" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
6 julio 2016 3 06 /07 /julio /2016 17:12

Los excéntricos y valientes cátaros franceses plantaron cara a la corrupción y la hipocresía del Vaticano durante más tiempo de lo que al poder le gusta aceptar.

Se hicieron fuertes en Languedoc, en Occitania, donde la Iglesia junto a la corona francesa, a pesar de la heroica resistencia, terminaron por exterminarlos de manera brutal a finales del siglo XIII de manos de la Cruzada albigense, y de un actor que hacía su primera aparición estelar:

La Inquisición.

Un siglo más tarde se implantó en el reino de Aragón, y dos siglos después cuando se unieron las coronas de Aragón y Castilla, pasó a a adquirir el tristemente célebre nombre de la Inquisición española, bajo el estricto control de los reyes católicos. 
Tras más de cinco mil infelices ejecutados con los más atroces de las tormentos, de exportarse a América en Lima y México para castigar a los aborígenes rebeldes, se puede decir que fue de lejos el mayor laboratorio de prácticas del dolor físico, del espanto psicológico y de pudrición del alma humana.

Lo mejor de la Edad Media es que acabó con el Renacimiento.

A menudo para intentar una aproximación a las causas de las escasísimas rebeliones en las dictaduras de izquierda, me refiero a los paralelismos del poder eclesial del medievo y los sistemas mal llamados socialistas. Ambas procedían a inocular la autocensura consistente en la apropiación de la terminología y la liturgia del Bien, como corresponde a la izquierda, al igual que a la Iglesia del medievo, en combinación con el terror, para lo cual se estudiaba, desarrollaban y aplicaban los más perversos tormentos sospechados, sobre infelices rebeldes, disidentes o inadaptados, que lejos de ser considerados víctimas, debían encima padecer la vergüenza y el estigma de ser herejes, fomentar el mal, dar albergue al demonio.

Tal como en los campos de trabajo de la Siberia en la URSS, cuando tras pasar décadas prisionero obligado a trabajos forzados, canibalismo, golpizas, el reo debía admitir que en el pasado había sido un ser egoista y despreciable al oponerse a la generosidad socialista y que estaba listo para ser un buen revolucionario. No bastaba con cumplir la pena, había que hacerse converso.

Tanto en la brutal Edad Media de la Inquisición, como en las dictaduras totalitarias comunistas, el sistema se apropia de dicha liturgia del Bien, en un caso utilizando al Dios bondadoso y en otro a una ideología portadora del gen de la solidaridad, de la justicia social, instalando en el hipotálamo y la conciencia colectiva desde la más temprana edad, el rol maligno y mezquino de la disidencia, de la desobediencia, del descontento. 
La mezcla de ese factor y la opresión constante ha dado excelentes resultados aplacando cualquier conato de rebeldía, haciendo que los herejes antiguos como los modernos, prefiriesen varias veces antes arriesgar sus vidas escapando ya sea de la URRSS a través de congelados bosques, de la RDA (Alemania Democrática) saltando el tenebroso muro o de Cuba con una rueda de camión a veces agujereada en un mar infestado de tiburones, antes que unirse y soñar con el cambio. 
Es de muy mal gusto luchar contra el Bien. 

Se apoderaron de palabras como "proletariado" "campesinado" "igualdad" "opresión" "libertad" Quién esté dispuesto a mostrarse contrario a eso, merece la misma hoguera que la adúltera bruja medieval ofensora del reino de Dios devorador. 

Cantos de sirena en un lado de la moneda y en otro, la cara de la realidad.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto