" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
3 mayo 2016 2 03 /05 /mayo /2016 13:35

Tras amar, correr, morir y resusitar, me encuentrode súbito, en la antesala de una revelación, de pie, cerca del rincón pisando la esquina de la alfombra y bajo la luz de un Vermeer, estoy subido en lo alto de un faro en puntas de pie.
En un intersticio entre el caos y el arrullo del vaivén.

Nada parecido a lo que entendía por felicidad; por la ausencia de promesas, gracias a la brisa gélida de su aliento anunciando la llegada, la constelación a que pertenezco hasta ahora regida por la desesperación, por la zarpa abierta como garra para llevar una bocanada de aire al alma, que no obstante en las inmediaciones de su aroma, detenido en el perímetro de sus encantos, intuyendo su acogida, me tornea y me apacigua. La cama sin tender y la amenaza se pierde tras la esquina.

Los rudimentos que me prometieron luz, descansan en el fondo de la trituradora de pasado.

Hace un rato fui a comer pizzas uruguayas, de provolone y de muzarella, como suficiente festejo de cumpleaños. De camino a casa paré en una tienda de productos argentinos, me homenajeé con un par de caprichos más del cono sur, dos dulzuras, un frasco de dulce de leche y una bananita Dolca.

Y entre chispas y troncos trazas de amor y paz.

 

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax
30 abril 2016 6 30 /04 /abril /2016 10:17

A propósito de la noticia acerca de que un nieto de Fidel Castro va a desfilar como modelo para Chanel próximamente en La Habana, y las criticas y chanzas que surgieron a partir de este no poco llamativo hecho, que no lo sería si su abuelo no hubiese estigmatizado y reprimido tanto y durante tanto tiempo las manifestaciones de esa índole, las bromas del cubano siempre dispuesto a una buena risa, de que el modelo debería ser nieto de Raúl por las inclinaciones que los mentideros habaneros populares le atribuyen al geronte hermanísimo, me gustaría apuntar una observación, que nada tiene que ver con el citado muchacho a quien ojalá la vida lo trate de maravillas, sino sobre el resultado o el producto de las conductas altamente machistas inducidas en los individuos por los convencionalismos sociales.

El exceso de machismo como temor declarado a las propias feromonas y al hecho perturbador de la pulsión homosexual, hace que en Cuba y en muchos ámbitos donde es muy acusado el patrón de la virilidad, de potencia varonil, y por ende perseguida, más la pose, que el hecho homosexual en sí (importante recalcar que en dichas sociedades es donde más tienen lugar relaciones homosexuales furtivas), se represente, se incorpore una actitud histriónica híper machista, súper varonil , para evitar cualquier género de dudas, y más que eso: cualquier tipo de "avistamiento" de características no adecuadas, de "descubrimiento" de "aparición imprevista de rasgos y vetas indiscretas" que fuesen a revelar indecibles imágenes, tortuosos sueños, que en la vida son totalmente naturales, pero que los convencionalismos sociales han estigmatizado, como muchos otros actos reflejos naturales reprimidos y apisonados por la maquinaria de los prejuicios consagrados, compartidos y fuertemente establecidos. 
El exceso de machismo en el habla de un niño, que en presencia del padre y sus amiguetes manifiesta que quiere "copular" con todas las niñas de su aula, para regocijo y orgullo del progenitor presente, termina por generar un hastío acumulado de todo ese exceso y un deseo cada vez mayor, una pulsión, por, a la vez que se evita, conocer, explorar, experimentar el área prohibida, que se manifiesta emergente en los sueños y en los deseos no controlados fuera de los límites de la atenta vigilia.
De ahí la idea de que el sometimiento sexual del contrincante al representar la mayor vejación, sea una muestra de supremacía varonil, sin tener en cuenta que en la condición homosexual de dicho acto, es tan partícipe el "verdugo" como la víctima sometida. 
De ahí los deportes ingleses de equipos, concebidos en ejércitos, en escuelas de varones, cuyo objetivo casi siempre es colar un gol a un equipo que cuenta para evitarlo, con un solitario gladiador que defiende el agujero. El placer del gol clavado y la humillación del gol recibido.
En el lenguaje permanente del machismo aparece el acto de someter y sodomizar en forma figurada, como una virtud, como un "triunfo" no como algo aberrante, quien lo logra se hace acreedor del respeto y la admiración de sus iguales, se trata de ser quien hace el "gol" y quien evita que te lo metan. Todo ello en un ámbito altamente misógino, donde la mujer no tiene más participación que la cuota femenina del propio hombre.
De hecho casi es prescindible el sujeto sometido si pertenece al mismo sexo, todo se podría resolver en casa. El sodomita se somete a sí mismo, y lo único que precisa para continuar reforzando la sensación de virilidad es que el telón caiga tras el acto del rugido victorioso. Ello mantiene a buen recaudo y entre bambalinas a la traviesa inquilina juguetona, que sólo reclama para sí el premio del gozo.
Basta con remitirse al acto de la masturbación, donde un individuo se convierte en dos, el que recibe el placer de una mano muy amiga, y el que lo otorga, ambos aparentemente del mismo género, pero en la realidad que anida en toda ficción, de géneros complementarios.
Y en todo ese ejercicio tan plagado de hitos así de reconfortantes como perturbadores, terminan por no relacionar al sodomita con la homosexualidad, sino como una forma superior, con una elevación del grado de macho, del nivel de hombría. Y por ende termina viviendo una sexualidad sufrida, cercenada, culposa y sórdida.
Pues Fidel, como gran parte de toda esa desviación de la especie en que se terminaron convirtiendo aquellos "rebeldes del '59" , tenían y fueron desarrollando y perfeccionando esa característica en su lenguaje coloquial, sumando además a la charretera masculina, virtudes propias de un revolucionario prolongación de las fálicas, como el valor en la lucha, la cantidad de enemigos vencidos, la resistencia del dolor, aunque no de manera tan evidente como un hooligan o un presidiario, pero del mismo corte y estilo.

