinaciones que los mentideros habaneros populares le atribuyen al geronte hermanísimo, me gustaría apuntar una observación, que nada tiene que ver con el citado muchacho a quien ojalá la vida lo trate de maravillas, sino sobre el resultado o el producto de las conductas altamente machistas inducidas en los individuos por los convencionalismos sociales.

El exceso de machismo como temor declarado a las propias feromonas y al hecho perturbador de la pulsión homosexual, hace que en Cuba y en muchos ámbitos donde es muy acusado el patrón de la virilidad, de potencia varonil, y por ende perseguida, más la pose, que el hecho homosexual en sí (importante recalcar que en dichas sociedades es donde más tienen lugar relaciones homosexuales furtivas), se represente, se incorpore una actitud histriónica híper machista, súper varonil , para evitar cualquier género de dudas, y más que eso: cualquier tipo de "avistamiento" de características no adecuadas, de "descubrimiento" de "aparición imprevista de rasgos y vetas indiscretas" que fuesen a revelar indecibles imágenes, tortuosos sueños, que en la vida son totalmente naturales, pero que los convencionalismos sociales han estigmatizado, como muchos otros actos reflejos naturales reprimidos y apisonados por la maquinaria de los prejuicios consagrados, compartidos y fuertemente establecidos. 
El exceso de machismo en el habla de un niño, que en presencia del padre y sus amiguetes manifiesta que quiere "copular" con todas las niñas de su aula, para regocijo y orgullo del progenitor presente, termina por generar un hastío acumulado de todo ese exceso y un deseo cada vez mayor, una pulsión, por, a la vez que se evita, conocer, explorar, experimentar el área prohibida, que se manifiesta emergente en los sueños y en los deseos no controlados fuera de los límites de la atenta vigilia.
De ahí la idea de que el sometimiento sexual del contrincante al representar la mayor vejación, sea una muestra de supremacía varonil, sin tener en cuenta que en la condición homosexual de dicho acto, es tan partícipe el "verdugo" como la víctima sometida. 
De ahí los deportes ingleses de equipos, concebidos en ejércitos, en escuelas de varones, cuyo objetivo casi siempre es colar un gol a un equipo que cuenta para evitarlo, con un solitario gladiador que defiende el agujero. El placer del gol clavado y la humillación del gol recibido.
En el lenguaje permanente del machismo aparece el acto de someter y sodomizar en forma figurada, como una virtud, como un "triunfo" no como algo aberrante, quien lo logra se hace acreedor del respeto y la admiración de sus iguales, se trata de ser quien hace el "gol" y quien evita que te lo metan. Todo ello en un ámbito altamente misógino, donde la mujer no tiene más participación que la cuota femenina del propio hombre.
De hecho casi es prescindible el sujeto sometido si pertenece al mismo sexo, todo se podría resolver en casa. El sodomita se somete a sí mismo, y lo único que precisa para continuar reforzando la sensación de virilidad es que el telón caiga tras el acto del rugido victorioso. Ello mantiene a buen recaudo y entre bambalinas a la traviesa inquilina juguetona, que sólo reclama para sí el premio del gozo.
Basta con remitirse al acto de la masturbación, donde un individuo se convierte en dos, el que recibe el placer de una mano muy amiga, y el que lo otorga, ambos aparentemente del mismo género, pero en la realidad que anida en toda ficción, de géneros complementarios.
Y en todo ese ejercicio tan plagado de hitos así de reconfortantes como perturbadores, terminan por no relacionar al sodomita con la homosexualidad, sino como una forma superior, con una elevación del grado de macho, del nivel de hombría. Y por ende termina viviendo una sexualidad sufrida, cercenada, culposa y sórdida.
Pues Fidel, como gran parte de toda esa desviación de la especie en que se terminaron convirtiendo aquellos "rebeldes del '59" , tenían y fueron desarrollando y perfeccionando esa característica en su lenguaje coloquial, sumando además a la charretera masculina, virtudes propias de un revolucionario prolongación de las fálicas, como el valor en la lucha, la cantidad de enemigos vencidos, la resistencia del dolor, aunque no de manera tan evidente como un hooligan o un presidiario, pero del mismo corte y estilo.

Y a la larga esos súper machos revolucionarios se fueron moldeando, inventando, temiendo un límite oscuro y recurrente, una frontera aterradora y omnipresente.

Guarapo, como buen sodomita potencial, tiembla de terror ante el deseo de ser él, su propio sujeto sometido.

 

 

La destrucción de Sodoma y Gomorra- John Martin

La destrucción de Sodoma y Gomorra- John Martin

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
28 abril 2016 4 28 /04 /abril /2016 23:28

Respecto del tan cacareado Bloqueo económico, o cerco, o Embargo, y también con referencia a su extensión, la ley Helms Burton. Más allá de considerar la enorme conveniencia que de este veto se desprendía para las esferas del poder en Cuba, su valor impagable como pretexto para el victimismo, además del ardid que permitía simular una permanente amenaza para el sector armamentístico, tanto norteamericano como soviético y por extensión cubano, conviene hacer un poco de Historia, y constatar que aún con los trazos más gruesos se desnuda una verdad que sólo la puede ocultar el deseo de ser engañado.

Tras quitarse de encima a golpe de prisión, de paredón y de exilio, al grueso de militantes anti dictatoriales que lucharon por la democracia. La razón que más esgrimieron los dirigentes por la que se hizo la Revolución "involucionaria", era según ellos para liberarse de todo cabo y atadura con el mayor imperio. Con Estados Unidos que mantenía sojuzgada a la nación y la economía cubana. 
Decían que era para liberarse del yugo que suponía el comercio con el área capitalista.

Decían que era para liberarse de las cadenas del mercado capitalista y por ende del dólar.

Tras liberarse los papeles de Praga, se tuvo constancia documental de lo que era un secreto a voces. Ernesto Guevara, había partido de Cuba enormemente contrariado con la URSS, entre otras razones por las consecuencias "contra revolucionarias" de lo que la era jruscheviana dio a conocer como la "coexistencia pacífica". La cual sugería poderosamente a ambas potencias no intervenir en los países que ya estuviesen dentro de la órbita o influencia de su contrincante. Y por la misma razón, había sido muy critico con Moscú por su falta de solidaridad con los pueblos que precisaban del internacionalismo proletario, al comerciar con el área capitalista.

Es frecuente que en los casi sesenta años de gobierno único que ha padecido Cuba, se hayan ido contando diversas, y a veces hasta antagónicas versiones de lo que ha sido la política de la "Involución". Como si siempre hubiese tenido el mismo carácter, o como si hubiese mantenido a lo largo de su duración la más mínima coherencia.

 Que quede claro que durante la primera parte de la década de los sesenta, no existía el reclamo ni la queja, sobre el ya supuesto y más que esperado bloqueo como represalia elemental.

Es más, existía el ánimo de algunos dirigentes autoritarios pero utópicos, de construir una sociedad, no sólo al margen del dólar y del mercado capitalista, sino en contra de este. Cosa que sospecho que nunca le importó más a los hermanos "Castromasov", que al mecenas soviético.

Una vez que ese "discurso", esa "cháchara", empezó a mostrarse disfuncional, errática, poco convincente, se apeló entonces al victimismo, al argumento de la crueldad de los norteamericanos. Que a una sociedad que se planteaba prescindir del capitalismo, la dejaban sin comercio con el tan ansiado mercado capitalista, sobre finales de los sesenta y principios de los setenta.

 Cuando Guevara ya no era una molestia, y quienes podían pensar como él y como muchos otros que pasaron a retiro forzoso, ya tenían sobrados ejemplos para saber que si querían conservar el "pompis", más les valía saber hacer mutis.

 

 

 

 

Repost 0
Published by martinguevara
23 abril 2016 6 23 /04 /abril /2016 23:12
Repost 0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
22 abril 2016 5 22 /04 /abril /2016 00:24

Hace mucho tiempo que en Cuba no se pueden rememorar ni pautar los recuerdos, las épocas o las modas por los períodos presidenciales o los partidos en el poder, como en cualquier otro país donde es frecuente usar de referente una etapa presidencial para referirse a un período de años, "desde el tiempo de Alfonsín" o "cuando se fue Clinton". Sólo unos cuantos octogenarios hablando entre ellos podrían hacer uso de esos hitos cronológicos.

En su lugar, la épocas en Cuba se pueden medir por la iconografía revolucionaria en los altares del poder. Y en cada congreso del PCC se presenta un nuevo debate, ¿qué imágenes deben presidir el escenario? En cada época se fueron colocando acorde a una mezcla de intenciones, de fe entre militante y religiosa y por supuesto de mucha conveniencia.

Desde sus inicios saliendo de los pañales Fidel Castro fue un maestro de la manipulación y de las maniobras en los pasillos palaciegos donde cada capa resguarda una atenta daga. 

Así pasó de profundo creyente católico, al partido Ortodoxo, participó de una comisión universitaria de apoyo a Juan Domingo Perón desde Cuba y luego del ataque al Cuartel Moncada, al recibir duras criticas de parte del Partido Socialista Popular que respondía los lineamientos de la URSS, lo acusaba de aventurero golpista,  volcó más simpatía aún por el peronismo y su arista antiimperialista norteamericana y soviética.

Creó el movimiento 26 de Julio que no se casaba con ninguna ideología, pero en especial Fidel declaraba allí donde podía, que él era expresamente un revolucionario "no comunista", denunciaba que el comunismo se plasmaba a través de dictaduras, y que él luchaba para re instaurar la democracia.

 Luego cuando Moscú le prometió el oro y el moro, Fidel pasó a ser un convencido marxista leninista, que desde su infancia no hacía otra cosa que leer a Lenin. Cuando la URSS se diluyó, pasó a ser más martiano que marxista, más latinoamericanista que internacionalista proletario, por ende más bolivariano que leninista.

Claro, estaba el petróleo de Venezuela en el bolsillo de Hugo Chávez.

Luego pasó a ser respetuoso de los jesuitas otra vez, más tarde Raúl tomó la presidencia bajo la escudriñadora mirada de su hermano gravemente enfermo pero no distraído en absoluto, y éste a sabiendas de su escaso magnetismo y poder de seducción, fue mostrando un necesario pragmatismo que se manifestaba en una creciente simpatía por el área capitalista, y todo ello concluyó en la representación de un clímax histórico, tras un romance entre besos y caricias ora con USA ora con Francia, con la visita del presidente Barack Obama en el pasado 19-22 de marzo a La Habana.

En un principio hasta Raúl parecía gratamente sorprendido por el derroche de encanto del mandatario del norte, su aporte de esperanzas al pueblo cubano de algo genuinamente nuevo, y un discurso preciso, respetuoso de la soberanía cubana, de los valores cubanos, y quizás severo pero con la ternura de la amistad que entre ellos habían ido tejiendo desde el funeral de Mandela, respecto de las libertades individuales, de mercado y de asociación y participación ciudadana en la política doméstica cubana.

Pero un ciclón atravesó Cuba una semana más tarde, Fidel salió de su letargo con una reflexión titulada: “El hermano Obama”, para condenar todo ese encanto, esa simpatía, ese savoir faire de alguien que ya jamás podría volver a ser él.

Hasta aquí el proceso de endulcoramiento de las figuras referentes de la Revolución, que pasaron de ser en un principio, Mella y Villena, a ser de un lado Marx, Engels y Lenin, y del otro lado Mella, Camilo Cienfuegos y Che Guevara, durante años estos revolucionarios de diferentes procedencia geográfica, sustrato social y época, vigilaban atentos el más mínimo desvío ideológico en congresos, seminarios, reuniones, mítines. En el 4ª Congreso de 1991, que ya se había producido la escisión del campo socialista, el altar pasó a estar presidido sólo por Marx y Martí, luego se fueron alternando con Martí, Maceo y Máximo Gómez, de la Guerra de Independencia, cuando interesaba acercarse más a Latinoamérica. Ya en el 5ª Congreso en el 1997, regresaron junto a Marx y Martí, Lenin, Mella y Che. En el 6ª Congreso en 2011, el panel rezaba 50 Aniversario de Playa Girón. Últimamente habían desaparecido las figuras del comunismo internacional, incluso las del comunismo doméstico como Mella y Villena, y muy probablemente preparando el país para los tiempos que se andaban procurando por todas las vías, se habrían usado para el VII Congreso del PCC, próceres más cercanos a los EEUU, pero el alerta que provocó la simpatía profunda que despertó Obama en la población, los llevó a enrocarse en un ejercicio de retroceso y hermetismo oscurantista, para el cual difícilmente Cuba y el mundo vuelvan a estar preparados.

