" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
6 octubre 2013 7 06 /10 /octubre /2013 17:32

 

 

 

 

 

Señores, quiero permitirme sólo unas palabritas con respeto a todos, incluso a aquellos que me insultan sin faltas de ortografía! 
La época nos aleccionó a muchos seres humanos, de un lado de las ideologías y del otro. De tal manera la gente sigue arrojándose a la cara que el de su bando fue más violento que el del propio. Cuando en realidad lo que había era un modo de expresión que era la violencia. Por supuesto que era cierto que EEUU terminó el siglo XIX con la invasión a Cuba y empezó el XX invadiendo el resto de América Latina, eran los intereses imperialistas. Hasta ahí totalmente de acuerdo con todos los anti imperialistas del mundo. Pero desde el mismo momento en que justificamos la invasión a Checoslovaquia, a Hungría, a Afganistán por parte de la URSS o la injerencia en los temas de África del ejército cubano ya no estamos siendo serios en el anti imperialismo. 
Yo me reconozco pacifista hasta las últimas consecuencias, parta mi matar está mal en todos los casos. Las guerras masivas son las más criminales, los torturadores y represores, les siguen, y luego los asesinos y violentos en general, NADIE TIENE DERECHO A MATAR.
Ningún país, ningún ejército, ninguna ideología, ninguna persona. Me da igual si lo hace disfrazado de militar o de asesino en serie. Es un homicida. Siempre se puede decir NO, esa no es la solución. 
Comerse al caníbal no acaba con el canibalismo.
Antes que a los rebeldes de la Sierra Maestra critico a todos los que empuñaron armas para eliminar seres humanos, para torturar, para reprimir, para invadir. Pero seguidamente si estos aplicaron el mismo mal, la misma solución, que es la erradicación física del oponente, también es menester denunciar esto. Por el simple hecho de que esa solución no lleva a nada más que a futuro odio, a miedo permanente.
A lo largo de mi vida, como imagino la de todos más o menos,  pasé muchas necesidades, hambre, adicciones, carencias, y siempre busqué dentro de mi y fuera de mi silueta en la buena gente que fui encontrando por el camino como duendes, personas completamente desconocidas que me rodearon y me enseñaron principios, afecto y el valor de la lealtad. Toso eso estuvo siempre alejado del “Poder”, por suerte me dieron la espalda a la vez que se la di yo mismo. 
No nos queremos mutuamente.
Cuando empecé a andar el camino hacia arriba, el de la recomposición, fue una peregrinación en el desierto en cierta forma, pero en otra fue un paseo por un oasis de amor, del bien. Y sólo hace unos tres años, a raíz de conocer una persona increíble que debió abandonar Cuba muy pequeña por problemas familiares, sentí la misma historia pero en la otra cara de la moneda, 
Nos hicimos muy amigos y queríamos lo mismo, el bien para el mundo, para todas las personas, y sobre todo para Cuba. Ella tenía todos los motivos del mundo para odiar, y yo para odiar a los fascistas argentinos y latinoamericanos y desear que los maten. Pero sabemos que esa es precisamente la eternización del problema.
Tiene que haber otra manera más relacionada con nuestra condición humana para llegar a mejor puerto, que esos constantes baños de sangre para limpiar la penúltima sangre. 
Y entonces recuperé a mi tío, paradójicamente , yo que me había apartado de todo lo que tuviese que ver con prebendas a causa de ese parentesco, y que había ciertamente criticado mucho el uso de su figura, de sus escritos, de su obra. 
Y ya que en un momento su impronta recorrió mi humanidad de niño y adolescente para no dejarme crecer tranquilo, lo recuperé para contar eso.
Ahora bien, estoy de acuerdo con todos en que lo más importante que hay para decir es lo más propio de cada uno. Y eso en todo caso no tiene nada que ver con el Che, sino con las cosas que me conmueven.
Lo que ocurre es que casualmente, la parte que si valoro mucho de mi tío, como la de un personaje romántico aventurero solitario, era esa faceta de su juventud cuando era capaz de irse pro los caminos con su hermano Roberto contando sólo con catorce y doce años. 
Y luego como mientras hacía medicina, y no había militado en ningún partido político en una Argentina convulsa, interesado en la literatura, en la poesía, en la política como un filosofo, se va por los caminos a conocer, previo a la era Rock, como un rocker de Easy Rider o como James Dean, con su moto miles de kilómetros. desarrollando una sensibilidad muy solidaria en aquellos años. Escribiendo, descubriendo el exterior a la vez que el interior. 
Yo con eso sentí y siento un hermanamiento muy íntimo, por personalidad, por gustos, por sensibilidad de toda la vida, no por adiestramiento ideológico. Y con eso me quedo.

En cambio rechazo de plano todo lo que tenga relación con aquel temprano y aleccionador lema que "Pioneros por el comunismo seremos como el Che".
Coloquemos el típico cartelito de "Prohibido pisar el césped" y observemos la reacción de las sempiternas almas inquietas.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
30 septiembre 2013 1 30 /09 /septiembre /2013 01:04

 

 

Las tecnología nos ha acercado una nutrida variedad de maneras de ponernos en contacto con seres queridos que por avatares de la vida no vemos con la regularidad que nos placería hacerlo, o con nuevos conocidos que no por el hecho de ser virtuales carecen de nexos estrechos con nosotros, sino que más bien por el contrario suele suceder que al no mediar el arsenal de ceremoniales que acostumbramos a utilizar por cultura y educación al conocer a alguien en persona, se va con mayor rapidez al grano, donde acostumbran a residir los puntos de coincidencia.

Pero hay ocasiones en que las redes sociales nos juegan malas pasadas, o simplemente nos ubican en otra cara de la realidad que la que estamos dispuestos a ver con meridiana claridad cada día, nos sale el cuco, la rana, el antagónico o simplemente el toca …..narices.

