" />
Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
22 junio 2016 3 22 /06 /junio /2016 20:11

Últimamente nos mostramos alarmados por la violencia creciente en los Estados Unidos, a raíz de los cada vez más frecuentes tiroteos en áreas públicas o excesos policiales.

Sin embargo observando la Eurocopa y la Copa América, debemos preocuparnos más, mucho más por Europa.
Si en el viejo continente se vendiesen ametralladoras, bazookas y fusiles de asalto como en EEUU en la Eurocopa no quedaría ni un hooligan europeo y también quedarían ya pocos marselleses con vida y casi ningún negocio sano en las ciudades de partidos calientes. Y es que ya rebasa las rivalidades futbolísticas, incluso las acostumbradas muestras de violencia en el entorno de ese curioso detonador de lo más soez de nuestra mala educación, que con frecuencia protagoniza y pone de relieve el fútbol y las pasiones intestinales que mueve.

La Eurocopa está siendo el reflejo de la desconfianza y el clima hostil que se está viviendo por una razón u otra en la mayoría de los países del área. El norte sospechando haraganería del sur, el sur inoculando en sus mal gobernados ciudadanos empobrecidos el rechazo al bárbaro explotador, los españoles contra los catalanes y viceversa, los escoceses contra los ingleses y ambos contra Europa, y toda Europa contra la inmigración, los eslavos echándole mata moscas a los refugiados, mientras latinos y germanos tampoco los acogen, con excepción de Alemania y Suecia. Grecia enojada con los teutones, los Tedescos contra España e Italia, el Islam contra toda la civilización europea, Schengen modifica fronteras con demasiada frecuencia, Francia y Bélgica colocan el ejército en las calles y la gente convive con ametralladoras. Crecen en todo el continente los atentos oyentes de los discursos neo nazis.


Nadie confía en nadie.

En cambio la Copa América se está desarrollando en el más sano, animoso y deportivo de los climas, tanto gracias a cada seleccionado nacional, sus representantes jugadores y los aficionados, así como a los organizadores y público nativo acogedor del evento a lo largo y ancho de los Estados Unidos.

Conviene tener presente que a lo largo de la Historia, siempre que Europa saturó sus períodos de paz y progreso y empezó a pensar en sangre y desolación, era de lejos el continente más desarrollado en todos los órdenes y desde Roma hasta el Tercer Reich, las personas acomodadas apostaban todo a nad,a a favor de que las señales de proximidad de alto conflicto se quedarían en únicamente algarabía del  populacho enervado. Y siempre precedió a las mayores carnicerías humanas el mismo escepticismo, ya que los europeos son tranquilos y pacíficos hasta que se molestan en dejar de serlo, y no se toman esas molestias por menos de ciudades enteras arrasadas, poblaciones desaparecidas, razas diezmadas.

La novela Los hermanos Oppermann, escrita en los años del crecimiento del partido nazi en Alemania, en la cual su autor Lion Feuchtwanger, en un ejercicio de presagio y de sentido común excelso, ubica en la ficción más real a dos hermanos judíos integrados en la burguesía alemana, que sólo hablaban alemán, y que amaban a su país,  en la disyuntiva de abandonar todo frente a la creciente amenaza de la Gestapo. A lo que uno de los hermanos responde razonando que era imposible que aquella muchedumbre progresase más allá de unas escaramuzas racistas, en el país de Beethoven y de Goethe, de Kant y Hegel. Incluso cuando estaba muriendo a manos de los nazis no lo terminaba de creer del todo.

Aunque la situación dista mucho ser aquella, sólo están ocurriendo deportaciones de gitanos arbitrarias, de africanos a países que nunca habian pisado, aglomeraciones de refugiados, casos aislados de agresiones de grupos nazis a extranjeros; en fin, sería impensable que la barbarie ascendiese más que al nivel de alguna altisonante algarabía pasajera.

 

Marsella tomada por la pelea callejera

Marsella tomada por la pelea callejera

Repost 0
Published by martinguevara
20 junio 2016 1 20 /06 /junio /2016 01:52

El eurocomunismo posterior a Berlinguer, que desembocó en Occhetto del PCI italiano y secundaron los franceses y otros europeos aggiornados, que se enfrentó a la URSS y rechazaron la dictadura del proletariado, soltó amarras con el conocido totalitarismo represor soviético, sobre todo porque en sus países , la opción autoritaria y tiránica ya estaba representada por las reminiscencias del sentir nazi y fascista. En las últimas décadas un partido comunista de ese orden en Europa Occidental es un eslabón más dentro de la cadena de la sociedad capitalista, con mayor o menor intervención del Estado según de que país se trate, pero generalmente con una fuerte presencia social demócrata, y funciona como órgano auditor de la gran patronal, como observador de la protección de los más desfavorecidos.
Más allá de lo meramente anecdótico no tiene nada que ver con lo que se conoce era el campo socialista y los países que aún continúan empecinados en soltar el poder detentado. 
Siempre que reconozcan que su rol es meramente de oposición para ejercer un contrapeso de la libertad del mercado y los grandes capitales, cumplen una función social junto a otros partidos y movimientos progresistas. Sin embargo estos mismos partidos, aún cuando se muestren favorables a la democracia, en el poder encarnan un peligro que está siempre latente, ya que basan su teoría en un enfrentamiento, en un antagonismo, en odio de clases, no en su conciliación para el desarrollo, tomando partido por la clase baja, obrera y campesina, adoptando sus códigos, su envoltorio ético y estético, y al final terminan imponiendo a toda la población una cultura de la austeridad que deviene, en breve espacio de tiempo, en cultura de la uniformidad y de lo que es peor: de la miseria.
Ningún inversor audaz o innovador, encuentra motivación para la iniciativa privada dentro de sus marcos impositivos, de la estigmatización del beneficio y el crecimiento económico, y ello apresura las probabilidades de que los mejores cerebros, o bien hagan las maletas y emigren o caigan presos de la abulia y la desidia, y en cualquier caso esto detiene el desarrollo. 
Por eso el comunismo, más allá de las intenciones, es un sistema perverso, porque al final sólo distribuye pobreza, y estigmatiza el deseo del confort, del hedonismo, de la frivolidad, el refinamiento burgués, causando el efecto contrario al deseado en la población: lo estimulan.
El caso de Italia es paradigmático porque en 1988 Occhetto, militante comunista de toda la vida, decidió disolver el Partido Comunista, y siendo próximo a las tesis socialdemócratas forma el Partido Democrático de la Izquierda, y más tarde termina siendo un destacado líder del ecologismo de izquierda.
Se puede decir que los comunistas de la Europa Occidental, no están en absoluto identidicados con represión y privaciones a escala nacional, en eso poca relación guardan con los marxistas leninistas o maoístas que promovían la dictadura del proletariado; aunque fácilmente se puede deducir que una vez en el poder, muy probablemente, de inmediato tomarían medidas de censura, calumnia, desprestigio, respecto de políticos, intelectuales y medios de comunicación hostiles.

Para poder llevar adelante un proyecto de igualar la calidad de vida por abajo, un gobierno comunista, por más tolerante que intentase mostrarse, terminaría entrometiéndose en la vida privada de cada individuo, en su cuenta bancaria, en el pensamiento, en su modo de vida, en los gustos e inclinaciones del ámbito íntimo, con mayor o menor ánimo de control.

La primera vez que engañan al crédulo el mentiroso es el culpable, la segunda vez el timador queda absuelto.

 

Repost 0
Published by martinguevara
18 junio 2016 6 18 /06 /junio /2016 22:02

Es curioso como funcionan los resortes publicitarios unidos a la manipulación permanente de la mass media sobre la muchedumbre de la zanahoria atada a sus narices.

En Madrid en Marzo del año 2011, una serie de bombas explotaron en diferentes vagones de trenes causando un espanto de muerte y horror entre la gente que acudía al trabajo. Esto sucedió con unas elecciones encima, a sólo tres días. Pues bien la situación era clara: si era terrorismo de ETA beneficiaba electoralmente al Partido Popular en el poder, y por ello pusieron toda la carne en el asador sin importarles lo más mínimo el curso de la verdad en informar que había sido la banda vasca; si era terrorismo islámico, más que favorecer a alguna opción en concreto, operaba en contra del PP y por ende desviaba el voto al único partido elegible para el poder entonces, el PSOE. 
Resultó ser el terrorismo islámico, y el castigo al PP fue doble, por una parte el esperado por la noticia, y por otra parte y más fuerte aún por la manipulación del gobierno en las las pistas y los datos que indicaban claramente que no era el extremismo etarra.