Y a la larga esos súper machos revolucionarios se fueron moldeando, inventando, temiendo un límite oscuro y recurrente, una frontera aterradora y omnipresente.

Guarapo, como buen sodomita potencial, tiembla de terror ante el deseo de ser él, su propio sujeto sometido.

 

 

La destrucción de Sodoma y Gomorra- John Martin

La destrucción de Sodoma y Gomorra- John Martin

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax
8 abril 2016 5 08 /04 /abril /2016 12:24

Hacía años que no iba al ballet.

Me invitó una amiga de mi amigo Slava, al teatro que está al lado del Bolshoi, uno de menor entidad pero igualmente bello. Me tocó primera fila centrado.

Con ir al ballet me pasa como con las películas intimistas de largas conversaciones, que en un principio nada me llama a entrar a una sala y pagar para "tragarme" semejante bodoque en vez de entrar al contiguo a ver una de Scorsese o de Michael Mann o distraerme unos metros más allá, hasta la entrada de la hamburguesería; pero una vez comenzada la película o la función me traslado a un estado de placer sublime.

La compañía era de prestigio, la obra era Cinderella, la ejecución inmejorable.

Pasado un buen rato, generalmente en el segundo acto, en la ópera, en el ballet o en el teatro, independientemente de la calidad de la obra, comienzo a mirar las expresiones de los que me rodean, o de algún actor, cantante o bailarina, a mirar el techo, a pensar en situaciones absurdas. De pequeño me atendieron porque me dispersaba en medio de cualquier tarea, y aunque la sicóloga logró importantes avances conductistas, nunca abandoné del todo aquella costumbre.

Mientras miraba como los bailarines levantaban a las bailarinas y como giraban y mientras les veía mover las piernas hacia un lado y hacia otros, haciendo girar los tutús, con esas figuras bellas, esas caderas sobre esas cinturas, no se me fue de la cabeza la interrogante de ¿que suele pasar cuando en medio del baile tienen ganas de dejar caer una airada ventosidad ( en las groserías no es el terreno donde mejor manejo las metáforas), pensé ¿y si lo deja caer y justo viene la parte en que el bailarín la toma para dar cuatro giros y le queda precisamente la nariz a media altura de la chica? ¿o si les toca un beso? ¿o si en el entusiasmo de la reconfortante liberación comete, por supuesto sin desearlo, un lamentable exceso aromático y sonoro?

En la ópera siempre cabe el recurso de alejarse un poco en medio del aria, de subir un semitono en el momento de la eclosión, en el teatro aunque más complejo por los continuados silencios, sin embargo las distancias trabajan en favor del osado hereje,

Pero señores, como en ningún otro arte, en el ballet se impone ese ajetreado trasiego detrás de bambalinas, del camerino al toilette, o del retrete al rincón, el terror a la segunda campanada.

Cindirella.

Cindirella.

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax
7 diciembre 2015 1 07 /12 /diciembre /2015 19:23

 

En las elecciones del seis de diciembre en Venezuela, se podía esperar, se intuía un castigo al chavismo, a Maduro por su falta total de carisma y su prepotencia y a Diosdado Cabello por su mano de hierro, aunque más que nada por la situación económica del país, hundido, destruido, arrasado por la ineptitud,  la intolerancia el enfrentamiento entre compatriotas.

Pero nadie podía aventurar un resultado tan contundente, un correctivo tan severo.

Cierto es que aunque Maduro intentó por todos los medios que no se diese, dejando urnas tardías, amenazando por televisión que serían “candela con burundanga” en caso de perder, luego lo aceptó como es debido en un político cívico.

Estos años he conocido a grandes y buenas personas de aquella gran nación sudamericana, seres humanos que viven un profundo amor a su país, impresiona ver como la gente venezolana ama a su tierra, tanto los de una ideología como los de otra tienen una fuerte conciencia social, son seres informados, interesados a su modo en el destino de su terruño.

Hoy los felicito a ellos, ganadores desde ayer,  pero parias estos últimos dieciséis años, y expreso mi deseo que de ahora en más, ni unos ni otros vuelvan a incurrir en el odio y la confrontación entre los venezolanos. Y también felicito al pueblo que lamenta haber perdido, temeroso de una improbable revancha, del retorno a una situación, que también por suerte, es muy improbable que vuelva a tener lugar.

De aquí en más todos saldrán ganando. Obviamente, unos más que otros.

La “oposición", llamada en su estado natural a no conocer la lucha, a no tener contacto con las privaciones, ni con el olor del suelo que pisan los pobres y el color de sus pies, no obstante estos años conoció de cerca tanto el dolor del destierro, de la represión en carne propia, como las penas de los que menos tienen.

No se quedaron lamentándose en su cascarón, ni siquiera los del exilio se contentaron con la patada en el trasero. Salieron a luchar, a manifestarse como siempre habían visto hacer a los alborotadores naturales, los que hasta entonces habían estado relegados del poder.

En un fenómeno nuevo en América Latina, las élites labraron un fuerte carácter en la lucha de oposición en condiciones verdaderamente difíciles, y sobre todo desconocidas por ellos hasta el momento.

 Similar como fenómeno, salvando las distancias, a lo que ocurriese con buena parte de los terratenientes argentinos en el siglo XIX durante la conocida como “época de Rosas”.

A su excelente formación académica y al alto nivel cultural propio de las clases altas y medias altas venezolanas, estos años los opositores sumaron conocimiento y cercanía al pueblo, sumaron conocimiento y cercanía al dolor del destierro, de la prisión, de la desaparición. También sumaron mucha gente del pueblo, muchas personas han ido quitándose las vendas de la cara.

Espero por el bien de América que la conciencia que hayan ido forjando estos años, sea inclusiva. Al fin y al cabo, la vida y el ejemplo de Simón Bolívar es propiedad de todos los venezolanos.

Que una buena parte de la alta y media sociedad haya aprendido que los abusos de poder y la marginación de los desposeídos, indefectiblemente terminan siendo aprovechados por populistas y dictadores ególatras, interesados más en su propio beneficio que en cualquiera de las soflamas que los caracterizan.

 

¡ Que viva Venezuela, los venezolanos... y la isla Margarita!

Bolívar de todos

Bolívar de todos

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax
27 noviembre 2015 5 27 /11 /noviembre /2015 04:55

No sabía que hacer. Me quedé un rato largo mirando la lámpara verde de base bronceada, mi lámpara de abogado de despacho caoba- algarrobo y tapiz de billar, mi lámpara de Biblioteca nacional.

Dejé el bolígrafo, el móvil y la Pepsi sin burbujas que me estaba tomando y decidí salir a caminar por la ciudad.

Hay que aprovechar, no siempre se está solo en la nada, sin nada que hacer y con ganas de nada.

El diario anunciaba un concierto de greasy blues rock irlandés en el Gran Café. Los conciertos del Gran café son con olor a concierto de rock, el local es pequeño, de techo bajo, todo madera, y una tarima muy cercana a todos, el lugar es tan recogido que la tarima es casi simbólica.