Así fue que recientemente recibí una serie de notas a modo de correos a través de la red de internet, de una misma persona que con insistencia decía encarnar el sentimiento de buena parte de los lectores de algunos de mis escritos, mostrando una aguda contrariedad por el hecho de que en algunas de mis reflexiones, anécdotas o sentencias, ya sea el editor del sitio de prensa o yo mismo mencione el hecho de que soy “sobrino del Che”

Durante muchos años viví de mala manera bajo la sombra y el peso que dicho parentesco me deparaba, ya que en mi caso el no poder sobresalir en nada con mayor alcance que esa condición de parentesco con un personaje mítico, atentaba contra mis posibilidades lejos de socorrerme. En esto el Che en sí mismo no tenía nada que ver del mismo modo que  ocurriría si hubiese decidido vivir del orgullo de llevar su sangre, lo que estaba en juego era la manera de vivir aquello que rodeaba al personaje, aceptar el segundo plano, y consecuentemente toda la manipulación de quienes se apropiaron de su impronta, de su figura, resaltando la característica de su lealtad a ciertas ideas y ocultando su constante crítica, revisión y reinterpretación de la Historia.

En otro terreno se encuentra lo que opino estrictamente sobre la vida y obra de Ernesto como persona y personaje histórico y eso prefiero dejarlo para el consumo propio, ya que además de pensar que carece de interés intelectual prefiero reservarme el derecho de cambiar de opinión acorde a las edades que vaya atravesando y las diferentes sensibilidades y nexos emocionales que me puedan unir a su ánima, o a la impronta que su vida dejó en varios de mis seres más queridos.

 

O sea que más bien dejo que se coloque mi parentesco con el Che, precisamente cuando emito  una idea o un criterio que contrasta con la manipulada versión oficial del lado de la calle donde la imagen sugerida proyecta su sombra, como una interpretación estática de las reverberaciones de sus estruendos de otrora. Suele interesarme en particular establecer ese contraste con todo aquello que se supone debe “pensar” y “opinar” un familiar del Che, una contracara de la simpatía obligada hacia todo lo que se vende como su leitmotiv, opuestas a mi interpretación de su legado. Una mirada diferente, intimista, alejada de los focos, más cercana a la soledad con la cual se reconcilió en la antesala de su muerte.

 

Por ello quería compartir este fenómeno curioso que me he visto invitado a apreciar a lo largo de los años desde la primera fila.

 
Si alguien osa usar su parentesco con mi tío con cualquier otro mártir para obtener ventajas de los más diversos tipos, desde el gran dinero en jugosos contratos con magnates capitalistas, hasta viajes, pasando por todo tipo de privilegios, inmuebles, objetos de arte, banquetes y una extensa gama de etcéteras, se considera bien hecho e incluso llega a ser promovido y aplaudido, siempre y cuando sea con el fin de dar loas a la nomenclatura cubana, al coto de caza de los dictadores y de encubrir todas y cada una de las injusticias de la mal llamada Revolución. 

O sea que está bien utilizar y exprimir dicho parentesco si es para mostrarse obsecuente de la injusticia, esclavo de la mentira.

Sin embargo todo cambia si por alguna eventualidad a algún trasnochado sin tuercas como este, vuestro seguro servidor, menciona dicho parentesco sin haber obtenido a cambio beneficios o favores, precisamente para desnudar esas contradicciones tan procaces, que van desde el anacronismo, a la estafa simple y llana a todas aquellas almas inocentes que aún confían en que esa deteriorada nave autoritaria con proa a un futuro de autómatas, está en verdad comandada por la abstracta y cacareada: "moral comunista".

Si el abajo fiermante mencionase al Che para ir por ahí ensalzando de modo poco decoroso las correrías de Fidel y Cía., en lugar de intentar mostrar sus impudicias al tiempo que las mías, acorde a la educación que recibí, esos obsecuentes adoctrinados que arrojan los dardos que resbalan por el hombro de mi edificio central, hacia el callejón soleado donde apresuran sus pasos los tensos y alterados peces gelatina, entonces me aplaudirían y me cubrirían de prebendas, dejando para siempre en la sombra a los harapientos que esperan la lumbre, bajo la lluvia de la calle contigua, en que yo veo con mayor claridad al espectro de Rocinante y mi tío caminando hacia el encuentro con su otro Yo en una existencia menos urgida, más allá de esta vulgaridad.

 

Curiosidades de la ética en tiempo de las redes sociales.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
17 septiembre 2013 2 17 /09 /septiembre /2013 00:36

 

 

Las nuevas tecnologías nos pueden dejar postrados con una lumbalgia de órdago a causa de horas interminables frente a uno o más tipos de pantallas, computadoras de sobremesa, i pad, Smart phones,  televisores que conectan a internet como casi seguro dentro de poco harán los porteros automáticos, los microondas y más de una marca de batidoras.

O bien puede que si son utilizadas a favor del conocimiento sean una herramienta increíblemente útil, como cuando ayer puede ver desde la península ibérica en el programa de María Elvira en la CNN para los hispanoparlantes de EEUU, una serie de denuncias a modo de noticias  desopilantes, que paradójicamente seguro son menos creíbles para todo tipo de opositores, disidentes o simples descreídos de las virtudes de la Revolución, que para los protagonistas de ese truculento engaño de tamaño mastodóntico.

El programa muestra una publicidad de un complejo turístico de alto standing para disfrute y usufructo de multimillonarios cerca de la península de Guanahacabibes, en la Occidental provincia de Pinar del Río, cuna de bellezas naturales ocultas y anónimas de la isla.

  Punta Colorada Golf & Marina. link Con más de treinta kilómetros de playa de arena blanca tan exclusiva y excluyente, extendiéndose por cuatro mil hectáreas, equivalente a ocho mil campos de fútbol, con nueve kilómetros de puertos deportivos especializados en amarres de mega yates, marinas secas para su reparación e instalación de astilleros, campos de golf por doquier, hípicas, viviendas de lujo, instalaciones de ocio de altura de deportes y relax de elite, restaurantes, cabarets, hoteles de un lujo ni siquiera concebido en varios de los países capitalistas de los alrededores. Y además pude ver un documental publicitario también sobre la ya construida Marina Gaviota en la punta de la península de Varadero, en Matanzas, popularmente conocida como Punta Francés.  link

Golf, ron y chuchis baratas para industriales, banqueros y truhanes internacionalistas amigos de la Revolución!

