" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
13 enero 2012 5 13 /01 /enero /2012 00:31

 

 

Hoy sentí la plenitud en mi ser al pensar que se desarrollaba una revolución de buenos modales y cortesía en el mundo entero, a causa de un escándalo más que justificado.

Un grupo de militares norteamericanos, fueron tomados in fraganti en una foto mientras orinaban sobre los cuerpos de unas personas a las que habían abatido con anterioridad con grueso calibre, a juzgar por el aspecto de los empapados cadáveres.
Intercambiaron mensajes de indignación entre las cancillerías norteamericanas y afganas, entre los ejércitos de esos países, la OTAN, la ONU pidieron explicaciones, los organismos de derechos humanos se indignaron, la iglesia se manifestó, los locutores de los noticieros sonaban afligidos, en fin se congregó un despliegue de condolencias, de buenos modales, de condenas al tan execrable acto, que de repente me entró un volumen extra en el pecho,  un aire intangible que hinchó los pulmones y el alma de tal manera, que debí detener la marcha de mi automóvil, que en ese momento atravesaba una niebla de mil demonios con cinco grados bajo cero en algún punto de la provincia de Salamanca. Estaba teniendo lugar mi deseo social, mi anhelo compartido más intenso.
Me bajé y pensé que por fin el mundo comenzaba a entrar en razón, a dar los pasos de claridad mental y de audacia necesarias para poner fin a la sin razón de la violencia.
Respiré los diminutos trocitos de hielo, en que quedaba convertida la niebla a esa temperatura. _ Este momento es único, - me dije-Formaré parte de la generación del final y el principio!.

En ese instante recordé a todos los que han influído en mi deseo de un mundo que logre trencar el círculo vicioso de guerra y paz, de dolor y alivio, de amor odio. Filosofos, escritores, poetas, amigos que habían incidido de algún modo en mi formación pacifista, en ese momento estaban a mi lado, o dentro de mi bocanada de aire frío. Nada podía arrebatarme ya esa felicidad.
Entré nuevamente al automóvil y antes de pisar el acelerador escuché la noticia nuevamente.

Al principio no pude creer lo que estaba oyendo, pero a los pocos segundos , cuando recuperé la conciencia, debo admitir con sonrojo, que  si bien me embargó una profunda trsiteza, también  sentí un pequeño alivio de estar de regreso en la realidad que mejor controlo.
Nada había mejorado por aquí.
El mundo estaba escandalizado por tres cadaveres meados, no por tres personas muertas.
Todas esas disculpas y pésames no eran por el líquido rojo que les cubría el cuerpo , sino por el amarillo.

Entre la bala y el pis, elementos dispensados desde un cilindro alargado,  ruborizó más el que fue lanzado desde el más fálico de ambos, desde el propio falo. Sólo concibo mayor reprobación del mundo entero, una condena unánime de la tilinguería, no si los hubiesen rematado en el suelo, incluso  si los hubiesen quemado, apedreado, pisado con tanques y arrastrado, sino si procedente del mismo cilindro, hubiese sido otro  el fluído vertido, más denso, viscoso y blanquecino.
Por las barbas de Dios, Babalú, Tutatis,Thor, y Belcebú!,-me dije-Que me aspen si me importa más que tipo de animal o bicho, escupe, defeca, orina o come de mi cuerpo, una vez ascendida mi alma al cielo de la lujuria, a que me agujereen el torso como un colador, cosa que además  dejaría mi cuerpo embebido, en diferentes tipos de secreciones, sensiblemente menos higiénicas que el residuo renal.

Quise preguntarme a mi  mismo en ese instante, si no sería capaz de firmar que toda agresión y castigo humano se redujese a ser orinado, en lugar de ser ejecutado en alguna de las formas del amplio y generoso abanico humano, de posibilidades de apachurrar al prójimo.
Pero desistí de hacerlo, porque pensé:

_ Si me mean mis captores, ¿ querrá alguien amortajarme después?

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
8 enero 2012 7 08 /01 /enero /2012 17:11

 

 

 

Si  mi tío, el guerrillero heroico, se levantase de su tumba y me viese se volvería a meter en ella. Afirmaban algunos en  Cuba, durante la época en que viví allí.

Las maestras, los profesores, las directoras de institutos, la policía, los representantes del Partido, del Consejo de estado, los CDR, las milicias, y algún que otro pariente, parecían verse en el derecho de comunicármelo. Casi se tomaban este asunto como una tarea.

El motivo, era al parecer, que me percibían como un ser inadaptado a ese modelo de sociedad.

A la luz de hoy, esos recuerdos no me resultan especialmente gratos, pero admito que dentro de la molestia permanente en que me creía sumido, me causaba cierta satisfacción , una suerte de gozo solapado,  el  esfuerzo por incomodar.  La búsqueda de la más imbécil rebeldía juvenil me mantuvo al borde del idiota clínicamente diagnosticado, y terminó estirándose hasta más allá de lo recomendable.

 Estuve tanto tiempo enredado en mi propia riña con mis enemigos imaginarios,  que ni siquiera hoy, estoy seguro de haber  alcanzado la edad adulta. Me resulta extraño, cuando no tengo más remedio que entender que cuento con los años que tengo, y cuando estoy obligado a compararme  con mis contemporáneos. No puedo mirar de frente el hecho sin más, y como si se tratase de  la constatación de una terrible sospecha, siento como si descubriese repentinamente un execrable acto de que fui objeto en el pasado, como si me enterase de súbito que fui un niño abandonado y adoptado. Como si me dijesen que soy el hijo de la criada. Y que me dejaron de garantía por cinco gramos de cocaína, hasta que regresasen a pagarla y jamás se hubiesen dignado en retornar. Rebelión juvenil, caprichosa sí,  absurda quizás,  que no obstante me ayudó a correr una cortina para no divisar el final del camino, me ayudó a echar una alfombra sobre  la sangre húmeda, y cenizas con serrín, sobre los casquillos del campo de batalla.

Hubieron quienes gritaron tanto, que ensordecieron todo alrededor.

Mayte se ahorcó colgándose de un framboyán, algunos años después de dejar aquel puesto de dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas en la secundaria, en el cual desempeñaba a la manera de un Torquemada del estalinismo, señalando , delatando y destruyendo la vida de compañeros de aula, marcada por la urgencia del ascenso en aquel crimen generalizado, o bien por el miedo a ser tomada por alguien con desafección al sistema, o quizás solo tuviese pavor a que se hiciese público su latente lesbianismo.  Mayte sólo abandonó el cargo de delatora habitual cuando encarcelaron a Benjamín por la venta de unos pantalones vaqueros, de los que ella misma había comprado unos para regalarle a Amalia,  la niña de sus ojos inyectados en remolacha.  Sin embargo, cuando apuñalaron a Benja, Mayte quedó tocada y al poco se hundió, colocando un banquito al pie de la rama más fuerte del árbol floreado, para quedar suspendida eternamente, como en el vuelo de un cernícalo o de un colibrí, detenida en un único punto en el aire, por siempre.

Pedrín no paró de comprar periódicos para revenderlos al grito de Rebelde!, Rebelde!, unos años después de haber participado en varios pelotones de fusilamiento, cosa de la cual según me confesó entonces, no estaba del todo avergonzado, ya que ningún soldado sabía si llevaba la bala definitiva en su fusil.

Pedrín no se ahorcó, gracias a que no estaba seguro de si había liquidado a alguna de aquellas personas, pero también , a merced de la misma razón, se vio invitado a abandonar la cordura.

Nilda, el chivatón de cuarto , Cuca y su marido, tan perfectos y chismosos ellos, igualmente enloquecieron, o se dedicaron a recoger colillas de tabaco por el Vedado, o como Fefa la del núcleo del Partido, terminaron haciendo felaciones en los chupa chupa, de la rotonda de Alamar, casi sin dientes y con una halitosis que armonizaba con su labor. Los que se salvaron de terminar en el infierno terrenal dentro de la isla, compraron su salvación con el desgarro del destierro, y mantienen pulcra discreción, acerca de sus anteriores prácticas.

Pero los que ahora están empezando a salir de sus madrigueras. Los que hoy harían lo imposible por borrar todo vestigio de nexo con el poder absoluto, toda pista que los relacionase con medio siglo de obsecuencia incondicional, de prácticas vejatorias para con sus víctimas, estos no son venidos de las asustadas viviendas pobres, de las aulas de construcción Girón de las escuelas al campo, ni incluso de las aulas vocacionales de la  ciudad escuela Lenin.

Son los distribuidores del pan. Los que administraban el hierro, y el miedo. Los que estudiaron en escuelas militares para familiares de dirigentes, los que hicieron carrera en el MININT, los que dirigieron a Mayte, a Pedrín y a Nilda, como instrumentos del odio, entre todos los ciudadanos, que permanecerá por mucho más tiempo de sedimento, de consecuencias lapidarias, que el ya impresentable y  obsceno medio siglo, en que violentaron a diestra y siniestra, todo material sensible de ser humillado.

Estos dirigentes, generales, conductores del despropósito personalista en que se convirtió la revolución , muy al poco de haberse declarado, hoy se acomodan en sus puestos de poder de cara a un futuro muy alejado de las teorías de igualdad social.

Pero lo que más me habría costado suponer, y de hecho nunca imaginé, es que los mismos lideres del gran complot contra las libertades, los propios silenciadores de toda discrepancia, estarían hoy  renegando del enorme cúmulo de advenedizos engaños, de instrumentalización de las mentes, de métodos violentos, que no dudaron en utilizar, para llevar a cabo el objetivo de permanecer todo el tiempo que fuese posible asidos al bastón de mando. Ver a estos gerontes, manifestar abiertamente la fe en el Vaticano, en el libre mercado, en la diferencia de clases, aunque no debería resultarme incongruente, sí que me asombra, su ausencia total de vergüenza, de honor, e incluso admito cierta admiración, por la desfachatez con que se mueven. Rasultan muy modernos.

La URSS, Mongolia, China, o Viet Nam echaron por tierra todas sus promesas iniciales, como está haciendo Cuba, pero al menos los líderes reformistas no fueron Lenin, Ulan  Bator, Mao, o ( u) Ho Chi Min, cierto decoro o reparo en la desfachatez, los dejó al margen de liderar la transformación en capitalismo salvaje. En Cuba estamos viendo a los que decían capitanear la superioridad moral, capitulando de todos y cada uno de los postulados iniciales, que en su mayoría ni siquiera fueron ideas suyas.

Hoy miro a la cara de toda esa escoria y les digo, sin hacer uso de la voz, algo parecido a lo que me solían decir, pero con alguna diferencia en el contenido. 

Si aquél tío mío, se levantase de su tumba y viese lo que están haciendo y han hecho, más les valdría haber conservado algunas fuerzas para correr o pelear, porque él no regresaría jamás a su tumba, sin antes poner un poco de orden en ciertos asuntos de carácter doméstico.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
6 enero 2012 5 06 /01 /enero /2012 22:04

Días atrás un amigo del barrio de mi hijo menor, le obsequió, procedente de un huerto barrial, una lechuga a medio crecer. Se la dio con las raíces al aire, fláccida, condenada a perder todo su verdor en unas pocas horas más.

Él llegó a casa la puso en una maceta, le colocó buena tierra, la regó, lo felicité diciéndole que al menos le estaba dando una muerte digna. Al día siguiente la lechuga continuaba verde y al parecer, viva. A los tres días, la propia planta se había encargado de descartar las hojas que no podría volver a levantar, y en su lugar empinaba otros jóvenes brotes hacia el sol, dándonos una lección acerca del poder de la clorofila y la fotosíntesis, o sobre la confianza y la convicción en el cariño y el cuidado, que los adultos hemos ido dejando en el mismo baúl de recuerdos olvidados, en cuyo fondo quizás encontremos al osito Cocó, o al diente de leche por el que ya recibimos la correspondiente indemnización.

La lechuga fue creciendo de tal manera, que en un momento y como visible causa de su agradecimiento por la actitud de mi hijo, comenzó a cantar canciones que contenían la palabra amigo. de este modo hizo un recorrido por un catálogo de temas populares famosos y otros quizás no tanto para seres del mundo animal. Entre las conocidas cantó, Quiero tener un millón de amigos, de Roberto Carlos, With a Little help from my friends, de los Beatles, cosa que entusiasmó mucho a mi hijo que es un fan declarado del cuarteto de Liverpool.

También cantó : ."..barquito de papel mi amigo fiel/ llévame a navegar por el ancho mar/ quiero conocer a niños de aquí y de allá...", melodía que yo no escuchaba desde que había vivido en Cuba, y me dejó impresionado con sus conocimientos y cultura general.

Mi hijo me dijo, _ Papá tengo que hacer algo más por esta lechuga. Si dice que quiere ir al mar la llevaré al mar. Es encantadora.

Y así fue que lo llevé junto a su amigo del barrio a que le diesen un paseo en el yate del príncipe Guillermo antes de que se casase, por el mar Mediterráneo. El mayordomo del príncipe, tan inglés, respondió a mi pedido con un afirmativo: -Of course. Y con su gesto adusto y el torso firme se llevó a los chicos y su querida hortaliza a un paseo que duraría medio día.

Cuando estaban en una zona profunda mi hijo sacó la lechuga por la borda para enseñarle la transparencia del agua, y un súbito golpe de timón a causa de una ola de babor, hizo que perdiese el equilibrio y la lechuga se cayera por la borda, lanzando primero gritos de auxilio, y luego improperios, acusando a mi hijo y a su amigo de traidores, de haberla alimentado para luego permitir que se ahogase en aquella inmensidad, en aquel desierto de verduras. A mi hijo y a su amigo se les aguaron los ojos, pero intuían que arrojarse al agua habría sido una temeridad.

Una vez que la lechuga llegó al fondo del mar, pensó que no estaba todo acabado al ver las algas, se hizo a la idea de vivir como una de ellas, y hasta le causó emoción el hecho de pensar que sería mecida por las olas y acariciada por los pececillos de colores. Le entristeció el hecho de no poder cantar a viva voz bajo el agua - Pero no se puede tener todo- se dijo a si misma y de alguna manera se sintió reconfortada en su propio consuelo.

Después de andar por varias profundidades encontró el Octopus’s Garden, del que hablaba Ringo Starr en sus canciones, y que la lechuga, de amplísimas nociones musicales, conocía tan bien. Le pidió permiso al pulpo para establecerse, y después de enternecerlo con su historia, no solo logró que el pulpo la aceptase sino que le concediese un privilegiado lugar, cerca de Bob esponja y compañía.

Mi hijo y su amigo decidieron lanzarse al agua tras evaluar los riesgos y los esfuerzos que habían realizado para ser tenidos en cuenta como niños adorables. Al príncipe Guillermo de Inglaterra le faltaban aún unos días para casarse, pero el mayordomo Perkins debía estar listo antes de tiempo, y fue tan tajante como delicado en sus expresiones, les dijo:

_ Chicos, puntualidad británica, por favor, si no están aquí mañana en la mañana me veré obligado a zarpar sin vuestra presencia. Y se lanzaron al agua con aqualungs para tres días.

No hizo falta agotar la paciencia del buen sirviente real, ya que a la caída del sol los dos niños encontraron el Octopus’s Garden, y como ya indiqué, mi hijo es un fan irredento de los Beatles, le agarró la botella de aire comprimido a su amigo y le hizo señas para detenerse allí unos instantes. Una vez que entraron y hablaron con el pez administrador, un pez con una nariz puntiaguda como el baterista de la banda, y una vez que se sacaron unas fotos, los dos niños vieron al mismo tiempo, detrás de Bob el esponja, a una lechuga idéntica a la que andaban buscando, pero pensaron que no sería aquella, ya que en el jardín del pulpo solo debía haber algas.

Pidieron permiso para restaurar fuerzas comiendo un poco de la lechuga, y cada uno se zampó una mitad.

Mientras tanto, la lechuga gritaba e imploraba por su vida, por su integridad, cantaba con cierto desespero las mismas canciones que había entonado en mi pequeño jardín trasero, pero sin demasiadas esperanzas de ser escuchada ni oída.

Una vez en casa, el pichón aún seguía sintiendo cierta tristeza. Pero había algo que estos chicos y yo aún desconocíamos.

A los dos días de ser engullida la lechuga regresó al agua, aunque esta vez por medio del WC., se vio repentinamente liberada de un ámbito cerrado y oscuro que le estaba produciendo considerable claustrofobia. Una vez en las cloacas, tuvo oportunidad de echar de menos las claras aguas del mediterráneo, incluso ese sobrecargado sabor a sal.

- Oh que espanto- se dijo- he perdido todo mi verdor-

La lechuga como los demás alimentos que vagaban por aquellas cañerías había mutado y su estado era compacto pero no rígido. Pensó que la única manera de recobrar algo de su identidad era encontrando a un semejante que procediese también de la huerta, para continuar viaje a lo desconocido de su mano. De modo que comenzó a preguntar a todo transeúnte en la cloaca:

-Perdón, me puedes decir que eras tú antes?-

-Yo era dos perritos calientes con mucho chucrut- le dijo el primero.

Y así se fue encontrando con boñigos, conformados unos de masa triturada de pescados, otros de carnes variadas con sus guarniciones, otros por huevos fritos, hasta se encontró una ensalada , pero su decepción fue grande cuando supo que en ella había también zanahoria, todos aquellos carotenos juntos era algo que no podía soportar, todo por obsecuencia a aquella Orden de Orange holandesa.

Hasta que, no sin aliento, pero con mucho menos fuelle, le preguntó a otro sorete por su procedencia y este le dijo que había sido una lechuga, y se alegraron mucho de haberse conocido y partieron juntos en ese frenético viaje hacia la desembocadura en algún vertedero.

Por la noche en un merecido descanso, le contó nuestra desmejorada verdura a su nuevo compañero, que otrora fuera una recuperada lechuga, que había sido arrojada al mar, por dos niños de los cuales uno había sido su amigo antes de traicionarla y zampársela luego de darle caza vestido de buzo en el fondo del océano, el otro boñigo no pudo creer lo que oía, y exclamó:

-Mi media naranja, yo soy la otra mitad, que quedé atrapada en el estómago del amigo de nuestro salvador asesino!

Entonces se dieron un abrazo tal que quedaron nuevamente fusionadas, lograron recuperar por una vez más la ilusión de la vida, y en esta ocasión se convirtieron en un temible cilindro de dimensiones que infundían respeto a su alrededor.

Al poco tiempo de andar con su nuevo aspecto, se dio cuenta que si bien frente a un espejo sus opciones de sentir orgullo sufrirían cierta merma, también era cierto que nadie desearía comerla, tocarla, ni molestarla en lo más mínimo.

Según Platón, todas las partes del universo se mantienen unidas por amor compasivo, se dijeron uno a otra y viceversa.

Pero una semilla de aquél enérgico vegetal volvió a echar raíces en la misma maceta en que mi hijo la colocó en un inicio; durante el invierno y a la intemperie crecieron nuevas hojas rozagantes.

No cesa en brindarnos sorpresas nuestra adorable lechuga Be Bop.

 

 

Octopus's Garden

Octopus's Garden

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
6 enero 2012 5 06 /01 /enero /2012 21:33

 

 

 

Llamé por teléfono para solucionar un problema de  mi seguro.

La chica que me atendió consideró que esa debería ser su hora del té, del pan con mantequilla o de la siesta, lo cierto es que trató la llamada más como si fuese su inconveniente de la jornada, que el problema de un cliente a resolver.

Cambié el tono de voz y la frecuencia nerviosa, eso me permitió ajustarle un poco las tuercas. Puso resistencia y se mostró tan molesta conmigo como si hubiese sido yo el que estipuló su salario y sus condiciones laborales. No me quedó más remedio que subir la parada un poco, hasta el punto en que consideré que podría ablandar incluso al director de su departamento.

Pero aquello solo pareció entusiasmar el alma de guerrera Amazona, que toda funcionaria pública esconde en su aparente desidia y docilidad, y entonces la sentí casi saltar de su asiento, como un basilisco, justo como si yo fuese el dueño de esa banana fláccida que encuentra a su lado,  cada vez que pretende un rato de sano retozo en las noches y las mañanas de mal café. "_ Yo sólo me hago responsable de lo que ocurre en mi hogar!” pensé iracundo.

Entonces me vi obligado a subir el tono de voz hasta el punto que a mi mismo me causó impresión, una sensación grata, de control, incluso me sentí un tipo duro y un ganador total. _ Te lo mereces pequeña, dije para mis adentros- y antes de terminar de lijar con los nudillos la solapa, la telefonista, de manera súbita cortó la comunicación.

Me tomó un rato desenroscarme de las arterias de mi cogote, que a esa altura alcanzaban diámetros similares al del mismo cuello.

Por la tarde, antes del partido, anocheciendo ya, fui a tirar la basura a la esquina, y al regreso me quedé hablando con la vecina del 4. La esposa del tipo del cuatro y mamá de los niños del cuatro, encantadora ella, que con bastante menos, seguiría estando muy bien.

Me preguntó por mi hijo,  le devolví la pregunta por los suyos, pasamos a hablar de trabajo, hay unos temas que entre vecinos son obligados y otros que son  prohibidos.

Me dijo ,- Hoy me encontré con un gilipollas, pero un gilipollaaaasss, vamos, de campeonato-  Mientras me hablaba yo estaba pensando en que en cinco minutos comenzaría el partido y que me daba tiempo a preguntar- Ah sí? que te pasó?.

_Es que trabajo atendiendo gente por teléfono para diferentes campañas que contrata mi empresa  y ahora mismo estamos con cerrajerías y seguros. Te juro que les he cogido un amor a las llaves y cerraduras que nunca antes sospeché siquiera tenerles. -

Empezó a picarme la curiosidad. _ dale, sigue y que pasó con el imbécil?

Nada un argentino como tú, que la verdad es que sois majos cuando lo sois, pero cuando te toca el gilipollas...., es que sois campeones!. Bueno la verdad es que me cogió recién llegada del almuerzo, pero habló con un tonito  que me sublevó.

_ Le dije, para, para. Fue a las cuatro y cuarto, más o menos?

- Sí- me dijo y cambió el semblante, pasando de la inicial indignación, al asombro y luego a la risa- ¡¿no me jodas que eras tú?!.

Sí, así que soy menudo gilipollas- y me uní a mi vecina en las carcajadas- Suerte que empezaste tú a contar la movida, porque si empiezo yo a lo mejor no me hablas más!

Pasamos un rato hablando de los lances del trabajo, yo también le comenté sobre los personajes que debo tratar en el mío. de repente miré el reloj y el partido ya había comenzado. Incluso ya se había convertido un gol.

Mientras creímos ser unos desconocidos, estábamos indignados a causa de las impertinencias, el uno con el otro. Cuando enfrentamos nuestras ya probadas simpatías mutuas con aquellos procederes, los encontramos tan insignificantes que hasta nos dio un poco de vergüenza.

Quisiera tomarme las cosas de esta vida tan  fugaz, como el  espléndido gol que me perdí, por compartir unas risas en la vereda bajo los últimos rayos de sol, con mi vecina del cuatro, que había masticado durante toda la tarde su hiel, y el acento afectado de un vecino pedante. Casi un gilipollas.

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
6 enero 2012 5 06 /01 /enero /2012 20:45

 

 

La caja registradora dio dos botes en el borde y cayó a lo que nos pareció el vacío,  justo antes de chocar contra el excremento y hundirse por completo, con lentitud.

Así con fuerza su mano, habíamos acudido allí para algo más que ver hundirse nuestros beneficios en la inmundicia. El borde de loza fría , me llamaba como la porosidad de las paredes a las uñas. Suspiré.

No podía mirar adelante, avanzar hubiese sido como negar todo por lo que había llegado hasta aquél punto, mi camisa desabotonada en la parte superior, el pelo despeinado, y los zapatos nuevos; volví a mirar a los ojos de mi mascota, tensé la correa de la horca, di media vuelta sobre mi eje y eché a correr sin reparar en que mi prisa estaba injustificada en parte.

Ciertamente debía abandonar aquel sitio a causa del riesgo que siempre entraña el vértigo,  pero también es verdad que no estaba siendo perseguido por la fantasmagórica figura, que solía tener encima, sobrevolando mis mejillas con su baba fría y riendo de las ángeles que huían en desbandada,  perseguidos por  dos  falos no demasiado tiesos, a través de territorios adustos.

Sed de hombre viejo.

Dos margarita y un cerdo.

Deja que corra la sangre en sus piernas!

No temas al aliciente, a la invitación,

 ni al dolor,

pero no dejes de pincharte los ojos,

ni dejes de creer por favor,

que pueden engañarte,

que te pueden amar.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
1 enero 2012 7 01 /01 /enero /2012 12:25

 

 

Imaginé a Marc Bolan, probandose prendas de Mary Quant en unos atrevidos puff rojos, en lugar de hacerlo en los elegantes salones de vestir de las galerías Lafayette o de Harrod’s, de los tiempos previos a la democratización del lujo. Pero no lo ví, no hacía falta.

Así me fué.

Hoy deambulan penando, los fantasmas de Gades,  Saura y Balenciaga, a través de inmensas extensiones castellanas, vacías de almas fértiles, de espíritus en cuales reencarnarse.

Los persigue mi acento de ingravidez acentuada, , acaso procurando que desde de la profundidad de las raíces que algún día corté, hasta la superficie del hastío. emane algún día la savia que prometió habitarme y me encuentre antes que me ocupe el fantasma del descanso eterno.

Antes del reencuentro con la banda de aves que alteraron mi brújula, que me llevaron donde el extremo de mi raíz se embebía en el fuego, y donde nada tiene acceso, más que el dolor purificado, en el tamiz de la soledad.

¿ El amor y el dolor? . Sé de que habla aquel poeta, y sonrío en su presencia.

Pero mis versos son otros. En la permanencia que me persigue, solo cabe la gratitud, el reposo de una sonrisa amable, y acaso el recuerdo, de la incomodidad de los sentimientos.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
29 diciembre 2011 4 29 /12 /diciembre /2011 22:44
 
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
28 diciembre 2011 3 28 /12 /diciembre /2011 15:08

 

 

 

 

Entrevista concedida a radio nacional de España, al programa Europa abierta, una charla en la que me sentí muy cómodo, porque entre otras cosas hicieron preguntas sobre Europa, tema que me subyuga.

Debo aclarar dos cosas, una es que lo de la aristocracia obedece a la comparación con el resto de la población en deberes y derechos, admito que frente a los emonumentos de los Windsor estábamos en ligera desventaja.

Yla segunda, lo de que en América Latina, primero debese solucionar el tema de los alimentos y luego los derechos. puede parecer un desliz de la clásica formación que tuve. Así fué, un lapsus.  Justamente pienso que las libertades deben ir todas de la mano de cualquier beneficio, ya que el primero de estos es la libertad de decir: Sí o No. Y además no veo inconveniente en que así sea, a no ser que se persiga alguna otra cosa que ya nos huele a conocida.


http://www.rtve.es/alacarta/audios/programa/europa-abierta-martin-guevara-cuba-viviamos-como-aristocratas/1283118/

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
24 diciembre 2011 6 24 /12 /diciembre /2011 12:57

link

 

 

La verdad es que me regurgita que los que enviaron a prisión y  le torcieron la vida a tanta gente en Cuba, por mucha menos traición a los  supuestos principios del marxismo leninismo que lo que hoy se tercia, sean los otrora verdugos, que como si hubiesen actuado de buena fé ys sin consecuencias,  dicen que hoy toca tragar con esto, por el bien de no sé que especie de abstracción del Socialismo para marxista, meta bolivariano y post martiano. Aquellos que juraban amenazantes, que morirían antes de ver caer el socialismo hoy menean el rabo frente a las reformas. Recuerdo que se acostumbraba  enviar al paredón a personas, por propuestas mucho menos atrevidas que esta  rotunda capitulación.

No me sorprende en absoluto. Si alguna vez tuve la oportunidad de cruzarme con algún comunista en mi vida, cosa que no  recuerdo con precisión  con toda seguridad no fué dentro de los contornos de la isla.

Tal vez estas palabras estén guíadas por un enrevesado sentido de la justicia, o por cierto resentimiento,  la verdad es que hoy conviene, por el bien de la humanidad que se le dé una oportunidad al pragmatismo, lo que ahora toca, es la mesura.

El actual indulto de presos del gobierno de Raúl Castro, y el de la era Carter con más de 3600 presos políticos removidos de sus celdas, desde donde hacían su aporte a la sociedad del hombre nuevo, es a lo que me refiero cuando digo que sólo con gobiernos de políticas dialogantes, de características reposadas, se logra desarmar la bravucona actitud de trinchera, tras la cual se avalan la mayoría de los desmanes de todos los gobiernos personalistas, autoritarios y dictatoriales, como el que nos ocupa. Y no a merced de estrictos bloqueos, de sitios a las economías, ni por supuesto, de acciones militares. Se consiguió mucho más con los gobiernos de Zapatero y González que con los de Aznar y el propio Franco que, en correspondencia, nunca criticó a Fidel.  Del mismo modo con Carter Clinton u Obama más que con llos conservadores de Estados Unidos.

Me atrevo a pensar que Raúl estaría haciendo mucho más en el sentido positivo y correcto, en el sentido patriota de no ser por las resistencias internas, y externas. Por los lobbies fidelistas y los de la más frontal oposición a todo lo que sugiera revolución. Sólo la edad y un cúmulo poco presentable de tropelías a lo largo de su vida, le impedirán a Raúl desarrollar todo ese potencial aprendido en las FAR, institución que contaba con el orgullo de poder decir, que cualquiera de sus coroneles podía ir durmiendo con la boca abierta y la cabeza echada hacia atrás en una guagua de circulación pública, y no pasaba nada, eran hasta queridos en el barrio, cosa que el MININT , ni el Comité central ni el Buró Político, pudieron siquiera sugerir jamás, por ninguno de ellos existió nunca simpatía popular alguna, sino temor. Excepto por las FAR.

 Parece una contradicción que elogie las FAR siendo pacifista convencido, pero la practica de la observación y el análisis me dejaron este conocimiento empírico del cual no me puedo substraer. Las FAR no robaban, mentían poco, y, lo máximo en lujo a lo que accedían a niveles populares, era una moto con side car, para lo cual había que ser coronel, o un mayor destacado.

No comían jamón a la vista del pueblo.

Y hoy por la razón que sea, conveniencia, clarividencia, rectificación o lo que se tercie, Raúl ve que el camino esta mucho más desviado que lo que cabría suponer, y lo que gustaría aceptar.

El ingrediente del que sí carece tanto el general, como toda esa cúpula demasiado mal acostumbrada es el de la tolerancia, el de la incorporación de todas las sensibilidades y percepciones sociopolíticas, al debate de como llevar el barco a buen puerto. 

Cuba cuenta con valiosísima situación de un país con el contador puesto a cero, nadie confía en más promesas de una sociedad de igualdad en las penurias, de igualdad en la censura y la restricción, ni en los cantos de sirena de un capitalismo tan decrépito que ahora quiere hacer responsables de sus excesos y abusos, a sus victimas.

Si lo que se persigue es el empecinamiento de que caiga Fidel & Cía., estas pequeñas hendijas de libertad son contraproducentes , ya que dan aire, pero si lo que se desea es el confort, el bienestar del pueblo de Cuba, entonces lo mejor será que lo negocien  caracteres como Obama y Raúl , y que se aleje de las manos de los  Bush y de los Fidel, aunque de éste último, solo haya habido uno, y esperemos que así continúe siendo.

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
23 diciembre 2011 5 23 /12 /diciembre /2011 22:22

 

 

 

Bueno, se fue Zapatero de la Moncloa. Adiós a la forma de hacer política con talante.

Unos discutirán si en mayúsculas o no, pero nadie parece ya negar, que se fue el presidente menos beligerante, más cercano a los valores universales que propaga el europeísmo que haya habido por estos lares, y que habrá en lo que respecta a lo inmediato.

Una vez fuera de discusión su onda expansiva de buenos modales, fuera del peligro de modernización, de aggiornamiento que esta figura nos proponía, haciendo tracción paralela, casi obligando a mostrarse tan soez como se quiera ser o hacer méritos para lijar asperezas, sin  siquiera mostrar cierto rubor, hacen propias esas formas y nos imploran ahora seamos cuerdos, seamos sosegados.

Sus detractores, los de los últimos años, nos proponen hoy que seamos buenos aprendices de su legado y ayudemos en todo lo que podamos a este nuevo ejecutivo que comienza, que tiremos del carro todos juntos, con talante y sentido de unidad.

Nos lo piden sin excusarse por la actitud de que hicieron gala, de escasísima contribución en materia de apoyo al gobierno,  de trabajo, de suma de fuerzas para combatir la crisis, en fin, lo que vendría a ser de patriotismo, en lugar de patrioterismo.

Nos lo piden sin dar una sola noticia agradable a la población. A la misma que los votó en masa, castigando al gobierno nacional, culpable de la crisis a nivel internacional, una vez que esta ya tomando conciencia  de su craso error, comienza a divisar en el horizonte la caballería que está por atacar con los peores augurios posibles. A saber, que no solo no mejorará el paro si cambia de gobierno sino que empeorará, y substancialmente, durante tiempo prolongado. Y que degenerarán beneficios de la clase trabajadora, de esa clase de la que hasta unos pocos meses atrás, muchos renegaban, y ahora intentan apropiarse de su costado más humilde, para despertar la pena de quienes no mostraron el respeto.