La escenificación de este retorno cíclico a un tiempo perenne, se hizo colocando en el altar de las imágenes santorales, con una prisa reflejada en la chapucera presentación, a Carlos Baliño fundador junto a Martí de los mambises de la guerra de independencia y treinta años más tarde del PSP ( el Partido Comunista), junto a Julio Antonio Mella que es el segundo que sale en el cartel, y con un tamaño desproporcionado, en colores, escorado hacia un lado, a un Fidel Castro cuando aún podía articular un discurso y esbozar una forzada sonrisa.

 

Ante el tsunami de la simpatía "Obamense" y la abulia a que invita la insipidez "Rauliana", decidieron sacar del sarcófago a la momia "Guarapo" no sólo en imágenes, sino de cuerpo presente en el cierre del Congreso en primera fila.

 

A la conclusión del congreso, dejaron claro  que han decidido tomar una actitud profundamente reaccionaria, boqueando por cinco años más cualquier cambio en el sentido que se venía insinuando, con ataques retóricos  "de cara a la galería" hacia el prematuro y veloz acercamiento a la presidencia de los EEUU, en la persona de Obama y recuperando el lenguaje de trincheras ante la sorpresiva simpatía del pueblo cubano por el presidente norteamericano.

Por supuesto, mientras por lo bajo continúan firmando todo tipo de contratos con poderosas empresas norteamericanas de capital ciertamente no comunistas.

Más allá de si esto representa uno de los últimos pataleos de un grupo de dinosaurios en sus estertores, o si tendrán la capacidad de imponer nuevamente un largo período de hermetismo y de manejo del país al antojo de sus ocurrencias y de espaldas a las vicisitudes y relegadas aspiraciones del pueblo cubano. La interrogante que prevalece es:

¿Hay derecho?

 

 

 

 

 

 

VII Congreso Jurásico

VII Congreso Jurásico

Repost 0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
8 abril 2016 5 08 /04 /abril /2016 12:24

Hacía años que no iba al ballet.

Me invitó una amiga de mi amigo Slava, al teatro que está al lado del Bolshoi, uno de menor entidad pero igualmente bello. Me tocó primera fila centrado.

Con ir al ballet me pasa como con las películas intimistas de largas conversaciones, que en un principio nada me llama a entrar a una sala y pagar para "tragarme" semejante bodoque en vez de entrar al contiguo a ver una de Scorsese o de Michael Mann o distraerme unos metros más allá, hasta la entrada de la hamburguesería; pero una vez comenzada la película o la función me traslado a un estado de placer sublime.

La compañía era de prestigio, la obra era Cinderella, la ejecución inmejorable.

Pasado un buen rato, generalmente en el segundo acto, en la ópera, en el ballet o en el teatro, independientemente de la calidad de la obra, comienzo a mirar las expresiones de los que me rodean, o de algún actor, cantante o bailarina, a mirar el techo, a pensar en situaciones absurdas. De pequeño me atendieron porque me dispersaba en medio de cualquier tarea, y aunque la sicóloga logró importantes avances conductistas, nunca abandoné del todo aquella costumbre.

Mientras miraba como los bailarines levantaban a las bailarinas y como giraban y mientras les veía mover las piernas hacia un lado y hacia otros, haciendo girar los tutús, con esas figuras bellas, esas caderas sobre esas cinturas, no se me fue de la cabeza la interrogante de ¿que suele pasar cuando en medio del baile tienen ganas de dejar caer una airada ventosidad ( en las groserías no es el terreno donde mejor manejo las metáforas), pensé ¿y si lo deja caer y justo viene la parte en que el bailarín la toma para dar cuatro giros y le queda precisamente la nariz a media altura de la chica? ¿o si les toca un beso? ¿o si en el entusiasmo de la reconfortante liberación comete, por supuesto sin desearlo, un lamentable exceso aromático y sonoro?

