" />
Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
25 marzo 2022 5 25 /03 /marzo /2022 12:04

Ernesto Guevara en Madrid, en la plaza de toros de Vista Alegre, en la cafetería California de la Gran Vía, en las Galerías Preciados que abrieron una tarde de domingo para que pudiese comprar una cámara de fotos, libros y alguna otra cosa, haciendo honores a la Facultad de Medicina, en Moncloa y otras fotos con paseantes.

Le generó particular ilusión poder ver Madrid, esa amalgama de toda España, una tierra tan unida a su familia, aunque la mayoría de sus apellidos fuesen llegados de Iberia a América varios siglos antes. Fueron tres las veces que paró en Madrid como escala, una en junio de 1959, otra en septiembre de ese mismo año regresando del mismo viaje y la tercera en 1966, caracterizado como Ramón, el hombre de negocios uruguayo de calva pronunciada que pocos meses más tarde moriría en Bolivia. Las fotos pertenecen a las dos primeras escalas, yendo a distintos puntos de Europa, recién triunfada la Involución cubana, cuando Guarapo lo había destinado a las relaciones con el resto del mundo, Europa y Asia ¿sería por sus modales pequeño burgueses, por hablar francés o por ir quitándoselo de encima?

 Dejó y se llevó fuertes impresiones de la ciudad de Madrid

En Cuba por supuesto no fue divulgada esta visita. España estaba gobernada por el único fascista genocida que quedaba en pie de mediados de siglo, Franco, enemigo mortal de todos los exiliados españoles a quienes dio albergue, entre otros, su padre Ernesto y su madre Celia en Altagracia, Córdoba. Pero así no enemigo de Fidel, cuyo padre, Ángel Castro, era tan furibundo franquista, que había aportado dinero para el golpe de estado a la República ejecutado en 1936; en el fondo (sin alejarse mucho de la superficie), aunque de barnices ideológicos de aspecto diferente, sentían atracción y cierta simpatía mutua, como buenos caudillos autoritarios, como buenos dictadores vitalicios.

Ernesto tenía permiso para hacer escala en Madrid, pero todo el tiempo tenía dos policías secretos vigilándolo, para informar a sus superiores qué hacía y si se reunía con alguien susceptible de engrosar la cifra de encarcelados o eliminados.

¿Qué pensaría hoy sobre esta España?, me pregunto yo en lugar de la recurrente interrogante que me hacen sobre cuales serían sus impresiones sobbre la Cuba actual, ¿entendería que en su tierra a nadie le importe León Felipe, Unamuno, Miguel Hernández, Antonio Machado, Goya o Picasso? ¿Cómo entendería a esta nueva izquierda anti taurina, defensora de los derechos de homosexuales, del carácter más burgués del feminismo que toma como patrón al sufragista en contraste con el feminismo obrero inglés, de los inmigrantes que dejaron sus países en la miseria para buscar la salida más individualista, que lo último que menciona en su discurso es al peón, al currito, al campesino, al marginado del híper consumo, dejándolos en manos de la demagogia de la ultraderecha?  ¿Percibiría en ello evolución o erosión de la izquierda? Él, que tenía una mente desarrollista inserta en un ser romántico, ¿vería avance o retroceso en el abandono de la España de cañas y barro, de boina y refrán, de trabajo y lucha en pos de la de tinte claro para aclarar la cabellera, de chalet adosado hipotecado, de música mala, libros pésimos, cruceros en un charco y amnesia del pasado?

Le sugirieron no ir vestido de verde olivo para guardar discreción  dadas las diferencias ideológicas, aunque aún Cuba no se había declarado el carácter socialista de la revolución ni se había alineado con la URSS, dijo que no, que su condición revolucionaria era permanente, asumiendo en todo momento todos los riesgos.

Trascendió que lo pasó muy bien y que una de ellas fue una visita inolvidable, habló con madrileños de a pie, tomó café, comió pulpo, asistió a ver una corrida de toros, pero imagino que sobre todo habrá descansado un poco del alboroto rebelde de la incipiente revolución de los guajiros, dejando que recorra su cara ese aire fresco tan característico de Madrid rebozado de olor a churros, a tortilla de papas y chorizo saliendo de los bares, y en secreto se habrá dejado arrullar por la cultura de la madre patria y por las miradas de las madres de la patria. 

La uña de un guerrero republicano aun tibio en su impoluta mortaja fantasmal, a modo de saludo marcó su mejilla con un arañazo inter dimensional. Y a modo de reclamo.

El Che en MadridEl Che en Madrid
El Che en MadridEl Che en Madrid
El Che en MadridEl Che en MadridEl Che en Madrid
El Che en MadridEl Che en MadridEl Che en Madrid
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta Relax
24 marzo 2022 4 24 /03 /marzo /2022 18:45

Estaba reconociendo mi país tras diez años de exilio, caminando por las calles de San Telmo, una tarde de los últimos días de diciembre de 1983, había acabado de regresar con mi madre y hermanos, mi padre había permanecido en Argentina todos esos años, la mayoría preso, y llevaba unos meses en libertad. Iba tras una conga que se había armado en una batucada de brasileños en la plaza Dorrego, en Cuba había juntado el valor suficiente para largarme a mover el esqueleto con cierta gracia ajena al Río de La Plata con la condición de que fuse alejado de cualquier cubano, diez años no me dieron tiempo a atreverme a desafiar el ridículo de bailar rumba delante de una mulata soleada, pero fuera de allí yo parecía un trompo. Iba de un lado a otro de la conga soltando pasillos improvisados algunos, practicados otros. Una muchacha local empezó a bailar conmigo, a modo de murga uruguaya, y ahí estábamos, cada uno dandolo todo, lo mejor de nuestra sapiencia rítmica para dar lustre a aquel sol que caía sobre uno de los barrios más porteños.

Mi abuela Elena y mi abuelo Miguel vivían allí cuando nació mi madre, entre tangos y bifes de costilla. Mi padre había alquilado un departamento con su nueva compañera, en Balcarce y Garay, al lado del Pillín de San Telmo, donde pizzas, empanadas graseosas, y chupadas de poronga se sucedían cada noche en que unos viejos tangueros se reunían a jugar al truco, cantar tangos, beber vino de damajuana, y recibir a la uruguaya en el hediondo baño del fondo, por unos pocos pesos. El viejo había salido de la prisión donde había estado encerrado ocho años y medio hacía pocos meses, y no confiaba demasiado en el cambio de gobierno, decía que los represores estaban frescos, recién habían abandonado el humo, se preocupaba si me quedaba hasta tarde dando vueltas por ahí.

Me despedí de la chica de la murga, y se me acercó una pareja que me doblaban en edad,  ella se llamaba Gladys y él Juan, se conocían desde adolescentes, él había emigrado a Nueva York como traductor, nos fuimos a tomar unas cervezas, despues fuimos a casa de ella en Paseo Colón, fumamos unos porros y nos fuimos a la cama, pasamos la tarde haciendo el amor, y me quedé dormido en su cama. Cuando me desperté eran las once de la noche, tomé un café, charlamos un poco más, supe que había sido abogada de presos políticos y en ese entonces lo era de la incipiente CHA (comunidad de homosexuales argentinos), me contó que se quedó en Argentina y vivió el miedo todos aquellos años, como abogada en temas matrimoniales, de herencias, sucesiones, y en 1982 se sumó al proyecto de la CHA, años dificiles, ya que como en todo el mundo la izquierda los trataba igual de mal que la derecha, como a los hippies o fumadores de hierba, Gladys Croxatto, como mi viejo, tampoco confiaba demasiado en el rol de la cana en la incipiente democracia. Nos emplazamos para volver a vernos y me fui apresurado a lo de mi viejo, sabía que estaría nervioso, al salir a la calle no vi un alma, apreté el paso a la luz de la luna, saqué un cigarrillo Parisienne negro, de tabaco caporal, pero de inmediato me percaté de que había olvidado la caja de fósforos en lo de la pareja de baile y bailongo, vi una silueta a unos metros delante de mi caminando en la misma dirección y me apresuré para alcanzarlo con el fin de pedirle fuego, cuando estaba cerca, pegó un salto hacia adelante, un pequeño alarido y giró la cabeza que sostenían dos ojos redondos como platos, lo cual hizo que a mi vez yo me asustase también, le dije:

-Solo quiero fuego para encender mi cigarrillo.

-No, no, no tengo- me dijo y aligeró más aún el paso.

Varias veces me ocurrió lo mismo a lo largo de todo Buenos Aires, yo no estaba acostumbrado a esa respuesta de miedo tan marcado, que en Cuba solo podría tenerla alguien que hubiese atravesado una situación traumática. Entonces no tuve otro remedio que asociar esos respingos de los transeúntes, a cualquier hora del día, con los años de desaparición de las personas en aquellos coches Ford Falcon, que acababan de pasar.

Me reencontré con mis dos mejores amigos de la primaria, Silvina y Juan Martín. Lo de Silvina fue todo gracias a ella, a su chispa, a esa energía que le sale por los poros. A los pocos días de que soltaron a mi padre de la cárcel, él iba en un vagón del subte y percibió que una jovencita lo miraba, él se tenía por pintón pero era demasiado joven la chica e intensa la mirada, tampoco tenía pinta de ser de los servicios, de repente ella se acercó y le dijó: Soy Silvina, hija de Héctor y Delia ¿sos vos? se dieron un abrazo y cambiaron datos de contacto. Gracias a que Silvina no estaba permeada por aquel miedo, nos volvimos a ver. Sus padres tenían tres hijos, ella de mi edad, Daniel de la edad de mi hermano, y Hernán de mi hermana. íbamos todos a la misma escuela, íbamos de vacaciones juntos en campings, festejábamos los cumpleaños juntos. Héctor, que no tenía nada que ver politicamente con nosotros, sin embargo, un día que mi viejo estaba huyendo, se atrevió a darle albergue por una noche. Ese acto lo guardo en el pecho. Eran la excepción. A Juan Martín lo encontré por la guía, mi inseparable amigo de la infancia. Fuimos a un bar de san Telmo, también con mi hermano, a tomar una cerveza y cuando estábamos charlando aparecieron cuatro policías vestidos de civil, nos hicieron levantar, separarnos, enseñar la cédula de identidad, estaban agresivos, hostiles, yo temía por mi hermano menor, pero al final nos dejaron advirtiendonos que no se habían ido. Ahí mismo terminamos la charla, fuimos a casa y Juan Martín tomó un taxi, y como si aquello hubiese sido definitorio, pasó mucho tiempo hasta que volvi a ver a mi amigo.

Las hermanas españolas de mi abuela y sus hijos y nietos, se empecinaban en decir que nadie sabía lo que estaba pasando, que algo debían haber hecho aquellos a quienes se los llevaron. Algo no me cerraba del todo, los primos de mi madre, a partir de 1976 les impidieron a sus padres, que escribiesen a mi abuela que vivía con nosotros en Cuba, mi madre me había comentado que era para cuidarse por el alto riesgo que ello significaba, entonces ¿cómo que no sabían nada? ¿a qué venían esos sobresaltos cada vez que abordaba a alguien que iba caminando solo, a veces sin siquiera hablarles, unicamente con pasarles por al lado y no siempre de noche?

A las pocas semanas se juntaron para hacer un equipo de trabajo de plomería, arreglo de calefacción, tuberías, refacciones varias, cinco personas, cuatro eran ex presos políticos, Ángel, un muchacho que había caído muy joven proveniente de las Juventudes Guevaristas del PRT, el Bibi, Héctor Camps de Padrós, cuadro sindicalista peronista, Pedro Igón, del PRT, que cayó junto a su esposa Zulema en Paraguay donde estaban exiliados, cuando Gorriarán Merlo liquidó a Somoza en un atentado, les dieron de lo lindo y los mandaron a Argentina, salvaron la vida porque no guardaban relación con el atentado, mi viejo que cayó a final de 1974 y era del PRT, y por último yo, que no era de nada, y solo había pasado algunas veces unas horas detenido en calabozos transitorios, por curda o algún que otro altercado en la isla. Aquellos fueron cuatro meses sobre los que me debo un libro, solo no he acometido tal empresa por lo poco probable de que por más habilidad que consiga aplicar llegue a plasmar con gracia y fidelidad, los disparates, desmanes, aventuras y desventuras que protagonizamos cada día, sin proponérnoslo en aquel Buenos Aires, donde ya de por sí el orden de todas las cosas estaba revertido, no subvertido, sino hiperbolizado, atomizado, fragmentado como en un cuadro cubista, de manera tal que nada perdía su esencia, ni la desintegraba, solo la multiplicaba, exploraba cada una de sus propias aristas, una Buenos Aires de destape, descorche, desatornille, y desdoblamiento donde estos locos agregaban un rayo más para el brillo del absurdo en que se convirtieron todas esas liberaciones de ideas, de emociones, de proyectos, de sentimientos, de deseos, de vida.

Al cabo de cada día teníamos una nueva anécdota desternillante, yo llevaba sin ver a mi viejo diez años, en los que durante ocho años cada noche me iba a la cama con el temor de que lo liquidasen, el silencio de aquellas noches cálidas trajo un sin número de sueños de cementerio, y en solo unos pocos días de compartir aquel trabajo en que ninguno, excepto Pedro y Bibi, teníamos ni idea de lo que debíamos hacer cuando nos llamaban para arreglar un desperfecto, las risas producto de los disparates  que hacíamos, nos unieron como si yo no hubiese crecido de los diez a los veinte años el doble de mi tamaño, y como si sus largos meses de celdas de castigo se diluyesen en ese acto de cagarnos de risa sobre una anécdota que acabábamos de construir en tiempo compartido.

Una de las pocas veces que la expedición no fue nada cómica, fue cuando nos llamaron de la casa de las Madres de Plaza de Mayo, en Avenida de Mayo frente a la plaza del Congreso, para que les pusiésemos una reja en una ventana que daba a una especie de patio interior. La reja teníamos que hacerla y colocarla, la sede era un departamento normal, en aquellos momentos habían intentado entrarles o les habían entrado, no recuerdo bien, el asunto es que pasamos unos días compartiendo con las madres que entraban a la sede y las que estaban permanentes trabajando, y aunque me había criado en un país donde esa información no escaseaba, el hecho de tenerla de primera mano, sus anécdotas, el verlas en su quehacer cotidiano me produjo una sensación de respeto y afecto que sin embargo me hicieron sentirlas distantes, un respeto distinto a todos los demás que había experimentado hasta entonces, las sentía unidas solo a ellas mismas, como si entre ellas y todo lo demás hubiese una barrera tan invisible como insalvable, la ausencia de sus hijos y la convicción de que hasta que no apareciesen, no volverían a ser algo distinto de Madres de Plaza de Mayo. Fue la única salida en que hicimos todo bien, esa y la vez que nos llamó Carmen Agiuilar y Roberto Sachjaer a mi viejo y a mi para arreglarles el depósito del inodoro, creo que más que nada Carmen debía querer ayudar como podía a mi padre que era como un hermano menor.

Hoy es 24 de marzo  y se conmemora un nuevo aniversario del golpe de estado de la Junta Militar que desató un período de auténtico terror, que dejó a gente incluso apolítica, dando respingos en medio de la calle al serles requerido algo tan pedestre como fuego para fumar, que dejó a muchas familias como la de mi abuela materna avergonzadas dando explicaciones de por que se aterrorizaron, a la vez que decían no saber nada de lo que había ocurrido, que produjo la unión de las madres de desaparecidos y abuelas de niños apropiados convertidas hoy en día en una institución histórica, en una marca de los tiempos, en la única hoja que se pudo recuperar de ese diario cortado abruptamente, manchado de sangre en lo más álgido de la vida.