Lo único que cambió del Gran café es aquel humo que solía haber cuando se podía fumar dentro de los locales. Ya no fumo hace años, agradezco no tragarme bocanadas de humo expelido con dióxido pero me solidarizo en secreto con esas sombras encorvadas, chupando el filtro con prisa, con culpa, o desafiantes, con una bufanda de cenicero por el frío del ciudad, mientras los que entran al local se tapan la nariz.

En la carnicería no se la tapan, se traga todo el olor a cadáver aséptico, en la perfumería menos aún, adentro todas las flores muertas, en cambio en el bañó del Gran café sí, hay que volver a taparse la nariz.

El concierto se anunciaba a las diez dela noche, me asomé a las diez en punto, y sólo había una mesa con tres parroquianos bajando cervezas, tenían el pelo largo, barba, eran fuertes y vestían camisetas de rock.

Me asomé a preguntarle al de la puerta que vendía las entradas si tocaban por fin o se había suspendido, me dijo que la gente llegaría más tarde. Le pedí un volante publicitario del grupo, dije que daría una vuelta y volvería, como cuando estás agobiado en una tienda que dices "- Vuelvo antes de que cierre" -

Al regresar sobre mis pasos, uno de los tres de la mesa se quedó mirándome fijo, intente girar la cabeza en dirección a la calle, pero su mirada tiraba de mi como una rienda de la cabeza de un caballo terco, me costó pero logré zafar y encaminarme a la esquina, luego pude ver con el rabillo del ojo que reía con los demás sin demasiada convicción.

Seguí caminando un rato pensando que si encontraba algo agradable que hacer podría retornar cuando estuviese más concurrido el local. Una Gibson Les Paul estaba de pie sobre del escenario, me gusta el sonido de esa guitarra tanto para rock como para blues, es muy acertada para un concierto en un garito pequeño, con los altoparlantes al lado dela oreja, para el guitarrista es un placer pisar el mástil y hacer un bend con dos cuerdas, sonando una distorsión no obstante muy limpia, el mástil es cómodo y las platinas nacaradas a cada rato llaman a los dedos del guitarrista para que haga un bend, para el público es precioso.

Claro te tiene que gustar la guitarra, el blues y rock greasy. Mientras iba pensando eso llegué casi a mitad de camino entre el Café y mi casa, así que pensé que otro día vería a otro grupo, y pasé a comprar una Pepsi light como la gente, con burbujas.

Cuando llegué a casa encendí la lámpara verde de bibliotecas finas, la luz iluminó el volante que le había pedido al portero del Gran café, y ahí estaban de pie, los tres barbudos de la única mesa ocupada, retratados mirando al foco de la cámara, los Crow Black Chicken de la Gibson Les Paul.

 

 

 

Los Crow Black Chicken

Los Crow Black Chicken

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax
23 noviembre 2015 1 23 /11 /noviembre /2015 19:51
Marcel Proust

Marcel Proust

Estaba reescribiendo un artículo para adecuarlo a los requisitos editoriales y me di cuenta de que ya no podía podarle más palabras sin privarlo de las ideas originales, del ritmo deseado, del giro, del viaje que todo escrito por estricto o resumido que sea, debe representar. Si no, deja de ser un bojeo a un continente de conceptos, para convertirse en una vuelta a la manzana, o en un giro sobre el eje de una percepción más o menos ocurrente.

Una cagada.

En cada post ya hay que sacrificar casi todo artilugio, toda descripción, hay que recurrir a imágenes globales para ubicar al lector en un tiempo y un espacio, rodeado de un medio ambiente con una sola palabra. ya sacrificamos adjetivos, metáforas, analogías, símiles, cosa hasta cierto punto de agradecer porque pocos son García Lorca.
Pero es cierto, hay que matar la inspiración, porque el lector quiere papa frita, pero además la quiere con el sabor a ketchup ya incorporado y si se puede la quiere en la boca. 
Ya dejamos atrás el momento en que las lenguas tuvieron su máximo desarrollo y aplicación a la literatura o al discurso y vamos en franca caída, con el placer del trabajo cumplido, ya podemos tirar la casa por la ventana,entregarnos al descuido total tras haber alcanzado un inédito e irrepetible "nivelazo".
Flaubert, Borges , Joyce, Proust, Dante A. o Goethe quedaron atrás, ya no los lee nadie ¿para qué? o mejor dicho: ¿páké?
Se convirtió en un lujo para excéntricos o eruditos, el leer una idea desarrollada, olisqueada, saboreada , palpada por todos lados por el escritor y luego cerrada, o dejada abierta, pero no sin escudriñar hasta el último de sus rincones.

Estamos de regreso al sonido gutural, al berrido vocal, que le servía al hombre de las cavernas o de las sabanas para advertir lo estrictamente inmediato.

Cuanto menos logremos para comunicar algo más exitoso se considera el soporte y por ende mucho más valioso.

Twitter empieza a ser un poco tedioso para algunos, inútilmente extenso, porque la prohibición de usar más de 140 caracteres sin querer ha hecho que la mayoría de la gente busque consumir los 140, y no se trata de eso, se trata de usar 1 si se puede!

Si se puede decir ¡Cuidado! ¿para qué estirar inútilmente la advertencia con ¡Cuidado con el camión!?

Estamos yendo nuevamente hacia el : Argh; Urgh; berp; grock, sólo dudo que nos tome los años que nos llevó llegar desde ahí a Borges o Joyce.

Y no es que me parezca mal, si el receptor capta igual o mejor la idea, recibe la misma necesidad de la comunicación pero también el deleite de ser el comunicador por parte del emisor y pierde mucho menos tiempo a través de un youtuber que de Dostoyevsky ¿para qué estirarse?

No es que me parezca mal, lo que pasa es que lleva tiempo acostumbrarse.

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax
11 septiembre 2015 5 11 /09 /septiembre /2015 17:31

HONOR

 

Con el océano a cuestas, su cuchillo kriss y una cimitarra 

junto al serpentín que suda ron de bucaneros,

va el esqueleto borracho, capitán del bergantín,

pirata de libertad cantando un romance del mar

tras un preciado cofre y el recuerdo de aquella mujer.

Con su greñosa calavera altiva hacia la brisa

y el fuego en el mástil del último puerto,

sueña blandir amarras

 

ASFIXIA

 

¿Quién gestiona el asma? 

¿Será el zumbido que divide el aire

del mosquito, la llamarada o será la bala?

¿Será la pisada ancha, la mano pesada?

¿Será la boca que deja la almohada mojada?

Orilla de baba, lejana rodilla

Resucitar tras cada gota salada

¿Quién controla el asma?

  

 

ROCK CON TELECASTER

 

Si tuviese que dormir en las calles de Bombay, si tuviese que vivir en el peor albergue de Nueva York, si tuviese que atravesar el Sahara, si tuviese que agenciarse la vida en Afganistán, si tuviese que atravesar el Ártico en balsa, si tuviese que cazar en Sudán para comer o luchar en Cuba para beber, si tuviese que atravesar el mundo para encontrar una pizca de amor, lo haría sin titubeos.

 

Aunque nunca sin sus zapatos italianos de cuero marrón.

Zapatos italianos de cuero marrón

Zapatos italianos de cuero marrón

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax
26 agosto 2015 3 26 /08 /agosto /2015 19:18

Hoy paré en una tienda de productos argentinos en la ciudad de León, compré una yerba mate cordobesa, de la Córdoba Argentina y me dio un antojo que provino desde lo profundo de mi ser donde aún hoy, se aloja con todos los lujos aquél crío travieso de otrora en acuerdo común con el inevitable adulto de estos días; y a pesar de tener encarecidamente recomendado evitar el consumo de todo producto lácteo, compré un frasco de dulce leche de la marca Havanna,

Cuando regresaba a casa, en el automóvil, miré de reojo el frasco del manjar argento, y me dije: "bueno, lo que no tenía que hacer era comprarlo, ahora ya que lo hice no me voy a andar con boludeces"; entonces abrí la tapa del pomo y metí el dedo índice sacándolo rodeado, embadurnado, enchastrado de un brillante y aromático dulce de leche, cuando lo deguste casi estrello el coche con el cielo de mi boca, donde tenía lugar un destellante orgasmo gustativo, dejé el dedo limpio y volví a meterlo nuevamente en el frasco, y otra vez más y una última vez antes de cerrarlo y llegar a casa.

Lo metí en la nevera y sólo alcanzó a sobrevivir hasta que se mostró suficientemente frío, momento en que inexorablemente sucumbió a los embates de los cucharazos que lo asediaron por diestra y por siniestra.

Ahora lo más probable es que tenga un poquito de asma y tal vez esa recurrente carraspera en la garganta; pero hoy infinitamente menos molesta que de costumbre.

Y es que no hay dudas de que conviene siempre intentar hacer lo correcto, pero a veces, sólo de vez en cuando, puede ser recomendable sucumbir al asedio del deseo, o dicho de otro modo, tenemos el derecho y en ocasiones el deber de hacer lo que nos dé la reverendísima gana.

Dulce de leche con el dedo

Dulce de leche con el dedo

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax
3 agosto 2015 1 03 /08 /agosto /2015 23:59

El homicida poeta

 

Hace mucho, mucho tiempo

En un cercano lugar,

Existió un bello poeta,

Un poeta sin igual,

 

Y no, amigo, no era natural

un poeta de poema amigo

y un alma de crueldad.

 

Y no, querido amigo, no era natural

un poeta plebeyo y de mente abierta

y cuatro víctimas en su desván.

 

Un poeta con poema blanco

y a la vez un alma negra

Un poeta que su último poema decía:

A los pobres dinero de la monarquía

 

Un poeta cuya pluma cosas bellas escribía

Pero el alma se corrompía letra por letra

querido amigo.

 

 

Hace mucho, mucho tiempo

En un cercano lugar,

Existió un bello poeta,

Un poeta sin igual,

 

Pero, amigo, no te puedes fiar

de una bella letra

porque de una apariencia equivocada se puede tratar

al igual que este poeta, que solo busca asesinar.

 

 

Martín Guevara Vergara Martín- 12 años

 

 

François Villon- El poeta villano.

François Villon- El poeta villano.

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax
1 agosto 2015 6 01 /08 /agosto /2015 22:47

Un día de 1980, al no recibir ninguna carta de mi padre, mi madre me confesó que no se sabía nada de él, que pensaban que estaba en una cárcel a la que se suponía que iba a ser trasladado, pero que no había ninguna seguridad.  Ya habíamos escuchado las historias de primera mano de Cultelli, un preso uruguayo que la Junta Militar argentina  había soltado tras largos años de cauterio en condiciones duras,  y que terminó reuniéndose con su familia que se encontraba exiliada en Cuba.

Este hombre, había pasado algunos períodos de su estadía en prisión en las mismas cárceles que mi padre, y aparte de hablarme de la integridad y el valor de mi viejo, de su carácter firme, y  solidario con los compañeros, también me contó que los traslados, a veces resultaban viajes al otro mundo, ya fuere por los golpes recibidos durante el mismo y el poco interés de recuperar al preso en la enfermería o directamente a causa del asesinato del reo, en algún recodo del camino.  Varios compañeros de ellos habían desaparecido en esas circunstancias.

Llevaba años escuchando y viendo una gran variedad de barbaridades, pero aquella narración de primera mano, me estremeció de manera especial.

            No temí lo peor, no estaba preparado en absoluto para interiorizar que al viejo lo hubiesen liquidado en alguna zanja, entonces decidí pensarlo solo durante las noches , cuando no podía evitarlo.  Fueron pocos días pero muy intensos, en los que tomé determinaciones de las cuales no fui capaz de retornar,  ni quise hacerlo.

            Comencé a beber ron sin hielo también los días de semana. Ello me ayudó a dejar de estudiar repentinamente, y con esa excusa y la idea de compartir buenos momentos, me busqué un trabajo de ayudante de mantenimiento en la sección de limpieza de una empresa civil militar en Guanabacoa.

Basurero.

Entré en ese destacado puesto, junto a mi amigo el Nene, gracias a la gestión de nuestro otro amigo, Orestes, quien por segundo año trabajaba allí durante las vacaciones para ganarse unos pesos.

Raúl Castro era el máximo responsable de ese ministerio y de todo el ejército,  y se puede decir que las FAR fue una de las excepciones en aquel páramo de productividad,  y producía gran parte de los insumos que gastaba, por supuesto los de las industria ligera ya que los armamentos provenían íntegramente desde afuera, del campo socialista.

 Recibiríamos por el desempeño de la tarea de limpieza de diferentes elementos, 92 pesos de moneda nacional cada uno.  Aunque no precisaba en absoluto el dinero de esa paga, constituía un motivo para que los que habían empezado a recriminarme que había dejado los estudios, lo hiciesen en voz baja.

El responsable de darnos privilegios del Departamento de América, pensaba que mi motivo primordial de trabajar en lugar de estudiar, era una provocación, un rechazo  a ese mandato común entre los familiares de los altos cargos, de que había que formarse como un cuadro revolucionario y toda esa perorata, y también a la tradición burguesa occidental de ser un joven educado de provecho, un modo más de resultar molesto; pero lo cierto es que yo nunca programaba ni lo que haría durante el día.

 

Nos destinaron limpiar los latones de basura, los restos de un enorme banquete con que se habían auto homenajeado a base de pollo y puerco, justo el fin de semana antes de nuestro comienzo. Parecíamos dos soldados de avanzadilla inspeccionando el terreno enemigo antes de que la tropa decidiese atacar. Aquello era un martirio para las fosas nasales, y empeoraba  en la medida que lo íbamos dejando para el día siguiente a causa del insoportable efluvio pestilente que emanaban aquellos latones y nuestra escasa formación en materia de sacrificio laboral.

Al Nene le habían dado la llave de un toro motor, de los que se utilizan para levantar palets, que servía para auxiliarnos en la tarea de volcar los ocho cubos de basura podrida, y ya henchida, voluminosa, inflamada; pero resultó de poca utilidad. Cuando intentamos levantar el primer latón, para trasladarlo al sitio indicado, se nos fue de costado, derramando los pollos que asomaban sus lomos y panzas verdes e hinchadas, por encima del borde del latón.

Después de ese accidente pasamos el resto de la semana entera haciendo trabajitos de poca monta y durmiendo largas siestas en el toro motor, hasta que llegó el viernes y entonces el panzón jefe, que vestía guayabera y rezumaba orgullo por su posición y orondez, montó en cólera, y nos amenazó con echarnos el mismo Lunes si no acabábamos la tarea, porque se quejaba de que ya todas las ventanas debían permanecer cerradas a causa de la peste que echaban esos pollos.

Fuimos a un enorme basurero en un camión que dispusieron a tal efecto, cargamos los latones con el toro motor en la parte trasera del vehículo, y viajamos acompañando aquella inmundicia que habíamos intentado quemar con kerosene y había resultado imposible.

Antes de llegar al destino, fuimos abordados por un equipo del Instituto Cubano de Arte e Industrias Cinematográfico (ICAIC) con micrófonos en mano, para entrevistarnos acerca del trabajo que estábamos haciendo. Primero nos reímos compulsivamente y discutimos un rato la conveniencia de salir en el noticiero del ICAIC, que lo pasaban en los cines antes de  las proyecciones de los filmes, sopesamos las burlas de las chicas y las risas de los amigos, y al final decidimos que sí, que debíamos dar la nota a los periodistas.

El Nene les dijo que trabajábamos en vacaciones “para un bien para Cuba” y al escuchar eso yo no pude parar de reírme, cuando me preguntó el cronista porque me reía, le dije que porque estábamos siendo entrevistados trabajando de “leones”,  le tuve que explicar que en el argot habanero a los basureros se les llamaba “leones” no por su fiereza, sino debido a su penetrante olor.

Una vez en el basurero, tiramos los pollos podridos semi quemados con latones y todo, el chofer nos recomendó que recogiésemos los latones.

-Dale, enciende el motor y tira para la empresa- le dije al chofer, la diversión llegaba a su final.

Una semana más tarde percibí la paga de dos tercios de un mes, además de la hoja donde figuraban los motivos de la expulsión por si necesitaba constancia. ¿Estaría bromeando?

Aquella página escrita a máquina y con un sello de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, que atestiguaba mi escasa disposición para el trabajo y la disciplina, eran lo único enorgullecedor que tendría en las semanas siguientes para enseñar, aparte de mi particular versión del pasito de baile  de Travolta en Saturday Night Fever y de nuestra aparición  en todas salas de cine habaneras, para refrendar mi salud felina de siete vidas.

Con el Nene en La Habana

Con el Nene en La Habana

Compartir este post

Repost0
Published by martinguevara - en Relax

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria. Presentes Argentina, Cuba y España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario de diferentes experiencias y significantes correlativos.
  • Contacto