" />
Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
20 septiembre 2012 4 20 /09 /septiembre /2012 00:42

 

 

El pueblo de Barajas en Madrid y sus alrededores sintieron el estruendo y un tanto acostumbrados a los exabruptos de sus separatistas del país vasco y algún que otro tremendo petardo de las hordas fundamentalistas de Al Qaeda pensaron que se trataba de una nueva reivindicación con métodos tan expeditivos como aterradores. Aunque en esa ocasión se equivocaban, el abrumador sonido y temblor no provenía de una explosión ocasionada por grupo terrorista alguno, sin embargo si que fue una explosión y dejó la cifra de 154 muertos por incineración y fracturas.

El vuelo JK5022 de compañía Spanair tras la toma de impulso no lograba despegar aunque había levantado unos metros del suelo su fuselaje y caía nuevamente al suelo pero no ya sobre la pista de despegue, se desvió hacia la derecha a gran velocidad arrasando con el contén de una carretera, luego con una valla para terminar chocando violentamente con el suelo y un montículo de tierra provocando chispas que encendieron el depósito de combustible deflagrando instantáneamente y causando una violenta explosión que envió trozos de avión, de equipaje y de viajeros por todos los alrededores.

Solo diecinueve personas que conservaron sus vidas plagadas de dolor y espanto. Y comenzó el largo, pero en apariencia seguro camino de la justicia para aclarar las responsabilidades penales de este sinestro, que ostenta multitud de flecos, de negligencias y fatales descuidos en el quehacer técnico.

Hoy recién cumplidos los cuatro años de aquel terrible cúmulo de descuidos y errores fatales, la justicia les da la  espalda a los reclamantes archivando la causa en lo penal, quedando abierta la vía civil para reclamar indemnizaciones,  aunque con  derecho a percibir solo un 50%.

 

Miembros de la asociación de afectados del vuelo declaran sentirse devastados, no entender como la justicia funciona con tal deficiencia. Y remarcan que esta decisión es muy peligrosa ya que marca un terreno de impunidad para los responsables de la seguridad aérea en los diferentes operadores.

Señala  este colectivo de afectados, que con sus propios recursos y sin apoyo ni ayuda de nadie "han luchado con una flagrante desigualdad de condiciones con las poderosas multinacionales que, con ingentes recursos, se opusieron sistemáticamente a la celebración de un juicio en el que pudiera conocerse la verdad de lo sucedido".

Quizás este nuevo episodio de impunidad de los poderosos sea de los que más daño puedan causarle a la justicia española en el crédito entre sus ciudadanos,  paralelo a la opacidad mostrada para juzgar los recientemente destapados casos de decenas de miles de presuntos bebés robados a sus madres en el posparto, y vendidos posteriormente a los mejores postores, como ya evidencian las pruebas que poseen muchas de las víctimas, ya sea agrupadas en los “Afectados de clínicas de toda España. Causa niños robados” o a titulo personal y que aún a pesar de la sordera de la justicia, si procede llamársele de ese modo eufemístico, continúan con su lucha para conocer la verdad y que los culpables enfrentes sus responsabilidades.

En dichos execrables  delitos habrían participado religiosas y altos directivos de clínicas de manera tal que la obstaculización a la justicia se daba por descontada, pero de ahí a que el sistema judicial casi en masa diese la espalda a las víctimas de semejante crimen masivo, resulta un espectáculo esperpéntico y que también deja la sensación de asfixia al resto de la sociedad.

El segundo país del mundo con mayor cantidad de fosas comunes después de Kampuchea, pero en el caso de España sin abrir, sin perseguir legalmente a los culpables, lejos de eso dotándolos de toda suerte de ardides que facilitan su impunidad.

El país en que hay mayor flujo de billetes de quinientos euros no declarados. Donde los políticos encausados con pruebas condenatorias resultan ni indultados, ni sobreseídos, ni amnistiados sino absueltos como inocentes para escarnio del erario público e indignación de los contribuyentes.

 El país donde los mayores causantes del desastre económico actual, no solo se “van de rositas” sino que parecen ser premiados por sus hazañas devastadoras escalando socialmente, en la vida pública o privada.

Un país en el cual aún existen personas con imputaciones penales ejerciendo la política.

Casos de robos confesados como el del Palau de la Música de Barcelona cuyos culpables continúan en la calle, casos como el del yerno del monarca que se han convertido en un verdadero escándalo del cual hasta ahora y lo más probable es que por siempre resulten ilesos de el más mínimo arañazo proveniente de las leyes, tanto él como su esposa la infanta, que alega no tener conocimiento de las actividades del esposo.

El caso Gürtel casi al completo sin aclarar, la presunta compra de diputados socialistas  tránsfugas, los abusos policiales cerrados con rotundas sentencias condenatorias a la acusación, por incitar a la violencia a los efectivos.

Y suman tantos casos de flagrantes faltas al más elemental de los sentidos de la justicia, que resulta hasta un incordio enumerarlos, además de un trago difícil de aceptar.

Todo ello aderezado con el hecho de que las cárceles españolas registran el mayor número de presos comunes de Europa con 65000 reclusos, con un común denominador que no remite a la nacionalidad, a la raza, a la estatura, al peso, a la religión, a la orientación sexual, ni a las preferencias culturales,  sino únicamente refiere a su situación económico social, a sus espaciosos bolsillos y apellidos poblados de un intenso y persistente vacío.

El país aún tiene la tarea pendiente de la profunda reestructuración del poder Judicial. Es acaso el poder que menos transformaciones ha experimentado desde el advenimiento de la democracia.

Constituiría  una temeridad innecesaria añadir al descontento de la población causado por la crisis, la debacle en el crédito , en la última pizca de confianza que le va quedando al hombre común en los fundamentos culturales y formales que permiten mantener la armonía entre los ciudadanos, mediante la equidad de la dama invidente con la balanza y la espada.

Ciento cincuenta y cuatro muertos por un desliz, ya sea de un notable poderoso o de un villano infame, son demasiados muertos.

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
19 septiembre 2012 3 19 /09 /septiembre /2012 20:51

 

 

Murió Santiago Carrillo, un gran valor de España por su clarividencia con noventa y siete años, por su valor en la lucha pero aún más por su temple y aporte en la Paz.

Supo enfrentarse al delirio franquista, al exilio y sobre todo tuvo la capacidad de no aceptar las ordenanzas despóticas del PCUS y a la ortodoxia del propio Partido, tuvo el  valor extraño entre los militantes comunistas, de poder ver la realidad, trayendo a mi memoria lo que escribió Philip Roth acerca de su personaje Ira Ringold en la novela "Me casé con un comunista"; algo así como Ira no temía casi a nada, golpizas, policía, gobierno, matones ni soledad, solo le aterraba una cosa, contradecir cualquier lineamiento que proviniese del Partido, por más disparatado o contradictorio que pudiese resultar.
Adiós al Santiago  luchador contra todo tipo de fascismos y represiones. Un saludo donde quiera que esté con su inseparable cigarrillo, su afecto al poder y su savoir faire a la hora de ceder en la tozudez.

 

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
15 septiembre 2012 6 15 /09 /septiembre /2012 00:29

 

 

Ciertamente no me entrometo en las cuestiones cotidianas de los ciudadanos de mi país de nacimiento, en el cual hace un tiempo prolongado que no vivo, donde hoy transitan tiempos turbulentos ( cuando no) y espero de todo corazón que el choque sea solo verbal y emocional más cercano al que se da en las plateas de las canchas de fútbol que en el estilo "directo al mentón" de los disertadores de las tribunas. Tanto unos como otros.

Les ha tocado pasar por un país que llegó al nivel más bajo del que se tenga recuerdo tras la misma vieja rapiña protagonizada por diferentes gobiernos, con la participación nada desdeñable de  sus votantes. Luego de conseguir cierta normalidad económica y de desarrollo de la vida cotidiana, a partir de políticas, entre acertadas y bendecidas por la buena ventura en los mercados, parece haber encontrado el final del episodio dulce, la conclusión del primer movimiento. Y todo parece indicar que es el momento de hacer política a lo grande, de hacer barrer igual de bien que cuando estaba recién estrenada a la escoba, en el instante en que empieza a sentirse usada y mostrar ciertos síntomas de desgaste en su no ya tan ceñido haz de paja.

Se verá en la habilidad  mostrada para encontrar terrenos fértiles o vírgenes para avanzar en detrimento  de los otrora certeros golpes de efecto popular, será cuando se compruebe si el proyecto es capaz de sobrevivir al entusiasmo inicial, si cuenta con una estructura firmemente democrática, si en lugar de imponerse por la victoria logra convencer. Todo está por definirse.

Ahora bien, seamos serios ya que no virtuosos, más allá de estas disputas dialécticas, aún cuando es clara la analogía, o el sentido metafórico, con el control a la divisa, o a la gente que viaja fuera del país, o con la posibilidad de una tercera legislatura que podría entenderse como la cuarta, tener la osadía de decir que Argentina se está empezando a parecer a Cuba, es un paralelismo imposible de concertar,  constituye un despropósito que hace aguas hasta por  las bombas de achique.

¿ Existe comparación posible de una afición al poder que se refleje en el intento de modificar la constitución para probar a ser elegido una vez más a través del voto, con por el otro lado el fenómeno de cincuenta y tantos años gobernados por las mismas personas que desde el inicio dejaron claro que su poder es absoluto y que el régimen de gobierno sería llamado oficialmente, Dictadura del Proletariado?.

¿ Tienen idea de lo que significa no haber comido jamás un asado, ni un díscolo trozo de carne pegado a un osamenta que no tocase por la libreta del más exiguo de los abastecimientos?

 ¿No haber podido leer un libro que se saliese de los estrechísimos márgenes y cánones impuestos por un grupo de obsecuentes burócratas , no haber podido opinar absolutamente nada que no fuese una Oda al poder y sus detentores?

Habida cuenta de que cambiar sólo una cantidad determinada de dólares resulta una agresión a los derechos del individuo,  ¿pueden imaginar la pesadumbre de no solo no haber podido cambiar una cantidad de divisas, ni haber tenido restringido el segundo viaje al año, sino no poder tocar con dedos cubanos moneda de cambio internacional durante años bajo riesgo de cárcel por la posesión y diferentes rangos de castigos por comprar un Blue jean con dicha moneda en el mercado negro, único mercado disponible, o no haber podido viajar en cincuenta años si no trataba de un artista disciplinado, un deportista obediente, o un burócrata  de obsecuencia en pureza máxima?.

Y para acabar la comparación ¿ imaginan lo duro que debe ser presenciar que los protagonistas de los cambios que otrora ellos mismos juraron impedir con la vida si fuese necesario, considerando a quienes se atreviesen a plantearlos seres oprobiosos y merecedores de las más rígidas punitivas, que no se les mueva ni un músculo de la cara para donde ayer dijeron: " digo" hoy decir: "Diego"?.

Por respeto a quienes pasaron por aquello con la anuencia de buena parte de las  personalidades progresistas, del mundo de la cultura, la ciencia, la política, salvo honrosas excepciones, que aún después de haber sufrido una variada gama de vejámenes, lejos de recibir la compasión de quienes se supone deberían percibir algún grado de solidaridad, como colofón han tenido que digerir epítetos de escaso espíritu empático, tales como gusanos o escorias.

Lo importante es mantener el estado de las cosas donde se pueda opinar, donde se pueda disentir y donde se respete el espacio ajeno. Argentina parece haber salido de aquella habitación repleta de basura gruesa y estar ahora de frente a la contigua, donde hay costras de mugre bajo el polvo, persistiendo en resistencia y grosor hacia los rincones y bajo los muebles. Acaso haya llegado la hora de conocer el verdadero valor de la ya no tan reluciente escoba.

 Lo de comprender  que de la razón que cada uno cree atesorar hoy al cien por ciento , pasado un  tiempo diferente para cada cual pero inexorable, quedará en un porcentaje irreconocible, corre por cuenta propia; pero es menester aplicarse en su difusión, ya que puede resultar de gran ayuda en la disminución de las dolencias acaecidas en la cuna de las profundas convicciones, en el altar de las grandes ideas.

Por lo pronto yo sólo me manejo con la ligera sensación de que la vida pasa por otros canales, un poco por cultivarse, otro por la persecución de los buenos momentos, y el resto por esas cosas del querer.

