" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 julio 2014 1 21 /07 /julio /2014 06:27

Hay dos cosas con las que no conviene meterse en Estados Unidos, ni con la salud ni con las disposiciones legales por mínimas que puedan parecer; todo lo demás es una maravilla.

Si no eres una persona de un pasar holgado y te enfermas en este país, todo lo bendito se te convertirá en maldito, más valdrá que tu sonrisa y tu cara aporten aquello que le falte a tu escueto y siempre deficiente seguro médico, el hoyo estará mirándote fijamente, llamándote sin aspavientos, será más bien como un reclamo, como una sugerencia. Un resfrío puede dejarte petrificado, aterido de miedo ante la posibilidad de la infección. Esto pude comprobar que tiene algo bueno, de inmediato el cuerpo se pone las pilas y ni se le ocurre enfermarse por nada, sólo para dar un mensaje, sólo para comunicarle al consiente una sospecha que el cerebro tiene entre bambalinas. Ni para faltar a un trabajo, ni para dar penita a nadie. Enfermarse en Estados Unidos es algo de hombres y mujeres con los pantalones bien puestos; para quienes estudian detenidamente los precios de los hoteles y los menús de los restaurantes conserva el mismo peso dramático que tenía la enfermedad para el hombre de el medioevo.

Si cruzas una avenida por la mitad, o por el mismo semáforo sin que esté la señal de que puedes cruzar y te ve la siempre expectante policía, es muy probable que te caiga una multa que te dejen tiritando los dientes y flojas las postrimerías si es que aún continúas siendo aquella misma personita sin demasiados fondos, ni otro bulto en tu bolsillo que la concavidad protuberante de ese huevo herniado. Si giras a la izquierda o a la derecha, si pisas una línea discontinua, si aumentas velocidad o si la reduces, si el coche se pone a llorar en medio de la carretera sin pañuelo, será mejor que pidas auxilio al Dios de los Bancos, el mismo viejo demonio de las loterías, ya que los huesos raspados de tu asentaderas lo precisarán, si bien es cierto que siempre tendrás una lista de pagadores de fianzas a la vista desde las rejas de tu calabazo provisional.

Derechito y sin zigzagueos vas mejor.

En todo lo demás Estados Unidos es una maravilla de país, nada que ver con la idea que trasciende allende las fronteras muy interesada por quienes esconden las miserias de casa echando culpas alrededor, como la gorda de las maldiciones e improperios de mi Motel, que no paraba de putear porque no le dejaban fumar y pudo haber elegido una habitación de fumadora, o haber dejado de fumar y haber comido costillas a la bbq hasta reventar.

Generalmente el común de la gente es verdaderamente naif y muy agradable, comunicativa, gregaria, de cultura de hot dog y trabajo, hay un respeto al acierto como al error, al éxito como a la caída, hay un respeto al otro que empieza por no meterse en su vida. Se comparte en familia, pero también se sabe andar sólo, es la cultura de hacerse sólo, de levantarse una y otra vez, en eso me siento de acá, ellos y yo sabemos que todo es una invención, que te van a dejar una y otra vez, que todas esas cocciones de penas tangueras y de boleros plañideros, son inútiles como cenicero de moto, si desde un principio sabes que te serán fieles hasta que les vaya bien serlo, que el amor es una quimera, hoy te toca ser loado y mañana olvidado, ellos se mezclan por todo el país del mismo modo que mezclan ese infame milkshake con la mostaza y el ketchup de esas exquisitas hamburguesas campeonas en taponar a las más altaneras y engreídas de las arterias.

Es un país de una belleza natural descollante y se respira democracia y derechos, ven con ganas de encontrarte a ti mismo, porque es una cultura que enaltece al individuo.

Ven dispuesto a disfrutarlo, pero no cometas el error de olvidar tu aspirina, tu lucecita para cruzar la avenida, y si lo olvidas, entonces recuerda tu rezo al Babalú de las finanzas y en su defecto, al de las fianzas.

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto