" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
19 diciembre 2016 1 19 /12 /diciembre /2016 00:13

Estuve veinte y pico de días en Buenos Aires oteando y olfateando la situación y el ambiente en general con fines imprecisos pero en la dirección del retorno parcial.
La balanza con Buenos Aires siempre se me inclina más hacia la aprobación estética, en mi conexión con el humor cotidiano, el olor de las bocas de subte y el sabor de los pebetes de salame y queso; también si se quiere, en el calor de amistad en contrapeso al desamor de un nido tan pretérito como eternamente cercano, y del lado de menor peso pero no menos importante inexorablemente Buenos Aires conecta en mi centro de gravedad con un sendero directo a lo más recóndito y congelado de la estepa siberiana, o al trayecto de la barca de Caronte.
Vi parientes y amigos, transeúntes y usurpadores, habitantes y habitadores, vi la subsistencia de cierta dignidad entre las baldosas sueltas y la mugre de las veredas porteñas, y el orgullo de las plantas superiores hasta los tejados de pizarra del clasicismo francés o las cúpulas de la tradición florentina, vi las milanesas más flacas y los entusiasmos más gruesos.
A los pocos de abrir mis petates se corrió la voz de la muerte de Guarapo, yo le había avisado a algunos periodistas amigos que iba a la ciudad para tomar un café y charlar, pero dejando claro que era un viaje con fines familiares.
Desde el preciso momento que comenzó la gran pantomima, los llantos plañideros y las versiones endulcoradas, almibaradas, o simplemente mentirosas acerca de la vida y obra del dictador fallecido durante ese o alguno de los días circundantes, como se hace con frecuencia en los decesos de los dictadores para dotarlos de misterio y enigmas ficticios, comenzó a sonar mi teléfono de manera sorprendente ya que era un número de recarga que no estaba ligado a mi nombre, para invitarme a programas de radio y TV, unos mejores que otros.
Mi respuesta a todos fue la misma, aunque hablé de manwera escueta para un par de programas de radio, no había ido para esas apariciones, y menos aún lo haría para desplegar mi punto de vista acerca del gran engaño de aquella y de todas las revoluciones, con el cadáver aún caliente del manipulador y maquiavélico comandante que proscribió el jamón en Cuba, autor de todas y cada una de las traiciones que durante el nimio espacio temporal de medio siglo fraguó contra cada posible victima, ya que me parecía de pésimo gusto y muy alejado de lo que considero una conducta decorosa, que marque distancia, precisamente, de las maneras de esos especímenes, aunque ganas no me faltaban al constatar  tanta tergiversación histórica más interesada que ingenua, de los fanáticos seguidores que los hermanitos Kastromasov tienen en Argentina. 
Sin embargo a la productora de un amigo conductor de radio y TV, con quien suelo hablar por teléfono desde el otro lado del océano para su programa de radio insistió y le di una nota telefónica para la radio a el y a su hijo, y quedamos que pasado el tiempo del luto familiar y del simulado dolor por la pérdida de sus deudores, genízaros y olfateadores de trasero varios, volvería a comentar lo que quisiesen preguntarme, y así nos emplazamos para tres días antes de mi partida.
Esa mañana las llamas estaban literalmente tragándose la playa de Cariló, a la que tantas veces fui en ómnibus desde Gesell los días que no salía a vender artesanías para disfrutar de sus bosques, tranquilidad y arquitectura única, y mientras pensaba en ello mirando el fuego devorar Cariló me llamó la productora y me dijo si no sería mejor dejar mi mano a mano con mi amigo para otro día porque esa jornada la actualidad se la llevaba el plus de calor estival y me quedarían pocos minutos.
Íntimamente me sentí aliviado, ya seguía sin estar seguro de tener tantas ganas de hablar del muerto con la fogosidad que lo hacía mientras estaba vivo, cuando de algún modo podía enterarse por los conocidos comunes de mi total desprecio y descuerdo con su mezquindad.
Me place que así haya ocurrido cuando veo a tantos que no se atrevieron a decir ni una palabra de desacuerdo con el viejo púgil cuando aún estaba de pie, aporreándolo hoy en la lona una vez noqueado.

Amigos de la crítica sagaz, se acercan días de hilar más fino, no será tan grosero el objetivo a denunciar como lo fue la avaricia y el afán de dominio abierto de Guarapo, sin embargo puede que por sibilino y subrepticio resulte ser con creces más nocivo y proselitista.

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Argentina frizzante
21 octubre 2016 5 21 /10 /octubre /2016 12:47
La moringa y los muertos de Guarapo

Paul Estrade, un francés que se olvidó de tomar su medicación, propuso al líder de la Involución cubana, Guarapo Kastromasov ,para premio Nobel de la Paz y de Economía.