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Argentina frizzante
11 septiembre 2012 2 11 /09 /septiembre /2012 19:45

 

 


Hoy tuvo lugar una marcha en Catalunya cuyo lema es algo así como: "Un nuevo Estado en Europa". La verdad es que ya más del cincuenta por ciento de los catalanes reclaman la independencia de España, la quieren por diversas razones, no todas homologables entre sí, pero lo cierto es que se desea mucho más de lo que en cualquier país se acepta de buena gana su propio status quo, o a sus monarcas con excepción de Inglaterra, incluso representa un porcentaje más elevado que el que suele simpatizar con las decisiones técnicas y estratégicas adoptadas por los seleccionadores de fútbol de casi todos los países, en la confección de sus escuadras.

Admito que aún cuando todo nacionalismo me irrite, aunque  me causen una enorme desconfianza los  macroacuerdos multitudinarios, aún cuando me aterren tantos millones atesorando el mismo pensamiento, temor justificado por el mecanismo fascista que suele acompañar los consensos más que por el mensaje que se enuncia y el que subyace, es verdad que en esta ocasión no hay demasiada coartada para desoir los reclamos de una clara mayoría, para alienarlos , para enajenarlos y convertirlos en especímenes ridículos desde las instituciones democráticas, desde la España de bien que ha ido caminando con paso decidido aunque no siempre orientado hacia una sociedad plural y basada en los derechos de todos y cada uno de sus ciudadanos, y menos razón que siempre para ser  rechazados por un fascismo de piñón fijo e idea única, el Nacionalismo Mayor del Estado, del Ejercito. No hay ya mucho sitio para el  ardid dialectico de los  descendientes y nostálgicos del Imperio, mucho mayor en envergadura alcance peso y profundidad absolutista, que los regionalismos nacionalistas reivindicadores de una cultura, que no obstante cabe recordar que en mejor de los casos, subsiste a merced de ingentes aportaciones del erario público y una manipulada idealización de la pureza de la idiosincrasia perdida, de la identidad aplastada, a instancias del victimismo de quienes sempiternamente saben manipular los sentimientos de masas, los grandes maniqueos. esos que desde los intereses políticos suelen tergiversar los hechos  propinándoles tal patada  que al final la Historia se pierde de vista.

Es hora de que la "metropoli" o la capital, lo que otrora fue la corona de Castilla, escuche a sus súbditos vecinos de Occitania, catalanes, levantinos y mallorquines y que trate con ellos, equidad mediante y también de que no olviden estos últimos, los hoy agraviados por el inexistente peso de la bota opresora, que distantes de haber sido las tristes víctimas de un represor proceso de rapiña, más bien los hechos fueron que la corona de Aragón , como en su momento la de Navarra se subordinaron a los Reyes Católicos , para  conformar la España en ciernes que en ese entonces significaba estar a punto de poseer el mundo compartido con Portugal,  mientras que hoy ser español significa casi lo que mucho antes de la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas como colonias, venían asegurando algunos franceses, más ponzoñosos que agudos: "España no pertenece a continente alguno, es el límite entre Europa que termina en los Pirineos, y África que empieza al sur de Andalucía."

 
Si bien es cierto que dado lo inaceptable de la firme determinación del gobierno representante por voluntad propia de la carcundia descendiente directa de Torquemada, y gran parte de la sociedad de España de retorno a velocidad de vértigo a tiempos medievales en lo referente a conquistas sociales, es comprensible el firme deseo de separarse de dicha vorágine y dinámica retro. Es de aguardar que vislumbren que se trata solo  de desprenderse del lastre, que por lo demás una vez quitado este cuco y pasada esta cortina de humo, reflotaran los problemas que en realidad sin remedio más efectivo jamás habrán partido, a los cuales la actual Generalitat está tan poco capacitada y animosa de brindar solución como el ejecutivo de Rajoy.

No estaría del todo mal que los ciudadanos bienintencionados de Catalunya no olvidasen fácilmente que el proceso de integración a la Corona de Castilla  no tuvo lugar mediante el derramamiento de sangre, sino el de tinta. Si bien todos debemos de comprender que cuando uno anuncia que se va, ya se ha ido.
Y que el beneficio que les proporcionó pertenecer a la hoy denostada Iberia estuvo sujeto a similares propósitos que los que hoy procuran quienes de manera hábil han logrado conducir sus legítimas ilusiones y aspiraciones soberanistas.

Se trata como siempre de una cuestión de beneficios,  de "la pela" como se dice en ambos territorios, el catalán y el castellano.
Pero más allá de que no persigan otra cosa que despegar esa molesta marca y adosarse como mínimo a la fama de Barcelona como ciudad cosmopolita , sofisticada y moderna, lo que en realidad puede devenir en preocupante, es que  se pierdan de vista los no siempre nítidos límites, entre los más o menos justos y pertinentes reclamos soberanistas e independentistas, y el espíritu intolerante, xenófobo y de aire provinciano que suele vestir a los émulos, sucedáneos y sucesores de Nicolas Chauvin.

A España no le convendría ya que es cierto que Catalunya es una fuente inagotable de aportes en tecnología modernidad e intelectualidad, pero sobre todo de riquezas contantes y sonantes. Aunque lo que más me preocuparía a mi sería que los franceses decidiesen modificar ligeramente su irónico dicho dados los cambios geográficos y a las últimas conductas del Estado:

“ Catalunya no pertenece a continente alguno , es en sí el limite entre Europa y África.”

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
4 septiembre 2012 2 04 /09 /septiembre /2012 23:50

 

 

Es posible que se tire de cabeza- comentaban unos pocos abajo mientras la veían asomado.

La mayoría seguía pensando que estaba un poco enfadada por alguna razón y estaba dando rienda suelta a una representación de su malestar, pero que jamás se haría daño. Otros creían que a lo sumo habría que atenderle con un psicologo una vez entrase en razón y se alejase del precipicio.

Dentro de una semana tendrá lugar en Madrid el debate del estado de la región que está hecha un verdadero desastre, aunque de manera inconcebible desde el “disidentazo” de Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez en 2003 que posibilitaron el constante desgobierno de Esperanza Aguirre en la comunidad por tres legislaturas, está ha ido fortaleciéndose en la medida que se acrecientan los escándalos de corrupción, las acusaciones de práctica monopólicas, nepoticas y caudillistas para controlar el poder, al punto que cuenta por goleadas las elecciones posteriores a la nunca investigada y más que oportuna deserción de aquellos  dos diputados socialistas a la ahora de votar el gobierno.