En la ópera siempre cabe el recurso de alejarse un poco en medio del aria, de subir un semitono en el momento de la eclosión, en el teatro aunque más complejo por los continuados silencios, sin embargo las distancias trabajan en favor del osado hereje,

Pero señores, como en ningún otro arte, en el ballet se impone ese ajetreado trasiego detrás de bambalinas, del camerino al toilette, o del retrete al rincón, el terror a la segunda campanada.

Cindirella.

Cindirella.

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
11 marzo 2016 5 11 /03 /marzo /2016 11:15

Rip this joint

 

El rock en Cuba estuvo proscrito, como lo estuvieron incluso ciertos cantantes de la música romántica, como Julio Iglesias, Roberto Carlos o José Feliciano. Cuando digo que durante mucho tiempo estuvo prohibido, no me refiero a la venta, sino a pasarla por la radio, en una fiesta o simplemente escucharla en la casa.

Los amantes del rock, además de reunirse para lucir sus atributos contestatarios, lo hacían más que nada por la convicción de que aquella música tenía un poder que oscilaba entre la sanación y el cambio de luz, escuchaban algún long play que había llegado de afuera, el olor a carátula, las fotos, los créditos, todo de afuera menos aquella fantasía casi materializada en las logias rockeras.

Grand Funk Railroad, Led Zeppelin, Deep Purple, Kiss, The Faces, Frank Zappa, Jimi Hendrix y siempre, los Rolling Stones.

En ellos se mezclaba la pasión por la música que hizo mover las caderas a los ingleses, el respeto a los precursores del blues, con un torrencial de irreverencia terrenal, sin embargo, posible en la vía pública, glamoroso, vital, beodo y sexy. ¿Qué mejor estandarte podía querer un joven inconforme y desafecto al sistema?

 Sumergido en efluvios etílicos en alguna barra de bar, uno es Keith Richards, y las veces que tocado por la gracia del buen duende, uno es merodeado por la curiosidad de las chicas, entonces es Mick Jagger. 

Esas dos  palabras unidas, Mick Jagger, forman parte de casi todas las lenguas del mundo, pero más aún que del idioma, forman parte de una sensación, del deseo, de la vaga imagen de un modo de ser. Porque el Mick cotidiano es admirador de Borges, como "Keef" es poseedor de una magnífica biblioteca.

Cuba fue uno de los primeros países de afuera de los Estados Unidos donde se bailó rock’n’roll, antes de 1959 había músicos de rock emulando a sus pares del norte. La Habana recibía estrellas de la escena norteamericana. Y un buen día, junto a la promesa del “Hombre nuevo”, borraron de la faz de isla al hombre frívolo, desterraron la liviandad, condenaron el entretenimiento volátil, ahogaron al joven díscolo, y se perdió la desobediencia.

El tema grabado por la EGREM que más punteos y riffs de guitarras eléctricas exhibió, "Cuba va", del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, no obstante parecer rock, para ver la luz debió rezar en su letra algo tan poco hippie como: "Por amor se está hasta matando, para por amor seguir trabajando".

El propio Comandante Guarapo, en varios discursos acusó de afeminados, desafectos del sistema, vagos y burgueses a los jóvenes pepillos, que sólo buscaban pasar un buen rato escuchando música o haciendo el amor en una plaza, en el malecón, en la Rampa, o frente al Hotel Capri, como muy enfadado en uno de sus discursos, acusó a dichos jóvenes de ofrecer shows elvisprelianos y feminoides, que la Revolución no podía permitir.

Muchos de ellos pasaron momentos terribles. Otros desistieron de sus modas ante el acoso de los años y de los sempiternos agentes de la moral revolucionaria. En cualquier cuadra, en la reunión del CDR se trataba a quien escuchaba música rock del imperialismo como un elemento antisocial, como un lumpen.

En cualquier escuela, cada seis meses tenía lugar la Asamblea de Moral Comunista, y se levantaba cualquier compañero de clases sin mayor rubor, para  acusar delante del tribunal del aula, al hedonista que disfrutase de aquellos punteos subversivos, de esos baquetazos desenfrenados, a los que se dejasen el pelo por encima de la oreja, usasen el pantalón de uniforme demasiado ajustado, la camisa demasiado ancha, el cinturón subversivamente a la cadera.

Y entonces le manchaban el expediente escolar acumulativo o laboral, con una etiqueta muy reconocible: “Diversionismo Ideológico”, que lo acompañaría entre otras probables manchas, por el resto de sus carreras evitando los railes de la conducta adecuada.

Incluso a los Beatles se los acusó de lumpen que pervertían a la juventud, hasta que la URSS fue desmoronándose y Guarapo en un intento por acercarse a los cultores de los blue jeans gastados, lo más que se aproximó fue a una estatua de Lennon, que él permitió instalar en un parque del barrio de El Vedado .

Pero el copyright de esta intolerancia no lo ostentaban Cuba y sus monarcas, sino que toda la izquierda gobernante en los países del Segundo Mundo, y la que intentaba arribar al poder en América latina, eran tan represores como lo más retrógrado de la derecha, con aquella pose naif, que a priori resaltaba por estética y que hoy desde la distancia se le reconoce el perfil ético.

Campos de concentración de la UMAP, furgones para cargar pepillos, peludos, gansos, hippies, cortarles el pelo, internarlos en centros de trabajo que enseñarían la hombría a base de esfuerzo, prohibiciones de géneros musicales, censura a los Almas Vertiginosas, a Dada, los Barba, Maggie Carlés, tras evaluaciones del ministerio de Cultura no superadas. 

Y mientras, los Rolling Stones seguían tocando con los tiempos, pasaron del blues al rock, pasarona la psicodelia, al funky, al disco con Miss You o Undercover, tocaron el Reggae, la balada, flirtearon con el punk, vieron caer Berlín, Praga, Moscú y allí hicieron sonar el aire, para cambiar el sello de “prohibido” al de “abierto”.

Como si se tratasen de aves míticas, sus majestades Satánicas tocarán en La Habana tras la visita de un "hermano presidente estadounidense", el mundo ha cedido a los cambios de época, pero Cuba, zigzagueando el brillo de esos barnices, sigue gobernada tras más de medio siglo por los Torquemada del desenfado apolítico.

En 1968 un inglés flaco, glamoroso e irreverente, se plantó delante de la Embajada de EEUU en Londres en una manifestación contra la guerra. Algunos dijeron que por una vez Jagger y Richards se envolvían en política. Hoy pondrán el escenario sobre el último reducto de la Guerra fría. 

Espero que ese gran concierto sea una fiesta de todos los inquietos, divertidos y díscolos, los de ayer que queden en la isla, los de hoy y los de mañana, que no pase como con el tristemente famoso concierto  de Billy Joel, Kris Kristofferson, Rita Collidge y otros en el Karl Marx, en 1979, bajo secretismo para el común de la población, donde  asistieron en su mayoría militantes de vanguardia de las organizaciones de masas, invitados de confianza, y una nutrida pléyade de obsecuentes.

Ojalá sea una fiesta donde se diviertan los cubanos, los Stones, y los visitantes. Y aquellos delatores, abusadores, genízaros, que desde luego asistirán cumpliendo órdenes y dando los pocos coletazos que le van quedando ya, tengan la poca vergüenza de mantenerse fuera, de ponerse tapones en los oídos, de no mirar la pantalla gigante, de no sentirse saludados ni aludidos, sepan que ese concierto es para la gente de buena vibra, es para cambiar el "prohibido" por el "abierto".

Durante décadas, ingente cantidad de jugadores perdieron sus apuestas a favor de: “a Fidel le queda una afeitada” y de: “este será el último concierto de los Rolling Stones”.

Dos dinosaurios duros de pelar. 

Señores, se abre la Gran apuesta ¿Cuál de ellos seguirá ganando la partida de la eternidad?

Guarapo indignado con los "Pepillos feminoides elvisprelianos"

Mick Jagger en La Habana
Mick Jagger en La Habana

Mick Jagger en La Habana

Repost 0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
20 febrero 2016 6 20 /02 /febrero /2016 20:00

Ayer estuve conversando durante horas con un amigo íntimo de La Habana que pasó por casa y al que no veíahacía más de diez años.

Mi amigo había sido un irredento anti sistema, tenía un problema con las autoridades casi cada día. Así como yo sentía una gran antipatía por el gobierno y el poder, pero no por el sistema comunista sino por el poder en sí mismo. Ello nos llevaba a profesar la misma simpatía por Fidel y sus genízaros que la que ellos sentían por nosotros a quienes llamaban: lumpen, rockeros, borrachos, inútiles, poco revolucionarios, antisociales.

