" />
Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
14 marzo 2019 4 14 /03 /marzo /2019 22:55

Christian, el caminante más tranquilo de toda la Antica Trasversale Sicula, un toscano que completó los seiscientos setenta kilómetros con su misterioso perro Pilu, me dijo en un punto del camino:

-Más tarde me gustaría hacerte una pregunta- sí como no, le respondí.

Al día siguiente caminando con la fresca de la mañana siciliana, me espetó- ¿Sabes si es cierto que el actual Papa de Roma estuvo involucrado en la muerte del Che Guevara?

Me quedé de piedra, había escuchado todo tipo de versiones, de tergiversaciones, de suposiciones más acertadas que otras, de disparates y de verdaderos hallazgos acerca del destino fatídico de mi tío, pero nunca algo que se pareciese a aquello.

-Ni la más remota idea- le respondí y lo invité a que desplegase su versión. Christian lleva años en la meditación y en la vida espiritual, por lo que su explicación vagaba entre jesuitas latinoamericanos, el Vaticano y partículas de Krishnamurti u Osho. Pero aún así me pareció brillante que entre un pueblo y otro de campesinos sicilianos un místico de la Toscana me preguntase esto tan solemnemente, la pauta de lo que el hermano de mi padre había pegado en tierras itálicas desde su propia muerte la conocía y la que podría generar Bergoglio cabía suponerlo, pero no podía imaginar que la mística uniese a estos dos prominentes argentos de manera tan sorpresiva en las charlas de un hombre y su perro, como si hubiese que sacarlos de las consabidas famas de sus virtudes y dotarlos de una vida paralela donde pudieron hacer lo contrario a lo que los obliga el tiempo y el espacio de esta dimensión tan previsible. Había cierta lógica ya que en los años sesenta los jerarcas reliosos y los comunistas eran irreconciaables, pero en la actualidad habrían encontrado un espacio en el que diesen rienda suelta a todo aquello que jamás podría acompañar a la línea de sus pasos sobre los senderos de la lógica mundanal.

Me pareció fabuloso, y nunca mejor dicho porque su imaginería o conexión con esos otros mundos conformaban una fábula sin moraleja y con animales de una realidad donde el brillo de sus virtudes sólo responde a la monstruosidad dominante del entorno, un Ave Fénix y un Unicornio, un Grifo y una Harpía rebelándose a los términos de un universo injusto, pero sin carecer de la suficiente cuota de crueldad para darse el zarpazo entre ellos, en una competencia en un más allá nada lejano por ocupar el pódium del animal mitológico argentino más compasivo con los desafortunados.

 

Un Bergoglio que asistía a sus misas, a sus obligaciones del espíritu y mandamientos de la conciencia, de barrios obreros a villas miserias, primero en bicicleta, luego en transporte público hijo de la tradición jesuita de estar de cuerpo presente en los penares de la evangelización , querido por todo su barrio, sus parientes, los feligreses de sus parroquias a lo largo de su camino de ascenso en la pirámide vaticana, tan difícil en los años que le tocó no sólo por la lejanía sensorial más que geográfica del confín del mundo salvaje, a la Roma de los Borgia, e incluso a la Meca,  sino por las corrientes tan distantes de la jesuita que dominaron la Iglesia en tiempos de Karol Wojtila y de Ratzinger.

 

Sin embargo el mundo de repente asistió a como se hacía papa, aquel ex novio de una mujer alegre, tan sorprendida como lo estaría yo, por su elección de la sotana y el camino del evangelio, ese amigo de cada fiel, de cada descarriado e incluso de cada hereje, involucrado en la critica social en el período de gobierno de Kirchner y Fernández de Kirchner, aquel simpatizante de San Lorenzo, uno de los clubes de fútbol más enigmáticos de la capital argentina, al cual adhirieron personajes tan variopintos, como Viggo Mortensen, Pappo, Emilio Aragón Milikito, y hasta se dice que la escasísima simpatía que a Borges le inspiraba el fútbol, estaba circunscrita al club del barrio de Almagro.

 

Hoy se cumplen seis años de la fumata blanca y del Habemus Papa latinoamericano, franciscano y Jesuita y el balance no puede ser más positivo, amén de las lógicas criticas que recibe cualquier personalidad de tal alcance, desde pequeños sectores, países que no recibieron toda la atención que a algunos disidentes les habría parecido más adecuada o justa como los venezolanos segregados por el gobierno bolivariano, o cubanos exiliados contrariados por su visita a Cuba y a Fidel Guarapo Castro en el palacio de su largo adiós, olvidando que Wojtila y Ratzinger no sólo visitaron también Cuba, sino que Wojtila fue el Papa de Gorbachov y su Perstroika,  y que desde los Cátaros la Iglesia no experimenta tantos mea culpa, ya sea por la pedofilia y abusos a menores, por la crueldad con ha sido tratada la homosexualidad, cercanía al dolor que provoca la miseria producto de la avaricia de quienes pueden acaparar cada vez más,.

No con el énfasis que en estos seis años ha empleado Bergoglio en tal cometido, y por si fuese poco, olvidando también que en ninguna de las dos cargos que ostenta el papa, como máximo representante de una fe religiosa, ni como jefe del Estado del Vaticano, puede tomarse las atribuciones de inmiscuirse en temas de política interna de Estados soberanos, mientras que sectores de la izquierda argentina se muestran criticos con Jorge Mario Bergoglio durante los años los dos primeros años de la última dictadura militar argentina, el perído más terrorifico, sobre el cual merece aún más condena la actitud cooperativa de Maradona, Menotti, Legrand, el propio Partido Comunista, y el más que lógico temor de todo un pais asustado. Por otro lado miles de millones de personas del mundo entero sienten un cambio en hechos en la Iglesia en la cual habñian comenzado a descreer.

 

Y este seguro servidor, agnóstico más que ateo, pero en cualquier caso absolutamente alejado de todo dogma perimido, jerárquico y con serios sesgos misóginos, como cada una de las confesiones monoteístas, puede asegurar que desde que asumió Jorge Mario Bergoglio como 266º papa de la Iglesia católica, ha experimentado la mayor cercanía en su vida a una institución, que hace gala de esfuerzos denodados por regresar al más genuino espíritu cristiano, de “sentir en lo más intimo cualquier injusticia cometida sobre cualquier ser humano en cualquier parte del mundo”.

 Cualquier semejanza con las palabras del icónico guerrillero  argentino en su carta de despedida a sus hijos, dejémosla para la interpretación del misterioso amigo Christian, apestando la tierra allí donde el perro Pilu, responsable de su conexión cósmica, sea tan bien recibido como el papa al lomo de Pegaso, o el espectro del comandante sobre su famélico Rocinante.

El Papa de san Lorenzo

El Papa de san Lorenzo

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Argentina frizzante

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
  • Contacto