Tras el reciente tiroteo ocurrido en Orlando, Florida, también ocurrido a las puertas de una histórica campaña electoral, de inmediato se planteó un dilema semejante: si se relacionaba el autor de los asesinatos en el club nocturno con el terrorismo islámico, el voto favorecería la posición islamofóbica del pre candidato Trump dado un extraño ronroneo paradójico del consciente colectivo, y si se conseguía relacionar más al solitario criminal, con su también probado fanatismo homofóbico y con la venta libre de armas de asalto, de ataque, de guerra, esto favorecería el discurso defendido desde el inicio por la actual Administración para favorecer una regulación de la venta de armas de grueso calibre. 
Todavía no sabemos quien terminará llevándose el gato al pozo, depende de a quien se logre responsabilizar si no hay otra tragedia del estilo más cercano al día de las elecciones.

Hoy mismo, ante el reciente asesinato brutal en Gran Bretaña de la diputada Jo Cox en las vísperas del plebiscito por la salida de la Unión Europea conocida como el Brexit, de manos de un terrorista filo nazi, se vuelve a presentar una situación similar. 
Si hubiese progresado el intento de presentar al asesino como un desequilibrado mental, tal como al principio apuntaron con sospechosa prisa los partidarios de la secesión, no correría peligro la ligera ventaja del voto de la separación. Sin embargo si terminaba siendo un extremista con una clara ideología de extrema derecha, como finalmente el propio terrorista proclamó, esto favorecería la inclinación de los ciudadanos moderados a votar en favor de permanecer en la Unión Europea.

Desde luego no hay nada que objetar, se trata de puras coincidencias.

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
15 junio 2016 3 15 /06 /junio /2016 03:52

 

 

Al cabo de una masacre criminal, no hay nada peor que los asesinos, pero inmediatamente después están los manipuladores para sacar tajada de los asesinatos, como pasó a la hora siguiente de los 49 asesinatos y los 53 heridos en el club nocturno Pulse, en Orlando, Florida, cuando los extremistas amantes de la jauría de la guerra, dijeron que el atentado lo había organizado Daesh, con pistas más tibias que la hermana del peroné.

Hoy se sabe que el criminal sanguinario, llamó al 911 dando vivas a Hezbolá y a Daesh, nada que ver, un pastiche de efluvios etílicos, como si tras un asesinato alguien declarase que lo hizo en nombre de Barrabás y del malo de Popeye. 
A cada hora que pasa se va aclarando que era, primero que nada lo que ya se sabía: un violento homófobo, y luego en suma, lo que son la mayoría de los homófobos: un homosexual reprimido.

Aunque no tan reprimido, porque fue varias veces a ese mismo club, salía de allí beodo con frecuencia, y tenía en su terminal móvil una aplicación de citas gays.

En cuanto surgió la declaración de Daesh diciendo que se lo atribuían como se atribuyen todo lo que daña a Occidente, curiosamente, un público que jamás le creería una palabra a ningún musulmán ni siquiera moderado, en esta ocasión le creyeron con la velocidad de un rayo y a pies puntilla y sin revisar nada de los hechos, y por supuesto sin esperar las investigaciones del FBI.

Y lo más curioso es que este público tan crédulo frente a los divagues etílicos del asesino, no hayan reparado con carácter critico, ni siquiera tengan una opinión para el hecho de que el arma que acabó con la vida de esas pobres personas, y dejó heridas a tantas otras, la compró de venta corriente dos semanas antes, en una tienda de La Florida.

Más allá de que el Estado Islámico estén felices de atribuirse y de exaltar a este reprimido asesino amante de las armas de guerra y de las trancas de medianoche, más allá de que el extremismo islámico es un peligro permanente y una amenaza concreta, produce un profundo rechazo y desazón la prisa para intentar dos cosas, una, crear un ambiente propicio al odio al musulmán para fortalecer la posición xenófoba del candidato Trump a la vez que atacar al Presidente Obama por una presunta tibieza con los inmigrantes en general y los desdendencia árabe en particular.

Y la segunda, lanzar un globo sonda para auscultar el ambiente en favor de alguna nueva incursión o bombardeo que resulte atractivo para la industria armamentista.

Y es que el tema no trata de Republicanos vs. Demócratas,  ya son numerosos los epublicanos de relevancia que han entrado en conflicto con Trump por sus actitudes alejadas de la éticas democrática y civilizada, desde el propio Jeff Bush que debió llamarle la atención y pedirle que se disculpase con su esposa de origen latinoamericano por sus declaraciones ofensivas con los inmigrantes, así como Mitt Romney Ted Cruz, Lindsey Graham,  John McCain lo apoyó de mala gana criticando su actitud contra los inmigrantes, Marco Rubio, Lisa Bower, Eli Rubinstein, el propio presidente de la Cámara de Representantes Ryan rechazó la islamofobia del magnate. No se trata de republicanos, sino de Trump y el deseo de revivir una época dorada del imaginario colectivo sumado a la posibilidad de intentarlo con absoluta carencia de reflexión y sentido común. 

Estados Unidos no es sólo el guardian de Estados Unidos, es junto a Francia el mayor valedor del mundo civilizado, el ejemplo de progreso y  el garante del mundo libre.

Hechos como el sucedido en Orlando reafirman la fé y la convicción de los democrátas en que las sociedades civilizadas que día a día construímos, ante este dolor y esta afrenta, deben saber crecer en humanismo, en reflexión, en civismo, frente a la amenaza del oscurantismo.

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
14 junio 2016 2 14 /06 /junio /2016 17:39
Mi Borges

Yo leía a Borges porque mi madre aunque viviésemos en medio de esa locura de prohibiciones y alecciones, en eso fue tajante, aunque no entrasen libros a Cuba de los mejores escritores a Borges y a Cortázar ella los tenía en casa, y de vez en cuando citaba un verso, un pasaje de un cuento, de una reflexión, de una novela, y eso me llevó a  leerlos por ósmosis.

Mamá se mostraba neo-peronista después de que mi viejo la dejase varada en La Habana con los tres pibes, para así contravenir a los Guevara de la isla con mi abuelo en la cabeza, gorilas de corazón pero matizado con que Perón era fascista, como también repite este humilde servidor, y otro tanto porque hizo muy buenos amigos argentinos que siguen y seguirán siéndole fieles más allá de la vida. Pero aún así me infundió cariño y respeto a ese hombre, que según ella me enseñó, al contrario de lo que los intelectuales argentinos de la izquierda de aquella época pensaban o propagaban, amaba y conocía  profundamente el ser argentino.

En toda América y en Argentina en esos años en especial se trataba de ubicar a Borges en las antípodas de la argentinidad, de lo más granado y puro de la literatura sureña, del ser nacional, mucho por intereses espurios y otro tanto por desconocimiento, por haber manifestado su deseo de morir en Suiza, por adorar las sagas nórdicas, porque impartió veinte años clases de literatura inglesa y norteamericana en la Universidad de Buenos Aires, por amar la poesía y la cultura inglesa, por saber tanto de filosofía sin ser filosofo, tanto de la grandeza y la miseria de la literatura germánica ( e irlandesa si vemos a Yeats y sobre todo a Joyce como celtas), por similares razones que a Victoria Ocampo y Bioy Casares, aunque a éste con su trabajo como administrador de un campo de los Casares  le concedían el perdón a merced de un barniz a lo Benito Lynch y Mujica Laynez, que a falta de otros más aggiornados matices, le bastaban para ser identificado como valedor de una Argentina, a la que por supuesto perteneció, pero ni de lejos fue sobre la que más escribió, y regresando a Borges, se lo escoraba también por su "apoliticismo"  sospechoso en tiempos en que los intelectuales "debían" adscribir y suscribir ideologías, declaraciones , pasquines, corrientes de liberación, y lanzar zarpazos coquetos con garra de clase media pro Mayo del sesenta  ocho francés a un hipotético enemigo oligarquico y extranjerizante, para lo cual paradójicamente se sirvieron más que nunca de los muy pampeanos: Marx, Lenin, Freud, Lacan, Bretón, Aragón, Hernández el español, Luxemburgo, Althusser o Mallarmé, en lugar de las nutridas fuentes nacionales con demasiado olor a alpargata, ya sea de estanciero o de peón.

 

 Pero ni Borges ni Ocampo ni Bioy eran de clase media.

 

En los círculos en que me crié se daba por supuesto que Borges era lo menos argentino que tenía la Argentina,

Cuando leí “La Intrusa” me dije ¿habrán leído  a Borges?, todavía hoy no he encontrado un relato que me describa mejor al hombre de campo, al cuchillo en forma de facón, a los celos, al silencio, a la omertá telúrica, al viento al caballo y al hombre con sus extremos que ese corto y nutrido relato tan argentino.

 

¿Cómo no va a ser argentino de su época y de su clase si amaba el campo, el caballo, el héroe caído, el solitario, el gaucho, el maula del tango, sobre el que tanto sabía?, describía una pelea a cuchillos como sólo pueden hacerlo los norteamericanos después de Mark Twain, ¿Cómo no va a ser argentino de primera fila si sabía la obra de Xul Solar, de Evaristo Carriego, Martínez Estrada, Macedonio Fernández,  Baldomero Fernández Moreno, y tantos más como nadie?,

Si con todo lo que criticaba al idioma español hablado por los españoles, conocía Cervantes e interpretaba el Quijote dentro de la literatura hispánica y Universal, como ningún pacato de los que más tarde fueron más argentinos que el ombú y la fainá.

 

Fue la guinda del que probablemente haya sido el mejor pastel literario de América, la revista Sur, dirigida por Victoria Ocampo quien desde el primer número dejó claro a quienes iba dirigida:

 

“Waldo, en un sentido exacto, esta revista es su revista y la de todos los que me rodean y me rodearán en lo venidero. De los que han venido a América, de los que piensan en América y de los que son de América. De los que tienen la voluntad de comprendernos, y que nos ayudan tanto a comprendernos a nosotros mismos.”

 

Borges, además de haber encarnado al argentino de su clase en su imaginario y aparte de haber aportado a la literatura del mundo entero la posibilidad de conocer más a fondo sus antecedentes culturales argentinos, además de haber sido uno de los mayores exponentes del pensamiento, la poesía y la narrativa del siglo XX en Occidente, también en Oriente aprecian de cerca su sabiduría de viejo vizcacha, que dejó que Atahualpa Yupanqui lo admirase como a un paisano, que  Cortázar resumiese la nostalgia a su tierra en la lectura a Borges, que Mick Jagger se levantara de una cena para sentarse junto al maestro y decirle que era un honor conocerlo, a lo que el maestro le replicó con su habitual cortesía:  -Ah usted es el autor de esa canción- la cual, cuenta Kodama que se la reveló tarareándosela, para sorpresa y orgullo del Stone.

 

Borges, Borges y Borges

 

todo lo demás es aprendizaje

Atahualpa habla de Borges

Repost 0
Published by martinguevara - en Argentina frizzante
9 junio 2016 4 09 /06 /junio /2016 06:38
Hola mamá

Mi vieja falleció hace dos meses y medio.

Había ido a despedirla a su casa y entorno de La Habana donde residía, pero al final pasé la semana más ocupado en metabolizar la actitud de escaso decoro y nulo buen gusto de un pariente cercano.

Recién esta mañana me enteré de una manera integral, que mi madre ya no está en la vida, cuando desperté del sueño al que ella entró con una presencia más real y palpable que las cosas que habitualmente me rodean en la vigilia.

Aparecieron situaciones de complicidad. Fue la primera vivencia onírica de los últimos meses que no se cuenta como una pesadilla.
El escenario era cualquier país, o la mezcla de varios, y ora estábamos rodeados de unos que hablaban con unos ademanes y ora de otros, como es común en los sueños.

Regresábamos de haber hecho juntos un trabajo que había sido un éxito y ella partió a mitad las ganacias, a pesar de esa satisfacción había algo de pena, ambos estábamos de luto por mi abuela, su madre y en gran parte también la mía, quien en el sueño se había marchado recién, veinte años más tarde que en la realidad, cuando no pude ir a despedirla e imaginar por última vez sus dedos entre mi cabello. Entonces decidimos que viviríamos cerca.
Yo sentí que de todos lados me brotaban fuerzas como retoños y a ella la veía relajada.

Las miradas, las conversaciones, y la presencia era tan real que cuando desperté sentí un frío repentino, un empujón desde el borde de la acera hacia la calle por donde discurre el desamparo de la conciencia racional, me abracé a mi mismo un buen rato buscando perpetuar su olor, su mirada, su cercanía y al menos conseguí quedarme con la sonrisa. Recién ahí me di cuenta que se fue.

No sé donde está la vieja, pero está, hacía mucho tiempo que nuestra relación no era la viva imagen de una celebración, sin embargo al sueño acudieron sólo momentos tiernos. Así que, como dicen los creyentes, los caminos de la vida son inescrutables.

Mis sueños están abiertos mamuni.

 
 
 

 

Mamá y yo en Belgrano

Mamá y yo en Belgrano

Repost 0
Published by martinguevara
19 mayo 2016 4 19 /05 /mayo /2016 18:28

La “comunistocracia” cubana se comenzó a labrar, a construir ladrillo a ladrillo  tras el violento arribo al poder de 1959, que desplazó a la anterior aristocracia para ocupar sus casas, sus bienes, sus automóviles, sus cuentas bancarias, sus bastones de mando, aunque de ningún modo pudieron heredar el buen gusto, glamour ni el empuje empresarial y productivo de los burgueses proscritos.

Cuando yo vivía en Cuba, los representantes de las clases sociales encumbradas, tenían como una de las tareas importantes, disimular y ocultar ese alto standing que tenían en comparación con el resto del pueblo, ya que a este se lo sometía a sacrificios numantinos y podía llevar un serio desgaste en el escasísimo entusiasmo que ya se respiraba, o en los reparos a la protesta y la rebelión.

Varias veces me incidieron en el ruego de que no invitase a mis amigos de la escuela al Hotel habana Libre, ya que no era conveniente que viesen como vivíamos. Me explicaron, literalmente, lo recuerdo como si lo estuviese escuchando, que la razón de ese ocultismo era que Cuba iba en camino de la igualdad total, pero todavía había ciertas diferencias que se subsanarían cuando llegásemos al comunismo, cuando todos viviesen como vivíamos nosotros.

Se lo creía quien se lo quería creer.

Pero hoy esta clase social ha ido modificando e incrementando exponencialmente sus fetiches de poder, ante el inminente fin de la dictadura del proletariado, la irrupción del nuevo lenguaje, las nuevas alianzas para eternizarse en el poder, cada vez necesitan disimular menos, y cada vez se atreven, e incluso necesitan más hacer gala de sus gustos e intereses de clase, los que aprendieron con secretismo en el seno de sus hogares.

Yo discutía mucho sobre lo abusivo, desvergonzado e hipócrita de estas diferencias, y me sentía bien compartiendo lo que me tocaba de aquel pastel y criticando abiertamente estas prácticas tan ruines.

Los capitalistas suplantados por los usurpadores revolucionarios de la Cstrocacia, no escondían su ambición o avaricia de riquezas tras un discurso solidario, mesiánico, mendaz.

La manera en que hoy se exhibe la riqueza, el poder de los vástagos de los fundadores patriarcas de las, ya no tan nuevas estirpes nobiliarias, es insoportable, difícil entender como el pueblo, el sistema, la moral colectiva, soporta abiertamente la existencia de estos aristócratas provenientes de la represión, de la segregación del pueblo, pero además de la clasificación en niveles ideológicos, en niveles morales, en niveles de virtud revolucionaria.

A la vista está que siempre apuntaron a una única diana, a la misma vieja clasificación que conocemos de toda la vida:
Los que entran a la fiesta y los que se quedan fuera. Los que viven dentro de las murallas de Palacio y los que quedan a la intemperie a merced de los buitres.

 

Aristocracia revolucionaria

Aristocracia revolucionaria

Repost 0
Published by martinguevara
13 mayo 2016 5 13 /05 /mayo /2016 17:23

Hace años que vivo en España, la hipotenusa de este triángulo identitario isósceles, compuesto también por otros dos catetos igualmente importantes en mi vida, Argentina y Cuba. Pero al margen de lo que significan estrictamente para mi, estos tres países, comparten más que ángulos e idioma.

La Habana y Buenos Aires por motivos muy distintos son los proyectos que le salieron más redondos a la Metrópoli, y que tienen mayor relación con España. también son dos países donde los españoles no son percibidos como un colonizadores ni hay una enconada desconfianza histórica, sino familiaridad.

En Cuba porque fue la primera y la última colonia, en realidad la segunda, pero los recursos que puso la metrópoli en San Cristóbal de La Habana no los ponían ni en Cádiz, que era lo más parecido en cuanto a clima y también a lo que se fue conviertiendo La Habana. Y fue la última colonia ultramar junto a Puerto Rico y a Filipinas. Pero el popular dicho que quedó en los pueblos de España cuando se pierde una oportunidad es: "más se perdió en Cuba" .

Y es que La Habana contó con tren español antes que la propia España, la renta per cápita era el doble que en la metrópoli, gracias al clima, al aire, al color o a lo que fuese, el hecho es que en las costas ibéricas se llenaban galeones con los petates de las mudanzas de nobles y comerciantes del viejo continente.

La Perla era tan codiciada que España la cambió por toda la Florida cuando los ingleses la conquistaron.

En Buenos Aires en cambio pasó todo lo contrario, fue uno de los últimos sitios que colonizó España, y uno de los primeros en independizarse, lo cual no significa ni tímidamente "descolonizarse".

Argentina recibió una fuerte herencia vasca y cántabra, pero también posteriormente recibió importantes dádivas de las idiosincrasias europeas pretendientes al poder hegemónico de entonces, británicos, irlandeses, franceses, aportaron costumbres ya por su presencia o por el esfuerzo de nuestros próceres en hacernos con un halo de modernidad, con una bombilla del gran faro. No fue en vano, arrojó cosas muy interesantes identitarias y culturales. 

 Pero llegó el final del siglo XIX y el XX y Argentina , recibió un tropel de españoles que llegaban para agachar el lomo, no para mandar, junto a italianos, trabajaron codo a codo con el trabajador argentino, aunque llevaban un poco más de experiencia en materia de industrialización, un poco ventaja en la organización en el trabajo, y ello sin dudas los colocó en posición ventajosa frente al trabajador criollo, además de que el inmigrante de allá, de aquí y de acullá, cuenta con el mandato de salir de su condición de clase, así como con mucho más tiempo para intentarlo mediante la ingente dedicación al trabajo, al no tener familia ni pasado en la nueva patria.

Otro tanto ocurrió en Cuba en cuanto terminó la guerra de Independencia, muchos españoles se quedaron en Cuba, además llegaron contingentes de trabajadores nuevos, mayormente de Asturias y de Cantabria, en esta nueva ocasión no provenían de Extremadura, Canarias y Andalucía como los señoritos que con anterioridad habían ido a mandar.

Ambos países llegaron a cotas muy elevadas de desarrollo en distintos momentos de la Historia, y distintos tipos de desarrollo. Borges y Carpentier, Cortázar y Lezama Lima, Fidel y Perón (más allá de las simpatías antipatías o apatías) , son fenómenos que sólo pueden tener lugar en culturas con una alta cuota de autosuficiencia, una identidad muy firme que no se basaba en un orgullo referencial frente a los ex patrones, sino al margen, un orgullo que se toma a si mismo como referencia, cosas de las cuales, por lógicas razones históricas, carecen muchas poblaciones del resto de América.

 

Izqda Buenos Aires, avenida 9 de Julio -Drcha Malecón de La Habana
Izqda Buenos Aires, avenida 9 de Julio -Drcha Malecón de La Habana

Izqda Buenos Aires, avenida 9 de Julio -Drcha Malecón de La Habana

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
4 mayo 2016 3 04 /05 /mayo /2016 19:10

Mao, Lenin, Trotsky, Kin Il Sun, Ho Chi Min, Tito, incluso Stalin tuvieron el decoro de morir criminales de masa como eran, pero al menos con sus principios, coherentes con su locura mesiánica barnizada de lucha por los proletarios.

Estos sátrapas de Raúl y Fidel Castro, les da igual todo con la condición de que el mundo les deje seguir disfrutando de las ventajas de su Monarquía absolutista.

Al desfile del tres de mayo de Chanel en el Paseo del Prado de La Habana, acudió una hija del Monarca cubano, un hijo y un nieto del Emperador y semi dios devorador “Guarapo”.

 Al pueblo de a pie, que en la vida podría soñar con hacerse con el más barato de los perfumes de la marca francesa, lo mantuvieron a raya a trescientos metros con un fuerte cordón policial.

Aun para mi, que siempre los he percibido como unos descarados simuladores, que jamás fueron comunistas ni nada que tuviese que ver con ideas altruistas o utopías, incluso yo que sé muy bien que lo que a ellos los ha movilizado toda la vida ha sido exclusivamente el poder absoluto, no imaginaba que fuesen tan sinvergüenzas, tan descarados, que llegasen a mostrarse tan desnudos de pudor.

Es intolerable, los mismos que se pasaron la vida reprimiendo ahora festejan un evento que representa todo lo que fue prohibido a cal y canto.

El elitismo, la apología a la diferencia de clases, el alto standing, el consumismo, el derecho a la acumulación de riquezas, la libertad de estilo, el buen gusto capitalista, el excelente gusto burgués, la importancia de poseer más que nuestro semejante, difícilmente encuentren símbolo que los represente mejor que la marca Chanel y su desfile anual.

No me jodan coño!!!

Este desfile de la elite de alta costura en el corazón de La Habana, para disfrute de los “pinchos”, sus familiares,  empresarios, y mundo del jet set, justo en el momento que más vicisitudes está pasando la población, parece una crueldad innecesaria, una burla, una ostentación de poder, sobre todo a tan escasos días de la declaración categórica de nuevo hermetismo y cierre, frente a las ilusiones que se habían despertado en el pueblo de cambios políticos, de progreso económico, de participación como sociedad civil en las decisiones del destino de Cuba, que como jarro de agua fría cayeron sobre la población en la clausura del Congreso del Partido.

Porque tengamos clarísimo que tras estas incursiones del capital medio en Cuba como globos sonda, entrarán los más grandes tiburones y entonces sí, que una vez cerrados los pactos no escritos con las grandes potencias occidentales de no agresión e incluso colaboración mutua, entonces sí que será una caminata tremendamente solitaria y sacrificada de los opositores, los objetores de conciencia, los presos, los inconformes, los desafectos a la Monarquía de los Castromasov, por el desértico páramo de toda solidaridad internacional.

Paradójicamente la gente está empezando a rebelarse, justo en el momento en que el mundo apoya más a la dinastía a merced de las cesiones hechas a la gran patronal universal, en el momento en que las democracias occidentales, harán más la vista gorda con las violaciones a los derechos humanos en Cuba. 

Se corre el riesgo de que pase como ocurrió en Rusia o China , que al entrar la Coca Cola o el Chase Manhattan, como parece lógico, el gran capital dejó de interesarse por los derechos de los opositores.

Ahora, en el momento en que los abusos contra quienes piensan diferente dejen de ser notica para las corporaciones de la información, es cuando más activo hay que permanecer en la denuncia.


 


Martín Guevara

 

 

Desfile Chanel, la aristocracia Castromasov en primera fila, y el pueblo a trescientos metros.
Desfile Chanel, la aristocracia Castromasov en primera fila, y el pueblo a trescientos metros.

Desfile Chanel, la aristocracia Castromasov en primera fila, y el pueblo a trescientos metros.

Repost 0
Published by martinguevara
3 mayo 2016 2 03 /05 /mayo /2016 13:35

Tras amar, correr, morir y resusitar, me encuentrode súbito, en la antesala de una revelación, de pie, cerca del rincón pisando la esquina de la alfombra y bajo la luz de un Vermeer, estoy subido en lo alto de un faro en puntas de pie.
En un intersticio entre el caos y el arrullo del vaivén.

Nada parecido a lo que entendía por felicidad; por la ausencia de promesas, gracias a la brisa gélida de su aliento anunciando la llegada, la constelación a que pertenezco hasta ahora regida por la desesperación, por la zarpa abierta como garra para llevar una bocanada de aire al alma, que no obstante en las inmediaciones de su aroma, detenido en el perímetro de sus encantos, intuyendo su acogida, me tornea y me apacigua. La cama sin tender y la amenaza se pierde tras la esquina.

Los rudimentos que me prometieron luz, descansan en el fondo de la trituradora de pasado.

Hace un rato fui a comer pizzas uruguayas, de provolone y de muzarella, como suficiente festejo de cumpleaños. De camino a casa paré en una tienda de productos argentinos, me homenajeé con un par de caprichos más del cono sur, dos dulzuras, un frasco de dulce de leche y una bananita Dolca.

Y entre chispas y troncos trazas de amor y paz.

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto