" />
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
3 octubre 2011 1 03 /10 /octubre /2011 00:20

 

Desde hace medio siglo existen puntos de vistas diversos sobre la conveniencia de mantener el bloqueo económico a Cuba, así como  definir a quien beneficia o lacera más este anacronico contrasentido.

Oficialmente la situación es clara, para el gobierno de los Estados Unidos, que lo ha ido incrementando a lo largo de los cincuenta años, resulta obvio que apuesta a su efectividad para derrocar a un tirano que se mantiene a fuerza de rerpesión.

Para el régimen cubano, es una clara violación del derecho internacional, es un abuso de una superpotencia contra una pequeña Nación, que somete a buena  parte de la población a la carencia de insumos de primera necesidad.

Existe otro punto de vista, que procura llegar más allá de la evidencia, que sugiere que lo que parece ser de gran molestia para uno en realidad es su tabla de salvación y viceversa.

Hay pocos elementos tan cohesionadores, tan unificadores de los pueblos como el fantasma de la amenaza externa, el enemigo extranjero.

Tambien es cierto que suprimir el embargo, hubiese derivado en la inmediata aplicación del mismo nuevamente, con espíritu renovado. Aunque no motivado por el antagonismo de las posiciones políticas, sino por la lógica más elemental del mercado.: si no hay pasta no hay negocio.

         Para abrir el comercio con Estados unidos, Cuba debería contar previamente con liquidez para poder hacer frente a los pagos; ¿de donde se podrían obtener esas divisas?  Los beneficios  de la economía cubana, en caso de haber alguno no son ni serán debido a su productividad.

 La nula productividad en casi todos los rubros exceptuando en ciertos períodos muy puntuales, el turismo y el azúcar, y con la inexistencia de impuestos y tasas recaudatorias, hacen que inevitable un vacío, un agujero enorme en las arcas financieras del país.

         Hablamos de hacer frente a los gastos internos, de moneda nacional.

         Pero ¿como podrían siquiera pensar en pagar la importación de productos destinados al comercio, sin la existencia de un mercado libre, con una moneda de cambio internacional?

Dicho de otro modo, ¿cómo podrían hacerlo sin hacer participe a la población de Cuba del consumo de esos bienes y de su comercio, siendo de ese modo también participes de las ganancias y del pago de los impuestos? .  Ello sometería a una contradicción insalvable al sistema que por todos los medios procuró evitar que progrese cualquier iniciativa privada, por modesta que fuese.

Las cosas parecen estar cambiando vertiginosamente en este sentido.

Acorde a esta tercera opción, ambas partes siempre supieron que más que un Bloqueo, aquello era la consecuencia inevitable de dos maneras no complementarias de entender la economía.  Irreconciliables.  

Y que por más que una parte hubiese insistido en negociar, habría tenido que abandonar la intención en el primer vencimiento de la primera letra de pago.

No eran sistemas pensados para convivir.

Creo que en los años que dura esta  enconada disputa entre las dos orillas, ha habido obcecación de ambas partes,  han  conseguido imponerse los manejos torpes y poco presentables desde ambas orillas, pero aún tengo una duda.

Estoy pensando en cual sería la razón, por la cual durante tanto tiempo, se nos quiso hacer ver desde los órganos oficiales, lo perverso de que el  vecino del Norte, nos privase  del comercio de sus productos y bienes, Siendo que precisamente las bases del sistema estaban en prescindir de ese mercado, de esas relaciones económicas. Los mismos órganos se encargaban de que no olvidásemos  que dichos productos y su carga ideológica, eran debilitadores de la moral comunista. Y en tanto, al  deseo de disfrutarlos, se le conocía como “diversionismo ideológico”.

Entonces ¿ a que venía el intento de utilizar la falta de esos bienes y artículos como chivo expiatorio?.

Esto me recuerda, al agente vendedor de sistemas de alarma que suele visitar mi barrio, al que para hacerse con una buena cantidad de clientes, le van como anillo al dedo, unas  bien inflamadas estadísticas de robos y delitos.