 En medio del coloquio televisivo uno de los entrevistados mencionó el Hotel Habana Libre como antiguo refugio de familiares de revolucionarios, sin darse cuenta hasta que punto dio en el clavo con su intención de establecer un contraste, ya que además de servir de refugio para varios parientes del guerrillero heroico, y de numerosas familias de insignes revolucionarios del mundo, fue allí precisamente,  donde abrió la primera tienda piloto en dólares para uso exclusivo de extranjeros, en el año 1976. 

Estas inmensas marinas para el disfrute de los multimillonarios son los "biznietos" de aquella pequeña y pionera tienda segregacionista del Hotel Habana Libre. 

Que esto pase mientras aún está vivo Fidel, quién encarceló, exilió, expulsó de la normalidad, convirtió a la demencia, a todo aquel que manifestase el deseo de disfrute del mundo material del capitalismo, es tan cruel y perverso que me impide bautizarlo con las palabras apropiadas, o o tal vez me persuade de no declarar los inmediatos deseos crecidos desde las entrañas.

Siempre se pudo advertir que entre todos ellos unidos no llegaban a juntar ni una sola virtud, y que al final todos se encontrarían en el lodazal forcejeando por un trozo de poder, pero ni la más fecunda imaginación  llegaba a imaginar esta claudicación de todo valor iniciático.

Es menester denunciar las conductas de estos represores, ahora reconvertidos en cazadores del dinero capitalista obtenido por cualquier medio, porque ¿ nos imaginamos de quienes podrán ser los mega yates que atraquen allí? 
¿ Serán de comunistas luchadores por el internacionalismo proletario? 
¿ Serán de trabajadores vanguardia? 
¿ O serán quizás, acorde con el lenguaje de estos proto revolucionarios de papel cartón, de los explotadores de los pueblos mejicanos, hondureños, costarricense, brasileño, argentinos, uruguayos, españoles, franceses y de buena parte de los peores criminales de estos países? 

Me pregunto ¿ que puede pasar por la mente de un Huber Matos, que luchó codo a codo con los más aguerridos revolucionarios para el restablecimiento de la democracia en Cuba, para la profundización de la Justicia social, de la libertad y la dignidad del pueblo de Cuba, y fue apresado veinte años por no plegarse a la súbita decisión fidelista de alinearse con la Unión Soviética? ¿ Qué pueden pensar aquellos a quienes se les expropiaron sus bienes por pertenecer a la pérfida burguesía nacional? Ciertamente mucho menos acaudalada que los destinatarios de este proyecto “internacionalista”.

Quizás les ocurra lo inverso a lo esperado, y sientan un íntimo alivio, cierto placer al constatar la sospechada catadura ética de los otrora tótems de la superioridad moral. 

Siento no poder afirmar que estoy en condiciones de analizar este hecho con la objetividad sociológica, literaria o periodística necesaria. Otros estudiarán el característico fenómeno “tsunami” que se produce en las Revoluciones, dado el cual el retorno al capitalismo se ve acompañado por una voracidad inédita en el deseo colectivo e individual de consumo, de posesión de propiedades, de ostentación de dinero, y en una desaparición de todo pudor o prurito, de toda pauta moral que pudiese oficiar de rémora o freno en la manifestación de tal desmesurada avidez.

Y de intermediarios entre los dueños del pastel capitalista y los indigentes milicianos del pueblo, veremos a los de la guayabera, como en la antigua URSS los dirigentes del Partido posicionándose, para partir con ventaja en la vertiginosa maratón de acumulación de capital que ya los lleva al trote.

Aunque no cabe esperar que pierdan sus viejas costumbres y hagan partícipe al pueblo de estos novedosos filones,  no sorprendería en absoluto si a alguno de los mega hoteles o mega restaurantes para traficantes de capital y de padecimiento proletario, decidiesen bautizarlo como" El hombre Nuevo".

Aunque no haciendo mención por esta vez, a los valores socialistas que pregonasen en un inicio sino más bien, en honor a los ya presentes y futuros conductores de esta segunda parte dotada de mayor pragmatismo de la saga: “Revolución Be bop”.

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
16 septiembre 2013 1 16 /09 /septiembre /2013 04:22

 


Encontrar algo para decir.
Es importante para durar muchos años y llegar a viejo, ya que parece que sólo llegan dos clases de personas, los que tienen algo para decir y los que no tienen escrúpulos. 
Por ahora no pertenezco a ninguno de los dos grupos, pero la verdad es que tengo ganas de que este modo de existir se estire todo lo que se pueda. No sé bien por qué, ni siquiera si es miedo de afrontar el escaso deseo de que continúe, pero quiero que siga.
Nunca tuve nada que decir, desde que nací todo lo que pude aportar fueron quejas o berridos de placer. Que en mi caso al final parecen la misma cosa, ya que tampoco estoy seguro de si aquello que pienso que me daba placer en realidad no estaría balanceando los motivos para las quejas, si no estaría aplicando unos paños calientes a modo de fomentos. Ni siquiera sé que me da auténtico placer, aunque sí creo estar seguro de lo opuesto: tengo mocos y pataleo por un pañuelo.
Ay! la queja permanente, el no tener nada que decir ¿ cómo voy a llegar a viejo?

Podría ser "La materia ni se crea ni se destruye" pero ya fue formulada y además no entiendo donde radica su importancia, "ser o no ser" "lo cognoscible es infinito" y "sayonara baby" ya se dijeron también y muchos lo saben, ya fue gritado de manera decidida: ¡Tierra! o ¡Bingo! y ya el granjero Niekerk gritó la palabra ¡Eureka! cuando el joven Jacobs le regaló el primer diamante encontrado en Sudáfrica y que usaba como juguete.

