" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
14 marzo 2019 4 14 /03 /marzo /2019 22:55

Christian, el caminante más tranquilo de toda la Antica Trasversale Sicula, un toscano que completó los seiscientos setenta kilómetros con su misterioso perro Pilu, me dijo en un punto del camino:

-Más tarde me gustaría hacerte una pregunta- sí como no, le respondí.

Al día siguiente caminando con la fresca de la mañana siciliana, me espetó- ¿Sabes si es cierto que el actual Papa de Roma estuvo involucrado en la muerte del Che Guevara?

Me quedé de piedra, había escuchado todo tipo de versiones, de tergiversaciones, de suposiciones más acertadas que otras, de disparates y de verdaderos hallazgos acerca del destino fatídico de mi tío, pero nunca algo que se pareciese a aquello.

-Ni la más remota idea- le respondí y lo invité a que desplegase su versión. Christian lleva años en la meditación y en la vida espiritual, por lo que su explicación vagaba entre jesuitas latinoamericanos, el Vaticano y partículas de Krishnamurti u Osho. Pero aún así me pareció brillante que entre un pueblo y otro de campesinos sicilianos un místico de la Toscana me preguntase esto tan solemnemente, la pauta de lo que el hermano de mi padre había pegado en tierras itálicas desde su propia muerte la conocía y la que podría generar Bergoglio cabía suponerlo, pero no podía imaginar que la mística uniese a estos dos prominentes argentos de manera tan sorpresiva en las charlas de un hombre y su perro, como si hubiese que sacarlos de las consabidas famas de sus virtudes y dotarlos de una vida paralela donde pudieron hacer lo contrario a lo que los obliga el tiempo y el espacio de esta dimensión tan previsible. Había cierta lógica ya que en los años sesenta los jerarcas reliosos y los comunistas eran irreconciaables, pero en la actualidad habrían encontrado un espacio en el que diesen rienda suelta a todo aquello que jamás podría acompañar a la línea de sus pasos sobre los senderos de la lógica mundanal.

Me pareció fabuloso, y nunca mejor dicho porque su imaginería o conexión con esos otros mundos conformaban una fábula sin moraleja y con animales de una realidad donde el brillo de sus virtudes sólo responde a la monstruosidad dominante del entorno, un Ave Fénix y un Unicornio, un Grifo y una Harpía rebelándose a los términos de un universo injusto, pero sin carecer de la suficiente cuota de crueldad para darse el zarpazo entre ellos, en una competencia en un más allá nada lejano por ocupar el pódium del animal mitológico argentino más compasivo con los desafortunados.

 

Un Bergoglio que asistía a sus misas, a sus obligaciones del espíritu y mandamientos de la conciencia, de barrios obreros a villas miserias, primero en bicicleta, luego en transporte público hijo de la tradición jesuita de estar de cuerpo presente en los penares de la evangelización , querido por todo su barrio, sus parientes, los feligreses de sus parroquias a lo largo de su camino de ascenso en la pirámide vaticana, tan difícil en los años que le tocó no sólo por la lejanía sensorial más que geográfica del confín del mundo salvaje, a la Roma de los Borgia, e incluso a la Meca,  sino por las corrientes tan distantes de la jesuita que dominaron la Iglesia en tiempos de Karol Wojtila y de Ratzinger.

 

Sin embargo el mundo de repente asistió a como se hacía papa, aquel ex novio de una mujer alegre, tan sorprendida como lo estaría yo, por su elección de la sotana y el camino del evangelio, ese amigo de cada fiel, de cada descarriado e incluso de cada hereje, involucrado en la critica social en el período de gobierno de Kirchner y Fernández de Kirchner, aquel simpatizante de San Lorenzo, uno de los clubes de fútbol más enigmáticos de la capital argentina, al cual adhirieron personajes tan variopintos, como Viggo Mortensen, Pappo, Emilio Aragón Milikito, y hasta se dice que la escasísima simpatía que a Borges le inspiraba el fútbol, estaba circunscrita al club del barrio de Almagro.