Hoy cientos de miles sino millones se suman a los significados y significantes de recuperar la memoria, de exigir la verdad, el juicio y el castigo, pero lo cierto es que en aquella Argentina, que festejó el Mundial de 1978 mientras estaban torturando salvajemente a esos desaparecidos que luego tiraron al río, la Argentina de la plata dulce del “deme dos” de 1980, la Argentina de Viva Galtieri cuando la ocupación de Las Malvinas, todos aseguraban no saber nada, ese país asustado y sonrojado encontré despertando de la pesadilla y del pudor cuando volví, con unos pocos miles de simpatizantes del Partido Intransigente que reivindicaban la justicia, un Alfonsín y un Moreno Ocampo que se atrevieron, aun con las picanas y las pistolas humeantes, a juzgar a las Juntas Militares, sin demasiado entusiasmo y apoyo popular. Sólo acompañados de la efervescencia de la muchachada del rock, la batucada de San Telmo y las tardes de Barrancas de Belgrano. Confío en que esta conciencia tardía, nacida de modo genuino en las nuevas generaciones, no sea una moda acomodaticia, y signifique una barricada perpetua del Nunca Más contra la siempre presente tentación del poder de cualquier signo, al autoritarismo, a la dictadura, a decidir a quien pertenece la vida.

Nunca Más
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Argentina frizzante Opinion crítica.
18 marzo 2022 5 18 /03 /marzo /2022 13:19

Mientras todos los medios y la opinión pública están ocupados o abducidos por la catarata de desinformación sobre la invasión a Ucrania, y mientras Estados Unidos se hace carantoñas y besitos con el régimen de Maduro, que este acepta gustoso, Cuba continúa ascendiendo escalones en la represión al descontento popular.

En tanto el mundo está en otra línea, la "Lustitia" del gobierno isleño, encarcela a 127 personas con condenas  entre 6 y 30 años de prisión, donde convivirán con asesinos, violadores, ladrones violentos. Muerte en vida, solo por salir a protestar una vez en sesenta años, sí, por una vez en 60 años, a manifestar un enorme infección de descontento acumulada en el interior al no poder volcarla por ninguna vía de lastre, expresión callejera en la cual algunos se excedieron, como cada día en todas las sociedades del mundo donde tienen permiso para manifestarse, donde cuentan con diferentes partidos políticos, publicaciones, libertad de opinión, y cuando rompen algo son reprimidos por la policía en el momento del vandalismo, detenidos y liberados antes de 24 horas, con una citación a juicio, que en general se queda en una dura multa, o en una condena de prisión de seis meses a dos años, que si no tienen antecedentes, no la cumplen oficiando como una seria advertencia.

Lo más terrible, no es que un gobierno de partido, periódico, televisión, radio, y discurso únicos y vitalicios, en el cual todo aquel que no esté contento está invitado a irse afuera o adentro (entre rejas) haya ascendido tantos escalones en la aplicación de condenas ejemplares intimidatorias, sino que el mundo "libre",  no se exprese en consecuencia, los medios, bien por Ucrania, o por el acercamiento de EEUU a Venezuela, estén más callados que las momias, los partidos políticos que en las sociedades occidentales reclaman más democracia participativa que solo votar cada dos años, sin embargo traguen con este semejante atropello a los más básicos derechos civiles, incluso derechos humanos, en una sociedad donde ni siquiera cada seis décadas se puede votar.

El avance las corrientes ultra derechistas intolerantes, regresionistas, en las democracias occidentales, el avance de la intolerancia de extrema derecha en la Europa del Este, desde los gobiernos de Orbán en Hungría  y Morawiecki en Polonia, a los emprendimientos bélicos de Putin en Ucrania, dominio de Chechenia, Bielorrusia y Crimea, el avance de los populismos corruptos que se venden como una pseudo izquierda en América Latina, de corrientes extremistas dentro los propios Estados Unidos que llegaron incluso a asaltar mediante la violencia, el Capitolio, templo de la política, hace vislumbrar un futuro nada feliz para las aspiraciones de progreso y de crecimiento mundial en armonía, o concordia,  de manera cívica, con conciencia social y ecológica. Un claro retroceso en el bienestar universal.

Pero ese análisis forma parte de otro capítulo, por lo pronto deberíamos ser capaces de pensar que estos 127 chivos expiatorios, son personas con una vida y con familias, que salieron a manifestarse por la razón que les viniese en gana, muchos de ellos menores de dieciocho años en el momento de ser apresados a la espera de juicio en las cárceles, y ahora son condenados en su mayoría, a pasar más de una década de reclusión en el peor ambiente de violencia y corrupción humana, habiendo sido defendidos por abogados estatales que cuando no declinan su juramento hipocrático, cumplen el rol de fiscales. Acaso mi inflexibilidad en todas estas injusticias flagrantes, provenga de la lectura de la carta de mi tío a sus hijos al abandonar Cuba previendo que nunca volvería a verlos:" sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo, esa es la cualidad más linda de un revolucionario" no especificó "excepto en Cuba" como algunos se lo tomaron. En mi vida cambié lo de revolucionario por ser humano.

¡Basta de abuso con el pueblo cubano!

 

Basta de abuso con el pueblo de Cuba
Basta de abuso con el pueblo de Cuba
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Opinion crítica.
17 marzo 2022 4 17 /03 /marzo /2022 13:33

La "justicia" cubana condenó a 127 manifestantes del ya célebre 11-J, a penas de entre 4 y 30 años de prisión.

En pleno 2022 esto no puede ser tolerado, pasado por el tamiz de la normalidad por las sociedades abocadas a profundizar cada vez más sus mecanismos democráticos, sin embargo a merced de mantener un sitio en el mundo donde permanezcan intactas las utopías de los años revueltos, donde fijar con pisapapeles la eterna la juventud, mirar hacia otro lado con este atropello a los derechos humanos intolerable bajo todo punto de vista.

Lo peor es que quienes defienden ese régimen, a menudo protestan porque en sus países, solo pueden votar cada dos años, y quisieran tener participación constante en las decisiones del poder, impugnan la mínima injerencia de las autoridades en el derecho de cada ciudadano a protestar donde y cuando sea necesario, oportuno, o deseado.

Nostálgicos que hace ya hace años abandonaron sus impulsos igualitarios y hoy disfrutan de la sociedad de consumo, de opinión,  de libre publicación y asociación política e ideológica, sin embargo apoyan que un gobierno de partido único y monolítico, condene a prisión por décadas, a ciudadanos tengan o no razón, descontentos con las políticas aplicadas, que en pleno uso de sus elementales derechos humanos, salen a la calle a protestar por única vez en sesenta años, por el motivo que sea y reivindicando o aspirando a lo que les de su reverenda gana, represión y luego condenas justificadas en la exaltación de unos pocos inadaptados que causan daño a un automóvil y a determinado mobiliario urbano.

Más allá de la ideología, filosofía, sensibilidad política de cada cual, todo el mundo debería condenar este atropello criminal a las mínimas bases consensuadas entre las sociedades cívicas actuales. No es un bombardeo de un país europeo, que es lo único que interesa, pero es el encarcelamiento en prisiones paupérrimas de un régimen autoritario a más de cien personas por expresar su descontento en sus calles, en las calles que entre cráteres volcánicos van y vienen cada día famélicos pedaleando a y desde sus trabajos, pagados en una moneda que no puede comprar absolutamente nada de las góndolas que ofrecen productos a cambio de divisa del enemigo, las mismas calles que observan como las paredes de las construcciones que otrora las vestían y engalanaban, hoy lloran a cántaros su propia destrucción, la desatención y el descuidado siempre que no pertenezcan a un circuito turístico, o un barrio residencial de altos dirigentes.

No hablo de la protesta enérgica de los viejos enemigos de la revolución cubana, de las fuerzas de derecha y ultraderecha, hablo de la indignación que todo el mundo progresista, socialdemócrata, de conciencia humanitaria, incluso socialista debería manifestar ante esta barbaridad.

Ya ni siquiera se está exigiendo que permitan a todo cubano fundar partidos políticos con absoluta o relativa libertad, que sería lo único presentable, sino que al menos puedan salir a la calle a expresar, a gritar, a sacar la pus acumulada de tanta infección. Que puedan, siempre que no se incurra en delitos o actividades terroristas, contar con espacios donde emitir opinión, favorable, al margen o contraria al sistema, con absoluta libertad.

¡Basta de atropellos en Cuba contra quien no piensa como mandan los represores!

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Cuba flash. Opinion crítica.
16 marzo 2022 3 16 /03 /marzo /2022 13:25

Hoy no hay dos bloques como cuando surgió esta desconfianza mutua entre Rusia y EEUU y sus satélites,  cuando existían tales bloques, en materia de información era sensiblemente peor en el socialista, no solo no se podía estar informado de nada de lo que publicaba la prensa "enemiga" sino que no se podía ni siquiera mascar un chicle, ni comer una hamburguesa, comprar un Ford, viajar al capitalismo, hasta había una tela que reunía las características para ser considerada enemiga, el blue jean, “pitusa” en cubano. Aquello cuando no era asfixiante era sofocante, TASS daba la orden desde la URSS y Prensa Latina , así como cada agencia de los países del CAME, luego COMECON y afines, tenían que publicar eso y no moverse ni un ápice.

Usemos memoria, claro que hemos visto más manipulación que el espanto de manejo tendencioso de las noticias en esta invasión de Ucrania y las de Irak o Afganistán de Bush,  mucha más, hasta limites que hoy parecen distópicos, por ejemplo no supimos nada del deterioro del campo socialista europeo, hasta la caída de un día para otro del comunismo en Alemania, Polonia, y  hasta que cayó completamente, las huelgas del sindicato Solidaridad, que eran las mayores en el mundo, nos decían que eran unos pocos exaltados manipulados por la CIA. Cuando ocurrió el desastre de Chernóbil en los periódicos Granma y Pravda salió la noticia de que había habido una pequeñita salida de material radiactivo y que solo había afectado a “dos operarios,” lo recuerdo como si lo estuviese leyendo hoy. Luego a los años cuando me enteré que había sido el peor accidente nuclear, me embargó una mezcla de rabia y pena,  pensando en cuantas cosas más nos habrían mentido cada día durante tantos años, supongo que en todas las que fuesen de su interés. De ahí nació que decíamos en Cuba, que la única información verídica del Granma era la fecha. Claro, el bloque que ha salido triunfador de la contienda

Muchas veces, incluso los generales que participan activamente en guerras, al cabo de los años padecen serias depresiones al enterarse de que fueron utilizados con excusas espurias para fines perversos y con objetivos completamente distintos a los declarados.

En Las Malvinas, hasta el mismo día de la rendición de las tropas argentinas, la prensa vendía que Argentina iba ganando, que los ingleses estaban casi derrotados. El propio Hitler, a la vez que mandaba a la población a las cloacas y túneles de Berlín, donde poco más tarde, de la manera más cruel ordenó sacrificarlos, mandaba a publicar que aun cuando Alemania estaba haciendo sacrificios notables y notorios, sin embargo estaban ganando la Guerra, cuando ya, literalmente, habían perdido todo. Lo mismo ocurrió con Rusia en Afganistán, y Estados Unidos en Vietnam, cuando tras sacrificar la vida de dos millones de vietnamitas a bombazos, tiros, Napalm, agente naranja, mientras corrían hacia los pocos helicópteros que no habían abandonado la zona devastada, su prensa decía a su opinión pública que todavía se podía ganar, aunque hay que decir, que en todo caso, esa fue la guerra mejor contada, en la que se llegó un punto álgido de excelencia periodística, más agracias a la lucha y emancipación de los periodistas que a licencias de imparcialidad informativa de los medios. También cabe decir que en Nueva York ya no había casi medios de prensa que apoyasen la guerra, por el desfile de bajas norteamericanas y en esa instancia, por el desprestigio universal generalizado.

Cada sociedad es sensible a diferentes estímulos emocionales, en Cuba para que la población, demillero de laas milicias, mantuviese la moral alta apoyando el envío de tropas a Angola, Mozambique y Etiopía, hacían hincapié en el hambre y las condiciones de vida paupérrimas de de sus pobladores y la crueldad de sus explotadores, en EEUU, lo que no pueden mostrar nunca los medios, son soldados estadounidenses retornando a casa en ataúdes, las imágenes de los cajones bajando de aviones han girado más de una vez a la opinión pública en contra de una guerra que al principio aprobaban, las imágenes de niños alcanzados por el Napalm hicieron mucho más daño fuera de los Estados Unidos que dentro. En Rusia, al revés que en EEUU, desde las descomunales batallas de la II Guerra Mundial,  teniendo su clímax en Stalingrado y Leningrado, que se saldaron con resistencias míticas, mostrar a los muertos caídos en combate aumenta el compromiso del pueblo aunque menos de la tropa, allí lo que no es recomendable es mostrar la resistencia de la tropa enemiga y menos de gente común del pueblo, pasó en Afganistan,  Chechenia y podría ocurrir en Ucrania si se alarga más de lo recomendable la guerra y Zelensky da la apariencia en las redes y medios de ejercer una resistencia numantina, precisamente por la Historia de grandeza del Ejército Rojo en la resistencia , no en el ataque, para el ruso común la grandeza radica en resistir, para el estadounidense  pedestre, en “patear traseros”,  ostentan la Historia inversa, su punto fuerte es invadir, nunca fueron invadidos. Cada país tiene su talón de Aquiles y los medios lo conocen muy bien.

La primera víctima mortal en todas las guerras, es la verdad.

Ni Pravda ni Granma ni NY Times
Ni Pravda ni Granma ni NY Times
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax Europa Aorta
15 marzo 2022 2 15 /03 /marzo /2022 13:43

La “rusofobia” que se está intentando insuflar en la gente desde los medios afines al poder económico militar, yo la conocí elevada a la enésima potencia en Cuba. Donde no te invitaban a la censura sino que estaba prohibida toda la cultura estadounidense, incluida las representaciones de las mayores luchas de emancipación de las clases bajas, feministas, excluidas, a través de los hippies, de los beatniks, del rock, del jazz, de la lietratura lumpen, de la indumentaria contestataria.

En mi expediente escolar acumulativo figuraba una mancha que rezaba "Diversionismo ideológico", por escuchar a los Stones, Gran Funk y Jimi Hendrix, y plasmar sus nombres e imágenes en mi cartera de libros hecha de tela denim, como algunos de mis pantalones traídos por alguien que tomaba aire fresco viajando afuera, estirados hasta que la costura no daba más, tela prohibida por enemiga, porque sí, se llegó a entender que una tela podía contener la fuerza suficiente para ser considerada una peligrosa amenaza: "la rabia del pitusa, del blue jean, del denim".

Las consecuencias para mi no eran agradables pero tampoco sensibles, porque era extranjero y familiar de pincho, pero para mis amigos cubanos esa mancha en el Expediente Escolar Acumulativo, era algo muy jodido para luego estudiar carreras, para los trabajos decentes, para la convivencia en la cuadra, sólo por esta estupidez tengo amigos que se fueron para jamás volver a su tierra, ese fue toda su actividad enemiga, escuchar Grand Funk, vestir un vaquero, y a veces tomar mucho menos ron que los ministros y pinchos barrigones de guayabera, tres plumas en el bolsillo y dos queridas de bajichupa en su Lada tuneado de chivatón Be bop.

La misma aberración que hoy se quiere recrear con la "rusofobia" fue un clásico dentro de la izquierda con Estados Unidos e incluso Europa, toda la órbita de la URSS prohibía masticar chicles, Moscú llegó a reprender a Tito, de Yugoslavia, por fabricar gomas de mascar, pantalones vaqueros y permitir grupos de música pop, moviendo las caderas con los pelos largos. A la URSS no la derrumbó un enfrentamiento militar, sino el deseo reprimido y postergado de deglutir una hamburguesa, tomar un refresco, ponerse un vaquero, y escuchar rock de "afuera". 

Hoy en occidente quienes todavía guarda un odio revanchista antiguo a Rusia, reproducen esta censura en la medida de sus posibilidades. No se puede prohibir como se hacía en el campo socialista, pero señalan el camino, la tendencia. Esta semana, la Filmoteca de Andalucía prohibió la proyección de un filme de Tarkovski.

¡Aflojemos! las bombas del ejército de EEUU o de Rusia nada tienen que ver con su cultura , su pueblo y sus maravillas.

 

Blue jean ruso
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Cuba Opinión Europa Aorta Opinion crítica. Relax
15 marzo 2022 2 15 /03 /marzo /2022 00:18

Esta serie, con los primeros cosmonautas, hombre, mujer y animal, algunos de los compositores más grandes de la música culta, varios de los mejores autores de la Historia de la literatura universal y del cine, la pintura, el ballet, el pensamiento, es para que no olvidemos lo que ese enrome, remoto, enigmático país al que ahora todos estamos tan invitados a odiar, ha dado a la humanidad.

Lo mismo experimenté en mi vida a la inversa, cuando Estados Unidos bombardea inmisericordemente cualquier país, masacrando todo lo que encuentra a su paso, en Cuba se prohibió, pero además en muchos países animan a odiar al país del norte de manera integral, incluyendo su historia de democracia, de luchas y logros de emancipaciones sociales, de cultura de las clases trabajadoras y estigmatizadas, como el jazz, el blues, el rock, la novela negra, su literatura general, invitan a rechazazar el cine, los refrescos, el pollo frito, las hamburguesas, las costillas de las cadenas estadounidenses, los blue jeans, los coches, los equipos de música, de computación, televisores, maquinaria....¡Por favor!

Putin es un sátrapa, un megalómano con ínfulas imperiales, pero una cagadita al lado de lo que ha dado ese país, claro, una cagadita que ahora está causando mucho daño, pero no odien a esa larga estepa helada y a su producción en materia de arte, humanidades, ciencias e incluso deportes, el país no tiene nada que ver.

 

Grandes Maestros de la gran música.

Tchaikovsky, Stravinsky, Rimsky Korsakov, Rachmaninov, Mussorsky, Shostakovich, Prokofiev.

Grandes de la literatura universal.

Tolstoi, Dostoievsky, Gogol, Pushkin, Gorki, Maiakovsky, Sholojov, Grossman, Chejov.

Tres de los mejores cineastas, dos de los mejores pintores y tres de los/as mejores bailarines.

Einsestein, Mijalkov, Tarkovsky, Kandinsky, Chagall, Nijinski, Barishnikov, Plissetskaia

Laika, Yuri y Valentina

Pioneros del espacio

No podían faltar algunos de los tantos grandes pensadores políticos, Lenin, Bakunin, Trotsky, Kropotkin.

Y por supuesto, el mayor pícaro, bribón y timador de la Historia, Rasputin, que ostentaba algún otro récord menos refinado, aunque nada despreciable a juzgar por los enrabietados maridos en la corte del Zar.

 
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Congelados
Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Relax Opinion crítica.
13 marzo 2022 7 13 /03 /marzo /2022 11:01

Mientras el mundo está bien surtido y embadurnado con la guerra de Ucrania, ignora u olvida que conflictos más atroces están ocurriendo en varias partes del mundo. En Yemen, por ejemplo, durante siete años, se ha estado llevando a cabo un brutal asalto militar saudí que ha provocado la muerte de cientos de miles de civiles. Para estos sacrificios no hay solidaridad, ni ayuda, ni protesta, sino sólo un vil y cómplice silencio y lejos de cortarle los suministros y las relaciones a los jeques saudíes, cada vez se les da más copas de fútbol, pinches negocios y un reguero de saliva a sus botas con cordones de oro.

Y también mientras tanto, de chanfle, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, avanza el Apartheid en Israel. Para asegurar la homogeneidad étnica, el parlamento acaba de aprobar una ley que prohíbe que los matrimonios mixtos (israelíes y palestinos) vivan juntos. Deben separarse o emigrar.

También es un poquito vergonzoso que recién ahora que otros se preocupan de Ucrania yo esté posteando esto, antes, a juzgar por mis posteos y los que leo en los muros de quienes hacen lo mismo que yo plagados de selfies e imbecilidades identitarias por el estilo propias del soporte, ni a mi ni a nadie, le importaban un pepino los yemenitas, los centroafricanos, los sirios, los palestinos y la mare que lo vistió.

 

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta Relax Opinion crítica.
11 marzo 2022 5 11 /03 /marzo /2022 00:45

Un día triste en medio de tiempos tristes, con una guerra en Europa, en la parte que peores guerras ha padecido, una guerra de malos, sin buenos, de racistas, de intolerantes, de xenófobos, de dos estilos de nazis con diferente collar pero idéntico ladrido. Días de disminución de una devastadora pandemia para entrar a una guerra, y ver la zona en que decidí vivir y criar a mi hijo, convertida en la primera zona europea donde se le da cabida en el gobierno a la extrema derecha, tan terrorífica en toda Europa, y en especial en España, que ni siquiera hizo los deberes de condenar en el arco parlamentario al unísono, a su fascismo autóctono. En España donde aún dormitan decenas de miles de huesos de asesinados y desaparecidos, en zanjas improvisadas al borde de caminos, dormitan porque ni pueden despertar ni dormir para siempre, están en una especie de impasse sin lugar para los plácidos sueños de los muertos, hasta que no sean encontrados, homenajeados, despedidos y llorados como merecen, en Castilla y León donde además los actuales alcaldes se niegan a abrir las fosas comunes para aliviar en lo más básico y mínimo el dolor de los familiares cuyo pesar deambula como fantasmas por sus vidas.

Incluso el Partido Popular europeo reprende al español por dar cabida a los herederos de los asesinos de la carne, nunca del alma de aquellos somnolientos huesos. Como diría el poeta en su canto "son los mismos que en la Edad Media arrojaban piedras a los leprosos".

Un día gris entre días apagados, lúgubres, recubiertos de motas de ceniza fría ¿Es posible que les haya quedado un resto de maldad por destilar?

Habrá que levantar el ánimo como sea, porque no pueden ganar los que apuestan por el odio, los que siembran el desamor, sueñan con la represión y convierten el resplandor de la vida en una penumbra alargada, perpetua.

 

Día lúgubre

Día lúgubre

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta Opinion crítica.
10 marzo 2022 4 10 /03 /marzo /2022 01:16

Hoy una persona desubicada, consiguió molestarme. Resulta que atacando mi pacifismo y condena a la invasión criminal de Putin, me espetó en mis redes sociales, que al no haber nacido en España, no puedo defender la paz, no puedo pretender que no haya guerra en este continente donde vivo con mi familia, mis hijos, amigos, parientes y tanta gente buena, como mala, igual que en todos los países y continentes, me trato subrepticiamente de cipayo porque dije que en realidad, a pesar de los belicistas , de la OTAN y de EEUU; Europa está haciendo muchos esfuerzos por la paz, todavía no ha tirado un tiro a un ruso, y eso me parecía lo cívico y correcto.

Empezando por la posición obtusa de que existe un pensamiento europeo, no que hay miles, acaso sea el continente donde haya existido mayor diversidad y cantidad de pensamientos consagrados, habida cuenta que casi todos los pensadores universales desde Grecia antigua, son de estos lares exceptuando a China, India y Japón, y luego ensanchando su discurso de profunda estulticia, me reclamó que debería opinar como "argentino" ¿perdón? ¿qué tamaña imbecilidad, aparte de insolencia, puede llegar a ser esa? ¿Existe un pensamiento monolítico argentino, el país de la grieta infinita? ¿O más bien esta persona está de acuerdo con los bombardeos criminales de Putin y busca todo subterfugio para, toda vez que queda horrible justificar semejante barbarie, hacerlo atacando a todo lo que significa su opuesto, llámese civilización, razonamiento, pensamiento, tolerancia, desarrollo, progreso, diversidad, paz?

Estoy leyendo y escuchando en estos días a varios que les sucede algo similar, ante la dificultad de apoyar los bombardeos, hacens como que les preocupa mucho el Dombass o los nazis que realmente dentro del ejército ucraniano existen y significan un grave problema, atacan a quienes admiran el valor de Zelensky y prefieren la cobardía de Putin. Pero no me había ocurrido que me atacasen a mi directamente con semejantes diatribas autoritarias de una elaboración intelectual propia de un puerco espín, y de la hostilidad denigratoria del alacrán del desierto.

Nada de eso me mueve de mis convicciones, tanto aquí, como en Tanganica, en Cuba, en Paris, en el Congo Belga o en Tailandia, soy ciudadano, campesino, marinero, del mundo entero, de allí donde caiga y haya una sonrisa o alguien cuyo dolor o soledad necesite esa sonrisa. Pido que los asuntos, sean de la grevedad que parezcan ser, se resuelvan con mayor o menor pericia, pero siempre dentro de los contornos y el contexto de la paz.

No existen las medias tintas en este terreno, si se está con la paz, la concordia, el desarrollo, el bien, la justicia y los derechos humanos, se está siempre, no se apoyas a un tirano y a otro se lo condena, eso es peor que el propio tirano, que asume su condición.

No son verdaderos los pacifistas contra los fusilamientos de Guarapo pero a su vez apoyan las bombas a Irak o a Afganistán, ni existen los progresistas que condenan las bombas a iraquíes pero apoyan abierta, o soterradamente, las mismas bombas a niños ucranianos. Yo condeno y condené siempre, de palabra y de hecho, todas las guerras y todas las violencias; estas personas solo condenan la mitad.

Pido por favor, que cualquiera con esos mismos arrestos y problemas de identidad y estabilidad emocional, se abstenga de pasear su amargura por mis dependencias e inmediaciones.

 

Compartir este post
Repost0
Published by martinguevara - en Europa Aorta Relax

Presentación

  • : El blog de martinguevara
  • : Mi déjà vu. En este espacio comparto reflexiones, flashes sobre la actualidad y el sedimento de la memoria.
  • Contacto