" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
11 marzo 2016 5 11 /03 /marzo /2016 11:15

Rip this joint

 

El rock en Cuba estuvo proscrito, como lo estuvieron incluso ciertos cantantes de la música romántica, como Julio Iglesias, Roberto Carlos o José Feliciano. Cuando digo que durante mucho tiempo estuvo prohibido, no me refiero a la venta, sino a pasarla por la radio, en una fiesta o simplemente escucharla en la casa.

Los amantes del rock, además de reunirse para lucir sus atributos contestatarios, lo hacían más que nada por la convicción de que aquella música tenía un poder que oscilaba entre la sanación y el cambio de luz, escuchaban algún long play que había llegado de afuera, el olor a carátula, las fotos, los créditos, todo de afuera menos aquella fantasía casi materializada en las logias rockeras.

Grand Funk Railroad, Led Zeppelin, Deep Purple, Kiss, The Faces, Frank Zappa, Jimi Hendrix y siempre, los Rolling Stones.

En ellos se mezclaba la pasión por la música que hizo mover las caderas a los ingleses, el respeto a los precursores del blues, con un torrencial de irreverencia terrenal, sin embargo, posible en la vía pública, glamoroso, vital, beodo y sexy. ¿Qué mejor estandarte podía querer un joven inconforme y desafecto al sistema?

 Sumergido en efluvios etílicos en alguna barra de bar, uno es Keith Richards, y las veces que tocado por la gracia del buen duende, uno es merodeado por la curiosidad de las chicas, entonces es Mick Jagger. 

Esas dos  palabras unidas, Mick Jagger, forman parte de casi todas las lenguas del mundo, pero más aún que del idioma, forman parte de una sensación, del deseo, de la vaga imagen de un modo de ser. Porque el Mick cotidiano es admirador de Borges, como "Keef" es poseedor de una magnífica biblioteca.

Cuba fue uno de los primeros países de afuera de los Estados Unidos donde se bailó rock’n’roll, antes de 1959 había músicos de rock emulando a sus pares del norte. La Habana recibía estrellas de la escena norteamericana. Y un buen día, junto a la promesa del “Hombre nuevo”, borraron de la faz de isla al hombre frívolo, desterraron la liviandad, condenaron el entretenimiento volátil, ahogaron al joven díscolo, y se perdió la desobediencia.

El tema grabado por la EGREM que más punteos y riffs de guitarras eléctricas exhibió, "Cuba va", del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, no obstante parecer rock, para ver la luz debió rezar en su letra algo tan poco hippie como: "Por amor se está hasta matando, para por amor seguir trabajando".

El propio Comandante Guarapo, en varios discursos acusó de afeminados, desafectos del sistema, vagos y burgueses a los jóvenes pepillos, que sólo buscaban pasar un buen rato escuchando música o haciendo el amor en una plaza, en el malecón, en la Rampa, o frente al Hotel Capri, como muy enfadado en uno de sus discursos, acusó a dichos jóvenes de ofrecer shows elvisprelianos y feminoides, que la Revolución no podía permitir.

Muchos de ellos pasaron momentos terribles. Otros desistieron de sus modas ante el acoso de los años y de los sempiternos agentes de la moral revolucionaria. En cualquier cuadra, en la reunión del CDR se trataba a quien escuchaba música rock del imperialismo como un elemento antisocial, como un lumpen.

En cualquier escuela, cada seis meses tenía lugar la Asamblea de Moral Comunista, y se levantaba cualquier compañero de clases sin mayor rubor, para  acusar delante del tribunal del aula, al hedonista que disfrutase de aquellos punteos subversivos, de esos baquetazos desenfrenados, a los que se dejasen el pelo por encima de la oreja, usasen el pantalón de uniforme demasiado ajustado, la camisa demasiado ancha, el cinturón subversivamente a la cadera.

Y entonces le manchaban el expediente escolar acumulativo o laboral, con una etiqueta muy reconocible: “Diversionismo Ideológico”, que lo acompañaría entre otras probables manchas, por el resto de sus carreras evitando los railes de la conducta adecuada.

Incluso a los Beatles se los acusó de lumpen que pervertían a la juventud, hasta que la URSS fue desmoronándose y Guarapo en un intento por acercarse a los cultores de los blue jeans gastados, lo más que se aproximó fue a una estatua de Lennon, que él permitió instalar en un parque del barrio de El Vedado .

Pero el copyright de esta intolerancia no lo ostentaban Cuba y sus monarcas, sino que toda la izquierda gobernante en los países del Segundo Mundo, y la que intentaba arribar al poder en América latina, eran tan represores como lo más retrógrado de la derecha, con aquella pose naif, que a priori resaltaba por estética y que hoy desde la distancia se le reconoce el perfil ético.

Campos de concentración de la UMAP, furgones para cargar pepillos, peludos, gansos, hippies, cortarles el pelo, internarlos en centros de trabajo que enseñarían la hombría a base de esfuerzo, prohibiciones de géneros musicales, censura a los Almas Vertiginosas, a Dada, los Barba, Maggie Carlés, tras evaluaciones del ministerio de Cultura no superadas. 

