" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
15 enero 2012 7 15 /01 /enero /2012 12:07

 

 

  Terciopelo Mojado. I.

La criba.


Más a menudo de lo que me gustaría admitir, algunas personas me interpelan, acerca de la razón por la cual me refiero en mis escritos,  reflexiones, conversaciones, pensamientos, charlas, disquisiciones, polémicas, debates o discusiones, a la situación socio política cubana.

Me preguntan si después de tanto tiempo fuera de la isla, aún conservo el interés intacto.

Y lo cierto, debería responder es que no, que el tiempo y la distancia me han permitido develar aspectos otrora difusos, y que el interés ha ido in crescendo una vez alejado de los focos de adoctrinamiento cotidiano; incluso con tiempo se acrecentó el enigma.

No hay demasiado que explicar, podría simplemente decir que me he convertido en una especie de cubanólogo comunistólogo del caribe. Pero si bien no me siento extraño con estas definiciones inciertas, la verdad es que llevo este tema grabado en la carne, porque es la realidad más compleja y nutrida de factores,  más controvertida y contradictoria conque haya tenido oportunidad de lidiar en toda mi vida.

Además concurre un detalle nada baladí que puede contribuir en la fijación. Pertenezco a ese conjunto de personas, que alguna vez fuimos puestos en tela de juicio, por seres que creyéndose en superioridad moral, repartían a su alrededor toda suerte de definiciones y epítetos despectivos, denigratorios, que de algún modo consiguieron estigmatizarnos, a unos más que a otros cabe destacar,  y que nos provocaron que con el paso del tiempo hayamos ido acumulando , un deseo permanente, de que enseñasen su verdadera calaña. Especímenes estos, que provenían de las filas de los convencidos y firmes comunistas, dentro de la sociedad de la dictadura del proletariado, pelotón formado en su mayoría, por un grueso de patanes simuladores en virtud de obtención de privilegios y prebendas, o a merced de la coacción de sus superiores. Y en aislados casos, honradas excepciones, gente bien intencionada, aunque orientada de manera inconveniente.  

Quizás también me interese más contar las batallitas, que alejadas de escenarios polvorientos y colmados de tiras de piel y huesos ensangrentados, casan mejor con mi naturaleza,  definitivamente más inclinada a lo frugal y hedonista que a la exhibición de la herida abierta en zanja. La monstruosidad del dolor.

Quiero aclarar que no soy valiente en absoluto. Cuando el sable en alto se aproxima al galope, se desmorona todo montaje previo, todo barniz, y emerge lo innato, ese tipo de valor temerario que no se adquiere mediante la educación ni la persuasión. A los de esa madera se los reconoce a la legua, no pretendo figurar en esa instantánea.

Pero trato de aproximarme al centro incandescente de mi purgatorio, para acallar el crepitar de las llamas o entornar las compuertas del horno. Y en ese viaje me ha podido caer un barniz contestario. Sin la posibilidad de obtener grandes beneficios, y por haber tomado riesgo impensables, perdí sin embargo, más de lo que jamás habría comprometido de buena gana. Nada que no se pueda solucionar con otra buena mano de barniz.

No obstante fui un testigo privilegiado, más por el tiempo y la circunstancia que me tocó vivir, que por la voluntad de serlo. Solo habiéndome criado y visto envuelto en las intrigas palaciegas del Vaticano, podría haber tenido una noción tan completa como la que tuve, de lo que es la doble moral, vivir en la simulación constante, en el doble discurso perenne, fraguado en los vértices salivados de las más viperinas lenguas.

 

TERCIOPELO MOJADO. II.

Futuro.


En estos días Eliecer Ávila, aquél famoso joven polemizador cubano sobre derechos fundamentales del pueblo, con el genuflexo ministro Ricardo Alarcón, convertido actualmente en un disidente activo, publicó un artículo en el cual advierte, sobre el peligro del más que posible uso de la fuerza por parte del gobierno, en caso de que existiesen manifestaciones contrarias al sistema. Sería conveniente no pasar esta advertencia por alto. Conato de aviso.

En pos de cualquiera que resulte ser el tipo de sociedad que se reclame y avecine, será conveniente contemplar que una considerable masa social no querrá abandonar su status actual, por más paupérrimo que este pudiese aparentar. Es probable que las personas involucradas en el actual sistema ofrezcan resistencia al cambio, ya por su nivel de participación, por la cantidad de tiempo en cargos de relativa importancia, o por haberse desempañado toda la vida en puestos poco útiles o sumamente burocráticos, caso en que están representados la mayoría de los trabajadores estatales cubanos.

Así como sucedió en los países del este de Europa, podría existir la amenaza de una importante cantidad de mano de obra desocupada, de la cual solo un bajo porcentaje, podría emplearse en tareas más o menos legales, por ejemplo los elementos bien formados de las fuerzas de seguridad y espionaje, que estarían con toda probabilidad, bien cotizados en agencias de inteligencia, o en el crimen organizado.

 Y en muy pocos terrenos más.

Por ello es importante, a quienes tengan la delicada tarea de plantear una alternativa a la desfachatez y el sinsentido que desgobierna hoy la isla de Cuba, que tengan en cuenta, la amenaza que puede representar el cambio no sólo para el aparato represivo que sería sustituído en un nuevo gobierno, sino para gran parte de la sociedad.  Es asumible que no estén en disposición de aprobar la opción del ostracismo y el desahucio. No sin chistar.

Y tanto por la conveniencia de evitar derramamientos de líquidos de cromatismo refulgente, siempre lamentables, como por ir directamente hacia la convergencia de todos los sectores posibles, convendrá prestar especial atención a este aspecto.

En la propia intención de evitar el espectáculo de la represión, que bien cabe esperar si son amenazadas sus cotidianeidades, se puede ensayar el esfuerzo por andar sendas, que sumen en la construcción de una nueva realidad plural, aglutinadora, donde cada cubano, que no hubiese tenido responsabilidad en actos de consecuencias irreversibles, y quisiese hacerlo, pudiese integrarse.