A mi me parece muy atinada la concesión de ambos premios, no olvidemos que Alfred Nobel fue un hombre que en su época contribuyó a que se matase gente en masa, trabajó en el desarrollo de armas de la máxima destrucción de la época como científico y se le atribuye el descubrimiento de la dinamita con fines bélicos, cuando vio que ese camino no llevaba a demasiado buena fama, se aprovisionó de picaresca sureña y se mostró arrepentido, y entonces repentinamente, un gran culpable de miles de muertos pasó a ser un angelito de la paz, casi calcado a Guarapo que después de una vida tomando decisiones a base de punta de pistola, de fusilamientos, de amenazas armadas, de toma del poder con la fuerza y permanencia de medio siglo de un trono apuntalado por las Fuerzas Armadas, la policía, la seguridad del Estado, las milicias y el Ministerio del Interior, tras comandar numerosas guerras de guerrillas y guerras convencionales en el Tercer Mundo que costaron incalculables vidas humanas, quiere presentarse como un tierno anciano productor de Moringa, feligrés jesuita y adorador los últimos Papas de Roma.

No con menos razón habría que concederle el premio de economía, a ver quien es el guapo que se atreve a no conceder al pícaro Guarapito el galardón de mejor negociante, estafador, timador, acumulador de riquezas ajenas que al cabo de su vida y del engaño “sociolista” deja a su descendencia, ubicada en posición óptima para continuar otro medio siglo la tarea del enriquecimiento familiar, toda vez que la de apropiación de los bienes ajenos ya es absolutamente imposible superarla.

Si hubiese intentado el éxito económico del pueblo cubano, entonces habría merecido un premio al desastre, pero precisamente procuró lo contrario. Y la verdad, lo hizo de maravillas.

Hay de todo en la viña del señor, a Robert Zimmerman le concedieron recientemente el premio Nobel de la Paz y ni siquiera ha respondido aún al teléfono, a Jorge Luis Borges no se lo concedieron siendo uno de los mejores escritores de todos los tiempos y con diferencia el más influyente de su época; en tanto, durante las cada vez más largas noches de pesadillas recurrentes, en que se hunde hasta la raíz de su propia Moringa bajo las cuales habitan los hinchados cadáveres putrefactos de sus victimas, con sus grandes ojos vidriosos sin vida, Fidel Guarapo Kastromasov busca la mirada compasiva del pícaro Alfred Nobel.

 

La moringa y los muertos de Guarapo
La moringa y los muertos de Guarapo
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
25 julio 2016 1 25 /07 /julio /2016 15:52

Mañana se conmemora, festeja o sufre según quien lo mire, el 63 aniversario del asalto al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba, noventa y nueve años después de su construcción en 1854 como Cuartel del Nuevo Presidio, a cargo del Marqués de Villaite, al que ya entrado el siglo XX se le cambió el nombre por el del insigne general mambí, Guillermo Moncada.
Episodio llevado a cabo por 135 asaltantes anti batistianos preparados en la granjita Siboney y comandados por tres cabezas, Fidel Castro, quien dirigió la columna que asaltaría al cuartel con 95 hombres, su hermano Raúl Castro con diez efectivos quien tomó el Palacio de Justicia y el valeroso Abel Santamaría quien con veintiún hombres se hizo con el Hospital Civil.
De los encargados de asaltar el cuartel un grupo de ocho hombres fueron a la vanguardia para atacar la posta número 3, pero fueron sorprendidos por un destacamento de guardia que permitió que se organizaran las fuerzas militares en el interior, detrás iban 45 hombres con armas cortas.
Y detrás de esos hombres estaba Fidel, como siempre, detrás. 
Otro grupo importante de hombres que portaban las armas largas se perdió en las calles de la ciudad de Santiago de Cuba y llegaron tarde al combate. En el lance hubo bajas de ambos lados, los insurgentes emprendieron la retirada en grupos de diez personas defendidos por seis francotiradores.
Fidel logró huir al monte sin el rasguño de una bala, y más tarde se entregó por las garantías que le ofreció la mediación del arzobispo de Santiago de Cuba Enrique Pérez Serantes, en cuanto la total integridad de su vida, y a juzgar por las abrumadoras pistas, alguna otra concesión menos presentable.

En el asalto murieron numerosos guardias del cuartel llamados "casquitos" y un alto número de guerrilleros, que se incrementó notablemente con la represión posterior inmediata a la derrota de las fuerzas atacantes, brutal e indigna del prestigioso ejército de la República de Cuba forjado en la lucha independentista de sólo medio siglo atrás.

Uno de los tres comandantes, Abel Santamaría, fue torturado, antes de asesinarlo se le extrajeron las uñas, se le cortaron los testículos y por si el sadismo no fuese suficiente, los llevaron a la celda de su hermana Haydeé Santamaría para enseñarle lo que habían hecho con su hermano, a modo de escarmiento.

Los otros dos comandantes del asalto, Fidel, mayor responsable y autor intelectual, y su hermano Raúl Castro, salieron ilesos e inmunes, sin un solo rasguño, y pasaron sólo un año y medio en prisión, una pena llamativamente garantista si se tiene en cuenta que habían protagonizado una masacre contra el Ejército de la República; en nuestros días hasta en los países más sofisticados, cumplirían penas de reclusión de no menos de veinte años, sino perpetuas o de muerte, pero hablando de los años cincuenta, pocos son los países donde no hubiesen muerto en el mismo instante en que pusieron un pie en el calabozo.

Al poco de habese entregado Fidel probablemente bien asesorado sobre el efecto propagandistico, tomó la decisión de defenderse a si mismo en el juicio por el asalto, y su alegato quedó recogido por la Historia que él mismo estableció años más tarde como la oficial, en un panfleto conocido como "La Historia me Absolverá".

La pena la cumplieron en la cárcel de Isla de Pinos, la misma prisión a la que Fidel y Raúl pocos años más tarde, una vez acontecido el triunfo de la Involución, enviaron a cumplir cadenas desorbitadas, delirantes, en condiciones de reclusión inhumanas, a opositores de toda índole, que iban desde alzados en las montañas del Escambray, a simples detractores del sibilino rumbo alineado a la URSS que iba cobrando subrepticiamente la revolución que ellos mismos habían apoyado, ya fuese con logística, con dinero, con servicios e incluso con la propia sangre, para derrocar la dictadura y establecer una democracia regida por la Constitución del 1940 inspirada en la constitución española de 1931.

Este texto moderno constituyente a cargo de nada menos que Grau San Martín, Prío Socarrás, Eduardo Chibás, Blas Roca y Juan Marinello, era sofisticado para su época e incluso para nuestros días.

Sesenta y tres años más tarde siguen en el poder a cal y canto, los hermanos que salieron ilesos de aquella masacre, los dirigentes que decían atacar al cuartel para derrocar un gobierno dictatorial que detentaba el poder desde hacía un irrisorio período de tiempo en comparación con el impresentable medio siglo, que más tarde ellos, como "patriotas relevadores" de Batista, tuvieron a bien amoldar a sus traseros los sillones del poder, a las espaldas de los inconformes las fustas del miedo, y a la inanición del pueblo su poco decorosa y sempiterna opresión.

Habiendo entrado a la Historia por el siempre purificador pasadizo  al reino de las Tinieblas, ya se puede asegurar que a los hermanos Santamaría y a los muertos de ambos bandos en aquel asalto del cual mañana se conmemoran 63 años, la Historia los ha sobreseído, los ha indultado y a algunos los ha absuelto; sin embargo  ese mismo magma impreciso de hechos transformados en efemérides, onomásticos, aniversarios, estandartes, iconos y en medio de todo algo de realidad imparcial, que conocemos por Historia, lo que sí tiene claro, es que a los todavía vivos Raúl y su ínclito hermano Guarapo, no les tiene reservado el banquillo del perdón, ni siquiera el rincón del beneficio de la duda.

 

Fachada del Cuartel Moncada tras el asalto e imagen de Abel Santamaría
Fachada del Cuartel Moncada tras el asalto e imagen de Abel Santamaría

Fachada del Cuartel Moncada tras el asalto e imagen de Abel Santamaría

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
23 abril 2016 6 23 /04 /abril /2016 23:12
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
20 febrero 2016 6 20 /02 /febrero /2016 20:00

Ayer estuve conversando durante horas con un amigo íntimo de La Habana que pasó por casa y al que no veíahacía más de diez años.

Mi amigo había sido un irredento anti sistema, tenía un problema con las autoridades casi cada día. Así como yo sentía una gran antipatía por el gobierno y el poder, pero no por el sistema comunista sino por el poder en sí mismo. Ello nos llevaba a profesar la misma simpatía por Fidel y sus genízaros que la que ellos sentían por nosotros a quienes llamaban: lumpen, rockeros, borrachos, inútiles, poco revolucionarios, antisociales.

En síntesis, mi amigo se estaba volviendo loco en la isla porque tenía deseos de viajar, de leer lo que le daba la gana, de manifestarse, de disfrutar de la vida, y en la medida que iba creciendo iba tomándole una mayor animadversión al sistema, a la policía, al partido, a las infinitas organizaciones de masas, y ya al final a todo aquel que tuviese una guayabera y dos plumas en el bolsillo.

Como yo.

Hizo lo que pudo por irse de Cuba, teniendo en cuenta que en aquellos años intentarlo ya era un delito penado con cárcel, sin embargo él ni disimulaba, les decía a todo el que quisiese oír, que ya no aguantaba aquél país y aquella represión, los amigos empezaron a dejarlo sólo porque se despachaba en contra del gobierno sin tomar recaudos en cualquier sitio y a cualquier hora. En esos años sólo por manchar el nombre del Comandante se podía ir preso muchos años.

Lo único que quería era irse de Cuba, se convirtió en internacionalista proletario juntándose con muchachas de medio mundo para casarse y que lo sacasen de allí, después de que a mi me botaron, supe que participó en varios armados de botes domésticos para cruzar el estrecho, pero me confesó que no vio clara esa salida. Hasta que en 1997 pudo poner pies en polvorosa mediante un procedimiento legal, y de a poco fue calmando sus deseos de libertad de opinión, de acción, de movimiento, llevando ya casi veinte años disfrutando su materialización.

Para mi sorpresa en la conversación de ayer, mi amigo defendía una y otra vez a Raúl, a la Revolución, no directamente a Guarapo, aunque sí de manera velada porque estaba hablando conmigo, y a la vez atacaba todo el sistema capitalista e incluso al sistema democrático, siendo gracioso y curioso, que por decisión propia, no por coerción o amenazas, actualmente vive en un país desarrollado y con economía de mercado capitalista y una democracia representativa, de la que hace uso cada día al poder opinar a sus anchas.