En síntesis, mi amigo se estaba volviendo loco en la isla porque tenía deseos de viajar, de leer lo que le daba la gana, de manifestarse, de disfrutar de la vida, y en la medida que iba creciendo iba tomándole una mayor animadversión al sistema, a la policía, al partido, a las infinitas organizaciones de masas, y ya al final a todo aquel que tuviese una guayabera y dos plumas en el bolsillo.

Como yo.

Hizo lo que pudo por irse de Cuba, teniendo en cuenta que en aquellos años intentarlo ya era un delito penado con cárcel, sin embargo él ni disimulaba, les decía a todo el que quisiese oír, que ya no aguantaba aquél país y aquella represión, los amigos empezaron a dejarlo sólo porque se despachaba en contra del gobierno sin tomar recaudos en cualquier sitio y a cualquier hora. En esos años sólo por manchar el nombre del Comandante se podía ir preso muchos años.

Lo único que quería era irse de Cuba, se convirtió en internacionalista proletario juntándose con muchachas de medio mundo para casarse y que lo sacasen de allí, después de que a mi me botaron, supe que participó en varios armados de botes domésticos para cruzar el estrecho, pero me confesó que no vio clara esa salida. Hasta que en 1997 pudo poner pies en polvorosa mediante un procedimiento legal, y de a poco fue calmando sus deseos de libertad de opinión, de acción, de movimiento, llevando ya casi veinte años disfrutando su materialización.

Para mi sorpresa en la conversación de ayer, mi amigo defendía una y otra vez a Raúl, a la Revolución, no directamente a Guarapo, aunque sí de manera velada porque estaba hablando conmigo, y a la vez atacaba todo el sistema capitalista e incluso al sistema democrático, siendo gracioso y curioso, que por decisión propia, no por coerción o amenazas, actualmente vive en un país desarrollado y con economía de mercado capitalista y una democracia representativa, de la que hace uso cada día al poder opinar a sus anchas.

En un principio me dejó anonadado, y quise saber más de los motivos de ese cambio, en lugar de ponerme a discutir lo evidente, quise profundizar en ello y preguntarle de manera subrepticia el por qué de tal giro, aún cuando maneja un automóvil que daría de comer a varias aldeas africanas, y disfruta de una vida pequeño burguesa sin la más mínima privación de los placeres que el capitalismo provee y el comunismo condena.

La verdad es que no conseguí sacar nada en claro. Al final decidí llevar las conversaciones por otros derroteros ya que somos amigos mucho más allá de cualquier barniz "politicoide" al uso, y no quería dañar un momento entrañable con palabras ríspidas.

Pero ahora más que nunca, me intriga saber como hicieron los mecanismos de propaganda de los hermanos Castromasov, para adocenar a un iconoclasta tan duro de roer a prueba de numerosos embates presenciales, al cabo de tantos años y tanta distancia.

El alcance de aquel paternalismo, la calidad del poder sobre la terminología del "Bien" que secuestraron para hacer uso de ella en exclusividad, de idéntica manera que lo hiciese Iglesia unos cuantos siglos antes, se instala de algún modo férreo en algún sitio del hipotálamo, atentando contra el goce del individuo desde el púlpito de la culpa, tan judeo cristiana como "comunistosa" fue en el último siglo.

Como un Síndrome de Estocolmo, pero que tiene lugar a la distancia, cuando el abducido experimenta la culpa de estar disfrutando de placeres "pérfidos" capitalistas, y de una libertad pecaminosa, lo curioso es que ello no los lleva a regresar a la austeridad y asepcia comunista. Sino que profundizan en el disfrute de las ventajas que ofrece el sistema capitalista y la insuficiente democracia, pero despotricando y renegando contra estos, como expresión de una bipolaridad o esquizofrenia colectiva.

Pasamos el resto de la noche riendo y recordando pasajes inolvidables e imposibles de repetir en otras generaciones, y no volvimos a mencionar la política de salón. Hasta que por la mañana cuando lo dejé en la estación de tren, en un rapto de claridad me dijo:

- Brother, yo sigo siendo el mismo, y los singaos esos también.

 

Represión policial cotidiana en Cuba

Represión policial cotidiana en Cuba

Repost 0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
2 febrero 2016 2 02 /02 /febrero /2016 23:10

 

Durante muchos años se estudiarán los movimientos magistrales de cintura en política internacional tanto de Fidel como de Raúl Castro, cual obra de Nicolás Maquiavelo, pero Raúl si cabe, consigue incluso más con muchísimo menos, sentando cátedra en materia de pragmatismo desde su época al frente de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias).

Lo que sea que haya permanecido en una posición semi erguida durante estos cincuenta y largos años, lo que quiera que sea que tras la ruina tan proverbial de la Revolución ha mantenido al cubano unido al menos frente al caos, en cada poro de ello ha estado residiendo de algún modo Fidel "Guarapo" Castro, ya fuese por el aura de divinidad que supo procurarse en torno a su persona.  
La mayoría de los cubanos nacieron con él ya como el Big Brother absoluto, que todo lo sabe y todo lo observa, pero además como el padre de la patria, que subió a la Sierra con 12 hombres maltrechos y bajó con el pueblo victorioso detrás ( sin detenernos demasiado en detalles, como todos esos compañeros, colegas y seguidores traicionados que sacrificó en el camino), o bien por el temor que infunde. ni siquiera su hermano Raúl, que es su sangre podría hacer nada con la oposición de Guarapo. Ni siquiera él. 

Ya en el año 2006, Raúl tenía la convicción de eliminar la tristemente célebre libreta de abastecimiento, de ir soltando las amarras del mercado. Dio el pistoletazo de salida con puestos de mercadillo libre campesino y la liberación de los taxis particulares, los "boteros", incluso percibiéndose claros resultados tuvo que detenerlo y echarlo para atrás, por la "no satisfacción" de su hermano, conocida para el público en una de las reflexiones que vuelca periódicamente en el pasquin "Granma".

No se trata sólo de la oposición de Fidel, es de la casi totalidad de los cuadros anquilosados que tienen mucho que defender, demasiado que perder en sus nichos de poder e infinitas culpas que solventar, si se abre de seriamente el juego politico a los cambios democráticos.

Y aún no siendo nada fácil, Raúl, entre fiesta y fiesta sorprendió a más de uno, con su templanza llevó el gobierno mucho mejor que lo que la mayoría había imaginado, para los intereses suyos personales y familiares primero que todo, de las clases dominantes luego y por último para la vida cotidiana del pueblo cubano, que en honor a la verdad la mejoró sensiblemente con respecto del hermano, aunque ello no represente mayor mérito.

Se lo observaba detenidamente desde varios ángulos y desde algunos, sin catalejo. Él no se llevaba particularmente bien con Chávez, y se temía cierta frialdad con el "surtidor del pan", entonces hizo movimientos magistrales para estudiosos de la cintura política, de lo práctico, e incluso de la impudicia, con fines estratégicos. 

Porque no se trata sólo de hasta que punto él hubiese estado dispuesto a renegar, a desistir, a claudicar como estandarte y autor material e intelectual de la dictadura del proletariado, a olvidar y lograr hacer olvidar su papel como activo represor de gays, artistas, periodistas, escritores, rockeros y cualquier mínima expresión de simpatía por el enemigo imperialista, para lo cual ya hay que tener un cinismo a prueba de todo, sino que también y he ahí lo difícil, la cuestión era ¿cómo hacer para encontrar nuevos "Surtidores del pan" para su sempiterno jineteo institucional sin que le recordasen quién era y lo que representaba? 

Pues lo hizo maravillosamente, mientras Maduro una vez usado y exprimido, va cayendo en desgracia, la Perla del Caribe, no sólo volvió a estar de novia con el imperialismo insaciable del Norte, sino que de amante vespertina, se ha buscado nada más ni nada menos que a la Francia de los derechos y de la libertad.

Las dos democracias más antiguas del planeta, los dos referentes de libertad, se reparten más que disputan el amor de la Perla, y ella, ufana, así como susurraba en ruso y luego en tono venezolano, ha vuelto a suspirar en inglés, y a gemir en el francés de Fouché, no en el Danton.

 

 

 
Hollande y Raúl Castro

Hollande y Raúl Castro

Repost 0
Published by martinguevara

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto