" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
12 agosto 2022 5 12 /08 /agosto /2022 14:13

Por supuesto que el régimen cubano es el único responsable de sus carencias, su inutilidad, su reparto elitista de los pocos bienes que existen, pero lo que me entristece a mi no es que esto se destaque a raíz de los incendios, explosiones, rayos y centellas en los tanques de petróleo de Matanzas en Cuba, sino que se haga reemplazando el primer sentimiento que cualquiera debería tener con sus compatriotas cuando ocurre una desgracia de este calibre.

Como los haitianos los indios, los tailandeses, antes de ponerse a despotricar contra sus magnates o sus gobernantes por la paupérrima atención a las victimas de Tsunamis, terremotos, huracanes, ante todo lloran a sus compatriotas. O los estadounidenses o europeos cuando regresan los soldaditos que mandan a morir a las guerras, claro que reciben criticas, pero antes un sepelio, unos cuantos minutos de silencio. He visto a haitianos, a indios y a estadounidenses en el exterior llorar primero a sus victimas, sentir algo de verdad por su gente, organizarse para ayudar, mucho antes de lógicamente ponerse a despotricar contra sus gobernantes, sus ricos, sus explotadores, etc.

En este caso en cambio vi a cubanos de adentro, dirigentes y tracatanes, justificando la falta total de medios, poniéndose la venda antes de la herida y ni siquiera mencionando a las víctimas, y quienes esperaba más sentimientos de solidaridad, de quienes viven fuera, seguros, con sus asados, sus aires acondicionados, sus coches, sus casas bien construidas, sentir, como haitianos e indios, un dolor por su gente, no, nada de eso, los vi en redes yendo a correr para llegar a tiempo a su porción de carroña.

Cuando se cayó el edificio de Miami Beach con muchas más muertes que el Saratoga y el incendio juntos, los Youtubers cubanos radicados allí, donde deberían ser activos y cívicos, se despetroncaban a ver quien lamía más medias primero, para decir que eso le pasa a cualquiera, y que no fue nada, que nadie tenía la culpa, ni una critica a la propia ciudad donde pagan impuestos. Los estadounidenses por supuesto, fueron los críticos activos, porque eso lo tienen claro, a su gente no se la toca, pero el cubano hizo horas de audiovisuales lamiendo el trasero de los constructores, sin que por supuesto, estos se lo pidiesen.

Y no me vengan con que "sí; pero.." porque el "pero" invalida todo lo anterior.

Esto me conduce inevitablemente a la idea de que aquel régimen, en inicio de utopías y rápidamente girado hacia el poder arbitrario, y al poco tiempo a los privilegios de los gerontes, luego de los extranjeros de toda laya, hasta que le llegó el turno a los empresarios, como en cualquier sociedad capitalista pero sin permiso para cubanos, a no ser que fuesen hijos de comandantes, no solo pudrió el alma de sus huestes con la doble moral, la envidia, el odio, la chivatería y la represión, sino también la de sus opositores en el exilio, ha intoxicado, profundamente, aunque espero que remediablemente el alma de los cubanos de ambas orillas. Quiero aclarar que la posición de los opositores que he podido leer de dentro de la isla, que es la oposición verdadera, es diametralmente opuesta a toda esta mezquindad de ambos bandos.

Por otro lado están las víctimas, los bomberos, los damnificados, los que perdieron sus casas, sus medios de vida, la miseria que les quedaba y la que les espera; lo peor es que esos, los únicos que deberían importarnos, no les interesan a nadie, ni a los de adentro ni a los de afuera. Tal el legado de aquella sempiterna seguidilla de dictaduras.

 

Una vez dicho lo anterior; se encontraron restos óseos de cuatro personas en el lugar de las explosiones en Matanzas. Presumiblemente de los 14 desaparecidos, la mayoría bomberos y algunos soldados que hacían el Servicio Militar Obligatorio.

Aún cuando en la caída del rayo no tiene ninguna responsabilidad persona ni institución alguna, ni comunistas ni capitalistas, ni surrealistas, sí la tienen de modo integral en la utilización de prácticamente niños ingresados a la fuerza como carne de cañón al servicio militar. Jamás hijos de "pinchos", siempre mestizos, negros, los más humildes, los más alejados de los centros de poder, utilizados para estas y otras tareas, acaso menos peligrosas, pero en ocasiones más denigrantes.

Debemos exigir el fin del Servicio Militar Obligatorio. La entrega a la vida militar debe ser voluntaria e incentivada, los efectivos de unas fuerzas armadas deben estar orgullosos de formar parte de esa institución, no estar obligados, avergonzados, cansados, rabiosos o asustados.

Y mientras se desmantela esa humillación histórica a los menos privilegiados, en lo inmediato debemos conminar a que se juzgue y condene con severidad a quienes enviaron a la muerte a estos jóvenes recién salidos de la pubertad.

 

Matanzas de nadie
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Opinion crítica.
22 julio 2022 5 22 /07 /julio /2022 19:43

A 10 años de la desaparición física de Oswaldo Payá y Harold Cepero, la placa, la calle o plaza recordatoria que se hace más necesaria es en su barrio habanero de El Cerro, alejada de todo negocio y veleidades.

Urge recuperar es el mensaje del propio Payá en el Proyecto Varela, a lo que dedicó su vida y obra, sus ideas y ejemplo pacifista cristiano, de concordia, libertad y progreso para Cuba y hacer caso omiso, a las tergiversaciones de quienes hoy se erigen en sus voceros incitando a baños de sangre entre cubanos, a los que de más está decir, no están dispuestos a donar ni una gota.

Payá fue un grande al que ahora muchos se adhieren por conveniencia, con la aquiescencia incluso de algunos de sus allegados que conocen y padecieron el apartheid de que fue objeto por parte de los comecandelas que hoy lo reivindican.