 

Hoy se cumplen seis años de la fumata blanca y del Habemus Papa latinoamericano, franciscano y Jesuita y el balance no puede ser más positivo, amén de las lógicas criticas que recibe cualquier personalidad de tal alcance, desde pequeños sectores, países que no recibieron toda la atención que a algunos disidentes les habría parecido más adecuada o justa como los venezolanos segregados por el gobierno bolivariano, o cubanos exiliados contrariados por su visita a Cuba y a Fidel Guarapo Castro en el palacio de su largo adiós, olvidando que Wojtila y Ratzinger no sólo visitaron también Cuba, sino que Wojtila fue el Papa de Gorbachov y su Perstroika,  y que desde los Cátaros la Iglesia no experimenta tantos mea culpa, ya sea por la pedofilia y abusos a menores, por la crueldad con ha sido tratada la homosexualidad, cercanía al dolor que provoca la miseria producto de la avaricia de quienes pueden acaparar cada vez más,.

No con el énfasis que en estos seis años ha empleado Bergoglio en tal cometido, y por si fuese poco, olvidando también que en ninguna de las dos cargos que ostenta el papa, como máximo representante de una fe religiosa, ni como jefe del Estado del Vaticano, puede tomarse las atribuciones de inmiscuirse en temas de política interna de Estados soberanos, mientras que sectores de la izquierda argentina se muestran criticos con Jorge Mario Bergoglio durante los años los dos primeros años de la última dictadura militar argentina, el perído más terrorifico, sobre el cual merece aún más condena la actitud cooperativa de Maradona, Menotti, Legrand, el propio Partido Comunista, y el más que lógico temor de todo un pais asustado. Por otro lado miles de millones de personas del mundo entero sienten un cambio en hechos en la Iglesia en la cual habñian comenzado a descreer.

 

Y este seguro servidor, agnóstico más que ateo, pero en cualquier caso absolutamente alejado de todo dogma perimido, jerárquico y con serios sesgos misóginos, como cada una de las confesiones monoteístas, puede asegurar que desde que asumió Jorge Mario Bergoglio como 266º papa de la Iglesia católica, ha experimentado la mayor cercanía en su vida a una institución, que hace gala de esfuerzos denodados por regresar al más genuino espíritu cristiano, de “sentir en lo más intimo cualquier injusticia cometida sobre cualquier ser humano en cualquier parte del mundo”.

 Cualquier semejanza con las palabras del icónico guerrillero  argentino en su carta de despedida a sus hijos, dejémosla para la interpretación del misterioso amigo Christian, apestando la tierra allí donde el perro Pilu, responsable de su conexión cósmica, sea tan bien recibido como el papa al lomo de Pegaso, o el espectro del comandante sobre su famélico Rocinante.

El Papa de san Lorenzo

El Papa de san Lorenzo

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Argentina frizzante
10 marzo 2019 7 10 /03 /marzo /2019 16:20

Pectah daba vueltas en la cama hasta que la almohada lo despidió de un cachetazo. Sugerido.

Ni dormir ni lectura ni televisión. Sólo pensó en salir, salir a patear la calle, zarandear los bares de copas que hubiese aún abiertos, en ese instante no quería dar esos paseos solitarios en los cuales se miraba desde la distancia disfrutando de lo que presuponía, era un aspecto ermitaño y enigmático mas allá de lo imbécil que pudiese sentirse al doblar la esquina.

Nada de eso, quería entrar a los bares, que el volumen de la música no le permitiese escuchar la pugna en su pecho entre el aire lleno de historias por salir, los soldados obstructores en mitad del camino y el aire nuevo, pero no limpio, proveniente de la calle, de los deseos atascados y las traiciones.

Quería mirar chicas, mujeres adultas, mayores, veteranas, viejas, viejísimas, ancianas, huesos folladores, pellejos mojados.

En cada bar al que entró se sintió observado por pupilas táctiles de yemas cálidas como en los tiempos que iba a bares de música y chicas. Pero con alguna diferencia, primero, ya no bebía, no se emborrachaba toda la noche culminando en un rompecabezas encharcado con naves reflotadas de las fosas más profundas, manoseos, balbuceos, laberintos y onomatopeyas, la mujer no borracha es la que única que siempre le había gustado, aunque bailase y sostuviese la copa con esas pupilas cálidas de yemas lamedoras, conscientes de lo que rodea, de la excitación vecina, como faldas cálidas de huesos húmedos, y la otra diferencia era todo lo demás.

De entrada sintió ese tierno abrazo de las miradas, se vio rozado por tetas enfundadas en sostenes y blusas recién estrenadas. una cadera suave, de la cual casi podía alcanzar su olor se apretó mullida a su bragueta enviando un chorro de fuego de ida y vuelta desde el escroto al cerebro; fuego que a su regreso a la estación de la lealtad era de tenor porongón, morrongoso, morcillón, tan atrevido como rockero.

En un bar vio una mujer vieja de perfil perfecto, de ojos que salían de sus órbitas a pasear por la nuca, por encima de las luces y la pésima música de bim bam bum, una dama que brillaba, movía suave la cintura, sin llevar compás, a su ritmo, a su vena, Pectah deseó acercarse, sacarla de su grupo de amigas, quiso llegar a ella de las maneras en que nunca había sabido como manejarse en discotecas. "Que cara, que cuerpo recorrido tiene esta vieja, me la quiero coger, follar, singar, templar, montar, penetrar, taladrar, besar, mamar, lamer hasta que dure el brillo" pensó casi en voz alta Pectah, acaso con la ilusión de que un sexto sentido hiciese de Miguel Strogoff y le trasladase el mensaje de su intensidad a la señora del perfil impoluto.

Pero en cambio permaneció inmóvil, hierático, aunque nada molesto con su inacción, sino calmo, disfrutando de esa mirada fuera de los focos, alrededor de la nuca. Había perdido aquél touch y ganado ese nuevo stand by.

Al fin todo se descomprimió, la noche llegó a su fin, la almohada ronroneó, el ruido del motor, la tirantez de la cremallera, los huesos, el olor, los párpados se fundieron con la luna, el paso lento, el sonido de los tacones, su pose romántica observada desde una novela épica con un prisma demasiado generoso, en que el héroe se pierde en el fin del silencio y se desvanece tras la curva de la única esquina sin farol.

Perfil y ojos errantes (Pablo Picasso)

Perfil y ojos errantes (Pablo Picasso)

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara
27 febrero 2019 3 27 /02 /febrero /2019 15:48

De repente, los manipuladores de un populismo ahora se acuerdan del hambre en Haití, de la tortura, el esclavismo y el machismo en Arabia Saudita, de la represión en China, de todos los horrores en Corea del Norte donde mueren torturados de a cientos los opositores (ojo, opositor en Corea se considera no detenerse ante la estatua de Kim Il Sun o fotografiarlo de espaldas, o el más leve chiste sobre cualquier dirigente) de hambre, de suicidio, de locura.

Hoy se acuerdan de muchos países y de millones de seres humanos con una vida sensiblemente peor o igual que en Venezuela, a los cuales habitualmente nadie presta atención, ya sea porque los emperadores globales los tienen bajo su sayo, no son díscolos, o porque precisamente son demasiado díscolos y además poderosos como China y Corea, que no caben aspavientos de guapería ni mucho menos amenazas.

Ello comporta doble hipocresía, una es que los de un lado se acuerden de ese sufrimiento sólo para oponer el contraste con la exagerada sobreexposición actual del tema venezolano, y la otra e igualmente triste, es la hipocresía de los populistas del otro extremo, que desean hacer ver que el único problema de este mundo radica en Caracas y una vez resuelto, todos los niños del mundo comerán dulces y compotas, todos tendrán trabajo, casas, no habrá más presos pollitos, torturados, asesinados, exiliados ni sed de justicia sin saciar.

Ambas manipulaciones son deplorables, usan la desgracia de gente que no les importa en lo más mínimo, como arma arromadiza contra el barniz político o ideológico opuesto, nadie se indignó ni se conmovió hasta el llanto desconsolado como ocurre hoy, con el hambre de los venezolanos pobres, mendigos, paupérrimos, antes de Chávez, ni lo harán cuando caiga Maduro, del mismo modos que tampoco a nadie le importaba un pepino el extremo sufrimiento de lo haitianos hambrientos, de las mujeres y periodistas árabes lapidadas y descuartizados, de los chinos y coreanos torturados hasta la muerte por desear una democracia, antes de que hubiese estallado la situación límite en Venezuela. Porque si los trae sin cuidado la pobreza o la miseria del país, y lo que les inquieta es el signo politico del gobierno, es mucho más digno plantear los verdaderos motivos abiertamente, porque usar las tragedias humanas para sus bajos fines, además de indecoroso éticamente, tiene las patas muy cortas.

Ambos manipuladores son la misma cosa, más de lo mismo para que el mundo no cambie ni un ápice. A quienes les preocupan los desfavorecidos de la Tierra, les interesan al margen del  cariz ideológico del gobierno de turno.

Las soluciones se hallan en la concordia, en la cultura, en la paz, el amor, en el gozo, el placer de vivir y la compasión hacia los demás y hacia uno mismo, todos y cada uno de los días de nuestras vidas.

Todo lo demás es prescindible, y una buena parte es tóxico.

 

 

 

 

 

Haití y Venezuela. Ambas importan.

Haití y Venezuela. Ambas importan.

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
24 febrero 2019 7 24 /02 /febrero /2019 15:00

Desde hace unos doce años, dirigentes, entrenadores, jugadores y sobre todo simpatizantes del real Madrid vienen sufriendo a un extraterrestre, que cada año juega mejor y cada vez que ve una camiseta blanca se activa aún más.
Pero hay un momento de inflexión en todo madridista, de extremos casí inigualables en ningún otro terreno:
Las Copa de América y los Mundiales de Fútbol.
A lo largo de estos doce años han rezado por todos los santos que Argentina de ser posible no pasase de la primera fase de ninguna de las dos. Al ir superando instancias en dos Copas de América y un Mundial gracias al ET, los afciionados del RM se enfermaban progresivamente, sólo veían los partidos hasta que se suponía que Argentina no perdería, ahí abandonaban para combatir la depresión con un whisky de veinte metros de largo.
En cada fase el sufrimiento era mayor, en la Copa del Mundo vi madridistas sosteniendo un talismán para que Argentina perdiese en octavos de final. Los cuartos de final eran padecidos como clavos en las rodillas, las semifinales como dagas en las costillas, y cuando el marciano llevó a Argentina a tres finales, más de uno debió ser atendido en el cuerpo de guardia con clavos, dagas y alambres de púas en los ovoides.
En las finales se daba el punto de máxima tensión cadíaca para los madridistas, la gran mayoría no las podía ver, cada vez que el ET tomaba el balón debían ir corriendo al baño. No habia papel higienico que alcanzase, los anfitriones llegaron a pedir que los invitados prescindiesen de llevar a la cita cervezas en viurtud de paquetes de papel sanitario.
Las tres finales terminaron empatadas en lo que dura un partido de ese deporte desde que se inventó, noventa minutos, de hecho sus inventores ingleses no alargan el partido, ya que entienden que ese ya es otro deporte sino que vuelven a jugar las finales de su Copa nacional en caso de haber empate.
A esas alturas esperando el tiempo extra, los madridistas eran abordados por el sentimiento más contradictorio, de perfil, nunca de frente al televisor esperaban que en cualquier instante aconteciese el momento más terrible o el más feliz de sus vidas.
Pasados ciento y pico de miunutos en el caso del Mundial más que gritar el gol de Goetze, lo lloraron, lo mearon, lo moquearon, lo babearon, alguno incluso lo eyaculó, nunca, ni siquiera en la séptima copa de Europa robada en fuera de juego de Mijatovic llegaron a sentir algo tan intenso, una alegría que subía desde el abismo en que se había depositado su ya acstumbrado miedo a una paliza de escándalo, dadas las experiencias en el Bernabeu hasta la coronilla del placer por no perder el último clavo ardiendo al que se podían agarrar como al asta de la última vela. Así pasaron del casi ictus cuando Neuer le cometió penalty no pitado a Higuaín a pase del ET, a dejar que sus órbitas oculares desprendiesen rayos de luces multicolores de tonaldiades no vistas con anterioridad en la Tierra cuando el árbitro silbó el pitido final minutos después del golazo germano, al igual que en las otras dos finales americanas resueltas a penalties.
En doce años la mayor alegría de cada madridsta ha sido reverdecer y explotar en un volcán de gozo tras pasar un mes eterno sufriendo crecientes estertores, en los cuales llegaban a desear que el fin se apresurase, no pudiendo soportar la espera de la daga que los dejase sin la última excusa para inclinarse ante el Extraterrestre.
Ayer cuando se enfrentaron el Sevilla y el Barça, el madridismo pasaba ora de la doble satisfacción de ver caer al extraorbitario y de recortar distancia para poder soñar con la pelea de la máxima competición local, a la desazón, el desconcierto, el escudriñamiento del lado más vil, tenebroso y abyecto del alma, hasta que rendido, medio madridismo abandonando el gesto adusto para dejar sitio a la resignación, dijo:

-Basta de engaños, ni siquiera el mejor equipo al completo de este planeta puede compararse con el alienígena bajito que ha portado a otra dimensión la belleza plástica del deporte considerado "la cosa más importante entre las cosas que carecen de importancia".