 Debo ya mismo encontrar algo en que apoyarme. A esta hora de la madrugada todo es un braceo desesperado para alcanzar la otra orilla, donde no me esperan la ropa ni las llaves. En la vigilia no hay paz. Sólo un revoltijo de fibras, de ligamentos, de haces, de briznas , de vetas que intentan asirse para formar un algo, y no alcanzan más que a rozarse entre sí, compuestas de diferentes consistencias y sensibilidades, materia e intangibles: briznas con flagelos, falanges con ondas, y vetas y rumores formando un haz ecléctico, una endeble cadena discursiva cuyo cabo está compuesto por sueños y mocos.
Cualquiera que observase la oquedad que atesoro diría que ya solté lo que tenía para decir, lo que traía, mi razón de ser, aún cuando no encontrase testigos ni pudiese dar fe del contenido del mensaje, vacío como el vientre de una monja anciana, como un sable en una fundición.
Hoy conocí al fantasma que me acaricia y que patea mi trasero porque en la transparencia de la oscuridad nocturna clarean otras formas de existir, la futilidad de la lógica provoca que se desvanezca el ensamble de pensamientos y reblandezcan las estructuras de las ideas.


¿Podré llegar a ser un viejo escrupuloso sin nada que decir?

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
12 septiembre 2013 4 12 /09 /septiembre /2013 03:41

 

Al hecho de haber dejado de trabajar se le denomina estar en paro.

Estar parado.
Que es como estar inmóvil, estático, quieto, dormido, tendido, tumbado, desmayado, rendido, entregado, deprimido, enajenado, anulado, inmovilizado, impertérrito, atónito, congelado, petrificado, hierático, momificado, marmóreo.

Mortecino.

Lo contrario sería tener trabajo, ser útil.
Pretendería parecer ocupado, activo, en movimiento, vital, vigoroso, viril, eufórico, radiante, veloz, hiperquinético, impelido, imparable, lanzado, enérgico, imbuído, vencedor, suelto, pletórico, atómico.

Vivaz.

Cuando en realidad lo primero podría acercarse más a:
Estar meditabundo, reflexivo, equilibrado, satisfecho, descansado, tranquilo, sedado, manso, persuasivo, abierto, sensible, receptor, amigable, cariñoso, selectivo, tolerante, sincero, transparente, soñador, amable, simpático, comprensivo, sabio.

Eros.

Y a lo segundo nada le impediría ser:
irritado, abyecto, mezquino, egoísta, ruin, abrumado, colérico, desconfiado, materialista, sobre excitado, ingrato, interesado, traidor, hipócrita, difamador, obsecuente, envidioso, delator, rencoroso, manipulador, corrupto, vengativo, perverso.


Tanatos.

Principio del formulario


Final del formulario

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax
7 septiembre 2013 6 07 /09 /septiembre /2013 20:26

 

 

En mayo de este año 2013 murió el primer inmigrante al que se le negó la asistencia médica en España por carecer de papeles.

La realidad no ha progresado hacia una mejoría sino lo contrario, el grueso de los que posibilitaron el falso milagro español de hasta hace tan sólo un lustro, la mano de obra inmigrante ha quedado a merced de la buena salud que sus metabolismos le deparen.

Incluso la sanidad pública para atender a los españoles se está deteriorando a pasos agigantados, de manera deliberada con la finalidad permitir entrar en escena a las compañías privadas para que gestionen Ambulatorios y Hospitales.

Hace un buen manojo de años fui a Londres por primera vez invitado por mi amiga Gladys, con quien me encontraba en Viena ayudándola a deshacerse de los objetos menos fáciles de dejar atrás, que había compartido con su recientemente difunto esposo, amante y amigo de toda su vida, Juan, quien había fallecido en aquella ciudad al cabo de una vida pelna y una enfermedad tan intrusa como inoportuna.

Ella me dijo "te quiero invitar a una de las dos joyas de Europa, París o Londres, elige". Desde pequeño hay algo que me subyuga de la cultura inglesa, aunque sólo fuese por aquellos paseos de la infancia por el Dock del puerto porteño con mi tía Celia buscando buenos paisajes para pintar, por el sedimento que me dejó la película Yellow Submarine de los Beatles, por los libros de Dickens o por los tres.

Por aquellos tiempos Gladys me había enseñado el corazón de Europa. Habíamos ido al sur de Austria con nuestro amigo Slava, tuvimos un accidente automovilístico en una carretera cercana a Piran, un pueblo del mar Adriático esloveno,  en el accidente el coche pegó contra la valla de metal que bordeaba la ladera de la colina, y si bien nos salvó de despeñarnos y dejar nuestros huesos allí, los eslovenos consideraron que debíamos hacernos cargo de la reparación, ya que no íbamos con un seguro internacional que cubriese Eslovenia.  Gladys es abogada y se las arregló con su italiano, alemán y francés amalgamandolos y batallando contra la lengua que hablan en Lubjiana y el desentendimiento que aposta exhibían los policías eslovenos, buscando evitar que a Slava le exigiesen algo más que el pesar de aparecerse en Viena de regreso con el BMW hecho un acordeón, y no poder devolvérselo al amigo ruso que se lo había prestado recomendándole muy encarecidamente que lo cuidase como a un bebé.  Increíblemente al cabo de casi todo un día de idas y venidas por carreteras, pueblos, estaciones de policías y juzgados ignotos, sin hablar una palabra de aquella jerigonza,  sin tener el título homologado y sin pasar por alto el detalle de la nada nimia misoginia de aquellos días previos a la guerra de los Balcanes, Gladys con su Esperanto consiguió que no le pusiesen multa alguna y que permitiesen irse a Slava sin ningún cargo, aunque el coche debió quedar en suelo esloveno.

Mientras tanto yo los esperé en el pueblo de Piran intentando relajar la inquietud en las aguas cristalinas del Adriático. Llegaron de noche pero Slava tuvo que regresar en tren a Viena para regesar a su trabajo y comunicar a su amigo la pérdida del bebé. 

Pasamos unos días en Lubjiana y luego nos adentramos con un autobús en Italia a través de Trieste,  la ciudad donde había vivido Joyce, en aquel entonces yo valoraba los sitios según hubiesen sido mencionados en obras literarias, cinematográficas o musicales, o donde hubiesen morado artistas de mi agrado, excepto en ciudades como Venecia donde fuimos a continuación porque ¿quién no había vivido, escrito, pintado o filmado en Venecia? Gladys conocía la ciudad de tal manera, que después de dejar las cosas en las habitaciones, me invitó a una caminata descubriendo sus calles, el puente del Rialto, la Galería de la Academia, para al final meternos por un estrecho callejón y  sacarme por sorpresa de frente a la Plaza de San Marcos, la cual considero propiedad de el Canaletto. Cuando recuperé el aliento me senté en un banquito a tomar un café y pensé: estoy en la guinda del pastel.

 

Mi amiga me había enseñado grandes libros, grandes escritores, habíamos pasado eternas horas hablando de  literatura, de cine, de música, de pintura, pero también de juegos, de manías, de obsesiones, de viajes, de costumbres, de familias y de insomnios.  Se podía decir que me conocía bien, y aún cuando sabía que casi todas las formas que me seducían se ajustaban mucho al patrón estético que rige la mayor cantidad de las cosas y las costumbres francesas, también había un prurito que me impedía aceptar, de manera tan diáfana y sencilla el carácter de patrón, que tenía todo lo relacionado con París y las historias que a lo largo del tiempo concitó y que suscitó.

Me gustaba decir: “Pues a mi París no me interesa en lo más mínimo” como si de ese modo sugiriese que en mi interior yo atesoraba el conocimiento de un glamour y un charme mucho mayor.  Sin embargo me costaba muy poco reconocerme subyugado por Londres y sus significantes en la confusa madeja que conformaba mi universo. Quizás también porque Gladys y buena parte de mis amigos, familiares  y conocidos se rendían ante la sola mención de París, sin mostrar el mínimo pudor, aceptando que cualquier cosa allí estaba por encima, a años luz de que nosotros podríamos ofrecer, producir e incluso saber disfrutar de modo integral. También acaso porque yo nunca había estado allí y me placía ofrecer una tozuda resistencia, "a mi no me seducen esas lucecitas de colores, yo soy más de los ladrillos a la vista y las monturas incómodas".

¡ Londres!-dije sin siquiera pensarlo.

Y la verdad es que nunca me arrepentí de haber aceptado ese regalo, aún cuando en la entrada el agente de inmigración me tuvo una largo rato con preguntas amables pero poco inteligentes acerca de mis intenciones de visitar suelo británico, ya que Londres continúa siendo la ciudad en que mejor me siento de Europa, siendo que en lo referente al equilibrio social, a la expansión de la burguesía, a la abolición de la monarquía esté más en la línea francesa, dado un eventual contraste de opciones .

La primer noche que pasé en Londres no pude dormir a causa de un dolor de muelas, pero en la segunda noche el dolor de muelas dio lugar al asma, y entonces pude apreciar lo que era el sistema de asistencia social inglés. Acudí a un Hospital cercano a la estación de metro Gloucester Road, e inmediatamente tomaron mi nombre, el número de mi pasaporte argentino y me dieron un pijama y me asignaron una camilla donde sin perder tiempo comenzaron a aplicarme salbutamol inhalado, seguido de suero en vena, y de un par de horas en reposo. Al terminar me preguntaron si tenía dinero para regresar al Hotel, si no lo hubiese tenido me lo habrían proveído en una ventanilla para tal efecto.

Nunca en mi vida había recibido una atención semejante, no sólo en calidad sino en calidez humana de los médicos y enfermeros. Se acercaron varias veces a preguntar y a hacer bromas. Me dejaron ir en cuanto me sentí mejor y me dieron de manera gratuita un Ventolin y unas pastillas. Gladys me esperaba fuera, y después volvimos al hotel, y luego a Viena y más tarde yo regresé a Buenos Aires, Slava se convirtió en un gran fotógrafo,  años más tarde me presentó una amiga suya  que es la madre de mi segundo hijo y mi actual esposa,  nos hemos encontrado en varias ciudades del mundo después de aquellos meses de hace tantos años.

En el recuerdo siempre quedará aquel como uno de los viajes de mi vida.

En sucesivas veces que visité el reino Unido, requerí igualmente de atención médica por la misma razón, la combinación del asma con una humedad extrema que desciende hasta pegarse al suelo. Y siempre encontré la misma atención, y siempre me he ido de los distintos hospitales con los medicamentos y sin pagar ni un penique. En Irlanda incluso me dieron una receta y cuando fui a la farmacia a comprar el remedio, no me lo cobraron.

Era una salud de uso gratuito incluso para extranjeros extra comunitarios,  de fuera de la Common Wealth, tan lejanos y hostiles como podría ser en apariencia un argentino, aunque lo segundo más inglés que hay después del té de las cinco es un atildado caballero de las pampas.

Conocí esa formidable organización social en torno a la salud pública, incluso una vez que Thatcher ya había destrozado una gran parte de sus históricos logros, y aún así nunca he visto algo semejante. Sin embargo todavía hoy hay quienes se preguntan por qué las personas que forman los pueblos de la Common Wealth y las colonias continúan optando por estar dentro de la órbita británica.

Y vistas las intenciones de los patrioteros del toro y la bandera, el resto del mundo estará haciendo cola.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta
27 agosto 2013 2 27 /08 /agosto /2013 21:23

 

Con frecuencia se oye decir:

La cosa pinta bastante negra.

 Un oscuro porvenir

¡ No seas "cafre"!

Sal tú primero que tienes las blancas.

Seamos claros.

Asociando la buenaventura a la luz, al brillo, y la fatalidad, el demérito a la oscuridad, a la penumbra. 
Más allá del sensible, evidente y directo agravio que esto puede significar para todas las personas a causa del racismo residual que aún pervive hasta en las pretendidas sociedades más avanzadas, y digo "todos" ya que tan distantes de la paz estarán los ofendidos como los ofensores; lo que resulta más curioso es la aceptación de esos lugares comunes aún cuando están tan distantes de oficiar como patrón, toda vez que en esa maltratada oscuridad llamada noche, suceden muchas de las mejores cosas que podremos catar en vida, así como en las horas que el sol brilla acechan y acaecen la mayor cantidad de peligros tangibles.

Amén de lo ridículo que resulta en la práctica la idea de que algo conveniente, algo inofensivo, está emparentado con la transparencia, con la ausencia de sombras, con el exceso de brillo. Analizados bajo este prisma los mejores cuadros de Vermeer, Caravaggio, Goya o Velázquez, deberían haber ido a la hoguera por carentes de virtud, por herejes y pérfidos. 

Veamos cuatro de los males que nos amenazan más seriamente:

La inmensa mayoría de las guerras se resuelven en batallas durante las horas de luz.

Los ajusticiamientos tienen lugar por las mañanas.

Los bancos abren y cierran en las horas de claridad.

Excepto celadores y serenos, generalmente se trabaja de día.

Aparte del racismo y machismo misógino de bajo vuelo de estas afirmaciones, ya que enfrentan a un supuesto Sol masculino y astro mayor con la Luna ubicándola en su anverso, lo que me impresiona más es lo estrecho de su elaboración, el elaborado alarde de necedad que ponen de relieve, y sobre todo como consiguen reclutar para sus intereses a tanta gente de tan diversa ralea.

En alemán la palabra Luna es masculino, Der Mond, mientras que Sol, Die Sonne, es femenino. En la poesía alemana esto se ve reflejado, no es que haya desaparecido el machismo, sino que ha pasado a asociarse lo masculino a la tenue luz lunar, al suave baño de claridad intersticial que provee, en detrimento de ese golpe de energía calórica del Sol su poder para evidenciar las concavidades y convexidades de la superficie.

En cualquier caso, podríamos convenir que a simple vista la fotosíntesis parece más emparentada con la gestación. El racismo no está emparentado con nada, es ignorancia y vileza casi en estado puro. Sólo lo separa de la perfección del mal  como en el caso del machismo, aquel temprano, certero y resistente aporte materno.

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Opinion crítica.
29 julio 2013 1 29 /07 /julio /2013 18:59

 

 

Todo el que hubiese vivido en Cuba y cualquier país del mal llamado campo Socialista el tiempo suficiente y hubiese visto de cerca a los elementos que se auto denominaban comunistas, sabría que en cuanto se acabasen las ganancias para denominarse de esa manera se irían pitando de la isla más rápido que un telegrama. Lo sabíamos porque sencillamente jamás fueron comunistas, ni nada que se le parezca. tampoco yo soy comunista ni pretendo hacer una loa a los militantes de la igualdad social, pero es cierto que generalmente están expuestos a todos los peligros, y dispuestos a ir contra viento y marea con sus denuncias. Gente temeraria.
Estos a que me refiero, el 99,9% de los que se autoproclamaban comunistas para obtener prebendas, ya fuesen ventajas, puntos, cargos, bienes materiales traducidos en coches rusos dependiendo la calidad según llegara el alcance de sus largas lenguas, accesos a casas, viajes, alimentos y sobre todo el temor de sus congéneres, ese 99,9% no eran en absoluto temerarios, sino todo lo contrario.
Todos sabíamos que llegado el momento en que ya no fuese negocio seguir denunciando gente o gritando a voz en cuello "Viva Fidel" o "Socialismo o Muerte", se esfumarían tan rápido como el amor de los viudos jóvenes.
Lo que no podía yo imaginar es que tuviesen el descaro tantos de ellos de emigrar precisamente a Miami! y lo que resulta peor es que en muchos casos pretendan que encima sea bajo la condición de exiliados.
Gente que ha hecho un amplísimo espectro de daños, y no precisamente como decía la canción de Silvio y Pablo en el grupo de experimentación sonora del ICAIC, “ Cuba va” en una estrofa aquello de “ por amor se está hasta matando , para por amor seguir trabajando”, sino que era por odio. Por cobardía. 
Verdaderos esbirros que causaron muertes, encarcelamientos, suicidios, exilio, muchísimo dolor, tienen el tupé de solicitar plaza en condición de desterrado a la mismísima tierra de pecado.
Aún cuando no sean de mi círculo de semejantes, me pregunto como se sentirán todos los que tuvieron que enfrentar la humillación, la cárcel, el ostracismo sencillamente por desear vivir en el capitalismo, sencillamente por expresar ese deseo de manos de los que hoy arriban a sus vecindarios como disidentes de la Revolución.
Alabo la muestra de civismo de la gente de aquella ciudad, la cual todos los que nos criamos en Cuba estábamos seguros porque así se nos instruyó, que estaba habitadas exclusivamente por asesinos fascistas, al no arrastrar a uno por uno a todos estos híbridos del humano con el porcino, y depositarlos en la costa con una balsa construida sobre el neumático de un camión para que regresen a su tan amada Revolución.
De esos esbirros no tuve oportunidad de conocer a más de alguno debido al círculo en que de vez en cuando me veía obligado a formar parte.

Sin embargo como todo ciudadano sí que tuve alrededor hordas de toda esa otra masa de alcahuetes, delatores, chivatos, simuladores, pretenciosos, que buscaban ventajas denunciando a sus vecinos, a sus propios amigos y familiares en ocasiones, porque estos no comulgaban al cien por ciento con los lineamientos del Comandante, o porque escuchaban una emisora de rock desde Miami, o porque habían comprado un vaquero Levi’s en el mercado negro invirtiendo el salario íntegro de un mes, o porque hacían inocentes y veladas críticas al sistema, a los dirigentes, a las instituciones, o porque no asistían a los trabajos voluntarios, o porque eran católicos, o porque eran abacuás, o porque eran testigos de jehová y no gritaban con suficiente bríos las consignas revolucionarias, o apagaban el televisor en medio de un sempiterno discurso de Fidel, o porque vendían frutas, caramelos, maní o helado caseros.

Y también muchas veces porque eran personas agraciadas,  con cierto éxito en las relaciones humanas, eso hacía que muchos cederistas sin demasiada gracia ni atributos se movilizaran especialmente contra ellos.
Personalmente conozco incluso casos de personas que juraban ser la mar de revolucionarios, eran de la Juventud Comunista, y aunque jamás se los vio denunciando algo mal hecho por los poderosos, si que les pudo ver en demasiadas ocasiones "embarcando" a los más débiles. Y conozco algunos de ellos que incluso se aprovecharon de un sistema amorfo, atípico, que les prohibía a todos los ciudadanos nacidos en su porpio suelo, estar al frente de una empresa, sin embargo sí se lo permitían a extranjeros que tiempo atrás, antes desear probar las mieles del dinero fácil sin competencia, habían manifestado afinidad con la Revolución, y junto con ellos a sus cónyuges. Sé de gente así que ocasionó doble daño, uno por delatar a tantos compatriotas, y otra por sembrar una semilla más de la putrefacción con la instauración de una nueva tipología de diferenciación de clases sociales en Cuba, la de los nuevos ricos.

Hoy personas así no sólo han “traicionado” a la Revolución a la que decían defender con su sangre hasta las ultimas consecuencias (sobre todo mientras les proporcionase ese impresionante oasis de placer inalcanzable para los comunes y mucho menos para los descontentos, los lumpens, los inadaptados), sino que lo han hecho yéndose precisamente, con todo lo grande que es el planeta, nada más ni nada menos que a Miami, la ciudad del deseo inconsciente colectivo de todo cubano.
Y como los vi dar no pocos palos traicioneros a esta gentuza, y hoy veo no sin algo de satisfacción como huyen como ratas del barco averiado mientras aún está amarrado en puerto, me permito decir, expresar, declarar, manifestar, exclamar, eructar, vomitar:

PUAJJJJJ!!!!

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión
28 julio 2013 7 28 /07 /julio /2013 03:19

 

Un gemido que intentaba en vano convertirse en grito, provenía de una garganta trémula, perdida en la oscuridad que reinaba detrás de los barrotes que caían imperturbables y gélidos hasta el suelo, con toda la determinación y maldad que pueda condensar un algo inorgánico. Era el último de los sobrevivientes que fueron apresados, torturados y asesinados una vez que concluyó en derrota la aventura del asalto al cuartel Moncada en la provincia de Oriente, el 26 de Julio de 1953.

La mayoría de los que habían muerto eran patriotas con un nivel de indignación que rebasaba con creces sus respectivos límites culturales. Consideraban que a la dictadura de Batista había que ponerle final de una forma o de otra. 

Sólo un puñado de asaltantes resultaron ilesos y sobrevivieron al hecho, quedaron encarcelados un año y medio y luego salieron al exilio.

Los hermanos Castro se encontraban entre ellos, Fidel, que era el jefe de aquella expedición, era además un flamante abogado gracias a ello cursó la solicitud de llevar a cabo la defensa de su propia persona.  Entonces dejó para la historia un alegato que fue bautizado como, “ La historia me absolverá”.

Pero al margen de que los mismos sujetos que sin recibir ni un rasguño, los que fueron liberados de la prisión de Isla de Pinos tan sólo un año y medio después, sigan gobernando el país y en este momento capitaneando el ingreso a un capitalismo que se atisba de lo más feroz, es palpable la necesidad urgente de reivindicar y recordar los reclamos de aquellos valerosos jóvenes.

Hoy más que nunca está vivo el espíritu del 26 de Julio.
Excepto por la violencia, por el planteo de la muerte en la toma del poder, hoy sería tan necesario como en aquel 1953:
Volver a exigir una reforma agraria que garantice al campesino, primero que tendrá algo de tierra, y luego que del resultado de su usufructo podrá hacer lo que estime más conveniente.
Una economía que de una vez por todas tenga como único destinatario al pueblo y no a las diferentes oligarquías, o distintos amos del exterior.
Una justicia independiente del poder que de una vez por todas tenga como destinatarios a todos y cada uno de los ciudadanos.

Un gobierno elegido, formado, criticado, reformado y puesto en funcionamiento por todos los ciudadanos del país. 
Un Estado que garantice salud, educación, trabajo y dignidad a todos los ciudadanos.
Libertad de expresión, de movimiento, de asociación, de afiliación política, de elección de estética, de elección del objeto sexual, de publicación, libertad en el arte, en el periodismo, libertad editorial. 
De capital importancia no tener pruritos en exigir la total libertad de mercado, del pequeño, del mediano y del gran capital, con las políticas impositivas, recaudatorias, de solidaridad, y de permanente ayuda a quien no puede progresar, adecuadas para preservar la equidad y justicia social de mínimos, que garanticen cohesión, altos niveles de satisfacción social, con el objeto de apuntar hacia la felicidad de toda la sociedad, residiendo en todos y cada uno de los individuos que la componen, así mismo como ofrecer las garantías para que toda aquella persona cuyo objetivo sea desarrollar proyectos de cualquier índole dentro del marco legal lo consiga hacer sin escollos ni condenas morales.
Garantía de respeto institucional a la iniciativa en todo su espectro, habida cuenta que los primos hermanos "iniciativa" y "creatividad", son elementos primarios e imprescindibles para el desarrollo socio-cultural-económico de cualquier grupo social.
Hoy más que nunca se le debería recordar a la nomenclatura cubana y a cualquiera de los gobiernos opresivos que abundan en nuestro Orbe, que siempre debería ser 26.

Jagger y Richards, con similares contorneos que años atrás aunque con menor cantidad de  euforizantes y  mayor cantidad de energizantes, conmemoran medio siglo de desenfado, de pelos largos y una música enchufada al ruido de las ciudades y al cambio. Raúl y Fidel, sesenta años después no tienen demasiado para conmemorar.

Y aunque un elemental sentido de la coherencia así lo sugiriese,  nadie les pediría que volviesen a amartillar aquellos viejos fusiles del calibre 22 y que disparasen contra la sien de lo intrínsecamente injusto.


Así es que por lo pronto, bajo un somero análisis tras un ligero vistazo, a juzgar por el tenor de las declaraciones de intenciones y exigencias que contenían "La Historia me absolverá", el tiempo del que dispusieron para desempeñarlas y lo lejos que parece estar de haberse cumplido, todo indica que deberán  contar con un íntimo amigo de peso en la Historia, si su pretensión continúa siendo no digo ya ser absueltos, sino simplemente amnistiados. Pero si en algún rincón del alma aún mantienen aquel deseo retórico en pie, nada les impide comenzar por pedir disculpas y dar un paso al costado. 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba flash.
26 julio 2013 5 26 /07 /julio /2013 01:43

 

 

 

Una catástrofe de las características de la tragedia ferroviaria que tuvo lugar en Santiago de Compostela, pone a prueba el morbo de la sociedad, la atracción enigmática de ese tipo de noticias es perturbadora y resulta no poco perversa.

Permite representar una forma abstracta de aflicción. Ochenta muertos desconocidos hacen que un presidente , dos reyes, cuarenta políticos y tres ardientes lagartos se desplacen con celeridad y gesto adusto al lugar de los hechos, que las emisoras de radio y televisión consternadas hablen del caso con la voz entrecortada por el exabrupto de un sollozo que nunca cuaja, que luchen por la primicia locutores con pañuelo en mano, con la voz frágil entre publicidad y publicidad.
Eso sí, aclarando antes de que ni siquiera tenga lugar una investigación profesional al respecto, que todo es culpa del señor maquinista, una persona preparada al detalle, experimentada, concienzudamente vigilada, que por el arrebato de no perder el "bonus" que les dan por llegar a tiempo, aceleró a 190 kilómetros por hora al entrar a peligrosa una curva y a cinco kilómetros de la estación final. O sea concluyendo en un "pis pas" que repentinamente el diestro chofer se volvió completamente loco.
Y número dos, pero de ningún modo menos importante, aclarando también que aunque el tren se parecía al AVE ( Alta Velocidad España, a la sazón el negocio que el país está exportando al mundo con notable éxito en tiempo en que ni el cardo germina por los suelos del Quijote), aunque era familia directa suya, y corría por su mismo ancho de vía, el tren en realidad no era AVE, sino que era ALVIA. Aclarando que no pertenecía a esa raza de traslados confortables, puntuales y veloces que España exporta al mundo. 
Si bien hay que reconocer que a todos nos impactan más esos ochenta muertos juntos en un episodio de tal dimensión, así como los relatos de quienes asistieron al desastre, que si somos informados de cuarenta accidentes donde perecen por separado la misma cantidad de personas, con las mismas cantidades de penurias sembradas en las existencias de sus parientes, y con infinitamente menos resonancia mediática, con sepelios a los cuales no acude ni el ayudante del alcalde del pueblo, ni siquiera el vigilante nocturno del barrio. 
Ochenta fallecidos tan desconocidos para los sufrientes del paripé mediático y mediatizado, como la suma de los fallecidos por accidentes de tráfico en períodos vacacionales como Semana Santa. 
El dolor es algo personal e intransferible, los afectados pueden y deben estar acompañados, pero ¿ qué hace un Rey rondando ese dolor? ¿ y por qué la prensa habla más de un presidente y unos ministros que van al lugar de los hechos a hacerse una foto de condolidos, en lugar de hablar de cada una de las víctimas y la manera de mitigar las penurias que atravesarán desde este preciso instante? ¿ Por qué en vez de ese gesto atormentado, de ese pañuelo cercano, de ese ademán cabizbajo, el político de turno no cesa su empeño de poner en marcha leyes y sancionar medidas que devalúan, mellan y van en detrimento de la calidad de lo público? que será al fin y al cabo lo que quienes queden heridos en la carne y en el alma necesitarán de ahora en más.
Lo precisarán tanto en el momento de la foto como cuando haya pasado toda esta representación histriónica del dolor en los altos cargos públicos y los medios de comunicación, esta competencia por demostrar a quien le acongoja y le consterna más la pena de esas pobres familias. 
En lugar de ir a palmear el hombro de algún pariente derrumbado, acariciar el grasiento pelo de algún plebeyo con el pulmón agujereado, ¿ por qué no los ayudan aportando, como mínimo, los emolumentos de un año ? Sólo los de un año.
La mayoría de los medios hoy hacía más énfasis en el pretendido deber cumplido de los poderosos, de los figurines, de los súper stars para con la amasijada plebe y su prole, que en guardar un decoroso silencio y mostrar una pizca de buen gusto y respeto. 
Me temo que cualquier resultado de una seria investigación en el terreno está condenada de antemano a dormir en un cajón intangible. En el mismo aparador donde desapareció la verdad del caso del siniestro de Spanair.

Parece ser que todo es gas.

Pero entonces aparece en escena toda esa masa de gente anónima, a la que al igual que a las víctimas nunca se les concede el protagonismo, pero están en primera línea prestos a ayudar para lo que se precise, los que nunca brillan hasta que se los necesita, los médicos, el personal sanitario, bomberos, la gente de toda índole, condición y ralea haciendo colas interminables para ofrecer sangre, muchos de ellos en paro, muchos de ellos ninguneados y pisoteados en cada recodo complicado del camino, gente que no experimenta la menor duda en el momento de arriesgar su vida para ayudar al prójimo. 

Ese es el capital de España, el espíritu que la hace especial y humana en las ocasiones en que se precisa. La misma masa adormilada frente a los abusos de los dilapidadores, es la que pega un rebote y se activa de manera altruista, cada vez que se la requiere. Pero al final la masa no cuenta, el obtetivo de la cámara capta mejor al individuo.

Y entonces todo es gas.

Gas.

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
  • Contacto