Y mientras, los Rolling Stones seguían tocando con los tiempos, pasaron del blues al rock, pasarona la psicodelia, al funky, al disco con Miss You o Undercover, tocaron el Reggae, la balada, flirtearon con el punk, vieron caer Berlín, Praga, Moscú y allí hicieron sonar el aire, para cambiar el sello de “prohibido” al de “abierto”.

Como si se tratasen de aves míticas, sus majestades Satánicas tocarán en La Habana tras la visita de un "hermano presidente estadounidense", el mundo ha cedido a los cambios de época, pero Cuba, zigzagueando el brillo de esos barnices, sigue gobernada tras más de medio siglo por los Torquemada del desenfado apolítico.

En 1968 un inglés flaco, glamoroso e irreverente, se plantó delante de la Embajada de EEUU en Londres en una manifestación contra la guerra. Algunos dijeron que por una vez Jagger y Richards se envolvían en política. Hoy pondrán el escenario sobre el último reducto de la Guerra fría. 

Espero que ese gran concierto sea una fiesta de todos los inquietos, divertidos y díscolos, los de ayer que queden en la isla, los de hoy y los de mañana, que no pase como con el tristemente famoso concierto  de Billy Joel, Kris Kristofferson, Rita Collidge y otros en el Karl Marx, en 1979, bajo secretismo para el común de la población, donde  asistieron en su mayoría militantes de vanguardia de las organizaciones de masas, invitados de confianza, y una nutrida pléyade de obsecuentes.

Ojalá sea una fiesta donde se diviertan los cubanos, los Stones, y los visitantes. Y aquellos delatores, abusadores, genízaros, que desde luego asistirán cumpliendo órdenes y dando los pocos coletazos que le van quedando ya, tengan la poca vergüenza de mantenerse fuera, de ponerse tapones en los oídos, de no mirar la pantalla gigante, de no sentirse saludados ni aludidos, sepan que ese concierto es para la gente de buena vibra, es para cambiar el "prohibido" por el "abierto".

Durante décadas, ingente cantidad de jugadores perdieron sus apuestas a favor de: “a Fidel le queda una afeitada” y de: “este será el último concierto de los Rolling Stones”.

Dos dinosaurios duros de pelar. 

Señores, se abre la Gran apuesta ¿Cuál de ellos seguirá ganando la partida de la eternidad?

Guarapo indignado con los "Pepillos feminoides elvisprelianos"

Mick Jagger en La Habana
Mick Jagger en La Habana

Mick Jagger en La Habana

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
20 febrero 2016 6 20 /02 /febrero /2016 20:00

Ayer estuve conversando durante horas con un amigo íntimo de La Habana que pasó por casa y al que no veíahacía más de diez años.

Mi amigo había sido un irredento anti sistema, tenía un problema con las autoridades casi cada día. Así como yo sentía una gran antipatía por el gobierno y el poder, pero no por el sistema comunista sino por el poder en sí mismo. Ello nos llevaba a profesar la misma simpatía por Fidel y sus genízaros que la que ellos sentían por nosotros a quienes llamaban: lumpen, rockeros, borrachos, inútiles, poco revolucionarios, antisociales.

En síntesis, mi amigo se estaba volviendo loco en la isla porque tenía deseos de viajar, de leer lo que le daba la gana, de manifestarse, de disfrutar de la vida, y en la medida que iba creciendo iba tomándole una mayor animadversión al sistema, a la policía, al partido, a las infinitas organizaciones de masas, y ya al final a todo aquel que tuviese una guayabera y dos plumas en el bolsillo.

Como yo.

Hizo lo que pudo por irse de Cuba, teniendo en cuenta que en aquellos años intentarlo ya era un delito penado con cárcel, sin embargo él ni disimulaba, les decía a todo el que quisiese oír, que ya no aguantaba aquél país y aquella represión, los amigos empezaron a dejarlo sólo porque se despachaba en contra del gobierno sin tomar recaudos en cualquier sitio y a cualquier hora. En esos años sólo por manchar el nombre del Comandante se podía ir preso muchos años.

Lo único que quería era irse de Cuba, se convirtió en internacionalista proletario juntándose con muchachas de medio mundo para casarse y que lo sacasen de allí, después de que a mi me botaron, supe que participó en varios armados de botes domésticos para cruzar el estrecho, pero me confesó que no vio clara esa salida. Hasta que en 1997 pudo poner pies en polvorosa mediante un procedimiento legal, y de a poco fue calmando sus deseos de libertad de opinión, de acción, de movimiento, llevando ya casi veinte años disfrutando su materialización.

Para mi sorpresa en la conversación de ayer, mi amigo defendía una y otra vez a Raúl, a la Revolución, no directamente a Guarapo, aunque sí de manera velada porque estaba hablando conmigo, y a la vez atacaba todo el sistema capitalista e incluso al sistema democrático, siendo gracioso y curioso, que por decisión propia, no por coerción o amenazas, actualmente vive en un país desarrollado y con economía de mercado capitalista y una democracia representativa, de la que hace uso cada día al poder opinar a sus anchas.

En un principio me dejó anonadado, y quise saber más de los motivos de ese cambio, en lugar de ponerme a discutir lo evidente, quise profundizar en ello y preguntarle de manera subrepticia el por qué de tal giro, aún cuando maneja un automóvil que daría de comer a varias aldeas africanas, y disfruta de una vida pequeño burguesa sin la más mínima privación de los placeres que el capitalismo provee y el comunismo condena.

La verdad es que no conseguí sacar nada en claro. Al final decidí llevar las conversaciones por otros derroteros ya que somos amigos mucho más allá de cualquier barniz "politicoide" al uso, y no quería dañar un momento entrañable con palabras ríspidas.

Pero ahora más que nunca, me intriga saber como hicieron los mecanismos de propaganda de los hermanos Castromasov, para adocenar a un iconoclasta tan duro de roer a prueba de numerosos embates presenciales, al cabo de tantos años y tanta distancia.

El alcance de aquel paternalismo, la calidad del poder sobre la terminología del "Bien" que secuestraron para hacer uso de ella en exclusividad, de idéntica manera que lo hiciese Iglesia unos cuantos siglos antes, se instala de algún modo férreo en algún sitio del hipotálamo, atentando contra el goce del individuo desde el púlpito de la culpa, tan judeo cristiana como "comunistosa" fue en el último siglo.

Como un Síndrome de Estocolmo, pero que tiene lugar a la distancia, cuando el abducido experimenta la culpa de estar disfrutando de placeres "pérfidos" capitalistas, y de una libertad pecaminosa, lo curioso es que ello no los lleva a regresar a la austeridad y asepcia comunista. Sino que profundizan en el disfrute de las ventajas que ofrece el sistema capitalista y la insuficiente democracia, pero despotricando y renegando contra estos, como expresión de una bipolaridad o esquizofrenia colectiva.

Pasamos el resto de la noche riendo y recordando pasajes inolvidables e imposibles de repetir en otras generaciones, y no volvimos a mencionar la política de salón. Hasta que por la mañana cuando lo dejé en la estación de tren, en un rapto de claridad me dijo:

- Brother, yo sigo siendo el mismo, y los singaos esos también.

 

Represión policial cotidiana en Cuba

Represión policial cotidiana en Cuba

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
2 febrero 2016 2 02 /02 /febrero /2016 23:10

 

Durante muchos años se estudiarán los movimientos magistrales de cintura en política internacional tanto de Fidel como de Raúl Castro, cual obra de Nicolás Maquiavelo, pero Raúl si cabe, consigue incluso más con muchísimo menos, sentando cátedra en materia de pragmatismo desde su época al frente de las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias).

Lo que sea que haya permanecido en una posición semi erguida durante estos cincuenta y largos años, lo que quiera que sea que tras la ruina tan proverbial de la Revolución ha mantenido al cubano unido al menos frente al caos, en cada poro de ello ha estado residiendo de algún modo Fidel "Guarapo" Castro, ya fuese por el aura de divinidad que supo procurarse en torno a su persona.  
La mayoría de los cubanos nacieron con él ya como el Big Brother absoluto, que todo lo sabe y todo lo observa, pero además como el padre de la patria, que subió a la Sierra con 12 hombres maltrechos y bajó con el pueblo victorioso detrás ( sin detenernos demasiado en detalles, como todos esos compañeros, colegas y seguidores traicionados que sacrificó en el camino), o bien por el temor que infunde. ni siquiera su hermano Raúl, que es su sangre podría hacer nada con la oposición de Guarapo. Ni siquiera él. 

Ya en el año 2006, Raúl tenía la convicción de eliminar la tristemente célebre libreta de abastecimiento, de ir soltando las amarras del mercado. Dio el pistoletazo de salida con puestos de mercadillo libre campesino y la liberación de los taxis particulares, los "boteros", incluso percibiéndose claros resultados tuvo que detenerlo y echarlo para atrás, por la "no satisfacción" de su hermano, conocida para el público en una de las reflexiones que vuelca periódicamente en el pasquin "Granma".

No se trata sólo de la oposición de Fidel, es de la casi totalidad de los cuadros anquilosados que tienen mucho que defender, demasiado que perder en sus nichos de poder e infinitas culpas que solventar, si se abre de seriamente el juego politico a los cambios democráticos.

Y aún no siendo nada fácil, Raúl, entre fiesta y fiesta sorprendió a más de uno, con su templanza llevó el gobierno mucho mejor que lo que la mayoría había imaginado, para los intereses suyos personales y familiares primero que todo, de las clases dominantes luego y por último para la vida cotidiana del pueblo cubano, que en honor a la verdad la mejoró sensiblemente con respecto del hermano, aunque ello no represente mayor mérito.

Se lo observaba detenidamente desde varios ángulos y desde algunos, sin catalejo. Él no se llevaba particularmente bien con Chávez, y se temía cierta frialdad con el "surtidor del pan", entonces hizo movimientos magistrales para estudiosos de la cintura política, de lo práctico, e incluso de la impudicia, con fines estratégicos. 

Porque no se trata sólo de hasta que punto él hubiese estado dispuesto a renegar, a desistir, a claudicar como estandarte y autor material e intelectual de la dictadura del proletariado, a olvidar y lograr hacer olvidar su papel como activo represor de gays, artistas, periodistas, escritores, rockeros y cualquier mínima expresión de simpatía por el enemigo imperialista, para lo cual ya hay que tener un cinismo a prueba de todo, sino que también y he ahí lo difícil, la cuestión era ¿cómo hacer para encontrar nuevos "Surtidores del pan" para su sempiterno jineteo institucional sin que le recordasen quién era y lo que representaba? 

Pues lo hizo maravillosamente, mientras Maduro una vez usado y exprimido, va cayendo en desgracia, la Perla del Caribe, no sólo volvió a estar de novia con el imperialismo insaciable del Norte, sino que de amante vespertina, se ha buscado nada más ni nada menos que a la Francia de los derechos y de la libertad.

Las dos democracias más antiguas del planeta, los dos referentes de libertad, se reparten más que disputan el amor de la Perla, y ella, ufana, así como susurraba en ruso y luego en tono venezolano, ha vuelto a suspirar en inglés, y a gemir en el francés de Fouché, no en el Danton.

 

 

 
Hollande y Raúl Castro

Hollande y Raúl Castro

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara
12 enero 2016 2 12 /01 /enero /2016 13:28

Hoy se ve algo pasado de moda manifestarse en contra de los abusos y excesos de la "Involución" cubana de Guarapo, su hermano, sus secuaces y su prole.

Y es que tras un excelente ejercicio de "Gattopardismo" de Raúl y su tropa, consistente en retocar un tanto por ciento de la "cosa" político social para no perderlo todo, tras la máxima que declama el personaje de Tancredi a su tío Fabrizio en la obra de Tomasi di Lampedusa: "Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie" ("Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi"), ahora los principales capitalistas norteamericanos compiten por ir a hacer sus pinches negocios, a disfrutar de la isla y de paso de su victoria sobre un comunismo que jamás existió, y sí en su caso un perimido sistema personalista de partido único y dictador vitalicio que exprimió la isla hasta vaciarla de jugo, pero no de pulpa.

Si está pasado de moda es justo ahora cuando más hay que decirlo.

Han conseguido legitimar la dictadura más larga de la Historia, la que más familias ha dividido, la que más suicidios, destierro, alcoholismo, locura y división de la familia ha causado.

Reproduzco esta excelente declaración de principios.

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara
7 diciembre 2015 1 07 /12 /diciembre /2015 19:23

 

En las elecciones del seis de diciembre en Venezuela, se podía esperar, se intuía un castigo al chavismo, a Maduro por su falta total de carisma y su prepotencia y a Diosdado Cabello por su mano de hierro, aunque más que nada por la situación económica del país, hundido, destruido, arrasado por la ineptitud,  la intolerancia el enfrentamiento entre compatriotas.

Pero nadie podía aventurar un resultado tan contundente, un correctivo tan severo.

Cierto es que aunque Maduro intentó por todos los medios que no se diese, dejando urnas tardías, amenazando por televisión que serían “candela con burundanga” en caso de perder, luego lo aceptó como es debido en un político cívico.

Estos años he conocido a grandes y buenas personas de aquella gran nación sudamericana, seres humanos que viven un profundo amor a su país, impresiona ver como la gente venezolana ama a su tierra, tanto los de una ideología como los de otra tienen una fuerte conciencia social, son seres informados, interesados a su modo en el destino de su terruño.

Hoy los felicito a ellos, ganadores desde ayer,  pero parias estos últimos dieciséis años, y expreso mi deseo que de ahora en más, ni unos ni otros vuelvan a incurrir en el odio y la confrontación entre los venezolanos. Y también felicito al pueblo que lamenta haber perdido, temeroso de una improbable revancha, del retorno a una situación, que también por suerte, es muy improbable que vuelva a tener lugar.

De aquí en más todos saldrán ganando. Obviamente, unos más que otros.

La “oposición", llamada en su estado natural a no conocer la lucha, a no tener contacto con las privaciones, ni con el olor del suelo que pisan los pobres y el color de sus pies, no obstante estos años conoció de cerca tanto el dolor del destierro, de la represión en carne propia, como las penas de los que menos tienen.

No se quedaron lamentándose en su cascarón, ni siquiera los del exilio se contentaron con la patada en el trasero. Salieron a luchar, a manifestarse como siempre habían visto hacer a los alborotadores naturales, los que hasta entonces habían estado relegados del poder.

En un fenómeno nuevo en América Latina, las élites labraron un fuerte carácter en la lucha de oposición en condiciones verdaderamente difíciles, y sobre todo desconocidas por ellos hasta el momento.

 Similar como fenómeno, salvando las distancias, a lo que ocurriese con buena parte de los terratenientes argentinos en el siglo XIX durante la conocida como “época de Rosas”.

A su excelente formación académica y al alto nivel cultural propio de las clases altas y medias altas venezolanas, estos años los opositores sumaron conocimiento y cercanía al pueblo, sumaron conocimiento y cercanía al dolor del destierro, de la prisión, de la desaparición. También sumaron mucha gente del pueblo, muchas personas han ido quitándose las vendas de la cara.

Espero por el bien de América que la conciencia que hayan ido forjando estos años, sea inclusiva. Al fin y al cabo, la vida y el ejemplo de Simón Bolívar es propiedad de todos los venezolanos.

Que una buena parte de la alta y media sociedad haya aprendido que los abusos de poder y la marginación de los desposeídos, indefectiblemente terminan siendo aprovechados por populistas y dictadores ególatras, interesados más en su propio beneficio que en cualquiera de las soflamas que los caracterizan.

 

¡ Que viva Venezuela, los venezolanos... y la isla Margarita!

Bolívar de todos

Bolívar de todos

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
4 diciembre 2015 5 04 /12 /diciembre /2015 19:39

Amigos españoles, por favor, tómense en serio este lapso de tiempo para decidir quien va a dirigir el destino de la nación, quien administrará el dinero y el futuro de todos los ciudadanos.

Cuando lo hagan, tengan por favor en cuenta estos cuatro años, las promesas de quienes ustedes votaron, sabiendo ya que eran los mismos golfos que dieron la espalda al desastre causado por el petrolero Prestige, pero albergando la poco noble esperanza, de que tal vez, aunque destruyesen todos los logros sociales a su alcance, trajesen algo de dinero fácil a los adocenados bolsillos populares.

Por favor reflexionen, reparen, con sus propios elementos, instrumentos o rudimentos de análisis, y vean que son los mismos que han atacado la línea de flotación de los logros sociales, conseguidos por la emancipación de las personas a lo largo de la Historia, y han destruido buena parte de ellos en pos de entregarlos para beneficio de la elite económica y de poder, ante quienes ellos responden.

No pierdan de vista ese paisaje por favor, ya que ocupa el noventa y nueve por ciento del horizonte.

Por una vez no sucumban a ese sempiterno círculo vicioso, consistente en elegir al dueño del látigo, gestado en el terror medieval de la Inquisición, de los señores feudales, de la extrema crueldad de los diferentes reyes y aristócratas y más tarde, la de los períodos dictatoriales que han prevalecido en la política nacional y que una y otra vez nos han llevado al final del camino al grito de: ¡Vivan las cadenas!

Confíen alguna vez en que son ustedes los dueños del destino de sus pasos, y empiecen a participar de las decisiones, hoy existe un instrumento idóneo para expresar incluso la opinión más secreta, apta hasta para el más atemorizado de los ciudadanos. La boleta dentro del sobre y en el cuarto oscuro.

Que no se quede solamente en un castigo a los depredadores de nuestro bien común, sino que este mes sirva para reflexionar acerca de lo que queremos ser.

Creo que en el fuero interno, en lo más íntimo, la mayoría quiere salir ya de una vez y por todas de esta adolescencia tardía, de este conservadurismo interesado inducido por el poder, de la parcial y por supuesto incompleta interpretación de la "tradición", toda vez que se nos ocultan con dolo los innumerables episodios de tradición hispana e ibérica de rebeldía, de valor, de ajuste de cuentas con sus opresores.

El primer y hasta ahora único momento en la Historia de las personas, en que el más acaudalado de los banqueros tiene el mismo peso que el más paupérrimo de los mendigos, es en el instante de votar. Cinco minutos antes y cinco después la diferencia entre ambos es insalvable, pero en ese momento puntual ambos valen igual para decidir quien nos gobernará.

Seamos merecedores de tal derecho y privilegio.

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
27 noviembre 2015 5 27 /11 /noviembre /2015 04:55

No sabía que hacer. Me quedé un rato largo mirando la lámpara verde de base bronceada, mi lámpara de abogado de despacho caoba- algarrobo y tapiz de billar, mi lámpara de Biblioteca nacional.

Dejé el bolígrafo, el móvil y la Pepsi sin burbujas que me estaba tomando y decidí salir a caminar por la ciudad.

Hay que aprovechar, no siempre se está solo en la nada, sin nada que hacer y con ganas de nada.

El diario anunciaba un concierto de greasy blues rock irlandés en el Gran Café. Los conciertos del Gran café son con olor a concierto de rock, el local es pequeño, de techo bajo, todo madera, y una tarima muy cercana a todos, el lugar es tan recogido que la tarima es casi simbólica.

Lo único que cambió del Gran café es aquel humo que solía haber cuando se podía fumar dentro de los locales. Ya no fumo hace años, agradezco no tragarme bocanadas de humo expelido con dióxido pero me solidarizo en secreto con esas sombras encorvadas, chupando el filtro con prisa, con culpa, o desafiantes, con una bufanda de cenicero por el frío del ciudad, mientras los que entran al local se tapan la nariz.

En la carnicería no se la tapan, se traga todo el olor a cadáver aséptico, en la perfumería menos aún, adentro todas las flores muertas, en cambio en el bañó del Gran café sí, hay que volver a taparse la nariz.

El concierto se anunciaba a las diez dela noche, me asomé a las diez en punto, y sólo había una mesa con tres parroquianos bajando cervezas, tenían el pelo largo, barba, eran fuertes y vestían camisetas de rock.

Me asomé a preguntarle al de la puerta que vendía las entradas si tocaban por fin o se había suspendido, me dijo que la gente llegaría más tarde. Le pedí un volante publicitario del grupo, dije que daría una vuelta y volvería, como cuando estás agobiado en una tienda que dices "- Vuelvo antes de que cierre" -

Al regresar sobre mis pasos, uno de los tres de la mesa se quedó mirándome fijo, intente girar la cabeza en dirección a la calle, pero su mirada tiraba de mi como una rienda de la cabeza de un caballo terco, me costó pero logré zafar y encaminarme a la esquina, luego pude ver con el rabillo del ojo que reía con los demás sin demasiada convicción.

Seguí caminando un rato pensando que si encontraba algo agradable que hacer podría retornar cuando estuviese más concurrido el local. Una Gibson Les Paul estaba de pie sobre del escenario, me gusta el sonido de esa guitarra tanto para rock como para blues, es muy acertada para un concierto en un garito pequeño, con los altoparlantes al lado dela oreja, para el guitarrista es un placer pisar el mástil y hacer un bend con dos cuerdas, sonando una distorsión no obstante muy limpia, el mástil es cómodo y las platinas nacaradas a cada rato llaman a los dedos del guitarrista para que haga un bend, para el público es precioso.

Claro te tiene que gustar la guitarra, el blues y rock greasy. Mientras iba pensando eso llegué casi a mitad de camino entre el Café y mi casa, así que pensé que otro día vería a otro grupo, y pasé a comprar una Pepsi light como la gente, con burbujas.

Cuando llegué a casa encendí la lámpara verde de bibliotecas finas, la luz iluminó el volante que le había pedido al portero del Gran café, y ahí estaban de pie, los tres barbudos de la única mesa ocupada, retratados mirando al foco de la cámara, los Crow Black Chicken de la Gibson Les Paul.

 

 

 

Los Crow Black Chicken

Los Crow Black Chicken

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
24 noviembre 2015 2 24 /11 /noviembre /2015 19:35

Doy por sentado que aceptamos el hecho de que cada gusto, inclinación estética, e incluso ética, nos viene legada y precedida de legionarios, de barcos con cañones, de arcabuces, de cimitarras, de aviones y bombas, de cohetes, etc. según sea la época de la colonización o la conquista.

Palermo chico y el barrio de los psicoanalistas se hizo a imagen y semejanza de París, las cúpulas de Congreso de Roma, Avenida de Mayo de Madrid no porque Baires esté geográficamente entre Italia España y Francia, sino por una neo-colonización cultural de que fuimos objeto muy a gusto, pero precedida de ese acto de violencia colonialista.

Nuestros referentes culturales e históricos, Gardel era francés, Cortázar belga y hablaba más francés que español, amaba París, Borges habría querido ser Londinense, san Martín luchó para España, y vivió y murió en Francia, quería vivir en Londres, Sarmiento incorporó la escuela francesa, Guevara hablaba francés antes que castellano y leía los poetas malditos franceses antes que a Vallejo, y un extenso etcétera.

También dicho esto, hay que decir que tanto los celtíberos hispanos adoptaron la cultura romana, como los mayas la española, como luego Buenos Aires la francesa y la inglesa las familias patricias, por la colonización, pero también porque tenían algo que ofrecer, por ejemplo, el Gengis Kan conquistó más que Roma, pero los pueblos conquistados no adoptaron ni una tradición mongola, , la URSS ejerció un dominio astricto y omnipresente en Cuba, y  en La Habana no quedó ni una traición rusa, ni un solo dibujito animado se ha vuelto a pasar en la TV, sin embargo siguen viendo al gato Félix y a Mickey Mouse.  Porque además de los tanques hay que llevar aportes.

El alcohol no era la droga autóctona de América, pusieron proscritas las originales  y dejaron legal la importada de Europa, y así en todo el mundo, como los nombres de los colonizados y sus religiones,  pero eso lo doy por sentado que lo conocemos y lo aceptamos.

Los argentinos somos eso, hablamos una lengua romance y no una lengua Pampa, Ona, Tehuelche, como cabría para quienes critican que sintamos el atentado de Paris, vestimos como europeos o norteamericanos, no como vietnamitas o laoseanos, ni siquiera como quilmes o diaguitas, comemos asados de vaca y cordero como los ingleses, ravioles como los italianos, tortilla como los españoles, etc. Rara vez comemos ñandú, llama, guanaco o armadillo.

En la patria de la carne proliferaron los Mc Donalds, le llamamos Patty como los norteamericanos  a la carne picada, desde mucho antes que arribara el primer restaurante norteamericano de pattys.

Ahora bien, más allá de eso, el hecho de que en Madrid se sienta muy cercano lo sucedido en París, no tiene que ver en absoluto con esto, España es el país menos afrancesado que uno puede imaginar dentro de Europa a pesar de la cercanía a Francia, y muy a pesar mío, que como porteño soy mucho más francocentrista y amante de lo parisino que la mayoría de los españoles de la meseta, que construyeron una identidad en oposición al refinamiento y la sofisticación francesa, donde la campechanía es una virtud y la pedantería intelectual un defecto al revés que en la idiosincrasia gala, donde un exceso e campechanía puede ser tomado como una vulgaridad indeseable y cierta petulancia , altivez , complejidad en el pensamiento, tanto como en el vestir, en las formas y en el discurso, es gratamente bienvenido en virtud de un refinamiento integral, ético y estético.

 

Madrid vivió un verdadero shock con atentado terrorista más grande la historia de Europa, en marzo del 2004, y los efectos están en el hipotálamo de la población todavía.

Fueron casi los mismos quienes lo cometieron y casi las mismas victimas, en el caso de Madrid murió la gente que iba a laburar a la mañana en el tren y en caso Paris, la misma gente que ya había salido del trabajo e iban a escuchar rock o a tomar un café. No eran los grandes potentados europeos, ni ninguno de los culpables de la miseria del mundo.

Y además concurre el hecho de que es un país vecino, limítrofe y que la amenaza se vuelve a cernir sobre el área.

Sí, en Madrid o en Buenos Aires podría haber costumbre nigerianas en lugar de europeas, impuestas primero por los trogloditas de la antigua Eritrea al Nilo, luego por el Nilo al mediterráneo, luego a Grecia, luego a Roma luego a  toda Europa, más tarde a América, y por fin al mundo, pero eso es Historia , esa ya no la podemos cambiar, lo que sí puede hacer de ahora en más quien quiera, es aprender a hablar quechua, aymará o guaraní ponerse un taparrabos y vivir en la selva.

Pero es cierto que no cuenta con la prensa suficiente.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Argentina frizzante
23 noviembre 2015 1 23 /11 /noviembre /2015 19:51
Marcel Proust

Marcel Proust

Estaba reescribiendo un artículo para adecuarlo a los requisitos editoriales y me di cuenta de que ya no podía podarle más palabras sin privarlo de las ideas originales, del ritmo deseado, del giro, del viaje que todo escrito por estricto o resumido que sea, debe representar. Si no, deja de ser un bojeo a un continente de conceptos, para convertirse en una vuelta a la manzana, o en un giro sobre el eje de una percepción más o menos ocurrente.

Una cagada.

En cada post ya hay que sacrificar casi todo artilugio, toda descripción, hay que recurrir a imágenes globales para ubicar al lector en un tiempo y un espacio, rodeado de un medio ambiente con una sola palabra. ya sacrificamos adjetivos, metáforas, analogías, símiles, cosa hasta cierto punto de agradecer porque pocos son García Lorca.
Pero es cierto, hay que matar la inspiración, porque el lector quiere papa frita, pero además la quiere con el sabor a ketchup ya incorporado y si se puede la quiere en la boca. 
Ya dejamos atrás el momento en que las lenguas tuvieron su máximo desarrollo y aplicación a la literatura o al discurso y vamos en franca caída, con el placer del trabajo cumplido, ya podemos tirar la casa por la ventana,entregarnos al descuido total tras haber alcanzado un inédito e irrepetible "nivelazo".
Flaubert, Borges , Joyce, Proust, Dante A. o Goethe quedaron atrás, ya no los lee nadie ¿para qué? o mejor dicho: ¿páké?
Se convirtió en un lujo para excéntricos o eruditos, el leer una idea desarrollada, olisqueada, saboreada , palpada por todos lados por el escritor y luego cerrada, o dejada abierta, pero no sin escudriñar hasta el último de sus rincones.

Estamos de regreso al sonido gutural, al berrido vocal, que le servía al hombre de las cavernas o de las sabanas para advertir lo estrictamente inmediato.

Cuanto menos logremos para comunicar algo más exitoso se considera el soporte y por ende mucho más valioso.

Twitter empieza a ser un poco tedioso para algunos, inútilmente extenso, porque la prohibición de usar más de 140 caracteres sin querer ha hecho que la mayoría de la gente busque consumir los 140, y no se trata de eso, se trata de usar 1 si se puede!

Si se puede decir ¡Cuidado! ¿para qué estirar inútilmente la advertencia con ¡Cuidado con el camión!?

Estamos yendo nuevamente hacia el : Argh; Urgh; berp; grock, sólo dudo que nos tome los años que nos llevó llegar desde ahí a Borges o Joyce.

Y no es que me parezca mal, si el receptor capta igual o mejor la idea, recibe la misma necesidad de la comunicación pero también el deleite de ser el comunicador por parte del emisor y pierde mucho menos tiempo a través de un youtuber que de Dostoyevsky ¿para qué estirarse?

No es que me parezca mal, lo que pasa es que lleva tiempo acostumbrarse.

 

 

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
23 noviembre 2015 1 23 /11 /noviembre /2015 19:42

Doy por sentado que aceptamos el hecho de que cada gusto, inclinación estética, e incluso ética, nos viene legada y precedida de legionarios, de barcos con cañones, de arcabuces, de cimitarras, de aviones y bombas, de cohetes, etc. según sea la época de la colonización o la conquista.

Palermo chico y el barrio de los psicoanalistas se hizo a imagen y semejanza de París, las cúpulas de Congreso de Roma, Avenida de Mayo de Madrid no porque Baires esté geográficamente entre Italia España y Francia, sino por una neo-colonización cultural de que fuimos objeto muy a gusto, pero precedida de ese acto de violencia colonialista.

Nuestros referentes culturales e históricos, Gardel era francés, Cortázar belga y hablaba más francés que español, amaba París, Borges habría querido ser Londinense, san Martín luchó para España, y vivió y murió en Francia, quería vivir en Londres, Sarmiento incorporó la escuela francesa, Guevara hablaba francés antes que castellano y leía los poetas malditos franceses antes que a Vallejo, y un extenso etcétera.

También dicho esto, hay que decir que tanto los celtíberos hispanos adoptaron la cultura romana, como los mayas la española, como luego Buenos Aires la francesa y la inglesa las familias patricias, por la colonización, pero también porque tenían algo que ofrecer, por ejemplo, el Gengis Kan conquistó más que Roma, pero los pueblos conquistados no adoptaron ni una tradición mongola, , la URSS ejerció un dominio astricto y omnipresente en Cuba, y  en La Habana no quedó ni una traición rusa, ni un solo dibujito animado se ha vuelto a pasar en la TV, sin embargo siguen viendo al gato Félix y a Mickey Mouse.  Porque además de los tanques hay que llevar aportes.

El alcohol no era la droga autóctona de América, pusieron proscritas las originales  y dejaron legal la importada de Europa, y así en todo el mundo, como los nombres de los colonizados y sus religiones,  pero eso lo doy por sentado que lo conocemos y lo aceptamos.

Los argentinos somos eso, hablamos una lengua romance y no una lengua Pampa, Ona, Tehuelche, como cabría para quienes critican que sintamos el atentado de Paris, vestimos como europeos o norteamericanos, no como vietnamitas o laoseanos, ni siquiera como quilmes o diaguitas, comemos asados de vaca y cordero como los ingleses, ravioles como los italianos, tortilla como los españoles, etc. Rara vez comemos ñandú, llama, guanaco o armadillo.

En la patria de la carne proliferaron los Mc Donalds, le llamamos Patty como los norteamericanos  a la carne picada, desde mucho antes que arribara el primer restaurante norteamericano de pattys.

Ahora bien, más allá de eso, el hecho de que en Madrid se sienta muy cercano lo sucedido en París, no tiene que ver en absoluto con esto, España es el país menos afrancesado que uno puede imaginar dentro de Europa a pesar de la cercanía a Francia, y muy a pesar mío, que como porteño soy mucho más francocentrista y amante de lo parisino que la mayoría de los españoles de la meseta, que construyeron una identidad en oposición al refinamiento y la sofisticación francesa, donde la campechanía es una virtud y la pedantería intelectual un defecto al revés que en la idiosincrasia gala, donde un exceso e campechanía puede ser tomado como una vulgaridad indeseable y cierta petulancia , altivez , complejidad en el pensamiento, tanto como en el vestir, en las formas y en el discurso, es gratamente bienvenido en virtud de un refinamiento integral, ético y estético.

 

Madrid vivió un verdadero shock con atentado terrorista más grande la historia de Europa, en marzo del 2004, y los efectos están en el hipotálamo de la población todavía.

Fueron casi los mismos quienes lo cometieron y casi las mismas victimas, en el caso de Madrid murió la gente que iba a laburar a la mañana en el tren y en caso Paris, la misma gente que ya había salido del trabajo e iban a escuchar rock o a tomar un café. No eran los grandes potentados europeos, ni ninguno de los culpables de la miseria del mundo.

Y además concurre el hecho de que es un país vecino, limítrofe y que la amenaza se vuelve a cernir sobre el área.

Sí, en Madrid o en Buenos Aires podría haber costumbre nigerianas en lugar de europeas, impuestas primero por los trogloditas de la antigua Eritrea al Nilo, luego por el Nilo al mediterráneo, luego a Grecia, luego a Roma luego a  toda Europa, más tarde a América, y por fin al mundo, pero eso es Historia , esa ya no la podemos cambiar, lo que sí puede hacer de ahora en más quien quiera, es aprender a hablar quechua, aymará o guaraní ponerse un taparrabos y vivir en la selva.

Pero es cierto que no cuenta que la prensa suficiente.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Argentina frizzante

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
  • Contacto