Lionel E.T.
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara
22 febrero 2019 5 22 /02 /febrero /2019 16:30

Bruno Rodríguez, canciller cubano, dije que el próximo Domingo en Cuba "se votará por la nueva Constitución que garantiza, protege y defiende el futuro de la Cuba revolucionaria y socialista y la felicidad de los cubanos”-

¿La felicidad de los cubanos?

¿Dónde nacieron los millones de exiliados, de desterrados, de apestados que a lo largo de estos sesenta años han sido sometidos y expulsados del país, de sus carreras, de sus vidas, de sus dignidades?

El súmmum de la expresión de la superioridad nacional o étnica, es decir que un sistema socio económico, es capaz de garantizar la felicidad a todos los nacidos en determinado espacio geográfico. En este caso el socialismo, así como en Alemania fue el nacionalsocialismo o en Afganistán el Islam.

Es curioso como la extrema izquierda populista Latinoamericana usa los mismos mecanismos que la extrema derecha populista europea actual e histórica.

O viceversa.

Lo primero que estudia esta gente, a partir de la "Involución" cubana, es como conseguir que todo un país se identifique con un significado y significante inexacto, volátil, incendiario, en definitiva: manipulado, de la palabra "Pueblo", una vez que logran que la gente se sienta un rebaño, o sea: un pueblo, señalan al enemigo que es todo aquel que no quiere formar parte de esa masa informe. Les colocan un apodo degradante, ya sea "gusanos" "ratas" "cucarachas" o "rojos", como hicieron los nazis con los judíos, los Hutus con los Tutsis y Hutus moderados, los fascistas de Franco con los demócratas españoles y el gobierno cubano con todos los "desafectos". Tras deshumanizarlos los humillan, los ejecutan, los encarcelan, los exilian; los limpian y el "Pueblo" no sólo no se opone, sino que participa de la limpieza ideológica, de la estigmatización del diferente, aplaudiendo o denunciando, porque ya no son personas, ni siquiera enemigos, sólo son plagas.

Si no cuentan con derecho a la vida, mucho menos a opinar, a pensar, a votar.

El próximo domingo en Cuba, es un deber ciudadano, como individuo cubano no sometido a las distorsiones semánticas del término "pueblo", ni socialista, ni acérrimo militante del "trumpismo" , ni ningún otra posición, filosofía, cultura o barniz ideológico que se le quiera adjudicar o suponer, ir a votar con su propia conciencia, estudiando a fondo desde su perspectiva como ser humano de este mundo, de este momento histórico, si aprueba o no, una Carta Magna compuesta, discutida y aggiornada por los mismos que definieron la de 1976, que recurren a la treta de impedir votar a los millones de cubanos residentes en el exterior, que se fueron forzosamente por razones políticas y en alguna medida económicas, que criminaliza el pensamiento critico, la expresión cultural libre a través de caprichosas aplicaciones de decretos, como el 349 aprobado en abril del pasado año 2018, que limita y reprime, en espacios estatales y no estatales el alcance y cariz del mensaje de la obra artística.

Mi vida, cultura, personalidad y noción de nacionalidad, la componen tres países de un triángulo identitario perfectamente equilátero: Argentina, Cuba y España.

En Cuba, mi segunda patria, votaría No.

No a todos y cada atropello que se han cometido en estos sesenta años con cada cubano que no ha formado parte, por decisión propia o ajena de la masa adoctrinada. No a todos y cada uno de los atropellos que se continuarán cometiendo sobre todo cubano con un punto de vista discordante, diferente, antagónico, opuesto al del partido único que seguirá rigiendo los destinos de los cada vez menos decididos a dejarse incluir en el pelotón de "Pueblo".

Y de inmediato empezaría a votar Sí.

Sí porque  no queremos seguir identificarnso en torno a un antagonismo, sino construirmos alrededor de un proyecto común. Sí a un cambio integral que incluya absolutamente a todos, donde ningún cubano vuelva a sentir jamás en la comisura de sus labios la tirantez de una mordaza, ni un par de esposas en su capacidad creativa y crítica.

Carta Magna amordazada
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
16 febrero 2019 6 16 /02 /febrero /2019 14:56

Hoy falleció Bruno Ganz, se me ocurrió despedirlo con un "hasta la vista" en alemán y me quedé pensando si en aquel más allá, en esa otra dimensión, como sea que resulte ser, habrá manera de mantener algunas buenas costumbres de esta existencia tan exigente como bella.

Pensé en si habrá lugar para café, uno, el de la mañana si no me quieren holgazán, y uno más, en el camino, en una parada que sólo, única y exclusivamente se explica por el café. La mejor parada de café en toda mi vida es en el South West, con mi amigo Evelio a tomar una colada y dar un poco de cháchara con quien apareciese. Ese piringundin, ese timbirichi, ese chiringuito embajador del cielo en la Tierra ¿Tendrá su sede o al menos otra sucursal en el Cielo de los demasiado terráqueos?

Y al pensar en Bruno Ganz, deseé que haya la posibilidad de continuar disfrutando a las almas que en este barrizal dieron algo de brillo, nos salpicaron con agua límpida, juglares, bardos, bufones, escritores, actores, músicos, directores, pintores, fotógrafos, pero también al vecino de la esquina que siempre tenía un chiste, un saludo energizante, al amigo que regaba de gracia las reuniones, a la chica que nunca abandonó esa tremenda responsabilidad de estar siempre atractiva para motivar los días del viandante, del paseante piropero y del tímido, a los caballeros que siempre fueron atentos con todas las damas, de todas las edades, que siempre, en cualquier circunstancia hicieron esa pausa para tener un detalle que las hiciese sentir únicas.

¿Se nos dará una oportunidad de ir a devolverles aunque sea el coscorrón de la punta del pan a esos seres que nos dieron tantas barras recién horneadas de amor? ¿Podremos volver a pisar la arena descalzos? ¿Nadar? ¿Ver caer la lluvia desde la ventana o la nieve sobre nuestras cabezotas duras?

Dormir y soñar ¿Podremos volver a despertar?

Café en el Cielo

Café en el Cielo

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara
9 febrero 2019 6 09 /02 /febrero /2019 00:03

La primera vez que fui a Londres, fui desde Viena.

Llegué con una amiga al aeropuerto de Heathrow, era la primera vez que veía un subterráneo, un "tube" como le llaman los londinenses que llegaba directo desde una terminal aérea al centro de la ciudad.

No llevábamos reservada habitación de hotel, así que compré una revista Time Out, que en aquel entonces informaba sobre la agenda underground y apartamentos no convencionales así como hoteles divertidos. Al final no recuerdo como, llamé por teléfono a un hotel que estaba en la parada Gloucester Road y reservé una room, practicando por primera vez mi rústico inglés en un país de habla inglesa, ya que antes el uso que le había dado era como Esperanto, una moneda de cambio, que es en lo que finalmente se convirtió el idioma inglés.

El hotel por fuera era un edificio blanco de tipo Kensington, por dentro era coqueto hasta en los miimos detalles, maderas de olores nobles, los colores de escaleras, paredes, mobiliario y suelos eran de la gama del marrón, el beige y el bordeaux. La habitación blanca y beige, recogidita pero de gran clase. Entré al baño, suelo inspeccionar los baños de los hoteles antes incluso que probar la cama o mirar por las ventanas, era precioso el defecto del no bidet, lo compensaban una suerte de jaboncitos de olores y colores pasteles, luego probé la cama, y más tarde abrí la ventana.

Detrás había un campo verde, de un verde que colonizaba la vista, embriagaba los sentidos, con hombres jugando cricket vestidos de impecable blanco y mujeres esperándolos tomando lo que con toda probabilidad sería buen té de alguna colonia asiática.

Esa imagen verde con gente de blanco a través de un ventanal alto y amplio resguardado por dos juegos de cortinas, una blanca ligera y otra roja vino aterciopelada, en mi hotel de emergencia de Gloucester Road, del cual no recuerdo el nombre, era tal como había leído, como conocía en mi imaginación a Inglaterra y como había querido encontrarla.

Y desde aquel momento ese es el impacto que deseo al conocer a cualquier persona, cualquier sitio o paisaje nuevo, cualquier idea o proyecto a estrenar y esos momentos que van de lo bueno, a lo inolvidable.

Así son. Todos cerca de Gloucester Road.

 

Gloucester cricket
Gloucester cricket

Gloucester cricket

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara
24 enero 2019 4 24 /01 /enero /2019 00:59

Chávez y después Maduro tuvieron la oportunidad de oro para juntar a todos los sectores socioeconómicos venezolanos, desde los afines a los más opositores para fundar la potencia que quería Bolívar, una potencia de felicidad, de progreso, donde cupiesen los postergados a losn que dio visibilidad Chávez, los pobres jamás respetados, pero también la clase media baja y alta, intelectuales y artistas, y una vez que aprendiesen la lección, también la gran empresa siempre que entendiese que no se debe hambrear a ningún venezolano, que seguro lo habrían entendido, llegó un momento que la oligarquía dio señales de haber aprendido la lección, pero en lugar de eso, continuó la política de la cizaña, del odio y la división para extraer ganancias del enfrentamiento entre compatriotas.

Todos los sectores llegado el momento tuvieron la oportunidad y la voluntad menos Maduro y la cúpula que tenía ya dividida al país. 

Hoy es un infierno, todos los vectores de la miseria alcanzan récords, hay hambre, una inflación Centroafricana  es una oda a la violencia criminal, y encima el gobierno mata a quien considera desafecto.

Las preguntas son muchas, las más inmediatas son ¿quién y con qué fines tomará el poder después de este crimen de masas? ¿reeditarán la misma represión con la parte contraria y volverán a explotar a a los humildes?

¿O por fin entre venezolanos se habrán dado cuenta que la solución está en levantar un país para todos, donde ninguna sensibilidad ideológica ni clase social, ni en definitiva ningún venezolano quede relegado?

A veces es bueno perder la alforja y la brújula para redescubrir nuevas fuerzas, ideas y caminos. Venezuela hoy no sólo se representa a sí misma, en su territorio se debaten diferentes asuntos ¿quedará fulminado el socialismo bolivariano incluso en su tramo final? ¿Qué manos tramitarán los destinos sinuosos del petróleo y sus beneficios? ¿Qué condiciones pondrá China para que su préstamo de cinco mil millones de  dólares no se vaya c on Maduro? y por último ¿Cómo gestionará de ahora en más Vladimir Putin, el encargado de devolver el orgullo de super potencia a Rusia, su anhelo de construir una base en el Caribe?

Experimento la contradicción de preocuparme por los cubanos mas pobres una vez que el gobierno de la isla no cuente con esta vaca con la ubre ya agrietada de tanto ordeñarla; con el hecho de que deberán encontrar también su rumbo.

Y que ningún venezolano debe permanecer un minuto más exiliado, preso, ni amenazado por sus ideas actuales ni futuras, en caso de cambio de sensibilidad ideológica en el poder, a la vez que es deber cívico apoyar el derecho de los manifestantes, a efectuar los reclamos que estimen convenientes, y de igual manera, oponerse de plano a cualquier remota posibilidad de invasión violenta extranjera, que irrumpa tanto en la soberanía de Venezuela, como de cualquier nación del mundo.

Como siempre, en el plano consciente elijo el optimismo y la ingenuidad y confiar en que, quien sea que termine tomando el timón, intentará hacer lo mejor para el país en su totalidad, pero esa moneda tiene otra cara: el plano inconsciente en donde no elijo, sino que de súbito aparece lo que con más claridad me temo y suele ser precisamente lo contrario.

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
21 enero 2019 1 21 /01 /enero /2019 22:00

En Canadá un hombre de cincuenta y seis se creía una niña de cuatro años y amparado en la ley de perspectiva de identidad, se hizo trans edad y trans género, como sus padres habían fallecido de ancianos,  la ley lo consideró una niña desamparada y fue adoptado por un matrimonio de lesbianas que ya había adoptado a una niña de cinco años, así es que se viste de rosa, se pone moñitos, zapatitos de broche y juega a las muñecas con su hermanita mayor. Sus hijos lo procesaron a su manera.

En Estados Unidos un grupo pelea por lograr que la ONU reconozca la trans raza, ya no quieren ser anglo descendientes sino afro descendientes, se tiñen la piel, se encrespan el pelo, lo de bailar lo llevan como pueden, y buscaron padres y familias afroamericanas que los adoptaron. Imagino que los blues loscantarán mejor que cuando eran blancos.

También en EEUU una señora que no anduvo con suerte en el matrimonio, se declaró del género de la "mismidad", se dio cuenta que no quiere tener relaciones con hombres ni con mujeres, se da placer a sí misma, se mantiene, tiene un espejo de cuerpo entero, se considera feliz sola y entonces decidió casarse con ella misma, y es así que figura como su propia esposa, si a ella le ocurriese algo ella misma sería la beneficiaria.

En Inglaterra una entrenadora de delfines se casó con su delfín por la ley de género que ampara sentirse un animal. Me pregunto si habrá oficiado de sacerdotisa la sirena, para que la unión sea contemplada de forma anfibia. 

Basándome en esto y no quiero que lo tiren a broma, en este solemne acto, aunque luego iré a formalizarlo al juzgado mientras continúe siendo persona, me declaro Pinga, a partir de ahora buscaré una mujer que se crea coño para probar como va la cosa, bueno, hoy por hoy no tiene que haber sido una dama, con tal de que se crea coño es suficiente.

Mi nombre es Pinga para todo el mundo.

O sea que todo yo soy una pinga, un tremendo pingón de un metro setenta y siete centímetros, dejo a Rocco Siffredi, al Niño Polla, a todos los de Zaire y al de la beca que iba a la ducha sin toalla a la altura del betún, esa ventaja del tamaño Guiness es obvia, la otra que es que tengo dos morrongas, una soy yo, y la otra es la que conservo de antes de mi cambio de identidad, pero además tengo una tercera ventaja en que nadie pensó, cuando los años vayan cayendo, me seguiré levantando como un resorte sin necesidad de pastillas ni elixires.
Bueno quizás ya muy adentrado en abriles deba usar algún rudimento, espero que no un andador y que no se vuelva a poner de moda aquella canción de mi juventud en Cuba:

"Se me perdió el bastón/ se me perdió el bastón"

 

 

 

 

Nueva identidad

Nueva identidad

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
20 enero 2019 7 20 /01 /enero /2019 01:24

La verdad es que ni soy, ni me siento el animal político de Aristóteles. Han sido años de inercia. Ni siquiera opinaría de política si no hubiese sido tamizado por una recia sobre dosis directa a la aorta de Cuba y de todo lo que de ello se desprende, sumado al entorno de idolatría y endiosamiento al hermano de mi padre en algunos ámbitos, a la vez que en otros un encono en su contra igualmente hiperbólico.

Habría seguido sintiendo cada injusticia en lo más profundo de mi ser, pero creo que no habría tenido elementos ni la pulsión por canalizarlo a través del discurso político e ideológico.

Si hubiese sentido mayor pena por un ser humano sufriendo frío, a lo mejor habría sido ingeniero textil o de energías alternativas, si me hubiese apenado más alguien con hambre me habría dedicado al sector alimentario, agricultor, ganadero, si el alma me la hubiese embargado un mendigo sería ingeniero civil, arquitecto, constructor, poeta maldito, eremita, o mendigo.

Tantos caminos me habría sugerido mi sentido común natural para llegar directo a los asuntos que me conmoviesen, antes que el atajo intangible de hacerme de un discurso, de un sistema de pros y contras, de altanería moral, de declaraciones rotundas y altisonantes de principios, de iconos, fetiches, paradigmas, constructores de la nada, que de nada y para nada sirven.

No lo puedo asegurar, pero así como intenté con el vino y el tabaco obteniendo buenos resultados, y con el café y los pinchitos forajidos sin demasiado éxito, intentaré alejarme de escribir con el estigma del permanente barniz político, de esta posición clara y diáfana que no requiere de ninguna reflexión previa para encarar cualquier cariz ético.

Y acaso a través de ese camino regrese de vez en cuando a criterios políticos más saneados, desintoxicados, alejados del mínimo atisbo de dogma, a participar y opinar sobre lo que puedo modificar, destituir o edificar. Nos acostumbramos a blasfemar contra Guarapo Castro, Trump, Putin, los chinos o los banqueros, y nos olvidamos que los indeseables están más cerca, en la misma esquina cuando nos cobran veinte céntimos más el café, la carne pasada, o aun más cerca, cuando de nuestra propia sangre nos pican con más alevosía que el mosquito "Aedes aegypti"

Aun debo un artículo sobre los sesenta años del sempiterno gobierno en Cuba, no en sentido cronológico como el que publiqué el día que se cumplió el aniversario, sino auscultando la posible herencia del sistema, cuatro charlas ya pactadas, y después ¡voilá! observación del entorno y del interno, escribir sobre las miradas, sobre los roces, sobre lamer chocolate o vulvas, sobre el campo, el olfato, la noche en la ciudad, la risa y los ruidos, la amistad y el sacrificio, la almohada, el asma, las traiciones, el abandono, el desamor, el placer y el dolor, la uña enterrada en el canal raquídeo y las diferentes eyaculaciones, sobre lenguas, vaginas, anos, o sobre la socorrida mano de las pajas patéticas, vergonzantes, solitarias, escondidas, perdedoras, silenciadas, pero gozosas como el baile de mil demonios antes de la siesta.

 

A la mierda la jerga política
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax Opinion crítica. Cuba flash. Argentina frizzante

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
  • Contacto