El nivel de comprensión, y de altruismo que, llegado el caso, será requerible para construir una sociedad en la que todos quepan, colocará alto el listón de la conducta, del autocontrol, pero también, será directamente proporcional a la satisfacción de formar parte de la construcción de un país sensiblemente mejor.

De los jinetes que suelten las riendas del deseo, en un territorio adusto, plagado de obstáculos en la brega del hombre, por su porción de libertad.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
13 enero 2012 5 13 /01 /enero /2012 00:31

 

 

Hoy sentí la plenitud en mi ser al pensar que se desarrollaba una revolución de buenos modales y cortesía en el mundo entero, a causa de un escándalo más que justificado.

Un grupo de militares norteamericanos, fueron tomados in fraganti en una foto mientras orinaban sobre los cuerpos de unas personas a las que habían abatido con anterioridad con grueso calibre, a juzgar por el aspecto de los empapados cadáveres.
Intercambiaron mensajes de indignación entre las cancillerías norteamericanas y afganas, entre los ejércitos de esos países, la OTAN, la ONU pidieron explicaciones, los organismos de derechos humanos se indignaron, la iglesia se manifestó, los locutores de los noticieros sonaban afligidos, en fin se congregó un despliegue de condolencias, de buenos modales, de condenas al tan execrable acto, que de repente me entró un volumen extra en el pecho,  un aire intangible que hinchó los pulmones y el alma de tal manera, que debí detener la marcha de mi automóvil, que en ese momento atravesaba una niebla de mil demonios con cinco grados bajo cero en algún punto de la provincia de Salamanca. Estaba teniendo lugar mi deseo social, mi anhelo compartido más intenso.
Me bajé y pensé que por fin el mundo comenzaba a entrar en razón, a dar los pasos de claridad mental y de audacia necesarias para poner fin a la sin razón de la violencia.
Respiré los diminutos trocitos de hielo, en que quedaba convertida la niebla a esa temperatura. _ Este momento es único, - me dije-Formaré parte de la generación del final y el principio!.

En ese instante recordé a todos los que han influído en mi deseo de un mundo que logre trencar el círculo vicioso de guerra y paz, de dolor y alivio, de amor odio. Filosofos, escritores, poetas, amigos que habían incidido de algún modo en mi formación pacifista, en ese momento estaban a mi lado, o dentro de mi bocanada de aire frío. Nada podía arrebatarme ya esa felicidad.
Entré nuevamente al automóvil y antes de pisar el acelerador escuché la noticia nuevamente.

Al principio no pude creer lo que estaba oyendo, pero a los pocos segundos , cuando recuperé la conciencia, debo admitir con sonrojo, que  si bien me embargó una profunda trsiteza, también  sentí un pequeño alivio de estar de regreso en la realidad que mejor controlo.
Nada había mejorado por aquí.
El mundo estaba escandalizado por tres cadaveres meados, no por tres personas muertas.
Todas esas disculpas y pésames no eran por el líquido rojo que les cubría el cuerpo , sino por el amarillo.

Entre la bala y el pis, elementos dispensados desde un cilindro alargado,  ruborizó más el que fue lanzado desde el más fálico de ambos, desde el propio falo. Sólo concibo mayor reprobación del mundo entero, una condena unánime de la tilinguería, no si los hubiesen rematado en el suelo, incluso  si los hubiesen quemado, apedreado, pisado con tanques y arrastrado, sino si procedente del mismo cilindro, hubiese sido otro  el fluído vertido, más denso, viscoso y blanquecino.
Por las barbas de Dios, Babalú, Tutatis,Thor, y Belcebú!,-me dije-Que me aspen si me importa más que tipo de animal o bicho, escupe, defeca, orina o come de mi cuerpo, una vez ascendida mi alma al cielo de la lujuria, a que me agujereen el torso como un colador, cosa que además  dejaría mi cuerpo embebido, en diferentes tipos de secreciones, sensiblemente menos higiénicas que el residuo renal.

Quise preguntarme a mi  mismo en ese instante, si no sería capaz de firmar que toda agresión y castigo humano se redujese a ser orinado, en lugar de ser ejecutado en alguna de las formas del amplio y generoso abanico humano, de posibilidades de apachurrar al prójimo.
Pero desistí de hacerlo, porque pensé:

_ Si me mean mis captores, ¿ querrá alguien amortajarme después?

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
8 enero 2012 7 08 /01 /enero /2012 17:11

 

 

 

Si  mi tío, el guerrillero heroico, se levantase de su tumba y me viese se volvería a meter en ella. Afirmaban algunos en  Cuba, durante la época en que viví allí.

Las maestras, los profesores, las directoras de institutos, la policía, los representantes del Partido, del Consejo de estado, los CDR, las milicias, y algún que otro pariente, parecían verse en el derecho de comunicármelo. Casi se tomaban este asunto como una tarea.

El motivo, era al parecer, que me percibían como un ser inadaptado a ese modelo de sociedad.

A la luz de hoy, esos recuerdos no me resultan especialmente gratos, pero admito que dentro de la molestia permanente en que me creía sumido, me causaba cierta satisfacción , una suerte de gozo solapado,  el  esfuerzo por incomodar.  La búsqueda de la más imbécil rebeldía juvenil me mantuvo al borde del idiota clínicamente diagnosticado, y terminó estirándose hasta más allá de lo recomendable.

 Estuve tanto tiempo enredado en mi propia riña con mis enemigos imaginarios,  que ni siquiera hoy, estoy seguro de haber  alcanzado la edad adulta. Me resulta extraño, cuando no tengo más remedio que entender que cuento con los años que tengo, y cuando estoy obligado a compararme  con mis contemporáneos. No puedo mirar de frente el hecho sin más, y como si se tratase de  la constatación de una terrible sospecha, siento como si descubriese repentinamente un execrable acto de que fui objeto en el pasado, como si me enterase de súbito que fui un niño abandonado y adoptado. Como si me dijesen que soy el hijo de la criada. Y que me dejaron de garantía por cinco gramos de cocaína, hasta que regresasen a pagarla y jamás se hubiesen dignado en retornar. Rebelión juvenil, caprichosa sí,  absurda quizás,  que no obstante me ayudó a correr una cortina para no divisar el final del camino, me ayudó a echar una alfombra sobre  la sangre húmeda, y cenizas con serrín, sobre los casquillos del campo de batalla.

Hubieron quienes gritaron tanto, que ensordecieron todo alrededor.

Mayte se ahorcó colgándose de un framboyán, algunos años después de dejar aquel puesto de dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas en la secundaria, en el cual desempeñaba a la manera de un Torquemada del estalinismo, señalando , delatando y destruyendo la vida de compañeros de aula, marcada por la urgencia del ascenso en aquel crimen generalizado, o bien por el miedo a ser tomada por alguien con desafección al sistema, o quizás solo tuviese pavor a que se hiciese público su latente lesbianismo.  Mayte sólo abandonó el cargo de delatora habitual cuando encarcelaron a Benjamín por la venta de unos pantalones vaqueros, de los que ella misma había comprado unos para regalarle a Amalia,  la niña de sus ojos inyectados en remolacha.  Sin embargo, cuando apuñalaron a Benja, Mayte quedó tocada y al poco se hundió, colocando un banquito al pie de la rama más fuerte del árbol floreado, para quedar suspendida eternamente, como en el vuelo de un cernícalo o de un colibrí, detenida en un único punto en el aire, por siempre.

Pedrín no paró de comprar periódicos para revenderlos al grito de Rebelde!, Rebelde!, unos años después de haber participado en varios pelotones de fusilamiento, cosa de la cual según me confesó entonces, no estaba del todo avergonzado, ya que ningún soldado sabía si llevaba la bala definitiva en su fusil.

Pedrín no se ahorcó, gracias a que no estaba seguro de si había liquidado a alguna de aquellas personas, pero también , a merced de la misma razón, se vio invitado a abandonar la cordura.

Nilda, el chivatón de cuarto , Cuca y su marido, tan perfectos y chismosos ellos, igualmente enloquecieron, o se dedicaron a recoger colillas de tabaco por el Vedado, o como Fefa la del núcleo del Partido, terminaron haciendo felaciones en los chupa chupa, de la rotonda de Alamar, casi sin dientes y con una halitosis que armonizaba con su labor. Los que se salvaron de terminar en el infierno terrenal dentro de la isla, compraron su salvación con el desgarro del destierro, y mantienen pulcra discreción, acerca de sus anteriores prácticas.

Pero los que ahora están empezando a salir de sus madrigueras. Los que hoy harían lo imposible por borrar todo vestigio de nexo con el poder absoluto, toda pista que los relacionase con medio siglo de obsecuencia incondicional, de prácticas vejatorias para con sus víctimas, estos no son venidos de las asustadas viviendas pobres, de las aulas de construcción Girón de las escuelas al campo, ni incluso de las aulas vocacionales de la  ciudad escuela Lenin.

Son los distribuidores del pan. Los que administraban el hierro, y el miedo. Los que estudiaron en escuelas militares para familiares de dirigentes, los que hicieron carrera en el MININT, los que dirigieron a Mayte, a Pedrín y a Nilda, como instrumentos del odio, entre todos los ciudadanos, que permanecerá por mucho más tiempo de sedimento, de consecuencias lapidarias, que el ya impresentable y  obsceno medio siglo, en que violentaron a diestra y siniestra, todo material sensible de ser humillado.

Estos dirigentes, generales, conductores del despropósito personalista en que se convirtió la revolución , muy al poco de haberse declarado, hoy se acomodan en sus puestos de poder de cara a un futuro muy alejado de las teorías de igualdad social.

Pero lo que más me habría costado suponer, y de hecho nunca imaginé, es que los mismos lideres del gran complot contra las libertades, los propios silenciadores de toda discrepancia, estarían hoy  renegando del enorme cúmulo de advenedizos engaños, de instrumentalización de las mentes, de métodos violentos, que no dudaron en utilizar, para llevar a cabo el objetivo de permanecer todo el tiempo que fuese posible asidos al bastón de mando. Ver a estos gerontes, manifestar abiertamente la fe en el Vaticano, en el libre mercado, en la diferencia de clases, aunque no debería resultarme incongruente, sí que me asombra, su ausencia total de vergüenza, de honor, e incluso admito cierta admiración, por la desfachatez con que se mueven. Rasultan muy modernos.

La URSS, Mongolia, China, o Viet Nam echaron por tierra todas sus promesas iniciales, como está haciendo Cuba, pero al menos los líderes reformistas no fueron Lenin, Ulan  Bator, Mao, o ( u) Ho Chi Min, cierto decoro o reparo en la desfachatez, los dejó al margen de liderar la transformación en capitalismo salvaje. En Cuba estamos viendo a los que decían capitanear la superioridad moral, capitulando de todos y cada uno de los postulados iniciales, que en su mayoría ni siquiera fueron ideas suyas.

Hoy miro a la cara de toda esa escoria y les digo, sin hacer uso de la voz, algo parecido a lo que me solían decir, pero con alguna diferencia en el contenido. 

Si aquél tío mío, se levantase de su tumba y viese lo que están haciendo y han hecho, más les valdría haber conservado algunas fuerzas para correr o pelear, porque él no regresaría jamás a su tumba, sin antes poner un poco de orden en ciertos asuntos de carácter doméstico.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
6 enero 2012 5 06 /01 /enero /2012 21:33

 

 

 

Llamé por teléfono para solucionar un problema de  mi seguro.