No son pocos los analistas que se devanan los sesos intentando someter la realidad a sus parámetros de medición en lugar de observarla tal y como es y concluir que en definitiva , del mismo modo que en Marbella, que en Valencia, la mayoría de la población no ha tenido demasiados pruritos en aceptar que sus gobernantes distraigan dinero público, incurran en prácticas bandoleras y sobre todo hagan gala de un vuelo intelectual tan bajo, con tal de que se mantenga viva la ilusión de que los ricos aunque se lleven mucho bajo el brazo , algo dejen para los pobres, como en la política del chorreo que pregonaba Ronald Reagan.

Según Tomás Gómez, dirigente de la oposición al PP de Aguirre en la comunidad de Madrid que precisamente hoy ha denunciado, que por fin resultó ganadora esta comunidad entre las dos pretendientes a la Sin City europea, que se planea instalar en España de la mano del magnate norteamericano del juego Sheldon Adelson bajo el nombre de Eurovegas,  un paraíso del desplume al incauto repleto de ludópatas y otras lindezas noctámbulas en el país más beato de Europa y en la comunidad que más alarde hace de su religiosidad del país. Como Eurodisney pero con menos críos amantes del hiperconsumo de adrenalina.

A través de Andrew Tottenham su brazo para negocios en Europa y recibido como un jefe de Estado, Adelson declara que su intención es hacer una inversión destinada a crear riqueza y empleo, con una promesa en el aire de unos 15000 millones de euros y más de doscientos mil puestos de trabajo, es dificil negar el impacto positivo que ello generaría al corto plazo más inmediato imaginable, sin embargo las consecuencias negativas podrían verse tan solo un año después de puesta en marcha, dado el serio daño que le causaría al crédito y respeto por la administración al ceder a las condiciones leoninas presentadas por la compañía, y a los daños colaterales que según el periodista y analista Roberto Saviano opina que acarrearía, sobre todo en un enclave que ya deja clara el tenor de su exigencia en el cumplimiento de las normas desde el mismo inicio.  

Cualquier analista sospecharía a priori que la razón por la que aún no la ha anunciado podría ser la vergüenza que a la Presidenta de la Comunidad tan proclive a festejar todos los santos y escandalizarse por las herejías modernas le daría tal anuncio.

Nada más lejos de la realidad, según el mismo Tomás Gómez es un as que la presidenta se está guardando en la manga para sacarlo en medio del debate del estado de la región, cosa perfectamente suponible a tan fogueada “lideresa” en mil batallas, de inmejorable  instinto felino para localizar la presa e inmovilizarla,  de no ser porque es de todos conocido que Adelson exigió “condiciones especiales” para establecerse y dejó claro que aquel que más rebajase el tenor de las exigencias de sus leyes entre Barcelona y Madrid se llevaría el premio de tan atractivo “parque temático” con la cantidad de empleos que ellos significa y de economía sumergida en diferentes actividades ya no tan localizadas.

Cabría esperar que fuese cuando menos inquietante para sus ciudadanos, el hecho de que este hereje complejo se erija en España teniendo en cuenta que pasa por ser el país de Europa con mayor cantidad de billetes de 500 euros no declarados al fisco, el país donde corre la mayor cantidad de cocaína de todo el continente y donde la legislación sobre prostitución brilla por su ausencia permitiendo un oasis alegal. Una tentación más.

La Presidenta llegó a admitir en una entrevista que si Madrid resultaba elegida para tal emprendimiento, la ley del tabaco que prohíbe fumar en los establecimientos públicos, sería según sus palabras “cambiada”.  Hasta mi abuela diría: “Si esto es lo que admite públicamente...”

Pero aún así debemos esperar porque nunca se sabe, es posible que el ánimo y la moral caída de los españoles sea ayudada a levantarse y se  reconstruya una ética puritana más robusta gracias a este antro, es posible que aunque fuese solo para variar, este gobierno cumpla por una vez alguna de las promesas formuladas y se traigan unos cuantos miles de puestos de trabajo fijos.

Aunque lo queen realidad parece más probable, es que veamos reeditada una versión de Bienvenido, Mr. Marshall, menos berlanguiana quizás, con un sentido del humor más oscuro y procaz, pero real. 

Y que Madrid solo estuviese mostrándose algo enfadada en las alturas, aunque según está asomada en la cornisa, digo yo que se va de cabeza.

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
4 septiembre 2012 2 04 /09 /septiembre /2012 01:12

 

 

Ronnie vivía también en aquel edificio de veinticinco plantas, el Hotel Habana Libre, en el piso 19, yo vivía en el 21. Mi hermanos, mi madre y yo ocupábamos dos habitaciones desde las cuales se veía el Hotel Nacional, el edificio Foxa y el Someillán, daban al mar, en una tercera que daba a la otra cara de la ciudad, mostrando el barrio de El Vedado noqueado por la Revolución, dormía mi abuela. Ronnie era hijo de Huey Newton, quien fuera cofundador de los Panteras Negras norteamericanos, una agrupación del poder negro de moda por aquellos años convulsos, ellos estaban exiliados como nosotros. En el Hotel había varios cabecillas de organizaciones revolucionarias a nivel mundial cuyos hijos terminaban formando una pandilla, pero ninguno tan perfecto como Ronnie, a excepción de Fernando y por supuesto de mi. Pasábamos el día molestando a la mayor cantidad de personas posibles, ya fuese tirándoles grampas con hondas desde el segundo piso a los que se sentaban a disfrutar de la lectura de un plomizo Granma aderezado con el aire acondicionado en el lobby, o les lanzábamos limones desde la parte trasera de la piscina a la calle o huevos desde el piso 21 para que se llevasen un buen susto antes de regresar a sus casas a cambiarse la ropa salpicada de yema, también rompíamos la paciencia saltando de balcón en balcón y lanzando lo que fuese que encontrásemos secándose sobre los sillones de paja y cobre, pantalones, camisas, ropa interior o caracoles cobos y aguas vivas como los que atesoraba aquel ruso, que un día me descubrió tras haber lanzado sus preciados moluscos desde el piso 21 al tercero solo para verlos hacerse añicos, formando un lío que alcanzó al Administrador del hotel, a la milicia y a mis mayores.

Carlitos Cecilia vivía cerca del parque la Pera, a más o menos un kilómetro del hotel y muy cerca de la Anexa a la Universidad, la escuela Felipe Poey donde ambos estudiábamos. Éramos compañeros inseparables en el aula y mientras duraban los paseos por la calle, una vez entraba al Hotel la realidad cambiaba, mudaba hasta el tono de la voz, levemente retornaba hacia lo que quedaba ya de argentinidad en aquellas consonantes sostenidas y vocales abiertas. Eran otros los amigos, los juegos también, todo ello había nacido de la perversa orden dada por la administración de que al hotel no podía entrar ningún cubano, ningún niño amigo de la escuela podía subir a las habitaciones, a menos que fuese familiar de un alto dirigente, y aún así precisaban un pase. La administración tenía orden de que los de afuera no pasasen de solamente sospechar los privilegios que disfrutaban los de adentro. Esta ordenanza me ayudó a desarrollar una doble vida, como Mr. Hyde y el doctor Jekyll. Mientras afuera del hotel iba creciendo a pasos ligeros y convirtiéndome en el justiciero de mis amigos y un habanero más, dentro me transformaba en un eterno crío travieso que solo pensaba en importunar y divertirse de manera compulsiva con los demás exiliados. Durante medio año que estuve faltando cada tarde a las clases de séptimo grado en la Felipe Poey, iba primero a su casa y nos dedicábamos a cocinar tortillas con lo que hubiese en la alacena, el padre era militar y conseguía latas de cosas que con la libreta no se conseguían, así que contábamos con cierta variedad de ingredientes. Por supuesto todo era limitado y un día la madre pegó el grito en cielo, y Carlitos les tuvo que decir lo que hacíamos aunque se echó la culpa a sí mismo garantizándose un buen castigo, cuando en realidad el instigador de las faltas a clase y las prácticas culinarias era siempre yo. No trascendió al Hotel aquel desliz y pude continuar faltando a clases, tenía pesadillas en que me descubrían, que me enviaban un miliciano de los que me solía detener por hacer travesuras en el Hotel y averiguaba que no había ido a clases en los últimos meses, se lo contaban a mi padre que estaba preso en Argentina pensando que nos estábamos formando como buenos revolucionarios y le causaba un disgusto; me despertaba transpirando y lo volvía a hacer con más ahínco. Entonces fue que Carlitos me invitó a la primera fiestecita con música lenta de noche y me presentó a Moraima, que me tenía fichado, a mi me venía bien cualquier cosa para dar mi primer beso, que solamente lo había podido casi saborear en la persona de alguna prima o la hermana de algún amigo del Hotel a hurtadillas , robado en un trance de algún juego. Fue la primera vez que toqué pechos, los sobé los apreté con fruición, difícil olvidar aquella emoción, me entusiasmé bailando con la entrepierna de Moraima, el vaquero fue áspero, por suerte ella tampoco sabía mucho de nada, ya que yo solo había besado mi antebrazo practicando con un morreo prolongado. Carlitos ya había “apretado” alguna vez y hablaba de ello como de algo muy especial, desde aquel día comprobé que en efecto era mágico, incluso hoy pienso que el placer de ciertos besos en posición de pie, estando vestidos, pudiendo permitirse alguna licencia como acariciar los senos o tocar el sexo por encima de la ropa pueden ser momentos exquisitamente tensos, para aquellos y otros blue jeans menos acartonados. Después de esa ocasión estuve como dos años sin apretar, pero me servía de aquella experiencia que se enriquecía con el aporte de la imaginación cada vez que la sacaba a pasear en los relatos varoniles, para el simple recuerdo o para las mullidas memorias noctámbulas. Carlitos me había hecho un favor impagable, lo probó el tiempo que debió transcurrir hasta que pude acceder por propios medios al área íntima de otra chica. Los cuatro meses siguientes ya que no podía ir a su casa me iba al zoológico de el Nuevo Vedado y llegué a hacerme amigo de un chimpancé que tendría mi edad, era mi alter ego. Llegué a tener una gran amistad con ese animal, el cuidador me permitía acercarme hasta la jaula y pasábamos horas mirándonos e intercambiando las galletitas para monos que yo le daba y las media naranjas que él me convidaba, se podía hablar con él sin tapujos, desde la una hasta las cinco había muy poco público. Entonces, además de la realidad del hotel, la de la calle y la escuela incorporé una tercera, las rejas del mono estaban también en mi cara. Aquel preso no hacía reproches por conducta poco revolucionaria.

 

Ronnie tenía dos años menos que nosotros pero nos sacaba media cabeza. Una tarde que me había visitado Carlitos y que había conseguido en la administración que le diesen un pase que no permitía entrar a restaurantes pero sí estar por el Hotel, Ronnie quería jugar a los escondidos en el Salón de los Embajadores, que estaba restaurándose y era inmenso, repleto de recovecos. Yo estaba entre la costumbre de seguir a mis amigos del hotel en los juegos aún infantiles, y el pudor que me daba con Carlitos ya que dados sus hábitos suponía que consideraría aquello un poco ridículo. Pero él mismo se enchufó y se entusiasmó de tal manera que llamamos a otros muchachos.

En una ocasión le tocó a Carlitos buscar, Ronnie y yo habíamos subido por una escalera de cabillas de hierro incrustadas en la pared dentro de un agujero con paredes de cemento. Estaba oscuro en lo alto y al acercarse, Carlitos se persuadió de que arriba había gente y empezó a decir nombres al azar para ver si adivinaba, lo cierto es que si acertaba no había manera de ganarle corriendo hasta la base, así que había que intentar que subiese hasta arriba y saltar del agujero al mismo tiempo que él para tener una chance. Comenzó a subir y de repente dijo el nombre de Ronnie. Y cuando comenzó a bajar, yo vi como caía un líquido sobre él y al girar la cabeza buscando a Ronnie, vi que había pelado la habichuela y estaba orinando a mi amigo en la cabeza, mientras Carlitos decía- -Oye que mal perder tienes, no me eches agua que me estás empapando!. Entonces, agudizó el olfato y el tacto y se dio cuenta de que no era agua, yo reprendí a mi amigo del Hotel que reía a carcajadas y bajé inmediatamente a contener a Carlitos, eso para él era una asunto muy serio, en Cuba cualquier líquido en la cara que no fuese agua o ron podía saldarse con más que una buena pateadura, ¿pero una meada?, por una meada hasta yo habría sido capaz de soltar los puños.

A duras penas conseguí llevarme a Carlitos abajo, rogándole que no formase lío ya que encima llevaba las de perder. Lo acompañé hasta su casa y no dejé de escucharlo decir que lo buscaría por todos lados y le metería con un bate de beisbol, con una cabilla, con una chaveta, en fin estaba hecho un basilisco, y aunque Ronnie lo había hecho en broma yo había visto a Carlitos en la escuela fajarse con una pandilla y empatar la bronca.

Provenían de sitios irreconciliables como el Hotel y la Ciudad, pero eran mis amigos.

Cuando regresé al Hotel lo fui a buscar al piso 19 y me dijo que lo sentía mucho, que fue un impulso y que iría a pedirle perdón, le dije que encima si había bronca culparían al cubano, me dijo que no, que él diría lo que pasó, Ronnie era muy noble, puro corazón pero ese día había perdido un tornillo.

A los pocos días, llevé a Carlitos al Hotel nuevamente para que sellaran las paces, pasamos el día charlando y esa tarde hasta fuimos a comer los tres a la cafetería, nadie nos dijo nada, ni la camarera ni el capitán, nadie molestó aquella ocasión.

La semana pasada mi hijo pequeño me preguntó si yo tenía amigos que ya hubiesen muerto, íbamos caminando por la cima de un monte, un viento fresco me dio en la cara y recordé cuando regresé de Argentina a Cuba a los 22 años y fui a buscar a Carlitos a su casa, entonces la madre, el padre y el hermano me dijeron - Si quieres verlo ven con nosotros ya mismo , porque le quedan dos o tres días. Y en el camino al oncológico me contaron que había desarrollado un tumor bestial en los pulmones, y que le habían amputado un pulmón, un brazo, un omoplato, una clavícula y ya habían desistido.

Entré en la sala y lo vi en la cama, me recibió con una sonrisa, no recuerdo lo delgado que estaba ni su estado gravísimo, sino su ánimo, me abrazó al borde de la cama y me dijo: -Martín tú me ves así, pero cuando salga de aquí formamos una fiesta, yo voy a seguir tocando el piano con el brazo que me queda, incluso mejor y tú verás que las muchachitas se van a volver locas con nosotros- Pasé una hora con mi amigo que estaba lleno de vida, los ojos le brillaban y su voz era fuerte, a un paso de la muerte no estaba rendido. Salí de aquel cuarto vacío y en efecto cuando regresé a su casa al cabo de una semana ya había fallecido.

Hace dos años mientras recordaba algún pasaje del Hotel habana Libre, me dio por buscar a mi amigo Ronnie por enésima vez con la ayuda de internet, cosa con que otrora no se podía contar. Le había perdido la pista hacia el año 1978 cuando él había regresado a los Estados Unidos, ya que el padre había preferido enfrentar la prisión y que la familia viviese en su tierra. Varias veces había intentado saber que habría sido de su vida sin éxito.

Me enteré de que habían matado al padre en extrañas circunstancias y que posiblemente Ronnie habría presenciado quien había sido. Un par de años más tarde cuando estaba por celebrarse el juicio del presunto asesino de su padre Huey, unas pocas horas antes de declarar, mi amigo Ronnie, quien desde los diez años en el Hotel Habana Libre, para poder quedarse hasta más allá de las siete de la tarde jugando con los demás muchachos hacía los cuarenta largos de piscina que el padre le ponía de condición, apareció ahogado en la orilla un lago cercano al lugar del juicio. Lo supe diecinueve años después de los hechos.

 

-Sí- le dije a mi pequeño vástago- se llamaban Carlitos Cecilia y Ronnie Newton.

Y entonces recordé el día del juego de los escondidos. Y el Habana Libre, y la fiestecita con Moraima, los chicles norteamericanos y las tortillas de carne rusa y me acordé de aquel chimpancé que cuando nos encontrábamos, no se sabía a cual de los dos resguardaban más las rejas.

Quien también fue un buen amigo y que tal vez continúe con vida.

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
1 septiembre 2012 6 01 /09 /septiembre /2012 17:36

9

 

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
30 agosto 2012 4 30 /08 /agosto /2012 04:38

 

 

Una vez mientras no sabía bien donde pararía, estaba viviendo en una oficina que tenían ciertos muchachos en la habana, una noche puse el tocadiscos al mango con el lp made in japan de deep purple, sonaba lazy o space truckin una de esas largas con punteos y solos de batería interminables, yo estaba a oscuras con unos rones por dentro y por fuera y empuñando una escoba esmeradísimo en la mímica, sacándole chispas al punteo de blackmore, súbitamente entró un alto representante de esos muchachos y abrió la puerta sin avisar y cuando encendió la luz yo estaba meneando la cabeza frenéticamente, yo ya era un muchachote grande y me inundé de vergüenza, pero me hice el boludo, lo saludé y fui dejando de a poco lo que estaba haciendo explicándome como podía, aparenté con decoro salir de ese trance aunque sentí que un hormigueo constante acompañado de un tibio ardor tomó posesión de toda la curvatura de mis orejas hasta la punta de la nariz.

Un par de días después me tocó a mi entrar de repente a la oficina, era una casona burguesa del barrio de miramar, de dos plantas, tenía un generoso jardín, nunca supe porque habiendo tanto espacio se amontonaban en la entrada el televisor, el vídeo, la bandera en cuya asta yo había incrustado cierta vez una bala de una browning nueve milimetros, y el equipo de música; corría el año ochenta y pico y al no haber aparatos de video rusos, los japoneses que lograban establecerse en su lugar, se convertían en una atracción. Pues casi en el sitio exacto donde yo había estado con mi palo de escoba a modo de stratocaster, lo encontré al testigo de mi anhelo, solo, observándose a sí mismo con suma atención en un vídeo por la noche con la luz apagada y cuando entré, casi copiando mi frenesí de dos días atrás me dijo sin que yo preguntase nada, -Estoy revisando a ver como quedó para mandarlo a unos sindicatos! Y aunque él no daba brincos, cabezazos ni tenía las venas empapadas en ron, su voz temblaba del mismo modo que la mía había vacilado al dar explicaciones que nunca habían sido solicitadas.
En la entonces moderna pantalla enorme de aquel ya anciano tv, quien cuarenta y ocho horas atrás evitase sonreir con ademanes que lo evidenciaban ante mi eterna frustración frente a la fantasía de ser un rocker de gran tirón, desveló su pretensión de que al menos en apariencia aquella barriguita desapareciese entre los destellos de color gracias a la tecnología sony trinitrón y alguna chica lo mirase como sus menos cándidos que perversos ojos lo hacían desde la penumbra.
Marlon Brando y Jimi Hendrix, de ahí en más todo fue mutis y ninguno de los dos precisó de la prisa, para ir hasta la fuente a brindar elemental aseo a sus prendas interiores.

