" />
Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
10 junio 2022 5 10 /06 /junio /2022 21:51

El cubano, como el español, puede soportar lo que sea, el tiempo que sea. Pero también puede explotar.

Guarapo fue un pistolero en su juventud, un alborotador malcriado, pero echado para adelante, con una vanidad inconmensurable que lo llevaba a cotas de ambición pocas veces vistas reunidas en una sola persona. Luego mató a varias personas por mano propia y a otras dando la orden, pero mezcló esa aspereza extrema con una aparente sensibilidad social recogida de su aprendizaje con los Jesuitas, y que tanto le sirvió para forjar la imagen de un ser entregado a la causa popular simulando bien, sólo en un inicio, que todo su esfuerzo iba dirigido a su propio provecho, característica enriquecida por su propia mirada utópica de lo que sería el futuro de Cuba bajo su mando, pero sine Echeverría, Guiteras, Frank País, y una vez arribado al poder, ni siquiera con compañía, nada de un Camilo con mayor atractivo popular, que lo mismo se singaba una criada que a un barbero, amado por todos, ni a un Che que empezaba a ser respetado por los obreros y campesinos que lo veían cada domingo agachando le lomo a su lado sin aceptar privilegios, ni a un Ochoa querido por la tropa ni a unos gemelos de La Guardia que le dieron su juventud. Ni el desarrollo ni el desempeño de ninguno de estos era bien visto por su mirada obsesiva sobre el poder. Sin embargo aún así, cuando se trataba del pueblo, de la gente más humilde siempre que le fuesen leales hasta la muerte, él experimentaba cierta obligación, un deber, que si bien no le privaría jamás de la siesta ni de sus costosos vinos de la Ribera del Duero, tampoco perdía esa pista. Compartía esa semi sensibilidad con la certeza de que olvidar el principal objeto de la "Involución", acarrearía inevitablemente el deterioro de la misma y la merma del derroche de amor y temor a su figura.

Diaz Canel es otra cosa. Todos tuvimos un Díaz Canel al lado nuestro en el aula, levantando la mano para denunciar a un compañerito que se fijaba en las pruebas, ganando puntos, que luego uniría a otros denunciar a un joven por escuchar rock, dibujar mujeres en cuero, añorar pitusas Levi's, tenis Adidas y goma de mascar Chiclet's para que le manchasen el expediente escolar acumulativo, con la inscripción "diversionismo ideológico".

Díaz Canel sabía levantar la mano en las reuniones del CDR antes que cualquier otro para ofrecerse a leer los lineamientos que en una extensa muela bajo un sol inclemente había bajado el domingo anterior el Comandante de todos los chicharrones. También levantaba la maneo para cortar a machete la mala hierba del edificio, levantó la mano antes que nadie para optar a ser analizado en vistas de entrar a la UJC, y ahí ya poder echar para adelante a todo el mundo en las Asambleas de Moral comunistas semestrales en el preuniversitario, sin necesidad de levantar la mano para defenderse de la galleta del denunciado, pero sí, como desde niñor para denunciar.

Sabía que la jamonada en el refrigerador de su casa, que le diesen unos días en Varadero, una casa mejor, el Lada con cristales oscurecidos y aire acondicionado, las titis de baji chupa revolucionario, el ascenso en esa colina tan empinada solo dependía de la ligereza que tuviese en el uso de su afilada lengua, larga y vivaz. Sabía que para trepar debía sonreír a los de arriba, callar todo lo que no querían escuchar, traicionar a todos los de su costado y aplastar a todos los de abajo.

Un burócrata que nunca mató con un revolver pero manda a dar cabillazos a los que no aguantan más el "ostine" y salen a protestar, que manda encarcelas por décadas a hastiados ciudadanos con ganas de protestar y de cambio, pero nunca dirigió un grupo de asaltantes, ni un pelotón, pero tampoco jamás tuvo la minima aspiración en el amor de masas, ni se jugó una sola uña por una utopía ni siquiera por sus ambiciones personales, no ascendió arrebatando el sillón sino lamiendo botas.

Nadie de alrededor siente admiración por él, en el fondo nadie lo respeta, solo temen su poder actual, pero ni siquiera le temen a él. Detrás suyo todavía quedan grandes dinosaurios históricos, y también sus vástagos dueños de empresas que dejan jugosos dividendos al contar con un desierto de competidores, unos dentro, otros fuera de la isla apropiándose de todo lo que le falta al pueblo, que tienen la manija de la puerta, aunque la llave, desde que se fue Guarapo, nadie sabe donde está.

Aunque el cubano, como el español, tengan una enorme capacidad de aguante, si la misma fuerza va por el cauce no previsto,  podría desviarse a un conducto que desemboque en un campartimento estanco, viciado, agobiante, la gente podía tragarse a un dictador megalómano y mesiánico que construyó el disparate desde los cimientos, pero aguantarle el hambre, la carencia, la represión e inflación, a un burócrata que trepó al tejado oliendo traseros, de un momento a otro puede explotar despepingando todo.

Lo malo y lo no tanto.

Principio del formulario

Final del formulario

Amelia Calzadilla- Heroína cubana

Amelia Calzadilla- Heroína cubana

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Opinion crítica.

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
  • Contacto