En un principio me dejó anonadado, y quise saber más de los motivos de ese cambio, en lugar de ponerme a discutir lo evidente, quise profundizar en ello y preguntarle de manera subrepticia el por qué de tal giro, aún cuando maneja un automóvil que daría de comer a varias aldeas africanas, y disfruta de una vida pequeño burguesa sin la más mínima privación de los placeres que el capitalismo provee y el comunismo condena.

La verdad es que no conseguí sacar nada en claro. Al final decidí llevar las conversaciones por otros derroteros ya que somos amigos mucho más allá de cualquier barniz "politicoide" al uso, y no quería dañar un momento entrañable con palabras ríspidas.

Pero ahora más que nunca, me intriga saber como hicieron los mecanismos de propaganda de los hermanos Castromasov, para adocenar a un iconoclasta tan duro de roer a prueba de numerosos embates presenciales, al cabo de tantos años y tanta distancia.

El alcance de aquel paternalismo, la calidad del poder sobre la terminología del "Bien" que secuestraron para hacer uso de ella en exclusividad, de idéntica manera que lo hiciese Iglesia unos cuantos siglos antes, se instala de algún modo férreo en algún sitio del hipotálamo, atentando contra el goce del individuo desde el púlpito de la culpa, tan judeo cristiana como "comunistosa" fue en el último siglo.

Como un Síndrome de Estocolmo, pero que tiene lugar a la distancia, cuando el abducido experimenta la culpa de estar disfrutando de placeres "pérfidos" capitalistas, y de una libertad pecaminosa, lo curioso es que ello no los lleva a regresar a la austeridad y asepcia comunista. Sino que profundizan en el disfrute de las ventajas que ofrece el sistema capitalista y la insuficiente democracia, pero despotricando y renegando contra estos, como expresión de una bipolaridad o esquizofrenia colectiva.

Pasamos el resto de la noche riendo y recordando pasajes inolvidables e imposibles de repetir en otras generaciones, y no volvimos a mencionar la política de salón. Hasta que por la mañana cuando lo dejé en la estación de tren, en un rapto de claridad me dijo:

- Brother, yo sigo siendo el mismo, y los singaos esos también.

 

Represión policial cotidiana en Cuba

Represión policial cotidiana en Cuba

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
8 noviembre 2015 7 08 /11 /noviembre /2015 03:18

Si no fuese por lo esperpéntico reconocería que es muy gracioso.

Raúl dice que en 2018, tras casi sesenta años de mandato autoritario y represor dejará el poder ( sin especificar en manos de qué, de quien o de cuantos) como si fuese una dádiva; y encima atentos a lo que dice...¡que le gustaría visitar Miami!

A esta altura hasta el Récord Mundial Guinness está por reconocer, que tanto él como su hermano Fidel, además de un profuso legajo en materia de violaciones de derechos humanos, cuentan con dos de los rostros mas duros de la Historia de la humanidad, desde que se mide la solidificación de la cara y su relación con el desparpajo impúdico.

Sobre los dictadores y déspotas es poco lo que puede llamarnos la atención, sin embargo parece ser que no acerca de todos los dictadores por igual.

Conozco muchas personas respetables en su ámbito social, de sensibilidad de "pseudo izquierdas" que estarían en las trincheras de la clandestinidad ( o más bien detrás de la barra de algún bar) condenando la opresión tiránica y fascista del sistema, si se les dijese, no ya que Obama, ni que Bush, ni Clinton, ni siquiera que un todavía vivo Reagan tras décadas en el poder, ni Ford, ni  Carter, ni Nixon, ni Kennedy, sino un Eisenhower, o sea el presidente que había en Estados Unidos en 1959, estuviese vivo y anunciase como una dádiva, como un notición, rodeado de sus tataranietos ya adultos, que soltaría el poder absoluto en unos tres años más.


O que lo mismo lo dijese en Argentina un ya muy ancianito don Arturo Frondizi, quien era presidente en 1959 y tras el cual ha habido dieciséis mandatarios constitucionales y siete militares golpistas. 
O bien De Gaulle en la República Francesa anunciase recién ahora en 2015, que si está de humor, y si todos se portan bien, dentro de no mucho planea dejar el poder.

¿Qué mecanismo será aquél que obra, para que estos mismos conocidos de "pseudo izquierda" y buena parte de la opinión pública, ante el anuncio de Raúl Castro, de que probablemente deje el bastón de mando tras cincuenta y nueve años de poder absoluto, sin oposición y con numerosas violaciones a los derechos humanos, reaccionen con una condescendencia que ruboriza, viéndolo en un espectro que va desde la simpatía, a percibirlo como algo no tan nocivo para la vida de quienes no tienen más remedio que padecerlo?

Del mismo modo que hacen para no manifestar solidaridad alguna, por presos de conciencia que hayan permanecido encarcelados durante décadas en países socialistas; y en cambio serles menester metamorfosearse en la mimesis del padecimiento de otros reos, también de presidio político, aunque del signo contrario.

 ¿Esto entrará en el terreno de lo curioso o ya pertenece al de lo vergonzoso?

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
20 julio 2015 1 20 /07 /julio /2015 17:43

Hoy se abrieron las Embajadas de Cuba en Washington y la de Estados Unidos en La Habana.

Todo un hito.

Estos días que está de moda Estados Unidos en Cuba y viceversa, y tal parece la nueva amistad indestructible, como lo fuera la URSS en su momento o Venezuela hace un poco menos.

Ciertamente es para alegrarse, aunque luego sorprende  ver que todavía siguen detentando el poder los hermanos Castromasov, desafiando toda ley natural y biológica.

Ahí es donde uno se queda totalmente despistado, hasta que de repente se percata de lo que puede haber pasado.

En mi caso creo que debo haberme entretenido durante este tiempo demasiado en mis asuntos, y del mismo modo que no recuerdo quien es el ministro de economía en Polonia o se me escabulle el nombre del Jefe de ejército de Eslovaquia, acaso se me haya pasado también por alto la noticia de que Estados Unidos dejó de ser el imperio que acostumbraba ser, y que ya convertido en un país socialista, ha concluido con éxito el desarme nuclear, condiciones sine qua non según Fidel Castromasov para siquiera sentarse a hablar con lo que ellos denominaban su enemigo natural.

Y terminé de asegurarme de que eso debió haber ocurrido al margen de mi conocimiento, cuando también leí que Silvio Rodríguez,  principal valedor de Castromasov en la cultura de la Involución cubana, el hombre que festejaba la frase guevariana de hacer un polvorín en latinoamérica contra Estados Unidos, "creando uno, dos, tres Viet Nam" va a festejar la tierna y mullida relación con recitales en Washington, cobrados por supuesto en moneda norteamericana contante y sonante.

No es que no nos atrevamos a pensar que Guarapo puede haber cambiado por enésima vez de convicción acorde a sus costumbres, nada de eso, lo conocemos muy bien.

Sino que la historia reciente de Cuba desborda de casos en que justamente, por pretender el más mínimo acercamiento al “Monstruo Imperialista”, los genízaros bajo su mando cometieron tal cantidad de tropelías, desde fusilamientos, pasando por ingentes cantidades de décadas de prisión, destierro de por vida, hasta humillaciones de todos los niveles, que resulta imposible imaginar otro escenario para ese restablecimiento del cariño vecinal, que no sea la profunda transformación de la sociedad norteamericana en un país comunista o en una república bolivariana.

En fin, si así ha ocurrido lamento que EEUU haya decidido transformarse en comunista, me hubiese gustado más que se mantenga una democracia capitalista con un amplio espectro y profundo enraizamiento en el terreno de la seguridad social; sin embargo sí admito que festejo lo del desarme.

Sólo siento cierto rubor por haberme enterado tan tarde y de esta manera tan poco científica.

Y aunque pensar que hoy la General Motors esté en manos del Estado socializador no me dé muy buena espina, ya que me gustaban aquellos cochazos preciosos que de ser así no volveré a ver jamás, pienso que si al fin y al cabo, los amantes han decidido poner fin a tantos coitus interruptus en su tormentosa relación pasional, y mediante un cariño perdurable, llevarse bien como fraternos gobiernos los de Cuba y de EEUU; digo:

¡Bienvenida la flamante e indestructible amistad entre el Partido Comunista de Cuba y los hermanos Estados Socialistas Unidos de Norteamérica!

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
15 abril 2015 3 15 /04 /abril /2015 14:16

La izquierda cuenta con una ventaja y un problema fundacional: es la vía idónea para gestionar un conjunto de valores morales, éticos, de solidaridad, de fraternidad, equidad, justicia social y que son de aplicación y expresión individuales y de masas, lo cual parce conferirle a quien se reconoce de dicha sensibilidad, un aura de superioridad moral frente a quien declara una mayor inclinación hacia la consecución de los beneficios económicos, del enriquecimiento material en detrimento del espiritual o del ansia de justicia social.

Y a su vez lo coloca en una situación contradictoria de cara a las sempiternas aspiraciones de poder, ya que en el mismo instante que la izquierda tomase el poder pasaría a ser la derecha más extrema de su propia propuesta, de las causas y los elementos fundacionales de su propia génesis.

La sensibilidad llamada de "izquierdas" a lo largo de Historia y desde la Revolución francesa, y que ha tenido distintos sustentos ideológicos más o menos estructurados, parece incompatible con las aspiraciones a formar parte de más altas esferas del Poder.

Desde el preciso instante que un militante de izquierdas pasa a ser "Comandante en Jefe de las fuerzas Armadas" y debe emplearse en la gestión de la venta de minas, tanques, bombas, ametralladoras, desde el instante que pasa a estar al frente de los cuerpos de orden como las policías y las gendarmerías, y desde el momento se ve obligado a reprimir una manifestación, o simplemente una trifulca en un barrio deprimido, desde el preciso instante en que ese representante de la sensibilidad de los oprimidos tiene que tomar la jefatura de las prisiones, y de todos los cuerpos represivos, pasa a estar en el extremo más a la derecha de su propio proyecto inicial.

La izquierda sólo encontrará la clorofila y los glóbulos rojos, la fecundación y la fotosíntesis de sus propios proyectos, como garantes de democratización y del empoderamiento popular sobre diferentes métodos de auditorías y control del Poder, por parte de los contribuyentes. 

La utopía fundacional de los principios de la izquierda son incompatibles con las altas esferas del Poder político, use el disfraz use, y por si no fuese suficientemente cromática y obvia la contradicción que plantea la situación, el siglo pasado y el presente, se han ocupado de vomitarnos encima, el resultado de todos y cada uno de los experimentos que fueron llevados a cabo con mejor o peor intención inicial, y en todos los casos dejando un tendal de decepción y dolor.

No ha habido sitios con mayor reacción negativa a cualquier discurso de solidaridad, de unión de altruismo que los países donde tuvo lugar el experimento de las sociedades mal llamadas "comunistas", y en ese sentido, el caso de Cuba, está adquiriendo visos de convertirse en paradigmático, en proverbial.

Por primera vez, de entre todas las dictaduras "pseudo-comunistas" , aquello mismos líderes que protagonizaron la toma del poder, o sea la Revolución, no sus hijos ni sus acólitos, sino ellos mismos quienes habían subvertido todo el orden establecido e incluso liquidado físicamente a los representantes de anterior sistema, a través del fusilamiento, la prisión el exilio, el ostracismo y la demencia, están siendo los mismos actores protagonistas, que sin el más mínimo rubor, sin la más elemental muestra de decoro que recomendarían las buenas costumbres, ni reconocimiento de error alguno, presentación de excusas o solicitud de perdón por el dolor causado, están planteando regresar al capitalismo, pero ahora de la mano de ellos mismos, de los ex dictadores del proletariado, de los ex marxistas leninistas, o de sus hijos y de sus amigos y parientes.

Como si no hubiese pasado más de medio siglo, ni miles de muertos, ni millones de seres humillados, que no pudieron volver a ver su tierra, como si no hubiera quedado un país con los valores destruidos, las familias divididas, y sobre todo una tierra estéril, un terreno yermo, un páramo para la Utopía, tantas veces pisoteada humillada, vilipendiada.

 

¿Que más da si se abrazan Raúl y Obama? Mayte ya no puede bajar del framboyán en el cual se ahorcó, ni Alejo regresará de su muerte hepática con delirium tremens por haber sido marginado de todo espacio social, ni  Jorge y todos los que iban en su balsa subirán desde el fondo del mar; aunque pienso que si nos plantamos y les exigimos que compartan el poder, que se arrepientan del daño infligido, que se vayan para siempre a un retiro concedido por la bondad de sus víctimas, entonces podría ser que sí subiesen, quizás aflorasen a superficie en su balsa junto a todos esos hombres, mujeres y niños globos inflados de agua salada, violetas y putrefactos, ateridos de frío entre las algas en la oscuridad, hinchados de recuerdos y de pena, de frustración y de terror, puede que vuelvan para no dejarnos olvidar. Para recordarnos que soñar puede ser que resulte caro, peligroso y difícil, pero que es la única forma de mantener viva la clorofila y los glóbulos rojos, para fecundar el presente y volver regar, mimar, y atesorar las aspiraciones del alma de los eternos soñadores.

 

Por menos.. ¿para qué molestarse?

 

 

Obama y Raúl

Obama y Raúl

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
1 marzo 2015 7 01 /03 /marzo /2015 00:36
Paris Hilton y Fidel Castro Balart

Paris Hilton y Fidel Castro Balart

Que impresionante basura terminó siendo la Revolución Cubana, nos ha sorprendido su pestilencia incluso a los que creíamos esperar todo tipo de oportunismo de su parte.

Lo más vergonzoso no es que Fidel y Raúl ahora entreguen el país al gran capital, sin permitir a los pequeños y medianos empresarios cubanos desarrollarse y tomar esas posiciones del mercado.

 Ya que reniegan incluso de los últimos flecos del paripé socialista que venían sosteniendo para autoengaño únicamente de los acólitos incondicionales,   podrían permitir que fuese una nueva y promovida clase empresarial cubana, de dentro o fuera de la isla la que protagonizase el cambio.

Sin embargo lo peor no es eso, sino que se amistan con EEUU, cuna de innumerables valores democráticos, civiles, culturales, artísticos, de vanguardia en el mundo, y resulta que lo primero y único que reciben es a Paris Hilton y de Inglaterra a Naomi Campbell.

No es causal, es un símbolo que marca una tendencia, un deseo profundo que viene de lejos, postergado mientras se pudiese vivir de otros mecenazgos.


Vaya embuste que es y fue la Revolución y sus dirigentes.

 Me encantaría verles la cara ahora a los que gritaban desaforadamente golpeándose el pecho: ¡Socialismo o Muerte!, amenazando a todos aquellos quienes admirábamos de los países occidentales, sus derechos de expresión, de pluralidad, libertad cultural, ¿qué nos dicen ahora? ¿ que Paris Hilton es representante de los trabajadores explotados de los Estados Unidos, o una luminaria progresista o un icono de vanguardia contra cultural?

En parte no niego mi satisfacción de que vayan mostrando sus inmundicias, las que siempre tuvieron y conocíamos muy bien, pero que mantenían semi ocultas ¿Cuál es el discurso ideológico ahora para alienar y alinear a los obsecuentes de la “izquierdosidad” (no confundir con el verdadero izquierdismo).

A raíz de la visita de estas luminarias norteamericanas e inglesa a La Habana para contribuir con un baño de cultura a la isla, la militante Naomi Campbell y la ilustre Paris Hilton, dos incansables luchadoras por los derechos civiles del hombre desposeído desde temprana edad en sus países, ejemplos culturales, artistas irreverentes de primera línea, revolucionarias en cuanto renglón se las analice, me han hecho recordar dos cositas.

Una que me sugirió la foto del festejo con algarabía incluida del primogénito de Fidel y la primogénita de Hilton, ex constructor del Hotel donde yo recalé en La Habana y viví tres años mitad tristes y mitad luminosos, es que ambos sienten orgullo de su inutilidad supina, de ser célebres únicamente por los desmanes o negocios de sus respectivos padres.


Y la segunda cosa que recordé, es que en Cuba el poder absoluto, la vida y la muerte de la gente, pertenecía a Fidel, el Ejército entero pertenecía a su hermano Raúl, la ganadería vacuna a su hermano mayor Ramón Castro, la Federación de Mujeres Cubanas, a la esposa de Raúl y cuñada de Fidel, Vilma Espín, el destino de la Física Nuclear lo dictaba el flamante admirador de Paris Hilton, Fidel Castro Balart, el hijo de Fidel, hoy el béisbol de todas la isla está a cargo de otro hijo de Fidel, el ejército estará dentro de no mucho a cargo de un hijo de Raúl y sobrino de Fidel, y para ponerle la tapa a la botella, incluso lo contestatario está en manos de ellos, la dirección de los grupos de LGTB, de la comunidad homosexual cubana está en manos de una hija de Raúl, aunque a mi juicio, ésta es más auténtica, podría estar en ese puesto también por méritos propios, pero no deja de ser una sobrina de Fidel y habría que ver como hubiese continuado su apuesta del lado de los marginales más denostados desde el machismo y la homofobia de la Revolución, una vez que hubiese recibido los primeros palos por defender tal desviación de la “hombría revolucionaria” como decía su tío.

Esto me lo recordó el hecho de que Fidelito fuese raudo a darle un abrazo a otra inútil hija de un poderoso,

Me pregunto cuantas monarquías, dinastías o dictaduras modernas, e incluso históricas, presentaron semejante panorama de una falta de pudor total, quizás haya que irse muy lejos en el tiempo, a la extensísima dinastía Ching para encontrar nepotismo de tal amplitud.

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
18 diciembre 2014 4 18 /12 /diciembre /2014 21:26

El ron y la coca cola se extrañaban.

Durante mucho tiempo se habían llevado excepcionalmente bien. Se profesaban cariño pero sobre todo se necesitaban. Tras un percance tormentoso estuvieron un largo período de tiempo separados.

Por un lado iba la Coca Cola presumiendo de ser más saludable y seria que el ron.

Por el otro iba el ron encargándose de la fiesta, vanagloriándose de su creatividad y su libertad.

Alejados uno del otro tejieron sus historias, hubo pequeñas y grandes traiciones, sucedáneos de amoríos, escándalos, rupturas y más traiciones. Nunca fueron del todo felices en aquél distanciamiento.

Ayer, 17 de diciembre, día de la deidad Babalú Ayé del panteón afrocubano o de su equivalente cristiano San Lázaro, a expensas y gracias en gran parte al aporte del hielo, que ofició como concienzudo mediador, decidieron escenificar un aparcamiento de las diferencias, y se acercaron para sumergirse juntos en el trasluz de un vaso por primera vez en muchos años.

La importancia del deseado anuncio del acercamiento, entre la mayor potencia mundial y la isla rebelde que ya duraba 54 años, y que habían representado roles de variada índole para el consumo del hemisferio entero, habían dramatizado sobre distintos antagonismos, ora el de dos sistemas sociales irreconciliables, ora el de David frente a Goliat, o el de la recreación del sitio y la resistencia de la antigua Numantia, excede los limites de sus ámbitos, es acaso el mayor hito universal en lo que llevamos de siglo para las sociedades  civilizadas, para los seres humanos que creen en el diálogo, en la política y la razón sobre la violencia y la represión.

La lección de audacia que han brindado los actores en liza, es comparable a su templanza durante un año y medio, para con la mediación del irrepetible actual Papa Francisco,  Bergoglio, como prefiero llamarle, llegar a este punto histórico de entendimiento.

No hay que lanzar las campanas al vuelo aún, ni en el caso del festejo del gobierno y pueblo cubano por el posible fin del Bloqueo económico a la isla, ni en el del gobierno norteamericano y el pueblo cubano por el fin del sistema de partido único y de ausencia de una amplia gama de libertades y derechos humanos y cívicos.

Aún está todo por hacerse.  Obama debe dar dura batalla aún en su territorio para lograr convencer al ya más cercano arco político del partido adversario a que levanten el Embargo, y Raúl, aunque haya abierto una hendija que sitúa el cambio tras los otrora rígidos portones a sólo un fuerte empujón de distancia, deberá enfrentarse a no pocas dificultades dentro de la isla, frente a los sectores mas inamovibles. Serán de difícil aplicación las excusas oficiales a los sectores disidentes que a partir de ahora en más, en todo su derecho y deber exijan inmediatas muestras de buena voluntad, en la disposición de agilizar los cambios democráticos necesarios para ubicar a Cuba en el concierto de las naciones modernas y prosperas.

Desde el acceso de Raúl Castro al poder, o como él le llama, desde su “elección por unanimidad” , ha hecho hincapié en la necesidad de optimizar los recursos, la productividad de los trabajadores, en la eliminación de la parte ociosa y onerosa del Estado, erradicando un buen  número de puestos de trabajo inútiles y burocráticos, reduciendo el acceso al derecho a los productos dispensados a través de la libreta de abastecimientos a lo estrictamente necesario, intentando aplicar en cierto modo las políticas de autogestión y autonomía económica que intentó desarrollar con diferentes baremos de éxito en las Fuerzas Armadas.

Raúl demostró que no sólo no era tan mediocre como muchos lo veíamos siempre a la sombra de su hermano mayor, sino que al ser mucho más pragmático, menos temperamental, menos empecinado en el error permanente, terminó siendo más capaz, más audaz y con diferencia más práctico y eficaz que el autoritario hermano.

La problemática a la que los cientos de miles de cubanos que viven en Estados Unidos se enfrentan de ahora en más con las perspectivas de apertura en Cuba,  dadas las ventajas migratorias de que disfrutan, las cuales  los sitúan como los inmigrantes más ilustres y privilegiados del país más codiciado del mundo para emigrar, hace comprensible su reacción negativa a las negociaciones entre ambos gobiernos. Pero con una política previsora,  las ventajas históricas, algunas podrían mantenerse y otras ir disminuyendo paulatinamente sin suponer un trauma social. Y además muchos sienten y con razón, que los mismos que los vilipendiaron y estigmatizaron como residuos humanos, por emigrar, son quienes ahora abrazan al Imperio. 

Lo único cierto  es que más de cincuenta años de persistencia en el sitio económico no sólo no produjo los resultados esperados, sino que fortalecía y daba argumentos de peso al discurso victimista de la Nomenclatura ante la permanente amenaza del enemigo externo.  Desarmada esa excusa será mucho más difícil explicar las carencias domésticas culpando al Imperialismo norteamericano, incluso será interesante observar que ocurre con el uso de este manido recurso, cada vez que se busca culpable de la ineficacia de las políticas en los sub continentes Sud y Centro Americano.

Los vaticinios en el terreno de la política son tanto o más arriesgados casi en el de la economía, pero lo que sí se puede aventurar es que una situación de normalización del comercio, de las relaciones de mercado exteriores, cabría esperar que agilice también la normalización interna, de las libertades sociales, políticas y económicas a la que todos los ciudadanos deben tener derecho y acceso.

Por primera vez en su ya dilatada historia, Cuba tuvo un lapso en que no fue la novia del país más poderoso. Desde su descubrimiento, hasta la independencia fue la colonia más mimada de España, la Perla del Caribe, donde recalaban aristócratas que preferían los aires y la rica arquitectura de La Habana, a sus ciudades de procedencia ibérica, pasó de manos de España directamente bajo la Enmienda Platt a ser la niña de los ojos de los Estados Unidos de Norteamérica, el imperio de entonces, teniendo unos estándares de calidad de vida altísimos, una renta per cápita inusual en el área, hasta que luego de la Revolución, pasó a ser la novia preferida de la URSS, uno de los dos imperios de entonces, el satélite soviético más privilegiado de todos, Moscú no escatimó recursos energéticos y militares para apoyar a Cuba, un poco por la aplicación exótica del leninismo entre palmas reales, cocoteros y siestas, y mucho por la situación geo estratégica de la isla.

Caída la URSS por vez primera Cuba tuvo que verse en la tesitura de una verdadera independencia, y entonces se dio cuenta de que ese no era su sino, no era su estilo, no sabía ni por donde comenzar a ser adulta, autosuficiente, entró en un violento período de escasez de hasta lo más elemental producido en la isla, y entonces debió aceptar que su destino está indisolublemente  atado al de algún interesado, aunque generoso mecenas que sepa apreciar sus encantos. Y por primera vez debió entregar su belleza a proveedores menores, como los menos ricos de Oriente o Venezuela.

Cuando estaba nuevamente por acceder a la órbita de un grande del momento con las promesas chinas y rusas, apareció la posibilidad de regresar a Palacio de mano del príncipe. Cuba está a sólo noventa millas del mejor socio comercial al que aún hoy se puede aspirar.  El gran paso de evitar el derramamiento de sangre ya está dado. Esto no es un regalo de nadie, le costó sangre sudor y lágrimas a la gente irredenta, a los que dijeron "no" cuando les pidieron que delatasen a un vecino, a un amigo. a un hermano, a los que se quedaron en el mar, en el delirium tremens, en el arte abstracto, los que se perdieron en la inconformidad, en la rebeldía, en la sombra de la razón y a los que dejaron la vida.

Ahora es tiempo de optimismo aderezado con mucho trabajo, buena voluntad y concordia por parte de los demócratas del mundo, para lograr que esa unión trascendental del ron y la Coca Cola, en el vaso pálidamente iluminado por el reflejo de un rayo esperanzador, llegue a fraguar en esa Cuba Libre tantas veces prometida, tantas veces olvidada.

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria. Presentes Argentina, Cuba y España, países que en mi vida conforman un triángulo identitario de diferentes experiencias y significantes correlativos.
  • Contacto