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Relax
25 agosto 2012 6 25 /08 /agosto /2012 15:59

 

 

 

Con motivo de la reciente visita a Noruega, recordé esos comentarios tan extendidos en todos los ámbitos, que aseguran que en los países nórdicos se vivirá bien, pero que la tasa de suicidios es la mayor. Y recordé a Durkheim con sus cuatro clases de suicidas, y su opinión de que los ateos o protestantes se quitaban más la vida que los católicos o judíos. Al grupo de los suicidas altruistas pertenecerían los fanáticos militaristas, los hoy coránicos o los hasta ayer mismo seguidores de Bush. Y a los egoístas los carentes de fe en lo sobrenatural, en lo divino. 

El tema ha resultado siempre de mi interés porque acaso durante un tiempo más prolongado del que me gustaría admitir aunque menos de lo que me temo, me encontré formando parte del coro de este colectivo, pero a la manera que describiera Hermann Hesse en el lobo estepario, diciendo algo así como: " más que el que comete el acto de acabar con su vida, el suicida es quien vive constantemente con la navaja en las inmediaciones de su muñeca".
No me imaginaba otra razón para situar a los habitantes escandinavos entre los menos amantes de la vida que el hecho de que al tener resueltas tantas necesidades vitales, la angustia se quedase muy desprotegida de los artilugios y barnices en que suele estar entretenida en la mayoría de los casos. Como una zona llena de burgueses de buena vida, que sin embargo caminan constantemente sobre el enorme riesgo de tener el "Yo" completamente expuesto, el sentido de la existencia permanentemente evaluado. Me hacía más adepto a esta percepción comprobando que por el contrario los Estados con menor número de suicidios per cápita ostentaban el común denominador de la pobreza extrema.
Y entonces encontré esta estadística de la cual anexo el enlace, que aún sin dar del todo las espaldas a aquellas que dicen conocer casi todos los interlocutores de cualquier latitud cuando se habla de Escandinavia ya que coloca a Fiinlandia en el puesto número trece, arroja sin embargo un resultado más sorprendente aún para mi. De los diez primeros países con mayor tasa de suicidios, ocho fueron dictaduras del proletariado socialistas o aún lo son. 

 La primera es Rusia, la gran madre patria en la praxis del comunismo científico y en la perversión del socialismo utópico francés. Los dos países no ex socialitas que aparecen entre los diez primeros en esta estadística, son Corea y Japón, de politicas inconfundiblemente capitalistas, pero de una tradición en disciplina colectiva y de estricto acatamiento de las leyes y normas, que los sitúan en lo referente a la conducta social más emparentados con las sociedades regidos por dictados que los que disfrutan de la diversidad de opciones. 

En los años en que viví en Cuba, la más profunda muestra de insumisión a los dictámenes verticales que tuve oportunidad de presenciar, incluso más integral que la rebeldía , era el cese del entusiasmo por la vida, expresado bien con un agudo alcoholismo que confluía en muerte o deliriun tremens, en la depresión más absoluta, en la locura, o directamente en el suicidio. Claro, no existían estadisticas de absolutamente nada que no tuviese relación directa con los pretendidos logros del gobierno, de manera que si la realidad se atuviese a los resultados de los censos, en Cuba no habría prostitución, ni descontento social, no habría censura, presos politicos, abusos policiales, no habría drogadicción, ni enfermedades de transmisión sexual, no habría pobreza, ni siquiera alcoholismo y por supuesto; no existiría el suicidio, la mayor afrenta al sistema más anhelado por el hombre, la sociedad de la vida. Motivo que convertía en imputable penalmente a todo aquel que incurriese en un intento fallido. El suicidio estaba prohibido, perseguido y penalizado por la ley. 

Aún así la gente se quitaba la vida de todas las formas imaginables, siendo las más folclóricas el ahorcarse de una guásima o arbusto similar, arrojarse de un edificio, abrirse las venas, incluso indirectamente cayendo preso o adentrandose al Atlántico caribeño en un emparchadísimo neumático de tractor ruso, para cubrir la distancia que separa la isla con la Florida, pero había una manera de suicidarse en Cuba, que de por sí debería reservarle un sitio de honor en esa lista por su calidad, ya que no por la cantidad: el bañarse en kerosene o luz brillante y arrojarse uno mismo una cerilla encendida con los propios dedos, se rumoreaba que la mayoría de personas que usaban este drástico pasaje a las dimensiones próximas siguientes, eran mujeres y lo hacían por desengaños amorosos, lo primero era fácilmente comprobable, lo segundo solo a través de un medium. 

El mundo al que la isla está por despertar de su largo sueño pesado, es menos asfixiante y opresivo pero está lejos de ser halagüeño y sobre todo de recibir a nadie con los brazos abiertos, solo espero que en el futuro cuando se permita la publicación de las incidencias sociales, Cuba no mejore ese puesto en tal perturbador escalafón y que los desengaños amorosos hayan encontrado un tipo alternativo de alivio.


Ocho poblaciones ex conejillos de india de un fracasado experimento igualitario están entre las diez que menos valoran la vida.  Interesante dato conque el finado de Durkheim no pudo contar a causa de la cronología, y con el cual de seguro habría confeccionado un jugosísimo quinto grupo de tomadores de decisiones terminantes. 
Personas que se privan de la vida a fin de evitar los interminables estertores de una sofocante existencia.

  Un grupo más expeditivo que apático.

 

 

 http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_tasa_de_suicidio

 

 

 

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
16 agosto 2012 4 16 /08 /agosto /2012 13:29

 

 

Desde el borde de un acantilado conocido aquí como fiordo, mientras el viento y el salitre del norte entran en contacto con el bronceado andaluz de la pasada semana, me siento a rumiar el remanente de la conversación que tuve la ocasión de mantener con un parroquiano en el bar donde decidimos que desayunaríamos cada día de los nueve que permaneceremos en esta idílica zona del planeta, en la población de Beitostolen, Noruega a unos doscientos cincuenta kilómetros al noroeste de Oslo.

Tras dejar absolutamente limpio el plato de restos de la nutriente yema de huevo extraído según la dueña de las gallinas de su corral y de la ya no tan inmaculada salchicha de marras, cuando la troupe compuesta de mi hijo y mi mujer nos disponíamos a regresar a la cabaña, a por el pequeño descanso post desayuno que me tomo en las vacaciones antes de un día de excursión, se me ocurrió tomar un tazón más del desabrido y sin embargo acogedor café de las estepas vikingas: - Vayan, que un par de minutos los alcanzo- fue lo que les expliqué para tomarme ese indispensable momento del día en que uno está solo y con posibilidad de colectar su pequeña anécdota personal , privada e intransferible, o bien el halo de misterio que permita recrear alguna en la imaginación y no tener necesariamente que esperar al regreso del viaje para compartir las historias pudiendo hacerlo cada noche con más o menos sazón entre los acompañantes de turno antes del chapuzón en la almohada. Mi esposa aceptó la invitación sonriente, pocas cosas al cabo de un café, huevos y salchichas, son menos reconfortantes que compartir mi mal humor matutino.

Cuando llevaba la taza por la mitad se sentó a mi lado un hombre que aparentaba tener mi edad y menos malas pulgas a esa hora ya que me saludó sonriente con el God morgen de casi todos aquellos rubios habitantes de tierras rodeadas de arenques y salmones de Alemania hacia arriba. Le contesté en mi rudimentario inglés, y me hallé naturalmente comunicativo teniendo en cuenta que la parla se daba antes de mi segundo café.  Al cabo de un rato nos habíamos contado de donde éramos , que hacíamos allí y lo agradable que aquella zona nos parecía, aunque dudo que cualquiera de los dos persiguiese otra cosa que relajarse un poco soltar la lengua  y ejercitar el arte perdido de que alguien nos prestase una pizca de atención. Pero entonces salió el tema de la crisis española, aún cuando le había dicho que soy argentino pero vivo en España, se ve que o bien lo dije de manera que únicamente lo entendiese yo, o bien que Argentina le sonaba menos que el sánscrito, entonces admití la charla sobre mi patria de acogida, ya que en efecto allí radico, mi estómago se alimenta de sus víveres mis pulmones de su aire y mi escaso entusiasmo de su actual realidad socio económica.

El noble conversador noruego se manifestó intrigado e incrédulo acerca de las noticias que muestran en los noticieros de su país como en el sur rendido, la política nacional se centra en beneficiar y proteger cualquier posible malestar que puedan tener los grandes bancos y la gran patronal en general, propiciando todo tipo de leyes y reglamentaciones que faciliten el despido y la explotación  de los trabajadores a los empresarios menos escrupulosos o más vetustos, de lo cual en España existe un nutridísimo catálogo capaz de provocar el aburrimiento del más interesado de los analistas.  El capítulo de la larga lista de injusticias que se están fraguando en el oculto programa del partido gobernante, que  encontraba particularmente más difícil de creer, era el de los desahucios. Per, quien así se llamaba según me confesó, decía que en su país era impensable que se protegiese los intereses de unos delincuentes como habían sido algunos bancos en la actual crisis, hasta el punto de dejar en la calle a una familia, y decía que él pensaba que  la televisión Noruega, persiguiendo directrices del poder político del norte  que procuraban ahorrar en los gastos de rescates a países europeos en problemas, exageraba la situación al punto de decir que los desahucios  se producían incluso cuando había niños y ancianos, que no importaba siquiera que estuviesen enfermos y que hubiese bebés, que los mandaban a la calle sin más, y que encima se estaba persiguiendo aprobar la supresión de toda ayuda a quienes fuesen indigentes o parados de larga duración, o sea a los que peor estaban mientras se aprobaban multimillonarias ayudas a las entidades financieras  más caras,  corruptas deficientes y que más dinero habían distraído en beneficio propio, o sea, a los que mejor estaban.

Fue entonces que experimenté por primera vez el sentimiento de ser en parte español desde un ángulo desde el cual nunca lo había vivido, tuve vergüenza de admitir la verdad.  Aún cuando soy un opositor frontal a la política de deterioro de los derechos y la modernidad que está llevando a cabo el actual gobierno, no pude en este caso asentir con el mismo vigor que lo hago en el resto de mi cotidianeidad, me dio una profunda vergüenza, como si en la observación más examinar a España me estuviese desaprobando a mi, como si se cuestionase de algún modo mi propia aptitud junto con la capacidad de esta España para formar parte del proyecto humanista que debe significar Europa en diferencia al resto de capitalismos. Fue un sentimiento repentino, ya que casi en el acto me repuse y con todos los bríos le dije _ Sí, soy parte de esa sociedad, pero ni les he votado ni les apoyo. Y continuamos hablando de aspectos más gentiles de la mañana, de la generosidad de los paisajes en aquellos pagos y del apego de los noruegos por marcar cada producto con el precio más alto del mercado. Aunque luego, según el el sueldo medio que me comentó ganan los trabajadores por allí, el país llegó a parecerme incluso barato.

Una vez en el acantilado, mientras me preguntaba como podían llegar las gotas de aquellas olas hasta allí arriba, vi a mi mujer y a mi hijo en la misma posición que yo, acuclillados de frente al océano, y les iba a comentar mi particular anécdota de la conversación con el noruego de unas horas antes, pero el sonido del viento y el mar me habrían obligado a castigar el edema de mis cuerdas vocales, podría contárselo en algún momento menos idilico, cuando ya estuviésemos en casa, esperando otra vez a que fuese viernes para que Rajoy anunciase un nuevo recorte a los españolitos de a pie, los que no tuvieron otra parte en esta crisis que su abulia y el excesivo énfasis puesto en el baile al son de la macabra música marcada por los beneficiarios de ayer y de hoy. 

 

Per no me había tomado un examen a mi, solo estaba compartiendo una charla de café con un desconocido, pero ofició como un llamado  del ánima del poeta perdido, de la España con el alma en pena: _ Si te sientes de esta tierra, ayúdanos tú también a cerrar el ciclo-

No sé que figura estaría yo ocupando en la cosmogonía del lugareño, probablemente la misma dada la infructuosidad de separar a los actores de una escena, el último suspiro del poeta maldito y entre ambos una deidad intermedia, Babalú Ayé.

 

Repost 0
Published by martinguevara - en Europa Aorta

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • El blog de martinguevara
  • : Mi Déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, impresiones sobre la actualidad y el sedimento de la memoria, sobre Argentina, Cuba o España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario, de experiencias diferentes y significantes correlativos.
  • Contacto