" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
20 septiembre 2015 7 20 /09 /septiembre /2015 22:14

Hoy una mezcla de militantes del Partido Comunista con cristianos no disidentes, cantaron el Aleluya en la Plaza de la Revolución, en una plaza que no le pertenece a Fidel ni a Raúl, sino a todos los revolucionarios, independentistas, cristianos o ateos que lucharon y a muchos que murieron por algo más que disfrutar del poder perennemente.

¡Vaya avance!

Lo deseable hoy para la perla del Caribe son cambios positivos, que sitúe a Cuba en una senda progresista, necesitan Silicon Valley no el Vaticano, con su doctrina teóricamente humanista aunque medieval, pero en la práctica machista, misógina, clasista, avara, y sobre todo la institución más anti democrática de Occidente.

Cuba precisa democracia, debate, polémica, pesquisa, modernidad, mucha modernidad y sobre todo libertad infinita.

Aunque en honor a la verdad, la gente prefiere a estos nuevos portadores de una verdad indiscutible y única, hablando un solo día muy de vez en vez, que a Fidel cada fin de semana cuatro horas, además esperan alguna palabra de aliento y alguna postura no oficialista de parte del Papa, y a buen seguro que de parte de Bergoglio la tendrán, es un buen hombre, pero Cuba lo menos que necesita hoy, es cambiar una fe ciega en una ficción por otra.

Bergoglio tiene algo grande, como lo tiene Obama, son personalidades emergentes para salvar al sistema que los engendró, con un discurso crítico pero tendiente rescatar la mayor parte de "la cosa" sacrificando  sólo lo necesario. Uno "aggiorna" a la Iglesia, el otro al capitalismo. Aunque no por dicha razón merecen ser acusados de falsos, ambos creen en la humanidad, en la concordia, en que el hombre puede ser amigo del hombre, y en todo caso, con respecto a Cuba, están mostrando nobleza y generosidad; pero hay que decir que los cubanos necesitan algo más, llevan mucho tiempo privados de casi todo lo que disfruta el mundo moderno, imperfecto pero libre; eso sí, ya les toca a ellos decidir cual será el sentido del cambio que darán a sus vidas.

En todo caso me quedo reflexionando sobre las palabras con que Bergoglio concluyó su intervención dominical post revolucionaria diciendo:

-Quien no vive para servir, no sirve para vivir.

Me dejan una sensación ambigua. Por un lado es una frase grandilocuente, hasta bonita, pero muy similar a los lemas acostumbrados en la isla, que juzgan quien sirve y quien no, quien es el elegido y quien el fariseo, y casualmente dichas, ora por un dirigente que vive en la abundancia y en el poder absoluto, ora por otro que vive en un Estado que cuenta con riquezas como para alimentar durante cinco generaciones a toda la humanidad.

Les diría:

Bergoglio, Raúl, Fidel, sepan que para vivir, está tan capacitado quien sirve a lo que ustedes consideran acertado como quien no lo hace, ya porque no puede o simplemente porque no quiere.

Tiene el mismo derecho derecho a vivir, quien encuentra satisfacción en entregarse a una causa que quién prefiere disfrutar de su sofá, de un buen banquete o de cualquiera de los placeres mundanos, como sucedáneos más socorridos e inmediatos de esa abstracta, intangible y a menudo etérea ilusión bautizada como: "felicidad". 

 Tiene el mismo derecho a vivir quien interpreta el martirio, el sacrificio, la obediencia, la fe, la mansedumbre ante los jerarcas, como un modo de hacer el bien, que quien cree hacerlo experimentando la rebeldía, la duda, la búsqueda de valores, de belleza, de placer, de felicidad, de confort, de ruptura con lo establecido.

Hoy al ver a los militantes comunistas otrora represores de los religiosos, cantando Aleluya, y ayer en la recepción del Papa gritando “Cristo vive”, no pude evitar recordar aquellas frases que me solían decir diferentes autoridades en Cuba ante algún que otro desacato doméstico propio de la juventud:

"Si tu tío se levanta de la tumba y te ve se vuelve a morir" - Hoy como entonces pienso que quizás aquello fuese un poco exagerado, se me ocurre que Ernesto aprovecharía el fenómeno de haber resucitado, para eventos más trascendentes o placenteros que el raudo retorno al cajón a raíz de una indisciplina ordinaria de su sobrino.

Sin embargo tras ver esta obra bufa, creo que si mi tío se levantase de la tumba y viese todo lo que han hecho y están haciendo sus ex compañeros y colegas Fidel y Raúl, probablemente volviese a morir de un disgusto, pero antes seguramente, les dedicaría algunos epítetos, unas miradas torvas y no poco plomo.

Por otro lado pensé: ¿tanta represión, tanta carencias, tanta prisión, tanta prohibición, tantos abusos, para llegar a esto?

¿Tanto lío para esto?

Al cabo de estas interrogantes y asociaciones, me encontré de súbito tarareando "Mixed emotions", de los Rolling Stones, que también quieren visitar Cuba el año próximo en marzo, y dar un concierto a todo trapo en el Estadio Latinoamericano.

He de admitir que a esa homilía, aunque se llenase de delatores del Partido, de oportunistas del CDR, aunque fuese Raúl a bailar al son de Honky Tonk Woman, si me lo permitiesen asistiría con mucho gusto, como fiel feligrés de sus majestades satánicas.

Todos tenemos nuestras debilidades

 

Mixed Emotions- The Rolling Stones

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
12 agosto 2015 3 12 /08 /agosto /2015 17:51

Estamos casi todos de acuerdo con que lo prioritario en Cuba, pero desde hace 50 años, es que tenga lugar la mayor cantidad de apertura posible.

Luego según algunos, una cosa traerá a la otra y la democracia y los derechos humanos llegarán solos.....o no.

Como ocurrió en España, que cuarenta años más tarde hay que revisar todo lo hecho en la histórica “Transición” de finales de la década de 1970, porque el fantasma de Franco sigue siendo intocable por una importante parte de la sociedad.

Si el modo de vida que se ha disfrutado estos cuarenta años no tienen nada que ver con el franquismo, y el progreso en estas décadas ha sido el mayor de la Historia de España, también es cierto que ha sido bajo la condición de que hay ciertas cosas que no se tocan, y de las que ni siquiera se hablan; que hay ciertas tumbas que no se abren, ni siquiera se mencionan; ciertos monumentos que no se derriban, ni siquiera se señalan.

Acaso el modelo que eligió Mandela para Sudáfrica sobresalga como el más deseable y justo para comenzar un camino de concordia y de progreso, limando las inevitables asperezas que pueda presentar la parte que salió peor parada en la sociedad. Un proceso de reconciliación abierto, en el cual los culpables asuman sus desastres con la condición de conservar su libertad, en  lugar de la prisión la punitiva pasa por hacer una catarsis pública, saludable para victimas y victimarios. Y de ahí en más construir un país nuevo.

 Un proceso obviamente no monitoreado por el partido hasta ese entonces hegemónico.

Cuba además cuenta con la ventaja de haber sido uno de los últimos países  "comunistas" en pie, de manera que puede evaluar y sopesar los riesgos de un modelo de sociedad u otro a elegir entre los que han optado los máximos referentes de lo que fue el Segundo Mundo o el Campo Socialista, incluso puede innovar dada su condición de “virgen” de cara al gran mercado.

Si la dirigencia diese muestras de la necesaria generosidad, Cuba podría apoyar el desarrollo de una clase empresarial nacional fuerte, a partir de sus emprendedores más genuinos y no de los vástagos de los dirigentes, de los comandantes, sino los cerebros capaces, como hizo Japón, potenciándolos para hacer frente a los empresarios y ejecutivos que llegarán preparados de afuera.

Puede hacer mucho sin el lastre de los "Rebeldes" , porque entre otras cosas cabe preguntarse

¿Fidel y Raúl van hacer también la Revolución capitalista?

¿La liderarán desde la Sierra Maestra otra vez o mejor desde sus viviendas en el ex Biltmore Yatch & Golf Club ?

Una cosa sí sabemos que es real, si hasta hace un año salías a gritar en favor de los yanquis, seguro que tendrías problemas con la PNR y la Seguridad del Estado, y ahora vas a la embajada norteamericana a gritar ¡Abajo el imperialismo criminal de EEUU!  tendrás problemas, pero no con la CIA ni el FBI, sino con la Policía Nacional Revolucionaria y la misma Seguridad del Estado.

 Ni Lenin, Ulan Bator, Kim Il Sun, Ho Chi Min, Bem Bella, Neto, Mao Tse Tung, Tito, han tenido la oportunidad o la desfachatez, de protagonizar los procesos de retorno al capitalismo, en los países donde ellos mismos desterraron y castigaron duramente a la burguesía. En este sentido se puede decir que Cuba está marcando un hito histórico. 

A lo largo de la Historia de la humanidad ha habido gobiernos o reinados más crueles, más corruptos, más vendidos, incluso más largos que el de los "revolucionarios" cubanos; aunque hay que reconocer que ninguno tan desmesurada y diáfanamente descarado.

Marxismo de Groucho, no de Karl.

Marxismo de Groucho, no de Karl.

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
30 julio 2015 4 30 /07 /julio /2015 23:00

Cuba ha entrado en un nuevo y alentador período de construcción del “Nuevo Socialismo”, con algunas sensibles diferencias con aquel socialismo real que intentó a toda costa introducir en el carácter sedado y festivo del caribeño.

¿Cómo hará el Comité Central del Partido para modificar ese conjunto de gustos tan arraigados en el espíritu revolucionario, austero, casi  asceta, que según ellos se apoderaron del deseo colectivo cubano de la post Revolución?

Durante  más de medio siglo el cubano vivió depreciando los modos y costumbres viciosos del mundo capitalista. Por tal razón más que soportar, eran felices si tenían un sólo par de zapatos, una estoica jarra de agua en el refrigerador, una cama que se caía a pedazos hacia abajo y a resortes hacia arriba, y una capacidad de convivencia y comunicación insólita con mosquitos y cucarachas en lugar del poco ecológico repelente.

Por ello es importante advertir al visitante, al incauto turista, al desconocedor de los parámetros estéticos y los límites del sacrificio del pueblo cubano, en pos de que no vaya a confundir el paisaje de ruinas en colores pasteles, los borrachos , la estética minimalista en el vestir, en el calzar, en el vivir, con drama alguno, entienda que eso es una decisión soberana y meditada de los habaneros, que prefieren su ciudad desmoronándose, no obstante intensa y originalmente fotogénica, mil veces antes que verla desarrollada y confortable.

Precisamente en ello radica el carácter autentico del cubano. 
El cubano prefiere con creces pernoctar en los antiguos y derruidos edificios habaneros conocidos como "solares" donde de modo identitario, escasea la luz y el agua y está abarrotado de familias.

 El cubano debe a su espíritu  aventurero el disfrutar de cada minuto de incógnita en que no se sabe si el techo se le derrumbara encima, como ocurre cada mes con alguna de dichas construcciones.

Además el cubano siente verdadero solazo, retozo, gozo, placer, algarabía, felicidad se podría admitir, de saber que el visitante extranjero descansa en un Hotel con todas las comodidades que él no puede, ni por supuesto quiere disfrutar, el cubano vive feliz sabiendo que su hermana, su tía, y hasta su esposa se ausentan de la casa en la noche, para hacer las delicias de ese visitante extranjero, para que regrese a su país habiendo tenido una experiencia integral, una visión completa de la isla.

El cubano desprecia la langosta, los mariscos todos, los buenos pescados, las salsas ricas, el ron y los tabacos de calidad; por supuesto no puede ni ver la carne vacuna, y si se trata de un buen chuletón, puede hasta ocasionarles un paro cardíaco: el cubano detesta la fibra de la cárnica.

En su lugar ama una masa amorfa de olor penetrante, llamada "pasta de oca", propuesta como solución revolucionaria contra la perversión del gusto burgués por “Guarapo”,  el barbado líder espiritual; al cubano le priva el arroz con gorgojos, el café de chícharos, la pizza de condones. Mientras él vea que el visitante extranjero que disfruta de su hermana, también ingiere todas esas cosas llenas de sabores enemigos del proletariado por las que muchos suspiran, el cubano es feliz.

Otra cosa, el cubano ama la bicicleta, a ser posible sin velocidades, y lo que más le gusta es manejarla especialmente bajo el sol más justiciero del verano, para ir a buscar una cabeza de ajo, un par de tuercas o una lata de pintura sustraída al Estado en la otra punta de la ciudad.

Le encanta esperar horas un transporte público, no es que estos funcionen mal, es que el cubano ama la cola, la fajazón, llegar muy tarde a la casa extenuado de cansancio y con la barriga vacía.

Mientras él vea que el visitante foráneo viaja cómodo en sus coches de alquiler, en sus ómnibus perfectos, con su aires acondicionado, comen bien, beben lo mejor, se divierte con su señora o sus hermanas, se baña en las mejores playas, disfruta del golf, del buceo,  del yachting, entonces el cubano es feliz, se siente revolucionariamente realizado.

¿ Qué ardid tendrá preparado ahora el gobierno para que el pueblo, a duras penas desista del deleite de manjares como la pasta de oca y el arroz con gorgojos?

Por favor, en nombre del pueblo de Cuba: ¡cualquier cosa que no sea la imposición imperialista de la langosta y el jamón!

 

20 Minutos por La Habana- Yusnaby Pérez

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
23 julio 2015 4 23 /07 /julio /2015 21:46

En 1966, el conocido activista e intelectual de la generación "Beat" norteamericana, Allen Ginsberg, fue invitado a Cuba por Haydeé Santamaría de Casa de las Américas, al poco tiempo lo expulsaron de manera fulminante, por criticar la represión contra la homosexualidad que ordenaban practicar el tío y el padre de Mariela "Rainbow" Castromasov, y tal vez lo echaron también por ser homosexual él mismo.

Me pregunto ¿no hay otras personas con más autoridad moral para ser los adalides de cualquier tipo de cambio en Cuba que únicamente los integrantes de esa familia?

¿No hay en toda Cuba ni un sólo gay o lesbiana con más conocimiento de las necesidades de su colectividad y con más derecho que esta muchacha para dirigir ese movimiento? ¿Sólo lo puede hacer ella?

Hoy Mariela nos muestra una faceta ya adulta de su personalidad, ligada cada vez con menor disimulo a los deseos de permanencia sempiterna en el poder, hablando de los opositores al feudo de sus padres como un manojo de ignorantes y de vendidos.

Resulta patético además de increíble que alguna persona de bien que en su momento simpatizó con aquella lejana revolución, logre tras un esfuerzo encomiable, establecer algún tipo de nexo entre aquella experiencia barbuda con esta ruina anquilosada y consiga sentir la misma simpatía por este cúmulo de despropósitos.

En el mundo imperfecto pero en cierta medida libre, a los sectores más retrógrados, nos permitimos llamarlos intolerantes y hasta algunos los tildan de fascistas, porque ellos se contentan solamente con elecciones libres nacionales, municipales y autonómicas cada cuatro años, al contrario de los ejemplares "indignados" que exigen una democracia permanente.

Ya por eso los acusamos de cavernícolas.

No imagino ningún político en un país civilizado, ni siquiera de los más conservadores, que se atreviese a hacer gala de haber prohibido toda oposición por más de cincuenta años, y menos aún que encima se refiera públicamente con el tratamiento de: “manojo de ignorantes y de corruptos”, a aquellos que a pesar de las dificultades y los riesgos, osan luchar de una manera ejemplarmente pacifista, por los cambios y por participación en la política nacional.

Las señora Rainbow Castromasov nos instruye sobre corrupción.

¿Habrá expresión mayor de la corrupción política, que detentar el poder más de medio siglo segando todo atisbo de oposición?

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
2 julio 2015 4 02 /07 /julio /2015 17:27

La muchacha bonita, ya no tan lozana aunque todavía bella, poco a poco retorna al regazo de su ora amado, ora odiado príncipe.

Desde el mismo descubrimiento de América, Cuba fue la novia preferida, la elegida de los magnates del momento.

En aquellos tiempos que en Tordesillas el mundo Nuevo se dividió entre propiedad de España o de Portugal, la Perla del Caribe ya tuvo un trato privilegiado, se construyeron palacios, fortalezas, casonas, ciudades que no se construían en el viejo continente, se mudaron nobles españoles a la isla.

Por Cuba pasaban ufanos los barcos con las riquezas sustraídas que iban a la Metrópoli, de entre todas las amantes que tuvo el imperio colonialista durante esos siglos, Cuba recibía un trato especial.

En cuanto se  soltó de la mano de la avejentada y empobrecida Corona española, a través de la Enmienda Platt supo recalar en los tersos brazos del flamante magnate moderno, los Estados Unidos de Norteamérica.

Para cuando esa relación se hubo enfriado, porque la novia de los ricos y famosos decidió que iba a probar suerte en la aventura autónoma, cuando amagó con independizarse nuevamente, ya tenía nuevo pretendiente  si bien no de gran alcurnia, sí con inigualable poder.

 

A los dos años del triunfo de la Revolución, ya sin ambages , sin un Fidel jurando que rechazaba de plano el comunismo, Cuba, la bella se puso de novia oficialmente con la URSS con la cual ya llevaba un noviazgo extraoficial aunque conocido por todo el barrio.

Si bien en aquel momento la patria de los soviets, era una de las dos potencias mundiales, y en ese sentido Cuba podía presumir de un novio poderoso, lo cierto es que el glamour y la sofisticación holgaron por su ausencia, la Perla se vio en los rudos brazos de la dictadura del proletariado.

Aunque para Fidel fue suficiente que Moscú la prometiese manutención a cambio de la entrega de su alma en el cruce de caminos.

La URSS, sin embargo, cuando subió Gorbachov traicionó a Cuba, decidió dejarla por novias más sofisticadas, mejor vestidas, de aspecto más moderno aunque con mucho menos sabor, Cuba se sintió ofendida en lo más profundo de su orgullo, e intentó pedirle a Moscú que acarrease con ella hacia los nuevos destinos,  la relación expiraba, Moscú se negó como un hombre que cercano a la tercera edad desea experimentar su últimos raptos de virilidad con una tigresa algunos de años más joven e infinidad de veces más viva.

La verdad es que Fidel no consultó nada de eso con los millones de esqueléticos zombis, que sobre sus bicicletas chinas sorteaban en zigzag las manadas de mosquitos hambrientos, que no encontraban ni gota de glóbulo rojo que valiese a pena bajo aquellos pellejos retorcidos por ron de “chispa de tren”, la pasta de oca y el infierno de los apagones.