La chica que me atendió consideró que esa debería ser su hora del té, del pan con mantequilla o de la siesta, lo cierto es que trató la llamada más como si fuese su inconveniente de la jornada, que el problema de un cliente a resolver.

Cambié el tono de voz y la frecuencia nerviosa, eso me permitió ajustarle un poco las tuercas. Puso resistencia y se mostró tan molesta conmigo como si hubiese sido yo el que estipuló su salario y sus condiciones laborales. No me quedó más remedio que subir la parada un poco, hasta el punto en que consideré que podría ablandar incluso al director de su departamento.

Pero aquello solo pareció entusiasmar el alma de guerrera Amazona, que toda funcionaria pública esconde en su aparente desidia y docilidad, y entonces la sentí casi saltar de su asiento, como un basilisco, justo como si yo fuese el dueño de esa banana fláccida que encuentra a su lado,  cada vez que pretende un rato de sano retozo en las noches y las mañanas de mal café. "_ Yo sólo me hago responsable de lo que ocurre en mi hogar!” pensé iracundo.

Entonces me vi obligado a subir el tono de voz hasta el punto que a mi mismo me causó impresión, una sensación grata, de control, incluso me sentí un tipo duro y un ganador total. _ Te lo mereces pequeña, dije para mis adentros- y antes de terminar de lijar con los nudillos la solapa, la telefonista, de manera súbita cortó la comunicación.

Me tomó un rato desenroscarme de las arterias de mi cogote, que a esa altura alcanzaban diámetros similares al del mismo cuello.

Por la tarde, antes del partido, anocheciendo ya, fui a tirar la basura a la esquina, y al regreso me quedé hablando con la vecina del 4. La esposa del tipo del cuatro y mamá de los niños del cuatro, encantadora ella, que con bastante menos, seguiría estando muy bien.

Me preguntó por mi hijo,  le devolví la pregunta por los suyos, pasamos a hablar de trabajo, hay unos temas que entre vecinos son obligados y otros que son  prohibidos.

Me dijo ,- Hoy me encontré con un gilipollas, pero un gilipollaaaasss, vamos, de campeonato-  Mientras me hablaba yo estaba pensando en que en cinco minutos comenzaría el partido y que me daba tiempo a preguntar- Ah sí? que te pasó?.

_Es que trabajo atendiendo gente por teléfono para diferentes campañas que contrata mi empresa  y ahora mismo estamos con cerrajerías y seguros. Te juro que les he cogido un amor a las llaves y cerraduras que nunca antes sospeché siquiera tenerles. -

Empezó a picarme la curiosidad. _ dale, sigue y que pasó con el imbécil?

Nada un argentino como tú, que la verdad es que sois majos cuando lo sois, pero cuando te toca el gilipollas...., es que sois campeones!. Bueno la verdad es que me cogió recién llegada del almuerzo, pero habló con un tonito  que me sublevó.

_ Le dije, para, para. Fue a las cuatro y cuarto, más o menos?

- Sí- me dijo y cambió el semblante, pasando de la inicial indignación, al asombro y luego a la risa- ¡¿no me jodas que eras tú?!.

Sí, así que soy menudo gilipollas- y me uní a mi vecina en las carcajadas- Suerte que empezaste tú a contar la movida, porque si empiezo yo a lo mejor no me hablas más!

Pasamos un rato hablando de los lances del trabajo, yo también le comenté sobre los personajes que debo tratar en el mío. de repente miré el reloj y el partido ya había comenzado. Incluso ya se había convertido un gol.

Mientras creímos ser unos desconocidos, estábamos indignados a causa de las impertinencias, el uno con el otro. Cuando enfrentamos nuestras ya probadas simpatías mutuas con aquellos procederes, los encontramos tan insignificantes que hasta nos dio un poco de vergüenza.

Quisiera tomarme las cosas de esta vida tan  fugaz, como el  espléndido gol que me perdí, por compartir unas risas en la vereda bajo los últimos rayos de sol, con mi vecina del cuatro, que había masticado durante toda la tarde su hiel, y el acento afectado de un vecino pedante. Casi un gilipollas.

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
6 enero 2012 5 06 /01 /enero /2012 20:45

 

 

La caja registradora dio dos botes en el borde y cayó a lo que nos pareció el vacío,  justo antes de chocar contra el excremento y hundirse por completo, con lentitud.

Así con fuerza su mano, habíamos acudido allí para algo más que ver hundirse nuestros beneficios en la inmundicia. El borde de loza fría , me llamaba como la porosidad de las paredes a las uñas. Suspiré.

No podía mirar adelante, avanzar hubiese sido como negar todo por lo que había llegado hasta aquél punto, mi camisa desabotonada en la parte superior, el pelo despeinado, y los zapatos nuevos; volví a mirar a los ojos de mi mascota, tensé la correa de la horca, di media vuelta sobre mi eje y eché a correr sin reparar en que mi prisa estaba injustificada en parte.

Ciertamente debía abandonar aquel sitio a causa del riesgo que siempre entraña el vértigo,  pero también es verdad que no estaba siendo perseguido por la fantasmagórica figura, que solía tener encima, sobrevolando mis mejillas con su baba fría y riendo de las ángeles que huían en desbandada,  perseguidos por  dos  falos no demasiado tiesos, a través de territorios adustos.

Sed de hombre viejo.

Dos margarita y un cerdo.

Deja que corra la sangre en sus piernas!

No temas al aliciente, a la invitación,

 ni al dolor,

pero no dejes de pincharte los ojos,

ni dejes de creer por favor,

que pueden engañarte,

que te pueden amar.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
1 enero 2012 7 01 /01 /enero /2012 12:25

 

 

Imaginé a Marc Bolan, probandose prendas de Mary Quant en unos atrevidos puff rojos, en lugar de hacerlo en los elegantes salones de vestir de las galerías Lafayette o de Harrod’s, de los tiempos previos a la democratización del lujo. Pero no lo ví, no hacía falta.

Así me fué.

Hoy deambulan penando, los fantasmas de Gades,  Saura y Balenciaga, a través de inmensas extensiones castellanas, vacías de almas fértiles, de espíritus en cuales reencarnarse.

Los persigue mi acento de ingravidez acentuada, , acaso procurando que desde de la profundidad de las raíces que algún día corté, hasta la superficie del hastío. emane algún día la savia que prometió habitarme y me encuentre antes que me ocupe el fantasma del descanso eterno.

Antes del reencuentro con la banda de aves que alteraron mi brújula, que me llevaron donde el extremo de mi raíz se embebía en el fuego, y donde nada tiene acceso, más que el dolor purificado, en el tamiz de la soledad.

¿ El amor y el dolor? . Sé de que habla aquel poeta, y sonrío en su presencia.

Pero mis versos son otros. En la permanencia que me persigue, solo cabe la gratitud, el reposo de una sonrisa amable, y acaso el recuerdo, de la incomodidad de los sentimientos.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
28 diciembre 2011 3 28 /12 /diciembre /2011 15:08

 

 

 

 

Entrevista concedida a radio nacional de España, al programa Europa abierta, una charla en la que me sentí muy cómodo, porque entre otras cosas hicieron preguntas sobre Europa, tema que me subyuga.

Debo aclarar dos cosas, una es que lo de la aristocracia obedece a la comparación con el resto de la población en deberes y derechos, admito que frente a los emonumentos de los Windsor estábamos en ligera desventaja.

Yla segunda, lo de que en América Latina, primero debese solucionar el tema de los alimentos y luego los derechos. puede parecer un desliz de la clásica formación que tuve. Así fué, un lapsus.  Justamente pienso que las libertades deben ir todas de la mano de cualquier beneficio, ya que el primero de estos es la libertad de decir: Sí o No. Y además no veo inconveniente en que así sea, a no ser que se persiga alguna otra cosa que ya nos huele a conocida.


http://www.rtve.es/alacarta/audios/programa/europa-abierta-martin-guevara-cuba-viviamos-como-aristocratas/1283118/

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
24 diciembre 2011 6 24 /12 /diciembre /2011 12:57

link

 

 

La verdad es que me regurgita que los que enviaron a prisión y  le torcieron la vida a tanta gente en Cuba, por mucha menos traición a los  supuestos principios del marxismo leninismo que lo que hoy se tercia, sean los otrora verdugos, que como si hubiesen actuado de buena fé ys sin consecuencias,  dicen que hoy toca tragar con esto, por el bien de no sé que especie de abstracción del Socialismo para marxista, meta bolivariano y post martiano. Aquellos que juraban amenazantes, que morirían antes de ver caer el socialismo hoy menean el rabo frente a las reformas. Recuerdo que se acostumbraba  enviar al paredón a personas, por propuestas mucho menos atrevidas que esta  rotunda capitulación.

No me sorprende en absoluto. Si alguna vez tuve la oportunidad de cruzarme con algún comunista en mi vida, cosa que no  recuerdo con precisión  con toda seguridad no fué dentro de los contornos de la isla.

Tal vez estas palabras estén guíadas por un enrevesado sentido de la justicia, o por cierto resentimiento,  la verdad es que hoy conviene, por el bien de la humanidad que se le dé una oportunidad al pragmatismo, lo que ahora toca, es la mesura.

El actual indulto de presos del gobierno de Raúl Castro, y el de la era Carter con más de 3600 presos políticos removidos de sus celdas, desde donde hacían su aporte a la sociedad del hombre nuevo, es a lo que me refiero cuando digo que sólo con gobiernos de políticas dialogantes, de características reposadas, se logra desarmar la bravucona actitud de trinchera, tras la cual se avalan la mayoría de los desmanes de todos los gobiernos personalistas, autoritarios y dictatoriales, como el que nos ocupa. Y no a merced de estrictos bloqueos, de sitios a las economías, ni por supuesto, de acciones militares. Se consiguió mucho más con los gobiernos de Zapatero y González que con los de Aznar y el propio Franco que, en correspondencia, nunca criticó a Fidel.  Del mismo modo con Carter Clinton u Obama más que con llos conservadores de Estados Unidos.

Me atrevo a pensar que Raúl estaría haciendo mucho más en el sentido positivo y correcto, en el sentido patriota de no ser por las resistencias internas, y externas. Por los lobbies fidelistas y los de la más frontal oposición a todo lo que sugiera revolución. Sólo la edad y un cúmulo poco presentable de tropelías a lo largo de su vida, le impedirán a Raúl desarrollar todo ese potencial aprendido en las FAR, institución que contaba con el orgullo de poder decir, que cualquiera de sus coroneles podía ir durmiendo con la boca abierta y la cabeza echada hacia atrás en una guagua de circulación pública, y no pasaba nada, eran hasta queridos en el barrio, cosa que el MININT , ni el Comité central ni el Buró Político, pudieron siquiera sugerir jamás, por ninguno de ellos existió nunca simpatía popular alguna, sino temor. Excepto por las FAR.

 Parece una contradicción que elogie las FAR siendo pacifista convencido, pero la practica de la observación y el análisis me dejaron este conocimiento empírico del cual no me puedo substraer. Las FAR no robaban, mentían poco, y, lo máximo en lujo a lo que accedían a niveles populares, era una moto con side car, para lo cual había que ser coronel, o un mayor destacado.

No comían jamón a la vista del pueblo.

Y hoy por la razón que sea, conveniencia, clarividencia, rectificación o lo que se tercie, Raúl ve que el camino esta mucho más desviado que lo que cabría suponer, y lo que gustaría aceptar.

El ingrediente del que sí carece tanto el general, como toda esa cúpula demasiado mal acostumbrada es el de la tolerancia, el de la incorporación de todas las sensibilidades y percepciones sociopolíticas, al debate de como llevar el barco a buen puerto. 

Cuba cuenta con valiosísima situación de un país con el contador puesto a cero, nadie confía en más promesas de una sociedad de igualdad en las penurias, de igualdad en la censura y la restricción, ni en los cantos de sirena de un capitalismo tan decrépito que ahora quiere hacer responsables de sus excesos y abusos, a sus victimas.

Si lo que se persigue es el empecinamiento de que caiga Fidel & Cía., estas pequeñas hendijas de libertad son contraproducentes , ya que dan aire, pero si lo que se desea es el confort, el bienestar del pueblo de Cuba, entonces lo mejor será que lo negocien  caracteres como Obama y Raúl , y que se aleje de las manos de los  Bush y de los Fidel, aunque de éste último, solo haya habido uno, y esperemos que así continúe siendo.

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
23 diciembre 2011 5 23 /12 /diciembre /2011 22:22

 

 

 

Bueno, se fue Zapatero de la Moncloa. Adiós a la forma de hacer política con talante.

Unos discutirán si en mayúsculas o no, pero nadie parece ya negar, que se fue el presidente menos beligerante, más cercano a los valores universales que propaga el europeísmo que haya habido por estos lares, y que habrá en lo que respecta a lo inmediato.

Una vez fuera de discusión su onda expansiva de buenos modales, fuera del peligro de modernización, de aggiornamiento que esta figura nos proponía, haciendo tracción paralela, casi obligando a mostrarse tan soez como se quiera ser o hacer méritos para lijar asperezas, sin  siquiera mostrar cierto rubor, hacen propias esas formas y nos imploran ahora seamos cuerdos, seamos sosegados.

Sus detractores, los de los últimos años, nos proponen hoy que seamos buenos aprendices de su legado y ayudemos en todo lo que podamos a este nuevo ejecutivo que comienza, que tiremos del carro todos juntos, con talante y sentido de unidad.

Nos lo piden sin excusarse por la actitud de que hicieron gala, de escasísima contribución en materia de apoyo al gobierno,  de trabajo, de suma de fuerzas para combatir la crisis, en fin, lo que vendría a ser de patriotismo, en lugar de patrioterismo.

Nos lo piden sin dar una sola noticia agradable a la población. A la misma que los votó en masa, castigando al gobierno nacional, culpable de la crisis a nivel internacional, una vez que esta ya tomando conciencia  de su craso error, comienza a divisar en el horizonte la caballería que está por atacar con los peores augurios posibles. A saber, que no solo no mejorará el paro si cambia de gobierno sino que empeorará, y substancialmente, durante tiempo prolongado. Y que degenerarán beneficios de la clase trabajadora, de esa clase de la que hasta unos pocos meses atrás, muchos renegaban, y ahora intentan apropiarse de su costado más humilde, para despertar la pena de quienes no mostraron el respeto.

 Nos piden hoy que seamos buenos, que por favor entendamos que no es tiempo para manifestaciones, para una oposición despiadada como la que ellos ofrecieron.  Nos invitan a la lealtad. Como si hubiese que explicarnos justamente a nosotros lo que eso significa, y como si fuesen ellos los indicados para hacerlo.

Ana Botella se queda como alcaldesa de Madrid. Un ejemplo en gastar dinero del erario público. Ni que hablar de Isabel Carrasco, en  la provincia de León, que cobra más dinero que el presidente de la Junta de su propio partido, por no hacer practicamente nada. O la Lola Cospedal, que no para de adicionarse cargos y salarios nada exiguos,  a la par que no deja de comunicar nuevas restricciones, despidos, ajustes.

En medio de todo esto nos llega la noticia de que Ana Mato ocupará la cartera de la salud, el buque insignia de los servicios sociales de un país.  Que se excusó del desliz de complicidad en apropiación indebida de dinero público con fines de lucro, cual esposa de aquellos pintorescos mafiosos, que aseguraban no tener ni idea de el enriquecimiento del marido, y que aún pensaban que el hombre empuñaba la azada en el surco siciliano, sin reparar demasiado en las joyas, casas y yates, que por ósmosis se iban incorporando a la vida cotidiana. 

Alguien que mientras el marido se enriquecía ilícitamente, y con él su familia, no apreciaba delito ni anomalía en tal actividad. Más allá de que la argucia sea eficaz frente a los tribunales, la pregunta es ¿ puede alguien así llevar el destino de los recortes en Salud?.

En este particular caso subyacen dos particularidades, de la cuales será menester que  la providencia nos mantenga a salvo de que terminen constituyendose en la línea ideológica de los próximos cuatro años. Una es la toleancia y connivencia con comportamientos delictivos de tal embergadura y sobre todo , de tan manifiesto mal gusto.

La segunda es aún más grave. En la excusa presentada y aceptada de que ella es sólo la mujer, y no tiene porque saber los manejos de los recursos del hogar, reside una de los mayores bastiones del machismo endémico, es la idea de la incapacidad de la mujer para manejar la economía hogareña.

Si bien por sí solo este matiz resulta impresentable en una sociedad moderna, más aún si la que lo esgrime tenía entonces a su vez una responsabilidad púbica, con acceso a erario, el añadido de que quien se manifiesta como una inútil para percibir tales movimientos de bienes en sus narices, como automoviles de lujo, viajes, matrículas de escolarización de sus propios vástagos en escuelas de lujo, sea ella misma, lo convierte en un cóctel más que explosivo para dirigir una de las carteras más importantes y determinantes del futuro social de un país.

Si la ya declarada impericia para detectar fugas escandalosas a nivel doméstico, no fuese óbice para inhabilitarla de cara a manejar un presupuesto mucho más presto a confusiones y equivocos que la economía de una familia, creo que su interpretación del lugar que debe ocupar la mujer en la sociedad frente al hombre, es tan poco moderna y sofisticada incluso para un partido como el PP, que me pregunto, ¿hasta que punto está dispuesta la ciudadanía a retroceder en logros sociales, bajo el pretexto del retroceso económico?.

Lo que sí constituye un hecho, aparte de todos los logros sociales obtenidos durante estos años pasados, es el contagio más que conveniente que ha significado en la población, y hasta en la cúpula política de la oposición, esa pausa, ese tempo relajado, dialogante, hasta curativo, impreso por el carácter de Zapatero, que al principio daba lugar a la chanza, pero que al cabo de unos años de práctica,  hasta lo han hecho suyo en las reclamaciones, aquellos rabiosos defensores de la pica en el lomo del toro,  los adalides incluso, de la propagación del SIDA por la exclusión del profiláctico.

Espero que esto ya no pueda ser eclipsado por una crisis económica, con su vértice y génesis en lo mas granado del mercado. Esta intrusa tan propicia, para quienes llevan años planeando ejecutar todos los recortes posibles a los gastos de la gente común.

Quizás junto a aplicar recortes mayores que lso que nadie aplicó jamás, subidas de impuestos que juraron hace un mes que no ejecutarían jamás, avales a la comunidad autónoma de Valencia, para que no quiebre,  comunidad donde han tenido lugar las más obsenas muestras de corrupción berlusconiana, gobernada por el PP desde hace tres legislaturas, tal vez unido a pedir el apoyo y el talante al partido perdedor de las elecciones , quienes no supieron brindarlo ni un solo día en casi ocho años de política en la oposición, nos sorprendan esta vez , con que no sólo aprendieron a dictar las órdenes con actitud calmada, sino que también tendrán la capacidad de escuchar, cuando les reclamemos en voz baja, acorde a lo aprendido, los mismos derechos que en  un otrora  muy cercano, se reclamaban a gritos y llamas en el horizonte.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
23 diciembre 2011 5 23 /12 /diciembre /2011 21:35

 

Soriana se tomó el tiempo necesario para contarle su historia.

Había viajado a Cuba por el trabajo de los padres, la madre, Svetlana, era una mujer liberal que encontró eco entre los cortejadores cubanos de Miramar y alrededores. En aquella isla nadie pasaba demasiado tiempo en su departamento, ni siquiera en el hotel Sierra Maestra.

Cuando regresó a Rusia se acabó todo lo que se daba, la familia era comunista a la manera en que se solía aceptar pertenecer a esa logia, más bien un rasgo identitario, de sentido natural de preservación de la especie. Lo cierto es que no sabían hacer otra cosa que ser obsecuentes del régimen; cuando todo acabó, los conocimientos de sus padres como técnicos no sirvieron de mucho en la nueva sociedad del tira y encoge hasta reventar las costuras.

El padre se dedicó a la bebida aún con mucho más ahínco que en Cuba con el ron y la vodka Limosnaya.  La madre lo dejó antes de constatar lo peor de la decrepitud, no aguantaba bien los puñetazos con las manos cerradas que le propinaba el marido en todo el cuerpo y se fue un día mientras el ruso vomitaba boca arriba en la cama. Su hermano fue preso a una cárcel soviética, por dedicarse a vender pantalones vaqueros comprados con dólares que adquiría a través de los turistas, con tal suerte que al poco de caer preso, se despenalizó esa actividad comercial, pero no con caracter retroactivo, y tanto él como otros presos debieron sentir el rigor de los jefes mafiosos con semejantes panolis lavando ropa interior y vistiendo tutú de bailarina cada vez que los capos lo pedían, mientras en la calle la gente ya podía comprar y vender.

Ella encontró ese panorama desolador y se fue a la casa de una amiga. De ahí se fue a vivir al interior de Rusia y conoció un hombre amable con el que se casó y tuvo una cría.

Le contó que regresó a Moscú pero no había espacio para una madre joven que venía de un fracaso matrimonial y laboral. Entonces partió a Alemania con lo puesto, trabajó duro y aprendió alemán. Se tatuó un guerrillero en el brazo y una mariposa en la espalda, y aunque no mucho después se arrepintió de aquella marca gráfica bajo su piel, decidió no quitarsela, como testimonio de una época. Una vez en Hamburgo, tuvo problemas serios a causa de los papeles , Europa  desmejoró mucho después del Euro-dijo.

Un conocido de su madre, le presentó a un amigo que estaba buscando gente para trabajar en España, en la costa del Sol, necesitaban personas que hablaran ruso, a propósito de la vasta clientela que había comenzado a fluir en los últimos años en la costa española de nuevos ricos del Cáucaso, algunos exageradamente ricos y otros en vías de desarrollo. Le habían prometido que trabajaría en relaciones públicas de una importante cadena hotelera, al principio en la recepción y luego si demostraba tener madera, se iría abriendo camino en un ambiente de mucha pasta. No le escondieron que quizás el camino se hacía más rápido si estaba dispuesta a algún que otro intercanbio de secreciones. Cosa que ella, como era natural, ya sabía bien.

El único inconveniente, le dijeron, era su niña, no podía llevarla consigo. Por lo que hizo un viaje a ver a su madre y le pidió encarecidamente que cuidara de la nena, que ella le iba a mandar el dinero necesario para toda su manutención, e incluso un plus. La madre aceptó recalcándole que ese dinero sería indispensable para que no tuviese que entregarla a los de asuntos sociales.

Natasha, que resultó ser su verdadero nombre, sonrió, y dijo:

-No hay problemas babushenka, tendrás tu dinero.

 

Llegó a Málaga para trabajar como prostituta en un barco, y desde que llegó recibió una paliza, tan inesperada como fuerte, para que le quedase meridianamente claro que aquello no iba en broma, el encargado le aseguró que ahora les debía mucho dinero a la organización y que ella era libre de pagarlo e irse, pero que si se le ocurría escapar sin pagar buscarían a su madre y a su nena y harían borshe a ambas.

Se acostumbró a vivr como pudo, como se hace cuando acaece una desgracia, sumada a una y mil traiciones, a un pasado escaso en alicientes, se acostumbró del mejor modo que pudo a sobrevivir. Llevaba dos años ejerciendo la prostitución en diferentes lugares de España, había bajado su categoría de puta de semilujo a puta de burdel decente, por culpa de su carácter, su mal humor y el inexorable paso de papá tiempo.

Una vez intentó escapar y dieron con la madre diciéndole que si se ponía en contacto con ella le dijese que esperarían  dos semanas a que regresara , antes de mandarla al fondo del río Volga.

Durante ese tiempo Natacha no pudo enviar el dinero que había prometido, y la madre debió procurarle a la nena, otra vivienda y familia, pero pensó en algo mucho más humano y mejor para la criatura que los organismos estatales de acogida de niños pobres de la Rusia post socialista,  la cedió a una familia que deseaba con toda el alma tener una nena, y agradeció que fuese una niña que hablaba el alemán como el ruso, que tocaba piano y sabía hacer las camas. Tampoco pasaron por alto la belleza de la tierna y flamante hija. Aunque la nena no corría riesgo, a priori, sabía que si torturaban a la madre les diría donde estaba su hija. Y aunque no sentía demasiada gratitud por su vieja, tampoco era cuestión de cargar con aquel peso. Así que decidió entregarse a sus captores.

La enviaron a Valladolid para que escarmentase, aunque con la promesa de que si en un año lo hacía bien regresaría a los buenos destinos soleados del paraíso español.

 

-Esta es brevemente la historia de mi vida- le dijo Natasha a Combi, quien hasta ese momento había  respirado casi sin molestar a sus propios labios, entonces se permitió un suspiro, que más parecía la exhalación de un alivio que la de una pena solidaria.

En ese instante llamaron a la puerta y ella regresó diciendole que el tiempo había expirado.

Combi no salía de su asombro, Svetlana Natasha o como se llamase, le pidió perdón por no haber podido hacer un servicio corractamente y le rogó que no se quejase por ello, Combi la miró como pudo, hasta que quedaron sus ojos frente a los de ella, la tomó por los hombros con firmeza,  en su pecho se apretaron dos tipos de congojas, uno por aquella criatura y otro por sí mismo.

Pagaré otra hora, no te preocupes.

Ambos bajaron al hall de entrada y volvieron a subir al cuarto. Dentro de cada habitación la gente bajaba y subía las caderas. Bajaban y subían sus respectivas miserias. Parecía no haber sitio más alejado del amor, de la caricia, que aquella colmena de abejas lastimadas.

Combi tomó sus datos, y no se atrevió a dejarle su número de telefono por elemental cuidado a su matrimonio, a su trabajo, y a aquella mafia. Y un poco cuidandose de si mismo, de lo que podría ocurrírsele. Natasha terminó de apuntar los datos y le dijo que se relajara que lo trataría bien, estaba todo pago. Combi, le hizo un gesto con la mano, ni una grúa hubiese conseguido levantarle el exiguo colgajo en esas circunstancias.

Bajó las escaleras con ella de la mano. Cuando llegaron al rellano la miró y vio a través de sus inmensos ojos, en la oquedad de una mirada que contenía todos los rincones malolientes de los peores puertos de Europa, la evanescencia de lo que alguna vez pudo ser una súplica de auxilio. Pero se dió cuenta, que la mirada de Natasha había cambiado diametralmente en pocos segundos, se había alejado hacia el infinito, le dijo adiós, con cierta prisa por ir a por otro cliente; estaba otra vez en su combate.

Combi salió de allí decidido a ir hasta el final de las cosas.

Entró a comer a un restaurante buffet vegetariano, de una cadena local, se dió un atracón. Se metió al cine que había en el centro comercial, daban una de la mafia rusa con Viggo Mortensen, pero la evitó atracandose de palomitas de maíz y refresco de cola en una sala donde estrenaban una de amor. De a poco se fué diciendo que no había demasiado que pudiese hacer que no fuese encontrar la manera de denunciarlo.

Al cabo de un par de años, le avisaron que la publicación de su libro era inminente, que debía irse preparando para entrevistas y conferencias. Se tomó  unas vacaciones con su familia en Amsterdam. Cada tarde después de pasar un rato en los cofee shops, paseaban un rato por el barrio rojo, y se divertían con la manera en que los japoneses observaban atentamente a las chicas a través de las vidrieras, agachándose sin ningún pudor para observarles la entrepierna.

Combi pensó que quizás Natasha ya podría estar bien, que hasta los peores momentos pasan, y que en todo caso ella era una mujer muy fuerte. Mucho más que él, que al fin y al cabo no era culpable de nada.

-¿Ni responsable? se preguntó.

Pero a Natasha le habían agujereado el alma con semen frío, le frieron el cerebro, comieron su corazón y arrojaron su cáscara a los pies de una tarde castellana. No le quedaba jugo, solo hiel, acaso le había dado una de sus últimas tardes de familiaridad, cosa que lo había marcado tanto a Combi que de un tirón escribió un trabajo de fición sobre la problemática de la trata de blancas. Se dijo a si mismo que cuando juró llegar hasta lo último de aquel asunto, no se refería a algo diferente de aquello, aunque naturalmente, aquella postrera interpretación no conseguía tranquilizarlo del todo.

Ya estaba a punto de publicar sus reflexiones sobre esta forma de esclavismo moderno en el corazón del Primer Mundo, con la aquiescencia de todos los géneros, estratos sociales e instancias legales, con toda la moral, la ética, y la justicia en conocimeinto de ello, tolerándolo y hasta promoviéndolo 

En su trabajo explicaba los traumas de aquella vida y sus posibles desenlaces. Pequeños toques en la puerta de su cordura con los nudillos de la suerte. A través de su trabajo literario, Combi estaba a punto de presentarse como un hacedor de justicia, como un ser con sensibilidad social, estaba a punto de creérselo.

 

Y a punto de cobrar por ello.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
  • Contacto