 Nos piden hoy que seamos buenos, que por favor entendamos que no es tiempo para manifestaciones, para una oposición despiadada como la que ellos ofrecieron.  Nos invitan a la lealtad. Como si hubiese que explicarnos justamente a nosotros lo que eso significa, y como si fuesen ellos los indicados para hacerlo.

Ana Botella se queda como alcaldesa de Madrid. Un ejemplo en gastar dinero del erario público. Ni que hablar de Isabel Carrasco, en  la provincia de León, que cobra más dinero que el presidente de la Junta de su propio partido, por no hacer practicamente nada. O la Lola Cospedal, que no para de adicionarse cargos y salarios nada exiguos,  a la par que no deja de comunicar nuevas restricciones, despidos, ajustes.

En medio de todo esto nos llega la noticia de que Ana Mato ocupará la cartera de la salud, el buque insignia de los servicios sociales de un país.  Que se excusó del desliz de complicidad en apropiación indebida de dinero público con fines de lucro, cual esposa de aquellos pintorescos mafiosos, que aseguraban no tener ni idea de el enriquecimiento del marido, y que aún pensaban que el hombre empuñaba la azada en el surco siciliano, sin reparar demasiado en las joyas, casas y yates, que por ósmosis se iban incorporando a la vida cotidiana. 

Alguien que mientras el marido se enriquecía ilícitamente, y con él su familia, no apreciaba delito ni anomalía en tal actividad. Más allá de que la argucia sea eficaz frente a los tribunales, la pregunta es ¿ puede alguien así llevar el destino de los recortes en Salud?.

En este particular caso subyacen dos particularidades, de la cuales será menester que  la providencia nos mantenga a salvo de que terminen constituyendose en la línea ideológica de los próximos cuatro años. Una es la toleancia y connivencia con comportamientos delictivos de tal embergadura y sobre todo , de tan manifiesto mal gusto.

La segunda es aún más grave. En la excusa presentada y aceptada de que ella es sólo la mujer, y no tiene porque saber los manejos de los recursos del hogar, reside una de los mayores bastiones del machismo endémico, es la idea de la incapacidad de la mujer para manejar la economía hogareña.

Si bien por sí solo este matiz resulta impresentable en una sociedad moderna, más aún si la que lo esgrime tenía entonces a su vez una responsabilidad púbica, con acceso a erario, el añadido de que quien se manifiesta como una inútil para percibir tales movimientos de bienes en sus narices, como automoviles de lujo, viajes, matrículas de escolarización de sus propios vástagos en escuelas de lujo, sea ella misma, lo convierte en un cóctel más que explosivo para dirigir una de las carteras más importantes y determinantes del futuro social de un país.

Si la ya declarada impericia para detectar fugas escandalosas a nivel doméstico, no fuese óbice para inhabilitarla de cara a manejar un presupuesto mucho más presto a confusiones y equivocos que la economía de una familia, creo que su interpretación del lugar que debe ocupar la mujer en la sociedad frente al hombre, es tan poco moderna y sofisticada incluso para un partido como el PP, que me pregunto, ¿hasta que punto está dispuesta la ciudadanía a retroceder en logros sociales, bajo el pretexto del retroceso económico?.

Lo que sí constituye un hecho, aparte de todos los logros sociales obtenidos durante estos años pasados, es el contagio más que conveniente que ha significado en la población, y hasta en la cúpula política de la oposición, esa pausa, ese tempo relajado, dialogante, hasta curativo, impreso por el carácter de Zapatero, que al principio daba lugar a la chanza, pero que al cabo de unos años de práctica,  hasta lo han hecho suyo en las reclamaciones, aquellos rabiosos defensores de la pica en el lomo del toro,  los adalides incluso, de la propagación del SIDA por la exclusión del profiláctico.

Espero que esto ya no pueda ser eclipsado por una crisis económica, con su vértice y génesis en lo mas granado del mercado. Esta intrusa tan propicia, para quienes llevan años planeando ejecutar todos los recortes posibles a los gastos de la gente común.

Quizás junto a aplicar recortes mayores que lso que nadie aplicó jamás, subidas de impuestos que juraron hace un mes que no ejecutarían jamás, avales a la comunidad autónoma de Valencia, para que no quiebre,  comunidad donde han tenido lugar las más obsenas muestras de corrupción berlusconiana, gobernada por el PP desde hace tres legislaturas, tal vez unido a pedir el apoyo y el talante al partido perdedor de las elecciones , quienes no supieron brindarlo ni un solo día en casi ocho años de política en la oposición, nos sorprendan esta vez , con que no sólo aprendieron a dictar las órdenes con actitud calmada, sino que también tendrán la capacidad de escuchar, cuando les reclamemos en voz baja, acorde a lo aprendido, los mismos derechos que en  un otrora  muy cercano, se reclamaban a gritos y llamas en el horizonte.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria. Presentes Argentina, Cuba y España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario de diferentes experiencias y significantes correlativos.
  • Contacto