" />
Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
2 abril 2019 2 02 /04 /abril /2019 22:03

¿Sátiro, salido o un tipo normal?

 

En los viajes no me pierdo una exhibición de una colección de arte temporal o permanente, la arquitectura, los ríos, las costumbres, en la vida cotidiana lo que más me enternece, anima, potencia, es mirar al cielo en algún momento del día, no una mirada así nomás, un desperdicio de ojeada, una chispa displicente, sino una observación intensa, una visita “inspectiva” como cuando mi abuela más que mi madre mi miraba antes de salir de casa al colegio en invierno para asegurarse de que llevaba el pullover puesto y la bufanda bien enrollada al pescuezo; pero sin dudas lo que me gusta contemplar, dejar que acaricien mis pupilas y que a su vez el iris se permita un desliz pícaron, son las damas, ya sea caminando, sentadas en el transporte público, estudiando, conversando, pensando, imaginando, deseando, más allá de si después no podría ni con una sóla, pero me embarga el encanto de los derroteros amatorios, y cuando me retribuyen con una mirada, ando chisporroteando el día entero.

 

Si es mayor con cuerpo e indumentaria que sugieren "lista para combate", años de motor bien temperado que sabe bien como ronronea, de auto bien disfrutado que conoce todos los caminos y no teme a ninguno por rayones ni baches; bien por un ascensor de tetas, un blue jean zanjudo, un vestido marcador, sus medias, su boca, su pelo, sus zapatos, todo me indica sólo una cosa: si la veterana tiene o no unas ganas de saltar la suiza que no se aguanta.

Cuello alto o bajo, pelo ondulado o lacio, labios, dientes y ojos penetrantes, me llegan al mismo centro de la base de operaciones. Caderas onduladas, nalgas aún fuertes, redondeadas, cargan el cohete en el cañón, barriguita ligeramente cóncava, como confesaba María de Medeiros, la novia de Bruce Willis en Pulp Fiction, “una barriga en un hombre lo hace parecer fofo, en una mujer aporta belleza”, es la ladera hacia el valle de la terma de tibieza milenaria, además de un tajo suponible, intuible, cierran la compuerta de la sala de decisiones. Un par de cítricos, da igual si limones, naranjas, pomelos medianos o grandes o incluso melones, a condición que hagan juego con hombros, mentón y vientre: encienden la mecha.


"Como la comerá, esta será una enferma en cuatro, esta un hacha de rodillas, esta encima, esta debajo, esta de costado, esta con todo ocupado, esta pedirá doble ración, esta es para romance, esta para desabrochar fantasías, esta para el lenguaje procaz, esta para comerla toda a lametones, esta para reír, esta para charlar, esta para compartir gustos, esta sirve más de amiga, y por último: con esta se puede compartir techo, mecha y lecho.


Y cuando veo a las que representan el papel de frías, distantes, inmersas, pienso en como habría que abordarlas para que dejen toda esa bobería y se despeinen hasta la nuca, como si todo estado de ánimo, suerte o condición, pudiese variar según la varilla. O dependiese del punto g.

Una amiga me dijo una vez que ella pensaba en que vestidos ponerse para un hombre introvertido, otra que sabría que cocinar, y la amiga cubana, por supuesto más desinhibida en el terreno del mantecado, me confesó las delicatesen que tenía reservadas para el petulante, que olvidaría la compostura al lado de la chancleta, como Charles Windsor en La Habana. Si fuese un sátiro me encantaría dentro del orden orgiastico de la emancipación del placer, si en cambio sería un salido, prefiero seguir siendo de los manifiesta sus gustos y persigue sus deseos así como aceptamos que se deben perseguir los ideales;  y por último si soy una persona absolutamente sana y normal, pido por favor que los enfermos, reprimidos, parafilicos, perversos y perturbados que inundan los alrededores munidos de corrección, limpien la laca, despeinen el barniz, atiendan los pliegues de sus ingles, escuchen los susurros de sus pezones, las confidencias de sus glandes, y brindenle algo de atención a esos suspiros súbitos que aparecen cuando destetamos el alma.

 

 

Shunga, erotismo y arte
Shunga, erotismo y arte

Shunga, erotismo y arte

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
  • Contacto