 

Cuba, la Cuba de los hermanos “Castramasov”, dijo: ¿ Ah sí? Pues voy a aguantar, ¡Socialismo o Muerte! mi pueblo desaparecerá de hambre o de piojos, pero no nos rendiremos.  Y entonces salió alocada, despelotada, como poseída por un demonio que no controlaba, a buscar un nuevo novio.

Los chinos habían sido despreciados por Fidel y públicamente condenados en los años en que parecía que la URSS sería eterna y le convenía hacerse pasar por un empedernido anti maoísta.

No way- dijeron los chinos con su modo de decir- No huawei!

 

Aunque Cuba era ya una experimentada y  pícara sobreviviente entre los cambios de los tiempos, no le quedó más remedio que ir en busca de un novio rústico, soez, procaz, impresentable en sociedad; pero no quedaba otra alternativa, había que encontrarlo y debía ser "maceta" como se dice en Cuba a los que tienen mucho dinero.

Encontró a Venezuela.

Normalmente una persona como Chávez para Fidel durante los años sesenta, setenta y ochenta no habría pasado de ser un diversionista populista, y en el mejor de los casos un revisionista, militar oportunista del Ejercito tradicional que jamás podría encarnar ningún cambio serio. Un tipo simpaticón, al cual la URSS habría ordenado de inmediato dar la espalda por poco serio y profundo.

Pero los tiempos habían cambiado, y el compañero Chávez pasó a ser el estandarte de la Revolución latinoamericana.

Mientras, las gráciles palmas reales, el aroma del aire, la belleza de la arena y el empaque de las ciudades de Cuba sufrían al recordarse novia de aquel esperpento.

 Cuba no tenia nada contra Venezuela, es más, la adoraba, pero no para ser su novia, quizás su amante de una tarde, su amiga y confidente por siempre sobre pescas y pecados.

La Perla del Caribe por primera vez conoció  la desolada sensación de haber sido y ya no ser.

Como un tango o como una pesadilla.

Hasta que llegó Obama, y de a poco Cuba empezó a hacerle caídas de ojos, Raúl Castro empezó a mandar mensajes en clave oculta a través de las transparencias del abanico de la seducción, Barack acusó recibo.

Estaba necesitado de conectar algún buen hit, hablando en lenguaje de béisbol, ya que últimamente no les estaban saliendo del todo bien la puesta en práctica de sus loables intenciones. Quizás pensó que tampoco estaría de más algo que dotase de sentido al premio Nobel de la paz,  moviendo los acontecimientos en la cronología unos pocos añitos de aquí para allá.

El Papa con su espíritu modernizante de la Iglesia hasta cierto punto, tuvo también una actitud valiente al volver a unir en sagrado matrimonio a dos antiguos conocidos, a dos novios del pasado.

Cuba está de vuelta con su ex príncipe, y al parecer vuelve a despertar toda esa pasión de siempre en los buenos amoríos, ya que no sólo es bella sino que es todo candor.

Sólo quedan ver los  términos del acuerdo pre matrimonial, y el estilo de pareja que eligen para interpretar esta, su flamante y glamorosa unión tapa de las más llamativas  revistas de acontecimientos sociales de todo el mundo.

 

Eso sí, bien casada, para que no se comente en el barrio ni nadie vuelva a rumorear que cuando se pierde el waniquiqui, “La Perla” sale a jinetear.

 

 

 

 

La Perla del Caribe

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
10 enero 2015 6 10 /01 /enero /2015 23:08

Ante los rumores insistentes de la muerte física de Fidel, debo decir que en mi criterio, aquel Fifo- Caballo-Guarapo-Esteban*,  temido por los suyos y admirado por sus ajenos ya murió hace mucho tiempo.

Esa persona anciana balbuceante que queda abrazándose con cuanto Papas y bufón de alcurnia pase por Cuba, no es ni una tira de la uña del mejor conspirador en la sombra y púgil en distancias cortas que ha existido en la política latinoamericana en el siglo XX, y uno de los más temibles bichos de siempre. Aunque que nunca fue de nadie excepto de sí mismo, traicionó a toda ideología en que adscribió y a todo compañero a quien adocenó, desde José A. Echevarria, Eduardo Chibás, Frank País, Abel Santamaría, su hermana Haydeé, Osvaldo Dorticós, Huber Matos, Camilo, los cubanos que vivían en Miami exiliados de Batista, a quienes les pidió y de quienes recibió mucho dinero, todos los anarquistas, la mayoría de los comunistas previos al 59 del Partido Socialista Popular. Más tarde todos los “no comunistas” posteriores a 1961, luego todos los no seguidores de Nikita Kruschov del 65, como el caso de el Che.

Más tarde todo aquél que le decía que la zafra del 70 no tenía posibilidad de triunfar, como Orlando Borrego, era defenestrado, más tarde a todos los que decían que la zafra del 70 iba.

Primero a todo burgués, luego a todo proletario, luego a todo el que protestase porque los burgueses españoles, italianos, franceses y canadienses, se estaban comprando Cuba a golpe de dólar, la moneda enemiga, y los cubanos no podían siquiera acostarse en una habitación de un hotel de La Habana con aire acondicionado, ni una sola noche.

A los seriamente sospechados  por tener amaneramientos refinados, sofisticados, demasiado cultos, y duramente castigados y presos con trabajo forzado a quines ostentaban una desviación de la conducta sexual, de la “hombría revolucionaria”.

A los reprimidos por disfrutar de gustos pequeño burgueses, o de las nuevas corrientes provenientes de afuera de Cuba, como el Rock, el Pop, el Punk, la actitud contestaría.

Toda  la libertad de expresión durísimamente castigada, hasta penas altísimas de prisión.

Presos por tener dólares para comprarse un ventilador, un pantalón blue jean , un puerco, una caguama, y ni hablar de unos bistecs de vaca cuatrereada. Después pasó a ser enemigo de los que estaban en contra de que el dólar se legalizase, seguían reas personas porque se le encontraron 50 dólares, y Guarapo, que legalizó de la noche a la mañana la tenencia de dólares, no pidió perdón a nadie por el dolor que causó, ni siquiera se planteó soltar a los que estaban en prisión defendiendo sus postrimerías por tal afrenta igual de caprichosamente castigada que luego derogada.

 Fidel quien se abrazó con los ortodoxos, los jesuitas, los norteamericanos, los burgueses cubanos de donde provenía su esposa Díaz Balart y todos sus amigos, luego con los comunistas pro URSS y anti guerrillas, luego los demócratas latinoamericanistas, los religiosos del Tercer mundo, luego con la dictadura Argentina, con Videla, con Galtieri, con Costa Méndez por orden de la URSS, luego con los reyes de España, con el papa polaco anti comunista que derribó el comunismo mundial, con Arafat, con Jomeini contra Saddam Hussein, al poco tiempo con Saddam Hussein contra Bush padre. Luego con un revisionista dicharachero como Chávez.

Y para terminar, con Estados Unidos, entregando la pantomima de la Revolución Involutiva para comenzar un Capitalismo de partido único.

Un hombre que hizo bandera de la medicina cubana, y cuando se enfermó que vio las orejas al lobo, no reparó en gastos y se hizo traer a una eminencia del Hospital Gregorio Marañon "español no cubano",.

Un tipo que no reparó en gastos mientras su pueblo carecía de todo, por vivir un día más, todo tipo de cuidados, lo que sea para no morir, el deseo de vivir hasta la eternidad contrapuesto a la actitud de todo guerrillero valiente.  Viajaba con quinientos guardaespaldas.

Hablo de Guarapo, quien se construyó su Choza vivendi, en el sitio más exclusivo de toda Cuba, y uno de los más exclusivos de América, donde estaba el hoyo 14 del campo de Golf del Club de los ciudadanos más suntuosamente ricos de Cuba, el Havana Biltmore Yatch and Country Club, en Jaimanitas.

Un Guarapo que tenía casas por toda la isla, a quien la isla le pertenecía, un Fidel-Guarapo que tenía colecciones de yates a su disposición, y dos en exclusiva, no en propiedad como es todo en Cuba como coartada para que no se los pueda acusar de acaparadores capitalistas, pero con mucho más poder que cualquier capitalista en su país.

Yates para cazar y pescar, con amigos multimillonarios, no con revolucionarios luchadores del mundo. Donde le cocinaba langosta a Depardieu, a García Márquez, a Maradona, de quien llegó a la desfachatez de decir que era el “Che Guevara del deporte”, sin juzgar al astro futbolista, sino comparando con lo que le caía en Cuba a alguien homologable, hay que decir que en Cuba quien fuese sorprendido fumándose un porro de marihuana, si no era hijo de dirigentes, era encarcelado por cinco años, y si a un deportista de elite lo cogiesen con un kilogramo de cocaína, es harto difícil imaginar el nivel del castigo que le aplicarían por traición al Comandante.

Amigo y defensor de capitalistas como Meliá, o similares europeos y canadienses. Empresarios igualmente exploradores que los cubanos  a quienes habían echado de Cuba, y que encima no eran ni cubanos.

Guarapo-Fidel,  quien visitó la tierra de su padre, Galicia, no de la mano de algún republicano revolucionario anti fascista, sino  precisamente de mano del mayor fascista y racista que quedaba vivo en la democracia, el franquista y anti comunista Manuel Fraga, con quien anduvo durante días cominedo abundantemente, bebiendo ron a voluntad y jugando dominó,

Guarapo no llega triunfante de nada al final de su vida.

Como no llegaron Pinochet o Franco aunque hayan muerto tranquilos en su cama.

Y aunque yo no sea revolucionario, no puedo menos que reconocer que tanto Camilo, Frank País, Che, Santamaría, Mella, Villena, Guiteras, Lenin, Marx,  cualquiera caído en Angola, Etiopía, o Mozambique, y todos los disidentes y todos los fusilados, los enloquecidos, los ahogados, los exiliados, los expulsados, los humillados cubanos, murieron, pero sobre todo vivieron con mucha más dignidad revolucionaria que el amortizadísimo Guarapo-Fifo-Caballo- Esteban*.

 

* El cubano de a pie siempre jocoso, le llamaba Esteban a Fidel, por “Este-bandido” salvando así la rigurosísima censura. 

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
30 diciembre 2014 2 30 /12 /diciembre /2014 12:20

Da pena la gente que se quiere agarrar a sus mezquinos privilegios de exiliado de oro en EEUU, y sólo por ello desea que no se solucionen las pocas cosas que se puedan arreglar en este tímido primer acercamiento entre Cuba y EEUU, más que nada pensando en sus compatriotas de la Isla, cansados, hastiados, hartos de carencias, de cinturones, de soga.

Pero también me indignan como al que más cuando veo a todos estos oportunistas de tres al cuarto, que fueron lo más obsecuente y pusilánime del mundo que se pueda encontrar en el mercado de la cobardía. Quienes hicieron una profesión de olfatearles el trasero a los gerontes Comandantes "Zanahoria Bros.", asintiendo ante cualquier aventura o cualquier directriz por contradictoria que fuere, aún cuando para ello debieron pisotear los derechos de todos sus conciudadanos, maldecir a su propia sangre llamándoles gusanos.

 Ya fuese porque preferían vivir en EEUU o por pensar diferente a ellos, condenar todo lo que proviniese de la "sociedad del mal" (en público por supuesto, ya que en privado siempre fueron los que más bienes del campo capitalista tenían), toda esa gentuza rellena de materia putrefacta.

 O parafraseándolos a ellos mismos con sus dos términos favoritos: esa Escoria, y esa Gusanera, que hoy dejan ver claramente la madera ética de que se constituyeron sus vidas, y van acomodándose para un futuro de cercanía con Estados Unidos mirando con lascivia los genitales del imperio con sus insaciables lenguas babeantes, que ya no lubricarán los glandes soviéticos, chinos y venezolanos.

 Expresándoles su amor a los “yanquis” como les llamasen despectivamente, con los cuales de seguro, como decíamos algunos desde hace años, se los verá haciendo pinches negocios, vendiendo hasta los calzoncillos de sus padres, siempre y cuando desde luego, no lo impida una consciente oposición organizada de la parte digna del pueblo cubano, en sus ya descalzas clases trabajadoras, en sus incipientes clases medias.

Siento una mezcla de ambos.

Sólo les digo a los posibilistas que quieran cerrar y mirar hacia otro lado, que miren a España hoy, a cuarenta años de muerto el dictador, hay que revisar toda la Transición, porque el negocio de aceptar la condición de intocables de la dictadura que cedió la democracia como una dádiva postergable, no resultó ser todo lo redondo que prometía.

Progreso sí, pero con memoria.

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
7 diciembre 2014 7 07 /12 /diciembre /2014 22:28

Terminaba una maratónica reunión del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, presidida por el Presidente del Consejo de Estado y de Ministros, Presidente de Cuba, presidente del Partido Comunista de Cuba y del Buró político del Partido, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz (sepan disculpar si pasé por alto unos cuantos cargos más, pero es que se me empezaba a olvidar lo que quería escribir).

Antes de salir cada uno a la casa de su amante a bajarse su pomo de ron y lijar su pernil de jamón para disipar el agobio de seis horas de muela interminable, de una especie de Do sostenido del Comandante y la profunda, aunque secretísima depresión a que ello podía someter, la reunión exigía que todos votasen los puntos que se habían tocado durante los milenios que pareció durar el acto.

En el preciso instante, en que el genízaro de gesto adusto al referir su mirada al público y solícito al agacharse ante la escudriñadora vigilancia de Guarapo, invitó a levantar las manos a quienes estuviesen de acuerdo con las propuestas del Comandante, un asistente de una de las filas del medio, que había pasado aquél sucedáneo de “la eternidad”, aplaudiendo rabiosamente cada intervención divina, sintió una fuerte punzada que le recorrió desde el dedo pulgar e índice todo el brazo hasta la parte derecha del pecho, haciéndose particularmente insoportable el dolor en la base de la tetilla, el hombre hizo todo lo posible manteniendo el rictus impasible, como un maniquí de cera, por no torcer su gesto, no arruinar la fiesta de la pasión al Líder, al dios devorador del mal, hizo denodados esfuerzos por no emitir un quejido, ni siquiera un gruñido que pusiese sobre aviso a los asistentes vecinos de su asiento. Sólo si su esposa, sus hijos o su amante se encontrasen allí y le prestasen más atención a él que a Guarapo, habrían podido notar por la rigidez de las comisuras de sus labios, la palidez de su rostro y el agarrotamiento de sus dedos, que una parte suya reclamaba urgente auxilio al ánima de la discreción.

El genízaro, asombrado ante la insistencia del asistente en no alzar su mano dando a entender un voto negativo con su actitud, cosa que no había ocurrido jamás en décadas de reuniones, tuvo un rapto de suprema solidaridad, mostró un gesto en el límite de la lealtad y tras un prolongado silencio casi absoluto, roto únicamente por un flato del asombrado hermano achinado del monarca barbudo, se dignó a repetir al invitación por segunda y última vez, haciendo énfasis en ello, a votar la propuesta que como una bendición, bajaba en forma de lineamiento desde el trono principal.

 

El desconcertante y bravo asistente de los brazos en posición de descanso, de la innovadora y pionera abstención, valeroso desacato de la sempiterna unanimidad revolucionaria, desoyó la invitación, ya presentaba signos de momificación, sus pantalones estaban mojados, las manos retorciendo sobe las rodillas y su mirada perdida.

Entonces el genízaro, ya abandonando todo vestigio de complicidad con el inconsciente desgraciado, se dirigió directamente a él ante el escrutinio en el gesto de Guarapo y de su achinado o hermano de vientre flojo, diciéndole:

-Compañero, ¿está votando usted en contra de los lineamientos de nuestro Comandante en Jefe?

-Argh- fue lo único que alcanzó a responder el temerario militante antes de balancearse hacia adelante y terminar cayendo de forma pesada sobre el suelo del teatro Karl Marx.

Sus vecinos de asiento mostraron alarma conscientes de que tampoco era muy recomendable desvivirse por salvar a un presunto traidor, pero también impresionados ante la posibilidad de que todo pudiese acabar allí, lo socorrieron y animaron a los otros asistentes llamar a una ambulancia.

Unos días más tarde, el militante del Comité Central recuperó su salud y fue considerado definitivamente fuera de peligro por el infarto que había sufrido aquella fatídica tarde, cuando creyó que sería dado de alta del hospital, recibió la visita de un superior comunicándole que lamentablemente en el mundo se había difundido la noticia de que por primera vez, una medida del Comandante no había sido unánimemente respaldada por todo el Comité Central, y entonces desde el Buró Político se decidió que demasiado contemplativa e indulgente, era la Revolución con elementos que la traicionaban de aquella manera, pero no podían arrogarse el derecho que soberanamente le pertenecía al pueblo, de perdonar semejante ultraje a los héroes, a los mártires de la revolución, al pueblo entero, por ende se lo envió a la Taiga rusa a cumplir veinte años de reclusión, empezando por construir el tren de Baikal Amur, intercambiándolo por un ruso que cortaría caña en la provincia de Oriente durante las horas de más sol por la misma cantidad de años, ya que se había quedado dormido en un acto de Leonid Ilich Brezhnev.

El cubano aguantó mucho frío pero a los pocos años llegaron la Perestoika y Glasnot y fue puesto en libertad, vagando durante unos años por la Siberia en estado de enajenación mental, ingiriendo hielo con excrementos y vodka, hasta que una investigación periodística recuperó su curiosa historia y se convirtió de repente en un hito, en un ejemplo de las más altas cotas del coraje disidente, alternando premios y menciones con personalidades del tamaño de Lech Walessa y Vaclav Havel en las principales convenciones internacionales de derechos humanos.

El ruso corrió una suerte menos afortunada, se cuenta que aún corta caña en algún área de castigo, pero que ni siquiera sus centinelas lo reconocen y saben diferenciarlo de los demás castigados autóctonos, ya achicharrado por el sol, sus ojos azules ennegrecidos por el hollín de la caña quemada, su idioma reducido como el de sus colegas a sonidos guturales.

Los domingos, único día de descanso, se cubre de agua salada excremento y ron.

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
2 octubre 2014 4 02 /10 /octubre /2014 02:01

-¡Caballero denle nariz a eso! -dijo mi amigo el Nene causando una mezcla de risa y asentimiento generalizado de los viajeros que se atiborraban al principio de la guagua, mientras el grupo de rusos recién ascendido en la anterior parada, continuaba conversando con el conductor del autobús preguntando algo referente a la dirección a donde se dirigían.

Yo no me había enterado de cual era la procedencia de aquel supuesto fuerte olor que llevó a mi amigo a “pitar” de ese modo, porque me encontraba un poco más adentro, hacia el centro, aprisionado por el resto de componentes de aquella morcilla ambulante encargada de trasladar al pueblo trabajador.

Pero sí que pude enterarme cuando a empellones, hubieron llegado a mi proximidad aquellos ciudadanos técnicos extranjeros provenientes de la “Gran madre patria roja” que desinteresadamente ofrecían sus servicios y auspicio solidarios al indisciplinado pueblo cubano.

¡Santo cielo! eso no era solamente olor a sobacos mezclado con ajo, cebollas, pies, calcetines y otras interioridades, aquello era un fenómeno superior, poseía volumen, aunque no se pudiese notar a simple vista se podía intuir que aquel aroma le daba cierta espesura y consistencia al aire, era el súmmum de lo vomitivo, de lo repugnante, era la verdadera bomba humana, la revelación del secreto de la victoria de los rusos sobre Napoleón y los soviéticos sobre los alemanes. ¡Santo cielo!-repetí.

En La Habana la gente era graciosa cuando estaban en masa, porque el cubano a nivel íntimo es en realidad mucho más melancólico de lo que se cree, pero la identidad colectiva más reconocible es su dicharachería, la risa, los ademanes exagerados al modo andaluz, canario, calabrés o napolitano, y casi siempre cuando alguien con características especiales, subía a una guagua algún gracioso tomaba la iniciativa y expresaba en voz alta un criterio que buscaba convertirse en una gracia, en un chiste. 

Cuando algún pasajero reduce su volumen a causa de una accidental pérdida de gas intestinal, los comentarios son generalizados y casi siempre permiten pasar el fétido momento acompañados de carcajadas. Pero nada de eso fue ni siquiera posible con este notable grupo de rusos, que asaltaron a bombazos fétidos nuestro trayecto colectivo, ya suficientemente merecedor de un premio a la resistencia estoica frente al escarnio y el suplicio cotidiano, el comentario del Nene no daba demasiado  sitio a la risa, a la gracia, acaso a duras penas conteniendo la respiración, se sostenía la esperanza de salir de allí liberado de una intoxicación letal.

Con todo y eso conseguir ascender, abordar, conquistar otra guagua era considerada una empresa tan arriesgada e improbable, que la gente no sin sopesar el dilema en su fuero interno, en su mayoría se decantaron por continuar en la guagua con un halo de esperanza de que el dios de los Urales, nos asistiese invitando a aquellas sus criaturas, a descender en cualquiera que fuese la próxima parada.

La vida entera estaremos en deuda con las deidades eslavas que atendieron nuestras súplicas haciendo que dos paradas más allá, el chofer les dijese a los aromatizados inocentes que habían llegado a su destino.

Cuando nos hubimos bajado en la parada de Alamar, mi amigo el Nene me espetó:

-Brother al lado de esos bolos tu eres un jabón, un champú, un perfume, un naranjo en flor.

Debo reconocer que casi me incomodó que alguien me hubiese arrebatado con tal nitidez y rotundidad la presea que me otorgaba mi desafección a la ducha y la consiguiente inclinación a las esencias enfrascadas.

Por entonces yo solía pensar, que quitando todo lo referente a la temeridad, a la propensión al trabajo, al afecto al sacrificio y a la espantosa repentina atracción por la estética comunista, una de las pocas cosas que sí me situaban en primera línea de parentesco con mi tío Ernesto, era precisamente esa desaprensión a las citas higiénico sanitarias con el agua y el jabón, además de compartir el disfrute de la poesía y de las cosas genuinas.

Quizás fue por ello que me causó un instintivo rechazo más que por cualquier otra razón, la noticia de estos días de que en el marco del aluvión de actuales disparates y los coqueteos con la fruta prohibida por décadas de las diversas formas de mercadeo, que está atravesando, disfrutando o padeciendo Cuba y sus políticas, se incluía la aparición de dos originales fragancias enfrascadas por un ministerio del Estado, por supuesto para vender en moneda de valor en divisas, llamadas una de ellas "Ernesto" por el Che Guevara, y la otra "Hugo" por Chávez.

Perfume Ernesto. 

¿Podría algo superar aquella estrambótica invitación en la escuela primaria cubana a ser como el Che,  todas las mañanas, en cada matutino escolar luego de saludar la bandera?

Aquella frase de:  Pioneros por el comunismo ¡Seremos como el Che! para mí, lejos de invitar a los niños a ser disciplinados, obedientes, rectos, delatores de sus compañeros, o amantes del jabón, precisamente incitaba a los pioneros a lo opuesto, ser como el Che era mostrarse rebelde, desobediente, critico ante el poder, original, libre pensador, autónomo, y en temas de aseo, por supuesto, muy, pero muy poco apegado al paso por la duchas.

Más que el hecho de que cada día sin pedir disculpas, sin abandonar el poder por el estrepitoso fracaso por las penurias infligidas, comandasen nuevas ocurrencias para llevar a una especie de menjunje, de cóctel terriblemente injusto mezclando lo peor del socialismo con lo peor del capitalismo al país caribeño, la misma dirigencia, las mismas personas, que habían reprimido durante años con mano intransigente, cualquier desviación ideológica de los cerrados principios dogmáticos importados de la fría y lejana Rusia de los sobacos prohibidos, más que el hecho irritante de que sean ellos quienes hoy mercadeen con las imágenes y los fetiches revolucionarios; más incluso que por el hecho del ultraje a la razón que significa comparar, ubicar en el mismo parangón, en la misma línea ideológica, de vida, de clase, de finalidades, de objetivos y de procedimientos, a dos seres tan disímiles como pueden haber sido Ernesto Guevara y Hugo Chávez, uno, la persona más ácida y menos populista y demagoga de sus tiempos, y la otra la persona más cubierta por barnices y vacía de contenidos, de sustrato y sustento filosófico, uno, un intelectual de la acción y el otro un prestidigitador de los tiempos que corren, en todo caso en ese terreno mucho más emparentado con Fidel, dicharachero, encantado de conocerse, de ejercer el culto a la personalidad hasta el paroxismo, un hombre procedente del ejército, que hizo carrera de la obediencia, de la obsecuencia, del no debate, de la no discusión, aunque luego paradójicamente y también a diferencia de Ernesto, fue un buen usuario de las urnas para sus finalidades de poder , y más que probablemente como corresponde a un natural de un país cálido, haya sido un hombre limpio, aseado, enjabonado, planchado, peinado, insípido, impersonal como toda piel recién liberada de su ph genuino con el restregar de la esponja, incluso mucho más que las abismales diferencias entre esos célebres latinoamericanos, y la descarada adaptación de la dirigencia cubana al nuevo estilo de sociedad dictatorial china, de concesiones mínimas en lo económico pero intransigencia total en el control político, aún más que todo eso me incordió el hecho, de que algún atrevido desalmado de algún departamento ministerial, me usurpase sin más uno de los escasos parecidos indiscutibles que me identifican con la figura de mi tío, me habría sentido menos agraviado si en su reclamo publicitario rezase: "Si eres del estilo del Che, neutraliza el tufillo de tu sudoración comunista con en esta colonia de gran raigambre revolucionaria", en lugar de bautizar a dicho extracto de esencias con el nombre de -Ernesto- en honor al "buen olor" que el conocido revolucionario solía pasear por pampas, selvas y ministerios.

Pero-me dije- no hay demasiado motivo para la preocupación, el paso de los años me ha acercado entre otras sorpresas, la de verme convertido en un hombre aficionado a esas excéntricas sesiones periódicas de agua enjabonada, aunque he de admitir que en cuestión de perfumes, como siempre, sigo prefiriendo lo francés.

 

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
18 julio 2014 5 18 /07 /julio /2014 01:09

 

Sarita intentaba comer carne de vaca a todas horas, los muchachos de Ciego de Ávila decían que estaban tan acostumbrados a comer bistec todos los días en sus casas que no importaba si dejaban de comerlo algún día, lo decían delante de ella y del maquinista que era también de Santiago de Cuba y también le daba a la carne que era un espectáculo temiendo no volver a verla en el resto de la existencia.

 Sarita se picaba con las puyas pero no dejaba de comer sus bistecs con cebolla, ajito y limón.

Un día fuimos a su casa a buscarla porque teníamos que zarpar antes de lo previsto, y la madre nos dejó en el salón de su casa, sentados en sillones balancines de preciosa madera y confección. Nos ofreció café, Sarita demoraba y nos ofreció otra tacita más, mientras yo me entretenía observando la casa, el techo azul, con artesonados, tenía vigas a la vista, las rejas de las ventanas habían sido hechas muy cuidadosamente por algún buen herrero de los ya muertos, y desde allí se veía el empedrado de la calle, esa casa tenía en sí más buen gusto que todas la conversaciones que manteníamos cada noche. Y entonces Sarita Salió por fin pero con la cabeza tapada por una especie de gorro de baño.

Cuando llegamos al barco en el coche Sarita se metió en el camarote y zarpamos, a las dos horas, Ponce la llamó y le dio la orden de entrar al agua y practicar un buceo mientras nosotros observábamos en la borda mirando. La chica no quería de ningún modo, hasta que no tuvo más remedio que tirarse con el equipo, salió con el pelo absolutamente enroscado, a merced de toda la grasa que se echaba, intentaba  taparlo de cualquier manera, y corriendo al camarote para echar mano de su máquina de alisar y pasarse las próximas horas en esa ardua tarea, que cualquier improvisto como aquel podía derribar, me dio pena que pensase que hasta ese día no era evidente la escasa suavidad de su pelo. y me di cuenta hasta en que pequeñas cosas está presente la ignominia que debieron sufrir esos seres humanos completamente abusados y desprovistos de todo , hasta del simple orgullo de mostrar su belleza. Ella tenía el pelo largo por los hombros, cada noche le pasaba la plancha para que quedase liso, algo que hacían muchas mujeres mulatas, yo prefería la belleza de ese tipo de pelo enrulado, pero las que eran más claras de piel  quizás pensarían que estirándoselo podrían pasar por blancas, y que gozarían de mejor status.

El resultado de aquel pelo duro caído sobre el hombre podía ser pasable solo si se tratase de una foto, pero que en la realidad cuando la mujer mueve la cabeza, va en todas direcciones como un casco, era para mí mucho más agraviante que cualquier sitio al que las pudiese condenar el prejuicio racial, ya que se sumaba el elemento de  la anomalía.  Pero aún así podía comprenderla.

 

Era algo más profundo que un simple patrón estético el que ella ocultaba. Sobre esta particularidad de los descendientes de africanos en América leí muchos trabajos, siempre  escritos por blancos que estudiaban la negritud, pero nunca pude leer algo que sitúe la belleza o menoscabo de la raza afroamericana alejada de estridentes orgullos o complejos raciales, por eso considero que el crimen aquel aún continúa vivo,   nadie que viva hoy es culpable, pero aún hay víctimas, tan brutal fue lo que se hizo. Entendía el principio de su complejo. Si bien yo siempre sentí aprecio por mi pelo oscuro, sabía que no era un patrón precisamente de representación del poder de tipo europeo, ya que indicaba que podía descender de africanos, de indígenas o de judíos, sin embargo hacer algo por disimularlo me habría parecido además de una tarea ardua que no merecía tal esfuerzo, un serio ataque a mi ya deficiente estructura de amor propio.  Por otro lado quizás gracias  a la libertad que me obsequió mi perenne actitud de concentración exclusiva en mis cavilaciones, siempre le brindé muy poco interés a las convenciones, y de alguna manera me quedó la convicción de que justamente, la raza de Sarita no solo no tenía nada de qué avergonzarse, sino que si afinamos la óptica de observación acaso cuenten con muchos más motivos para sentirse dichosos y agradecidos de la naturaleza que la gran mayoría. Pero el orgullo de una etnia que se le había dado históricamente un trato tan duro, y se le continuaba tratando despectivamente en la Revolución de todos, es algo que precisa de trabajo y de un definitivo destierro de prejuicios tan bochornosos.

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria. Presentes Argentina, Cuba y España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario de diferentes experiencias y significantes correlativos.
  • Contacto