Sus compañeros del Proyecto Varela y de la primera formación, el Movimiento Cristiano Liberación, recuerdan como no conocía el descanso a la hora de ir de una iglesia a otra de las diferentes parroquias sobre las cuales trabajaba entre El Cerro y El Vedado, concientizando tanto sobre la necesidad de un futuro mejor, como de sus convicciones católicas, en el sentido más asimilable a Cristo posible. Estudió ingeniería, entre otras razones, porque carreras como periodismo, abogacía, estaban vedadas para los activistas católicos.

Tras la muerte de los dos activistas, el español conductor del automóvil, Ángel Carromero, despues de ser liberado de una condena por homicidio involuntario por la justicia dictatorial, no ha sido lo rotundo que era de esperar frente al público y al periodismo general, durante todos estos años asegurando con tono de sugerencia, que la pérdida del control del volante sobre la gravilla se produjo por un atropello intencional desde la parte posterior de su vehículo, sin concretar una narración convincente de los hechos. Por su parte Jens Aron Modig ha vivido aterrado desde aquello, lo conocí en una visita que me hicieron al Parlamento sueco en Gamla Stam, estaba sentado en un sofá situado en un pasillo, frente a la cafetería que servía el piscolabis de los políticos, me lo presentó Mileydi Fougstedt de SILC junto al joven del partido liberal que nos hacía el recorrido, y el Presidente de las Juventudes Demócrata Cristianas de Suecia se quedó paralizado, me tendió la mano como salida de un ataúd, cuando le dijeron en sueco es el “brorson del Che” antes de que le explicasen más sus ojos se volvieron los de un cordero aterrado. Tenía pensado hacerle algunas preguntas sobre aquel nefasto día, por supuesto con toda la delicadeza que el caso requería, pero al ver que se hundió nuevamente en el sofá como una albóndiga rehuyendo mi mirada, la de Mileydi y la del amable político liberal, abandoné la intención. Es de suponer que ambos fueron seriamente advertidos, de manera más eficaz que mediante una amenaza al uso, por la Seguridad del Estado cubana, que a lo largo de las décadas ha conseguido que incluso, hermanos, padres, hijos callen o tergiversen las versiones sobre las muertes de sus padres, ha logrado que compañeros de comandantes de la revolución, oculten, hasta muchos años más tarde cuando se atrevieron a hablar, sus propias y más intimas sospechas de que sus desapariciones físicas fueron producto de atentados maquinados desde dentro del aparato revolucionario.

La verdad sobre la muerte de Oswaldo y Harold, si fue provocada como todos a su alrededor, incluído el propio Payá esperaban que un día siucediese, o solo fue tremendamente afortunada para el régimen cubano, tarde o temprano saldrá a la luz como salen las espinas de los erizos, y como salen todas las verdades, pero por lo pronto lo importante es tomar el ejemplo de la lucha, la convicción, el humanismo y el amor que inundaba el pecho de estos dos grandes cubanos, y particularmente en estos días, de gran descontento en la isla, de movilizaciones de descontento por todo el territorio nacional, hagamos que así como la tragedia de su final están insertas por siempre en el triángulo rojo de la bandera por la que vivieron, lo estén también en el futuro esperanzador de sus franjas banquiazules.

Oswaldo Payá y Harold Cepero, prohibido olvidar
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Opinion crítica.
5 julio 2022 2 05 /07 /julio /2022 11:31

11 de Julio

Hubo un día que la gente explotó, hubo un día que la gente dijo basta, hubo un día que la gente perdió el miedo a expresarse, hubo un día más cívico que todos los demás días en que la gente si bien no no gritaba, y acaso no rompía ningún vidrio, sin embargo durante décadas acumulaban la indignación, la humillación, la burla generalizada, las parafilias que generaban la metabolización de los abusos, la perturbación que causa la doble moral permanente, cronometrada al milímetro y al segundo como un viaje al espacio,  la sordidez del espacio donde la vergüenza reside, donde se cobija

donde intenta apartarse de la cotidianeidad de las vidas que deben seguir funcionando como si todo anduviese sobre ruedas engrasadas y bien atornilladas.

Porque cívico es construir una sociedad justa, cívico es reclamar y hacer valer derechos, cumplir con deberes para con la sociedad, largamente sobrecumplidos en más de sesenta años, cívico es protestar, cuando se rompe el asa que sostiene la taza de la razón, de la equidad, de la justicia, manifestarse en consecuencia, mostrar no solo el enfado generalizado, el hastío colectivo, sino la energía y las ganas de establecer un espacio conjunto, donde todos tengan cabida, donde ninguna idea sea reprimida, donde ninguna persona sea secuestrada, abusada, reprimida por sus aspiraciones, anulada por sus sueños, donde el único límite para ejercer la libertad de un individuo, sea donde comienza el derecho y la libertad de otro individuo.

El 11 de Julio, día en que desde San Antonio de los Baños, en la provincia de La Habana se produjo una protesta masiva que alcanzó  62 puntos de la isla, representa el día de la dignidad, del civismo, de la conciencia de progreso, y de la certeza de que la lucha pacífica, la lucha democrática es capaz de mover todas las conciencias.

La dictadura cometió el más grave de los pecados al no ser capaz de interpretar con algo más de inteligencia y empatía las protestas a lo largo de toda la isla, y responder en la persona del presidente Díaz Canel puesto a dedo por Raúl Castro, con un abierto llamado a reprimir sin piedad cualquier muestra de descontento por las paupérrimas condiciones de vida de los ciudadanos, la opresión y prohibiciones en que viven sometidos. Una vez más el sistema saturado, perimido, incapaz de dar de sí ni siquiera una respuesta a la problemática de alimentar a su población, en lugar de leer en clave incluso socialista, que los hastiados, los manifestantes, eran el sujeto de la Revolución, el pueblo más humilde, el pueblo más trabajador, marginado de los privilegios, mestizo, estigmatizado y en consecuencia escucharlos aunque fuese de manera hipócrita y mostrar cierta sensibilidad. Tras reprimir a golpes y prisión inmediata, a lo largo del año, el poder ratificó su mano dura aplicando penas de prisión absolutamente desmedidas y violadoras de los Derechos Humanos a casi trescientos manifestantes, bajo la excusa de que las protestas fueron orquestadas e inducidas por elementos  contrarrevolucionarios desde el exterior, incurriendo en el absurdo de señalar el dedo y no hacia donde el dedo apunta. Ninguna manifestación en la historia tiene lugar si no existen causas, y todas desde la revolución francesa, la rusa, la cubana, la polaca, la portuguesa o la tunecina son dirigidas por un partido o líder.

Hoy, a un año de aquella deflagración pacífica, el deber de quienes estamos a salvo de las necesidades permanentes, acuciantes y selectivas (nunca a quienes detentan el poder ni sus familiares), lejos de los golpes, de la represión, de la prisión y las sentencias condenatorias a décadas de reclusión en condiciones inhumanas, conviviendo con criminales de toda laya, quienes estamos distantes de tener que decidir si por una vez somos libres, dignos y salimos a dar el pecho en lugar de seguir aguantando un cúmulo insoportable de privaciones e injusticias, quienes tenemos la barriga llena y la almohada mullida, estamos obligados moralmente, como mínimo a rendir homenaje a los valientes que sembraron un hito, un paradigma, que obligará aún a los más fieles seguidores de la utopía inicial de la revolución, a los más puros cultores de los sueños de los años sesenta, a que cuando observen e intenten explicar la Historia del proceso cubano, hagan un obligado alto en el camino, para reflexionar o desentenderse, del grito desesperado de un país entero.

11 de Julio
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Opinion crítica.
24 junio 2022 5 24 /06 /junio /2022 06:28

 

 

Hace pocos días, en un post de Luz Escobar constatando asistencia al concierto de Pablito en la Ciudad Deportiva, muy comentado, esperado, con que los espinosos de siempre generaron controversia barata de chancleta con chicle en la suela, hice un comentario y me cogió un trumpista y no me soltó, hasta que por fin le salió lo de mi tío asesino y mi sangre diabólica, y toda esa cascada de verborragia aportada por décadas de civismo democrático excelentemente absorbido. Al final tuve que multiplicarlo por cero.

Esto me recordó que no hace mucho, comenté que a pesar de que siempre lamentaré que Silvio hubiese firmado aquel bochornoso apoyo subrepticio a los fusilamientos de los tres raptores de la lanchita de Regla, lo fui a ver en una entrega de premios en León, porque no dejaba de ser la banda sonora de mi generación (no la mía, yo fui, soy, y si el progreso musical continúa hacia bingo con el reguetón, seré hasta las mil muertes, rockero y bluesero acérrimo), ocasión en que una muchacha, acometió un salto virtual a la yugular de mi generoso cogote ¿cómo tú vas a decir eso de Silvio? ¿en qué te basas? ¿cuando Silvio apoyó esos fusilamientos? muéstrame la carta, etc.

La verdad es que me cogió desprevenido sin el manuscrito firmado en mi bolsillo analógico, vecino del cojón más misterioso y ecléctico que ha pisado la faz de la tierra y raspado el bolsillo de un blue jean. La chiquita acto seguido me dijo que era la hija de Silvio, y me dio su versión de aquella carta firmada y como el propio Silvio se había opuesto a esos fusilamientos, en fin, le pedí disculpas pero le expliqué que no era personal, no atacaba al padre sino al ídolo, con quien en un pasado presente, tuve una fuerte discusión en un pasillo del ISA esperando un concierto con cascadas de ron Bocoy, y un buen encuentro en Buenos Aires cuando la rompieron en Obras Sanitarias junto a Pablito, le comenté que precisamente estaba diciendo que todos tenemos contradicciones y aunque ejercía esa critica, fui a su homenaje, y adoro por ejemplo "fusil contra fusil" , terminó diciéndome que usaba otro nombre pero era la hija mayor de Silvio, y recordé vagamente historias de ella de cuando yo vivía en La Habana y producto de haber tenido una novia que era asidua y muy amiga de varios integrantes de la Novísima Trova, recordé que  algunas cosas por ahí, se oían. Y después me despedí cordialmente, sin dejar de recordarle que con mi tío seguro se meten mucho más que con su papá, e igual que ocurre con ella, se meten gente que son de mi bando.

Respecto a las declaraciones, flagelaciones o incineración pública que algunos esperaban de parte de Pablito en su concierto, digo, que cada uno exprese sus ideas del mejor modo que pueda allí donde su necesidad, ímpetu o valor se lo permitan, pero no espere y mucho menos exija, que otro las exprese por él/ella. Del mismo modo que es rerpobable una posición alineada con cualquier gobierno de parte de cualquier intelectual, es también rechazable de plano que en un concierto de música, donde las entradas son puestas a la venta para personas de todas las sensibilidades ideológicas, se espete una soflama para contentar a solo a una parte de la audiencia. El arte puede ser reivindicativo, combativo incluso, acaso incendiario, pero ante todo, conviene que sea libre.

Cosas vederes Sancho, y cosas aguantares

Décadas atrás, gran cantidad de chistes en la calle cubana, giraban en torno a que si la buenaventura daba un "chance" (en forma de retirada de mar, de un Superman con una capa gigante, de una patada en el trasero del propio Guarapo en la misma Plaza de la Involución) la isla se quedaría vacía. Hoy, aquellos chistes, mitad risas mitad anhelos inconfesables como tales, se han convertido en la única aspiración de todos los cubanos pobres, de todos los cubanos que no pertenecen al aparato dueño del país, los cuales, también de facto, con sus millones mal habidos, se están yendo de la isla si bien no del todo aun, sí garantizándose un nido alternativo en alguna arteria del corazón capitalista.

Esas sí, aunque tristes, a diferencia de las exigencias a Pablito, son expectativas bien direccionadas.

 

Cola en la Ciudad Deportiva para concierto de Milanés

Cola en la Ciudad Deportiva para concierto de Milanés

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash.
13 junio 2022 1 13 /06 /junio /2022 19:47

Amelia Calzadilla, una joven cubana, madre, esposa, hija y nieta, de ese pueblo trabajador, sufriente como pocos, que a fuerza de golpes cada vez es menos alegre aún cuando fue su característica más distintiva, no pudo más y se soltó.

Todo aquel que lea esta humilde opinión lo más probable es que haya escuchado como mínimo una vez la declaración en modo de descarga eléctrica, de grito de angustia, de hastío, de “ostine” de la lingüista Calzadilla.

Amelia hizo un segundo video el día de ayer para disipar todas las calumnias que se vertieron sobre ella, y aclarar quien es, qué estudió, en que trabajó, la historia del padre que empezó siendo funcionario de la “Involución” con catorce años, las veces que recuerda que fue a formalizar sus reclamos por vías oficiales, que desembocan en un compartimento estanco.

Pero sobre todo Amelia, y acaso por esta razón cobra mucho más valor, nos deja claro que ella no es una persona peleadora, un alma guerrera, sino únicamente una madre. Y en este sentido nos comunica que, al día siguiente de salir en la red social Facebook su airada y valiente proclama, publicaron en Cubadebate un lamentable artículo acusándola, como siempre han hecho con quien critica algo, pero ya de manera ridícula, de agente del imperialismo, de incendiaria instrumentalizada desde Miami que buscaba una rebelión callejera, y en este sentido quienes vivimos afuera no debemos tomarnos esto a risa, porque esa línea de acusación es al que precede a las prisiones preventivas y posteriores condenas a décadas de prisión.  El penoso artículo está firmado por un tal Ernesto Estévez Rams. Amelia denuncia también la manipulación mediática sobre sus palabras y su vida, de un elemento cuyo seudónimo es Guerrero cubano, esos dos sí, orgullosos mercenarios, no al servicio de la CIA sino de la maquinaria propagandística y represora del estado cubano.

En este último video, aparte de ratificar su no va más, Amelia nos advierte de que ipso facto llegó a su casa una visita de unos militantes del núcleo del Partido de su zona, a quienes ella atendió cordialmente, preguntándole si había sufrido represalias. Acto seguido le llegó una citación para el día 14 de junio a las 11 am de una oficina del gobierno de El Cerro, dizque para tratar el tema del gas, que dio pie al famoso video. Por supuesto, ella como todos sospechamos que no tiene nada que ver con el gas, lo más probable es que intenten presionarla, infundirle miedo. O quien sabe, acaso, si les queda algo de inteligencia en el hipotálamo hasta le solucionen el problema del gas para acallarla y mostrar una cara condescendiente.

Pero ¿alguien puede imaginar que porque hagamos un vídeo en directo quejándonos de que no hay pollo, de que se gana en dinero distinto del que compra los víveres, que ni siquiera así se encuentran, que los niños no tienen leche, que en los cuatro costados y en todos los puntos cardinales lo único que encuentra son problemas sin ninguna posibilidad de solución, lo visite una delegación del Partido único, dominante en el país?

Cualquiera en una sociedad normal estaría aterrado, imaginemos allá conociendo las condenas que se aplicaron a quienes salieron el a protestar el célebre 11-J.llama la atención desde Cuba siendo un país donde la testosterona, en apariencia, juega un rol tan importante e imperante, la cantidad de mujeres valientes, arrojadas, incluso temerarias que está pariendo esta era, desde Laura Pollán, todas las Damas de Blanco, Yoani, Ileana, Lynn, Payá, un extenso etcétera, y ahora la respetada Amelia.

Como ella dice, no quiere ser una heroína, mucho menos una mártir, ni representar a nadie más que a ella misma, o en todo caso a la enorme mayoría de las madres cubanas, pero siento decirte Amelia, lo quieras o no, ya eres un referente de valor y dignidad.

Amelia

Amelia

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Opinion crítica.
10 junio 2022 5 10 /06 /junio /2022 21:51

El cubano, como el español, puede soportar lo que sea, el tiempo que sea. Pero también puede explotar.

Guarapo fue un pistolero en su juventud, un alborotador malcriado, pero echado para adelante, con una vanidad inconmensurable que lo llevaba a cotas de ambición pocas veces vistas reunidas en una sola persona. Luego mató a varias personas por mano propia y a otras dando la orden, pero mezcló esa aspereza extrema con una aparente sensibilidad social recogida de su aprendizaje con los Jesuitas, y que tanto le sirvió para forjar la imagen de un ser entregado a la causa popular simulando bien, sólo en un inicio, que todo su esfuerzo iba dirigido a su propio provecho, característica enriquecida por su propia mirada utópica de lo que sería el futuro de Cuba bajo su mando, pero sine Echeverría, Guiteras, Frank País, y una vez arribado al poder, ni siquiera con compañía, nada de un Camilo con mayor atractivo popular, que lo mismo se singaba una criada que a un barbero, amado por todos, ni a un Che que empezaba a ser respetado por los obreros y campesinos que lo veían cada domingo agachando le lomo a su lado sin aceptar privilegios, ni a un Ochoa querido por la tropa ni a unos gemelos de La Guardia que le dieron su juventud. Ni el desarrollo ni el desempeño de ninguno de estos era bien visto por su mirada obsesiva sobre el poder. Sin embargo aún así, cuando se trataba del pueblo, de la gente más humilde siempre que le fuesen leales hasta la muerte, él experimentaba cierta obligación, un deber, que si bien no le privaría jamás de la siesta ni de sus costosos vinos de la Ribera del Duero, tampoco perdía esa pista. Compartía esa semi sensibilidad con la certeza de que olvidar el principal objeto de la "Involución", acarrearía inevitablemente el deterioro de la misma y la merma del derroche de amor y temor a su figura.

Diaz Canel es otra cosa. Todos tuvimos un Díaz Canel al lado nuestro en el aula, levantando la mano para denunciar a un compañerito que se fijaba en las pruebas, ganando puntos, que luego uniría a otros denunciar a un joven por escuchar rock, dibujar mujeres en cuero, añorar pitusas Levi's, tenis Adidas y goma de mascar Chiclet's para que le manchasen el expediente escolar acumulativo, con la inscripción "diversionismo ideológico".

Díaz Canel sabía levantar la mano en las reuniones del CDR antes que cualquier otro para ofrecerse a leer los lineamientos que en una extensa muela bajo un sol inclemente había bajado el domingo anterior el Comandante de todos los chicharrones. También levantaba la maneo para cortar a machete la mala hierba del edificio, levantó la mano antes que nadie para optar a ser analizado en vistas de entrar a la UJC, y ahí ya poder echar para adelante a todo el mundo en las Asambleas de Moral comunistas semestrales en el preuniversitario, sin necesidad de levantar la mano para defenderse de la galleta del denunciado, pero sí, como desde niñor para denunciar.

Sabía que la jamonada en el refrigerador de su casa, que le diesen unos días en Varadero, una casa mejor, el Lada con cristales oscurecidos y aire acondicionado, las titis de baji chupa revolucionario, el ascenso en esa colina tan empinada solo dependía de la ligereza que tuviese en el uso de su afilada lengua, larga y vivaz. Sabía que para trepar debía sonreír a los de arriba, callar todo lo que no querían escuchar, traicionar a todos los de su costado y aplastar a todos los de abajo.

Un burócrata que nunca mató con un revolver pero manda a dar cabillazos a los que no aguantan más el "ostine" y salen a protestar, que manda encarcelas por décadas a hastiados ciudadanos con ganas de protestar y de cambio, pero nunca dirigió un grupo de asaltantes, ni un pelotón, pero tampoco jamás tuvo la minima aspiración en el amor de masas, ni se jugó una sola uña por una utopía ni siquiera por sus ambiciones personales, no ascendió arrebatando el sillón sino lamiendo botas.

Nadie de alrededor siente admiración por él, en el fondo nadie lo respeta, solo temen su poder actual, pero ni siquiera le temen a él. Detrás suyo todavía quedan grandes dinosaurios históricos, y también sus vástagos dueños de empresas que dejan jugosos dividendos al contar con un desierto de competidores, unos dentro, otros fuera de la isla apropiándose de todo lo que le falta al pueblo, que tienen la manija de la puerta, aunque la llave, desde que se fue Guarapo, nadie sabe donde está.

Aunque el cubano, como el español, tengan una enorme capacidad de aguante, si la misma fuerza va por el cauce no previsto,  podría desviarse a un conducto que desemboque en un campartimento estanco, viciado, agobiante, la gente podía tragarse a un dictador megalómano y mesiánico que construyó el disparate desde los cimientos, pero aguantarle el hambre, la carencia, la represión e inflación, a un burócrata que trepó al tejado oliendo traseros, de un momento a otro puede explotar despepingando todo.

Lo malo y lo no tanto.

Principio del formulario

Final del formulario

Amelia Calzadilla- Heroína cubana

Amelia Calzadilla- Heroína cubana

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Opinion crítica.
23 mayo 2022 1 23 /05 /mayo /2022 12:58

La frase tan conocida para establecer una línea divisoria entre el periodismo audaz y los aduladores obsecuentes, que se le atribuye a Orwell “noticia es aquello que alguien no quiere que se publique. El resto son relaciones públicas”.   no consta que sea suya, sin embargo esta sí: “La libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír”. Aunque la frase que más aprecio en este sentido la escribió L.E.Edwardson, periodista del Chicago Herald:

 “Cualquier cosa que un patrón quiera ver publicada es publicidad; cualquier cosa que no quiera ver en el periódico es noticia”

Viviendo en España y viendo lo cortesanos y serviles que son la justicia, el periodismo y la sociedad en general con el ex rey, aún después de saberse que ha cometido delitos que en cualquier país anglosajón lo llevarían ante una corte, me doy cuenta de donde proviene esa obsecuencia hiperbólica que recordamos del periodismo y la sociedad cubana con Guarapo, el monarca isleño.

Recuerdo que una vez el famoso obsecuente Randy, de la Mesa Redonda, en una rueda de prensa, permaneció de pie con una sonrisa congelada que le encendía de dolor cada músculo y tendón de la cara, tras hacer una pregunta al dios devorador de la barba babeada, que este respondía con interminables tartamudeos y disparates. Mientras Guarapo desentrañaba la madeja de dislates a los que su empastillamiento lo sometía, nadie se atrevía a dar descanso a la comisura de los labios en aquella sonrisa emblemática de la guataconería institucional.

Lo mismo, exactamente igual, ocurre con el ex rey español que se ha limpiado el orto, la poronga y los mocos con la confianza ciega y muy poco audaz de los españoles. Desde antes de conocerse todas las tropelías y delitos inimputables, a merced de una ley de impunidad que dejaba clara la obsecuencia extrema nacional a la figura del Midas Borbón, ya era frecuente que en cada recepción, los invitados nacionales se mostrasen con los hombros caídos, las manos sujetas delante, pasitos de mongólicos y sonrisa de heroinómanos, todos reían con cada imbecilidad que decía el nada ingenioso rey de entonces, recuerdo que incluso una vez, él debió aclarar, que lo que había dicho no era un chiste, instante a partir del cual, la incomodidad imperante no impidió la desvergüenza de cambiar de súbito el semblante, de risotada a rictus sepulcral.

Hoy, habiendo sido una persona que sin oficio ni beneficio era mantenida hasta en sus más suntuosos caprichos con el sudor de los verdaderos virtuosos, tras evadir impuestos sobre unas cantidades indecorosas de dinero obtenidas de modos nada ejemplares, lejos de interpelarlo, interrogarle al respecto, ni tan siquiera hacerle una observación; el periodismo español en masa, dejando claro que por un premio Pulitzer no está pujando, lo aborda para preguntarle:

-Su Majestad ¿cómo desayunó hoy, durmió bien, lo pasó bien con sus nietitos? ¡Ay que majo es!

Valle Inclán decía: "España es una deformación grotesca de la civilización europea". Creo que no todo el país es así, pero seguro que sí el periodismo, la gran empresa y la justicia de la península y de sus adorables vástagos americanos.

Los Randys ibéricos o la Herencia hispana en el Caribe

 

Periodismo temerario

Periodismo temerario

Compartir este post
Repost0
2 mayo 2022 1 02 /05 /mayo /2022 21:00

Bruno era cubano, hijo de un médico italiano nacido en la zona del Abruzzo, en Montesilvano, la zona de playa vecina de Pescara y de una periodista cubana que nunca había querido irse de la isla, más que el estricto mes que cada cuatro o cinco años empleaban en visitar a la familia del padre de Bruno, que insistía al borde de los ruegos que se decidiesen en ir a experimentar como sería trabajar y vivir un año en la península

-No tiene que ser en Pescara, puede ser en Roma, estamos relativamente cerca o donde les guste más, aquí también tenemos un mar maravilloso-

La madre de Bruno hacía que la mesa la presidiese un silencio tan intenso, que el padre entendía que su única opción era romperlo cambiando rotundamente de tema, usando un tono de voz que sugiriese de manera expeditiva a los abuelos de Bruno que no retomasen el tema en lo que quedaba de vacaciones.

Sin embargo, Bruno sí que una vez cuando tuvo la oportunidad se fue a vivir a Italia, donde vagó de un lado a otro, primero echando de menos la manera única de emplear el tiempo en Cuba, imposible de reproducir en el resto del mundo, donde generalmente la catalogan de “pérdida” ¿pérdida de qué? ¿de la oportunidad de alienarse en la cadena o la oficina de un trabajo odioso? ¿cómo se puede llamar pérdida al ejercicio de la comunicación en todas las dimensiones posibles? Bruno sabía que al final de la cadena alguien pagaba todo ese perfeccionamiento del alma y los ademanes en la esquina, ¿y qué, no se pagan guerras, no se paga para que exista la miseria, para que existan las ganas de gritar, no se paga para infligir dolor? pinga y muela. Pensaba Bruno. Yo soy bueno en ambas, pero sólo en Cuba, aquí no ríen esa gracia, así que también puedo probar a trabajar, pinga y pincha. Y entonces se fue a Francia.

A los amigos les hablaba de Francia en las cartas como si fuese en París donde vivía, pero no, vivía en Lyon, que estaba bien, que era linda y tenía buenos vinos, de la Costa de Rhone, museos interesantes, historia, frío en invierno y flores en verano, pero para proyectar vivir la vida, hasta por ahí nomás. Cada vez que podía se pegaba un salto a Sicilia, a Reggio Calabria donde tenía amigos, o a Bari y Brindisi, uno de los trayectos más bellos y ricos de comer. Él decía que Sicilia era una isla como Cuba y que en cierta forma todos los isleños de islas grandes tienen una melancolía similar, a la Puglia por la comida y el mar, el Adriático a mitad del país donde vivían sus padres era lindo, pero aún fresco y la arena era gruesa, pero hacia el sur se convertía en un recuerdo proyecto de una Cuba europea. Decía que el norte de Italia le parecía muy lindo pero ya Lyon era demasiado norte, además no tenía mar, y él quería ver el mar.

Bruno no estaba casado pero tampoco era soltero, vivía con su pareja, Yesica, una mulatica de Santiago de Cuba emigrada a La Habana a pesar de la prohibición, Cuando decidieron vivir como un matrimonio, más que amor se habían jurado divertirse juntos a pesar de lo que fuese, nada los importunaba, si había pescado o pollo estaban de suerte, si había solo arroz, malanga o papas comían eso sin drama, si tenían ron bueno lo tomaban con hielo, si tenían ron Bocoy o Legendario lo tomaban a palo seco, un dedo de ron en el vaso, no más para que el aire cambiase el olor por el sabor, si había gualfarina o alcoholifán tomaban menos cantidad, ligada con algo de café para ocultar el regusto, pero la tomaban igual y salían a la calle a encontrarse con amigos. Vivieron dos años verdaderamente felices, al estilo ochentero, sin las preocupaciones que los cubanos de entes y de después tuvieron junto al resto del mundo. Yesica no compartía el deseo de Bruno de emigrar un par de años a Europa, para ella haber emigrado de Oriente a La Habana colmó cualquier inquietud por moverse, por probarse en el rodeo del destierro. Ella tenía uno de los nombres comenzados con Y que con el tiempo se convirtieron en míticos, pero no pertenecía a esa saga de cubanos, su Y responde a la pronunciación de la J en el modo original de su nombre Jessica, en la época que ella nació los nombres de moda eran los rusos, como Irina, Natacha, Natalia, e Igor, Iván, Vladimir en los hombres. Pero los amigos de la pareja les solían decir que Yesica era una precursora de las Yumisleidis y los Yosbanis, mérito que no le cabía a las Yolandas, y mucho menos las Yordankas.

Italo cubano
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Relax
12 abril 2022 2 12 /04 /abril /2022 12:18

Mientras todos los medios y la opinión pública están ocupados o abducidos por la catarata de desinformación sobre la invasión a Ucrania, y mientras Estados Unidos se hace carantoñas y besitos con el régimen de Maduro, que este acepta gustoso, Cuba continúa ascendiendo escalones en la represión al descontento popular.

El 26 de Julio de 1953, Fidel Guarapo Castro, comandó un nutrido grupo del Partido Ortodoxo, con el fin de atacar al segundo cuartel de tamaño e importancia de Cuba, tras un recio combate, seis atacantes mueren en la batalla, muchos fueron asesinados tras ser apresados y presentados como caídos en combate, treinta fueron condenados, entre ellos Fidel a 15 años de prisión y su hermano Raúl a 13, de los que cumplieron solo un año y medio en la cárcel modelo de Isla de Pinos, actual Isla de la Juventud.

Un año y medio tras asaltar el segundo cuartel militar en importancia del país y matar soldados del ejército nacional. Por una causa justa, puede que sí, la Historia tras el necesario paso del tiempo lo dirá, pero fue un asalto con bajas, condenado a 15 años y con castigo efectivo de solo un año y medio.

En tanto el mundo está en otra línea, la "Lustitia" del gobierno isleño, encarcela a 127 personas con condenas  entre 6 y 30 años de prisión, donde convivirán con asesinos, violadores, ladrones violentos. Muerte en vida, solo por salir a protestar una vez en sesenta años, sí, por una vez en 60 años, a manifestar un enorme infección de descontento acumulada en el interior al no poder volcarla por ninguna vía de lastre, expresión callejera en la cual algunos se excedieron, como cada día en todas las sociedades del mundo donde tienen permiso para manifestarse, donde cuentan con diferentes partidos políticos, publicaciones, libertad de opinión, y cuando rompen algo son reprimidos por la policía en el momento del vandalismo, detenidos y liberados antes de 24 horas, con una citación a juicio, que en general se queda en una dura multa, o en una condena de prisión de seis meses a dos años, que si no tienen antecedentes, no la cumplen oficiando como una seria advertencia.

Lo más terrible, no es que un gobierno de partido, periódico, televisión, radio, y discurso únicos y vitalicios, en el cual todo aquel que no esté contento está invitado a irse afuera o adentro (entre rejas) haya ascendido tantos escalones en la aplicación de condenas ejemplares intimidatorias, sino que el mundo "libre",  no se exprese en consecuencia, los medios, bien por Ucrania, o por el acercamiento de EEUU a Venezuela, estén más callados que las momias, los partidos políticos que en las sociedades occidentales reclaman más democracia participativa que solo votar cada dos años, sin embargo traguen con este semejante atropello a los más básicos derechos civiles, incluso derechos humanos, en una sociedad donde ni siquiera cada seis décadas se puede votar.

Una vez arribado un nivel de conciencia universal ciudadana y de Derechos Humanos que creíamos solidificada en las sociedades cultas y civilizadas, tenemos que el gobierno de Díaz Canel, heredero "puesto a dedo" del de Raúl Castro, a su vez puesto por Fidel Castro, como toda muestra de modernización, adaptación a las reglas y la sensibilidad global, continúa prohibiendo la diversidad de partidos políticos más allá del PCC, proscribiendo toda línea de pensamiento distinta del poder, o variadas opciones de manejo de la economía y la vida social en Cuba, continúa prohibiendo cualquier línea de prensa y editorial que no sea la oficial, y cuando por una vez, un pequeño pero significativo grupo de artistas opositores, se opone a aceptar los lineamientos y directrices obligadas de pensamiento y opinión, son reprimidos con cárcel, sin haber cometido delito alguno, quedando sujetos a penas pedidas por la fiscalía de 10 y 7 años de privación de libertad, a cumplir como presos comunes, en compañía de violadores y asesinos. Tales son los casos de Maykel Castillo "Osorbo" con quien no comparto su posición trumpista, pero por la misma razón defiendo a capa y espada su derecho a expresarla, y de Luis Manuel Otero Alcántara con quien siento mayor afinidad ideológica. Esto sucede a renglón seguido de las condenas absolutamente desmedidas y criminales, que van desde los 15 a los 30 años de prisión, a manifestantes del descontento popular, ciertamente excedidos en sus reclamos que dañaron el mobiliario público, cosa que se saldaría con penas de seis meses a dos años de prisión en el peor de los casos y en la mayoría, con trabajos comunitarios, no sin escuchar y atender sus reclamos. Estas condenas y peticiones de cárcel brutales, no son por asaltar un cuartel militar con armas de fuego causando bajas, son por manifestar en una protesta el hastío de no poder protestar. Que ya ni siquiera son aquellos blancos burgueses del inicio del proceso involucionario, que veían con mala cara la redistribución de la riqueza y la igualdad con los menos favorecidos, ahora quienes van entre rejas son, precisamente los menos favorecidos, las razas y las clases sociales que otrora fuesen el “mercado meta “ de la revolución. Un año y medio por asaltar un cuartel y matar soldados, en contraste con décadas de prisión por manifestar un descontento.

Por lo pronto deberíamos ser capaces de pensar que estos 127 chivos expiatorios, son personas con una vida y con familias, que salieron a manifestarse por la razón que les viniese en gana, muchos de ellos menores de dieciocho años en el momento de ser apresados a la espera de juicio en las cárceles, y ahora son condenados en su mayoría, a pasar más de una década de reclusión en el peor ambiente de violencia y corrupción humana, habiendo sido defendidos por abogados estatales que cuando no declinan su juramento hipocrático, cumplen el rol de fiscales. Acaso mi inflexibilidad en todas estas injusticias flagrantes, provenga de la lectura de la carta de mi tío a sus hijos al abandonar Cuba previendo que nunca volvería a verlos:" sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo, esa es la cualidad más linda de un revolucionario" no especificó "excepto en Cuba" como algunos se lo tomaron. En mi vida cambié lo de revolucionario por ser humano.

Sesenta años de cortinas de humo

Calabozo Cuba
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Opinion crítica.
8 abril 2022 5 08 /04 /abril /2022 11:37

El 26 de Julio de 1953, Fidel Guarapo Castro, comandó un nutrido grupo del Partido Ortodoxo, con el fin de atacar al segundo cuartel de tamaño e importancia de Cuba, tras un recio combate, seis atacantes mueren en la batalla, muchos fueron asesinados tras ser apresados y presentados como caídos en combate, treinta fueron condenados, entre ellos Fidel a 15 años de prisión y su hermano Raúl a 13, de los que cumplieron solo un año y medio en la cárcel modelo de Isla de Pinos, actual Isla de la Juventud.

Un año y medio tras asaltar el segundo cuartel militar en importancia del país y matar soldados del ejército nacional. Por una causa justa, puede que sí, la Historia tras el necesario paso del tiempo lo dirá, pero fue un asalto con bajas, condenado a 15 años y con castigo efectivo de solo un año y medio.

A lo largo de los sesenta años de gobierno revolucionario cubano, han sido numerosos los fusilamientos y encarcelamientos por manifestar diferentes grados de oposición al gobierno. Al igual que a lo largo de estos últimos sesenta años se han cometido todo tipo de tropelías y crímenes, guerras, torturas y desapariciones en todas partes del mundo, incluso en los países más desarrollados como Suecia mataron a Olof Palme, ni hablar de Francia y los argelinos, España y el franquismo, Italia a las Brigadas Rojas o sus diversas mafias, la URSS y el área socialista con sus crímenes o por supuesto Estados Unidos y sus asesinatos a activistas negros, indígenas, progresistas, promoción y financiamiento de golpes de estado o bombardeos alrededor del mundo.

Eso es indiscutible. Pero más en nuestros días, una vez arribado un nivel de conciencia universal ciudadana y de Derechos Humanos que creíamos solidificada en las sociedades cultas y civilizadas, tenemos que el gobierno de Díaz Canel, heredero "puesto a dedo" del de Raúl Castro, a su vez puesto por Fidel Castro, como toda muestra de modernización, adaptación a las reglas y la sensibilidad global, continúa prohibiendo la diversidad de partidos políticos más allá del PCC, proscribiendo toda línea de pensamiento distinta del poder, o variadas opciones de manejo de la economía y la vida social en Cuba, continúa prohibiendo cualquier línea de prensa y editorial que no sea la oficial, y cuando por una vez, un pequeño pero significativo grupo de artistas opositores, se opone a aceptar los lineamientos y directrices obligadas de pensamiento y opinión, son reprimidos con cárcel, sin haber cometido delito alguno, quedando sujetos a penas pedidas por la fiscalía de 10 y 7 años de privación de libertad, a cumplir como presos comunes, en compañía de violadores y asesinos. Tales son los casos de Maykel Castillo "Osorbo" con quien no comparto su posición trumpista, pero por la misma razón defiendo a capa y espada su derecho a expresarla, y de Luis Manuel Otero Alcántara con quien siento mayor afinidad ideológica. Esto sucede a renglón seguido de las condenas absolutamente desmedidas y criminales, que van desde los 15 a los 30 años de prisión, a manifestantes del descontento popular, ciertamente excedidos en sus reclamos que dañaron el mobiliario público, cosa que se saldaría con penas de seis meses a dos años de prisión en el peor de los casos y en la mayoría, con trabajos comunitarios, no sin escuchar y atender sus reclamos. Estas condenas y peticiones de cárcel brutales, no son por asaltar un cuartel militar con armas de fuego causando bajas, son por manifestar en una protesta el hastío de no poder protestar. Que ya ni siquiera son aquellos blancos burgueses del inicio del proceso involucionario, que veían con mala cara la redistribución de la riqueza y la igualdad con los menos favorecidos, ahora quienes van entre rejas son, precisamente los menos favorecidos, las razas y las clases sociales que otrora fuesen el “mercado meta “ de la revolución. Un año y medio por asaltar un cuartel y matar soldados, en contraste con décadas de prisión por manifestar un descontento.

Una tarde de marejada en medio del ocráno, Noé tuvo que tomar una dolorosa determinación en su arca, para lo cual reunió a todos los animales, y les planteó que un ejemplar debería abandonar la nave y confiarse a la mar, determinó que sería el que tenía la boca más grande. El sapo, encogiendo la boca, dijo:

-Mariconá* con el cocodrilo

* En la jerga popular cubana, la expresión "hacer una mariconá"  significa damnificar, causar perjuicio.

Al agua el cocodrilo
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Opinion crítica.

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
  • Contacto