De sombras y flores espinadas.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
Comenta este artículo

Comentarios

JRM 10/23/2011 12:55


Primero que todo, estoy en contra del embargo,
Ahora bien, si regresamos al comienzo de la revolución cubana, al menos yo veo desde el primer día, la provocación y el discurso inflamado de Castro, en contra de USA, luego vienen las
expropiaciones de los norteamericanos y cubanos propietarios sin retribución de cuanto negocio existía en la isla, la constante confrontación y provocación, la amenaza nuclear para el país del
norte por parte del gobernante cubano,la influencia, la ayuda militar, con soldados, equipos de guerra, logística, creación de guerrillas, etc., etc....
¿no habría sido más fructífero para Cuba no pelearse con el gigante utilizando diplomacia y negociaciones sin el discurso ofensivo, sin esa guerra mediática e inflamatoria, sin influenciar en
conflictos ajenos en cada rincón del planeta y no hacer ver al gobierno de Castro, desde el primer día como un provocador y difamador, ofensivo y picapleitos constantemente durante más de medio
siglo? además varios presidentes de Estados Unidos han intentado con muchos gestos y con la intención de acercamiento en un sin numero de ocasiones, recibiendo en respuesta, en el momento preciso
cuando más cerca se veía un acto deplorable por parte del gobierno de La Habana, ¿dando siempre la impresión de desbaratar el proceso de negociaciones con un acto de violación de leyes
internacionales, una violación de derechos humanos, civiles, etc...? ahora la pregunta más importante..., ¿cómo es posible que un pequeño y pobre país y sin presisamente doblegarse, no utilice la
manera diplomática para conseguir del país más poderoso del mundo, ayuda, colaboración, tratados comerciales, prestamos bancarios, etc., etc., etc., en bien de su pueblo, en vez de desafiar
haciéndose el más cojonudo y macho del mundo, ¿sin tener en cuenta que el que paga es el pueblo?


raul 10/20/2011 15:45


saludos martin recién me acabo de enterar de su blog y esta es la primera entrada que leo. No creo que esté muy acerta, pues bajo ninguna circunstacia ni siquiera la justificación de la
productividad cubana (la cual comparto) es viable para mantener el bloqueo, ni para los que están a favor ni en contra del gobierno cubano. Independientemente de las idea que expresa aqui cuba
nunca ha justificado el bloqueo y siempre lo ha denunciado en todas las oportunidades que ha tenido. El bloqueo ha fracasado y si la justificación de la sostenibilidad del cuba es el bloqueo,
entonces porque no lo quitan. Debe saber pero omite que el bloqueo no solo afecta a los producto "debilitadores..." también nos hacen falta y los hemos comprado en determinadas ocaciones, sino que
tambien se bloquean a Bancos, a Repsol ahora, personas de otros países son multados (existen los nombre y apellido de Canadienses y holandeses). Creo que el más mínimo sentido de justesa
independientemente de la afinidad política debería pronunciarse contra el bloqueo cuyo objetivo medular y cito de sus patrocinadores es "rendir por hambre y enfermedad al pueblo y crear una
protesta interna contra el gobierno".


martinguevara 10/21/2011 02:10



estimado Raúl, no sólo estoy en contra de ese bloqueo inhumanoi, y como digo contradictorio en amabs orillas, auqnue podeamos disentir.


Yo no tengo ideología politica definida, solo un sustrato libertario, de independencia total en lo individual,  de la mayor contidad de derechos posible, y está claro que la prohibición de
comercializar con Cuba en los años de la guerra fría, previos a la crisis de Octubre, ya en ese tiempo era un acto violento enfrentado a los también violentos actos de la URSS, pero con el paso
del tiempo se presenta como injusto, anacrónico y además , lo más ridiculo, contraproducente. estoy de acuerdo con usted, en que no se trata de unas latitas de coca cola y unos poppis, sino de un
tema de mayor enjundia. De la comunidad cubana en el exterior, de la que no formo parte por supuesto, ya que no soy cubano, peor conozco algunos, sepa que la mayoría está en contra de ese bloqueo
de tipo medieval.


 Yo rechazo toda la violencia, todos los abusos, toda opresión. ¿ Cómo estar de acuerdo con un bloqueo a un país y a su pobre gente? Los de arriba no solo no sufren en absoluto, sino, a mi
entender, claro está, cuentan con un elemento increiblemente cohesionador, como un enemigo común.


Gracias por el comentario.



Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto